Historia al azar: Simplemente Malfoy
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo » Valentía Líquida
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo (R15)
Por Rowena
Escrita el Jueves 30 de Julio de 2020, 13:31
Actualizada el Sábado 27 de Febrero de 2021, 02:15
[ Más información ]

Valentía Líquida

Capítulos
  1. Nace un sentimiento
  2. Valentía Líquida
  3. Un Beso Robado
  4. Encuentro Incómodo
  5. ¿Sirius?
  6. Un Héroe Inesperado
  7. Admítelo, Lunático
  8. Motivos para celebrar (parte 1)
  9. Motivos para celebrar (parte 2)
  10. Por debajo de la mesa
  11. Orgullo y Prejuicio
  12. Paranoias de un lobo celoso
  13. El Veneno de la Serpiente
  14. Los celos no son buenos consejeros
  15. El temor de perderlo
  16. La razón detrás del odio
  17. La solución está en tus manos
  18. Amistad a prueba de chicas
  19. Alcanzando las estrellas
  20. La dama de rojo
  21. Reencuentro en la casa de los gritos
  22. La Poción Implantadora
  23. Disimulo
  24. Los Lykógenos
  25. Insidia
  26. Ardientes provocaciones
  27. Ayuda inesperada
  28. Aunque no me puedas ver
  29. El último beso
  30. Abrazos que curan
  31. Dicen por ahí...
  32. Una propuesta indecorosa (Parte 1)
  33. Entre la espada y la pared
  34. Una propuesta indecorosa (Parte 2)
  35. Decepcionado
  36. Ángeles sin alas
  37. Llegando al límite
  38. Crimen y castigo
  39. Sanando las heridas

- ¡Genial! - dijo Hermione mientras bajaba rápidamente las escaleras que conducían al segundo piso - llegaré tarde a clase con Snape…

 

Dio una curva repentina a gran velocidad chocando con algo, o mejor dicho con alguien mucho más alto que ella. El impacto la llevó al suelo inmediatamente; todos los libros salieron de su maletín y se esparcieron por el suelo.

 

Hermione tardó unos segundos en asimilar bien qué era lo que sucedía... la vista estaba borrosa, pero pudo divisar claramente a otra persona en el suelo.

 

Estuvo un momento mirando el piso hasta que la vista se le aclaró, alzó la mirada lentamente y frente a ella había un hombre sentado en el suelo.

 

- ¿No te lastimaste?- le preguntó él gentilmente.

 

- "¡OH no!, lo que me faltaba"- pensó mientras sentía un hormigueo en su estómago- Profesor...disculpe, no fue mi intención...- decía nerviosa mientras se ponía a recoger sus libros rápidamente: la clase de Pociones había desaparecido de su mente en ese instante.

 

- Buenos días a ti también Hermione- dijo el Profesor Lupin mientras él también se ponía a recoger sus cosas con una sonrisa simpática en su rostro perfectamente rasurado. Hermione tenía intenciones de levantar un pergamino del profesor que estaba cerca de ella cuando sus manos se encontraron y sintió la calidez de su piel. Instantáneamente ella alzó la mirada y se encontró con sus ojos azules.

 

- "Oh Dios, ya puedo morir en paz"- pensó mientras su rostro tomaba colores rojos inimaginables.

 

Remus se sintió un poco cohibido al percatarse de ello y tomó el pergamino algo incómodo por la forma en que lo miraba la chica frente a él.

 

-¿Y a dónde te dirigías tan a prisa? - preguntó mientras se ponía de pie y acomodaba su túnica verde clara, mientras que Hermione seguía como en una especie de trance.

 

- Eh... OH!! A clases con Snape - dijo al percatarse de que iba 10 minutos tarde - ¡OH NO! ¡CLASE CON SNAPE, ME VA A BAJAR DIEZ MIL PUNTOS!

 

- De acuerdo- dijo Remus ahora cambiando su expresión a una preocupada- Hermione, últimamente te he notado algo distraída, ¿te encuentras bien? -le preguntó acercándose a ella para ayudarla a levantar.

 

Ella asintió nerviosa. ¿Cómo se podría encontrar bien, si desde que él había regresado a ser de nuevo su profesor no podía coordinar bien nada?

 

Corrió con todas sus fuerzas hacia las mazmorras y al llegar abrió lentamente el aula donde sus compañeros ya se encontraban tomando clase.

 

- Disculpe, profesor...- dijo la chica con un hilo de voz.

 

- Granger... 15 minutos tarde, ¿dónde diablos se ha metido?- contestó Snape con el típico desdén que usaba para sus alumnos de Gryffindor.

 

- Yo...

 

La chica estaba sumamente nerviosa, no sabía qué decir. A pesar de haber sobrevivido a la última guerra mágica, aún se sentía intimidada por los regaños y el mal humor de Snape.

 

- Calma Severus- dijo una suave voz detrás de ella- la señorita Granger ha llegado tarde porque estaba en mi oficina.

 

Snape miró con cierto odio a la persona que había hablado ya que le estaba robando la oportunidad de restarle puntos a Gryffindor.

 

- Aún así, Lupin. Eso no es ningún pretexto- rebatió Snape con dureza.

 

- Por supuesto que no Severus - dijo con calma Remus -solo que tenía que decirle algo que el profesor Dumbledore me había encomendado... ya sabes que la señorita Granger tiene que cumplir ciertas responsabilidades como prefecta...

 

Snape frunció el labio desesperado, sin saber qué hacer. Miró fulminante a Lupin para luego voltearse ondeando la túnica en el aire mientras caminaba fuertemente a su escritorio.

 

- Señorita Granger, ¿qué hace todavía en la puerta...? Siéntese y ponga en práctica la poción - dijo arrastrando un tono de rencor. Hermione miró agradecida a Remus. Él le guiñó un ojo.

 

- No me lo agradezcas - susurró antes de irse.

 

Hermione pasó una mirada por sus compañeros y vio que Neville era el único que se hallaba solo, de modo que fue junto a él.

 

- ¿Qué tenemos que hacer?- le preguntó en voz baja.

 

- Un remedio que te quita la pena para hacer algo… -empezó con algo de confusión.

 

- ¿La poción desatadora? - preguntó Hermione acomodándose a un lado del chico. Él se encogió de hombros - es muy extraño, se suponía que nos tocaba para finales del semestre... en fin.

 

- No tengo idea de cómo hacerla - advirtió Neville.

 

- No hay problema - dijo ella sonriendo aunque lamentaba mucho tener que trabajar con Neville. Al menos en pociones.

 

- Recuerden que después de agregar el jugo de hígado de venado deben revolver y esperar siete minutos antes de añadir la raíz de amapola- gruñó Snape- y de una vez les advierto que aquél que no lo haga bien, deberá tomarse su propio... revoltijo.

 

Su mirada se posó unos instantes en Hermione y en Neville mientras en el pálido y grasiento rostro de Snape se dibujaba una mueca que podría ser una sonrisa. Se pusieron a trabajar.

 

Mientras la chica picababa la raíz de amapola acorde a lo que la receta indicaba, recordaba con una sonrisa lo que había pasado la tarde anterior y momentos antes con el profesor Lupin. Sin poder evitarlo, suspiró suavemente.

 

De pronto comenzó a sentir dolor en su dedo. Se miró y notó que se había cortado con el cuchillo. Vaya, realmente estaba distraída como para darse cuenta de eso.

- ¿Estás bien?- le preguntó Neville con preocupación- estás sangrando.

 

- No te preocupes, no es nada grave- contestó Hermione echando torpemente los trocitos de raíz de amapola a la poción. Su dedo comenzó a sangrar exageradamente y sin que ni ella ni su compañero lo notaran, varias gotas de sangre cayeron en la poción.

 

- Será mejor que te vayas a la enfermería. Yo puedo seguir con el trabajo- sugirió Neville.

 

- No... - negó rápidamente Hermione- o Snape se enojará.

Como pudo improvisó una especie de vendaje para tratar de detener el sangrado. A pesar de que le dolía el dedo, seguía sin borrar su sonrisa mientras continuaban trabajando.

 

- … No Neville, echaste mucho… - empezó a decir Hermione cuando una voz la cortó.

 

- Su tiempo ha terminado- dijo Snape; el plazo de 40 minutos para preparar la poción había finalizado. Se aproximó al caldero de Malfoy y Zabini y sacó un poco para revisarla.

 

- Mmm... Excelente trabajo. 20 puntos para Slytherin por cada uno.

 

Luego, con un brillo de malicia se acercó a Harry y Ron y examinó con detenimiento su poción. Momentos después se retiró con un gesto de decepción; no había encontrado nada para criticar o bajarle puntos a Gryffindor.

 

Luego, el caldero más próximo era el de...

 

- Granger y Longbottom... veamos qué tenemos acá.

 

Todo el mundo se quedó en silencio; Snape sirvió en un vaso una dosis de la poción y…

 

- ¡¿QUÉ CLASE DE PORQUERÍA ES ÉSTA?! - bramó. Neville comenzó a temblar de miedo y Hermione trataba de conservar la calma repasando rápidamente en su mente el proceso que habían seguido para elaborar la poción que Snape estaba criticando- ¡¡ECHARON MÁS GRANOS DE SALES DE FUEGO DE LOS QUE INDICA LA RECETA!! ¡¡NO ESPERARON LO SUFICIENTE PARA AGREGAR LA RAÍZ DE AMAPOLA!! Y ¡¿QUÉ LE PUSIERON DE MÁS?! ¡¡SANGRE!!

 

-…- Automáticamente Hermione metió la mano con el dedo herido en el bolsillo de su túnica.

 

- ¡¡GRANGER!!- Snape le acercó el vaso- ¡¡BÉBELO!!

 

- ¡¿Qué?!- dijo la chica incrédula.

 

- ¡¡QUE LO BEBAS!! ¡¡O NO TE DEJARÉ PRESENTAR EL ÉXTASIS DE POCIONES!!

 

Hermione no lo habría hecho pero ante la amenaza de Snape sintió miedo, de modo que... ingirió el contenido del vaso. Al hacerlo sintió una especie de calor y el miedo desapareció. Una sonrisa confiada apareció en su rostro dirigiendo una mirada rápida a sus dos amigos. Ron tenía la boca ligeramente abierta, su rostro pecoso estaba rojo de la furia, por otro lado Harry parecía pálido e hizo una seña a Hermione preguntándole como se encontraba; ella solo sonrió.

 

Volvió a meter el vaso en el caldero y aventó el contenido a la túnica de Snape, manchándosela en gran parte.

 

- ¡¿Por qué no se mete esta poción por su pobre trasero y me deja en paz?!

 

Dicho esto y ante la atónita mirada del profesor y sus compañeros tomó su mochila y salió con paso firme del aula.

 

Se encontraba en una especie de trance, caminó con por los fríos pasillos que conducían fuera de las mazmorras y tomó un pasadizo hasta llegar al segundo piso. Sentía una alegría extraña en el pecho y volvió su cabeza hasta el pasillo por el cual había caminado el día anterior a ver a su profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras... con un movimiento rápido desvió su camino y se dejó guiar por un aroma varonil que ella muy bien conocía...

 

Ese perfume la embriagó e hizo que a su vez miles de mariposas volaran en su estómago... y ahí estaba finalmente, frente a una gran puerta de madera. Puso su mano en la cerradura pero no hizo nada, solo permanecía ahí tratando de pensar bien lo que haría.

 

Entonces todo parecía carecer de lógica y a ella no le importó, sólo giró la cerradura y abrió la puerta rápidamente...


 



« Nace un sentimiento Comenta este capítulo | Ir arriba Un Beso Robado »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.