Historia al azar: Conociéndose
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo » La solución está en tus manos
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo (R15)
Por Rowena
Escrita el Jueves 30 de Julio de 2020, 13:31
Actualizada el Sábado 27 de Febrero de 2021, 02:15
[ Más información ]

La solución está en tus manos

Capítulos
  1. Nace un sentimiento
  2. Valentía Líquida
  3. Un Beso Robado
  4. Encuentro Incómodo
  5. ¿Sirius?
  6. Un Héroe Inesperado
  7. Admítelo, Lunático
  8. Motivos para celebrar (parte 1)
  9. Motivos para celebrar (parte 2)
  10. Por debajo de la mesa
  11. Orgullo y Prejuicio
  12. Paranoias de un lobo celoso
  13. El Veneno de la Serpiente
  14. Los celos no son buenos consejeros
  15. El temor de perderlo
  16. La razón detrás del odio
  17. La solución está en tus manos
  18. Amistad a prueba de chicas
  19. Alcanzando las estrellas
  20. La dama de rojo
  21. Reencuentro en la casa de los gritos
  22. La Poción Implantadora
  23. Disimulo
  24. Los Lykógenos
  25. Insidia
  26. Ardientes provocaciones
  27. Ayuda inesperada
  28. Aunque no me puedas ver
  29. El último beso
  30. Abrazos que curan
  31. Dicen por ahí...
  32. Una propuesta indecorosa (Parte 1)
  33. Entre la espada y la pared
  34. Una propuesta indecorosa (Parte 2)
  35. Decepcionado
  36. Ángeles sin alas
  37. Llegando al límite
  38. Crimen y castigo
  39. Sanando las heridas

Los Gryffindor de séptimo grado tenían DCAO después de la clase de Encantamientos. Hermione definitivamente no tenía ganas de encarar nuevamente a su profesor, no después de haberlo visto al lado de la profesora Monaghan a la hora del desayuno... de modo que aprovechó el habitual alboroto que los estudiantes hacían en cada cambio de clase para escabuírse antes de que sus amigos lograran cuestionarla o detenerla.

 

Pensó que sería buena idea ir a buscar a la profesora Vector para ponerse al corriente con la clase de Artimancia que había perdido el día anterior. Para su buena suerte encontró a la profesora en su despacho y estuvo ahí el tiempo de la clase de Defensa.

 

Al finalizar la hora decidió que era mejor ir a la biblioteca a pensar bien en cual sería la excusa que daría a sus amigos para justificar el no haber asistido al examen del profesor Lupin... lo que nunca pensó fue que le tendría que dar dicha excusa a otra persona.

 

- Señorita Granger- esa voz tan fría hizo que un escalofrío recorriera todo su cuerpo y con nervios e incluso temor volteó a encarar a su profesor.

 

Hizo un enorme esfuerzo para no mostrarse intimidada y durificando la expresión de rostro dijo con tranquilidad:

 

-¿Qué pasa profesor?

 

Remus volteó a ambos lados para verificar que el pasillo se encontraba desierto, entonces se le acercó sin disimular el enojo y dijo sujetándola por la muñeca:

-¿Qué diablos sucede contigo? ¡Esto es el colmo!

 

- ¡Suélteme!- exclamó Hermione tratando de safarse de él.

 

Remus hizo caso omiso de sus protestas y continuó:

 

- ¿A caso crees que porque eres prefecta tienes el privilegio de faltar a clases a tu antojo? ¿Por qué no fuiste? ¿A caso no te importa?

 

Hermione tiró con más fuerza y exclamó:

 

- ¡No es asunto suyo! - acusó Hermione molesta. Entonces él la soltó y se alejó de ella, la expresión que tenía en el rostro la asustó un poco.

 

- Tiene razón - dijo él secamente - las cosas de usted no me importan... pero el hecho de que una alumna falte a mi clase sí es algo de mi incumbencia... como usted no respondió a mi pregunta le informo que... está reprobada en el examen de hoy... y no tendrá oportunidad de recuperarse.

 

Le echó una última mirada y se alejó rápidamente.

 

-¡Genial!- gritó Hermione con furia - ¡como si su estúpida clase me importara!

 

Remus la miró ofendido y a la vez dolido. Sin decir una palabra más, se dio la vuelta y se alejó lo más rápido que pudo.

 

Esto era demasiado, no podían continuar así. Él tenía que olvidarla de una vez por todas, como fuera... o con quien fuera...

 

 

 

*********

-¡Harry! ¡Ron! ¡Espérenme!

Ambos chicos al escuchar sus nombres se dieron la vuelta y esperaron a que su amiga llegara junto a ellos.

- Gracias- dijo la chica. Harry y Ron la miraron con desaprobación- Hey, ¿qué pasa?- preguntó ésta al notarlo.

-¿Por qué no fuiste al examen?- le preguntó el pelirrojo. Hermione frunció los labios, tratando de inventar rápidamente una excusa.

- Porque... tuve un problema.

- Entonces últimamente has tenido muchos problemas precisamente a la hora de Defensa, ya que llegas tarde o no asistes- le dijo Harry en tono de reproche. Hermione evitó mirarlo a los ojos y se quedó callada. No podía hablar, simplemente aunque estuviera cansada de mentir tanto, no podía contarles la verdad a sus amigos... no podía...

- No sé qué es lo que te ocurre, Hermione- dijo Ron con seriedad- pero has estado muy extraña. ¿Y sabes qué es lo que nos molesta? Que no nos cuentas nada, se supone que somos tus amigos...

Los ojos de Hermione comenzaron a humedecerse. Soltó un sollozo. Harry y Ron se miraron con preocupación y el primero le puso una mano en el hombro.

- Hermi... cuéntanos qué te ocurre- le dijo con suavidad.

Hermione lo miró con las lágrimas resbalándole por las mejillas. Harry la abrazó por los hombros y ella dijo con tristeza:

- Lo siento Harry... no puedo.

Ron al verla así se sintió culpable por haberle hablado de la forma en que lo había hecho.

- Está bien- le dijo- no te preocupes... pero por favor ya no llores más. Si no quieres hablar de eso, te comprendemos.

- Gracias...

La chica se secó las lágrimas y junto con sus amigos se dirigió al aula del profesor Binns.

 

**********

Por la tarde, un perro negro llegó a los terrenos de Hogwarts y se sentó cerca del Sauce Boxeador. Vio pasar a siete chicos cargando cada uno una escoba dirigiéndose al campo de Quidditch y a los pocos minutos, a una chica cubierta por un grueso abrigo. El perro rápidamente se levantó y moviendo traviesamente la cola se acercó a ella dando divertidos trotes.

Se paró frente a la chica y pronto en su lugar apareció un hombre con una cálida sonrisa.

-¡Hola Hermione!

- Hola Sirius...- contestó la chica sorprendida por este encuentro inesperado- ¿qué haces aquí?

- Qué bueno verte...- dijo él evadiendo la pregunta de la chica. La verdad es que no tenía una buena excusa para justificar el impulso que lo había hecho ir a buscarla en vez de irse a casa después de que su jornada laboral hubo terminado.

Se formó un corto silencio. Ella se sentía un poco cohibida al estar frente a Sirius; no podía evitarlo, tenía la sensación de que el animago podía adivinar que había soñado con él la noche anterior. Pero al ver su reluciente y despreocupada sonrisa se convenció a sí misma de que solamente estaba imaginando cosas.

-¿Y cómo te fue hoy?- preguntó Sirius para aliviar la tensión que comenzaba a sentirse.

- Pues...- Hermione no sabía qué contestar. Le daba pena contarle a Sirius cómo había estado su día pero a la vez no quería mentir.

- Pues...- repitió él cuestionándola con la mirada.

Hermione bajó la mirada. Un sentimiento de genuina preocupación comenzó a nacer dentro del animago.

- Oye... sabes que puedes hablar conmigo sobre lo que quieras- le dijo. Ella le sonrió con agradecimiento. La primera sonrisa del día. Y por segunda vez había sido él quien se la había logrado sacar.

Comenzaron a caminar junto a la orilla del lago, alejándose de la vista de cualquiera que anduviera por ahí. Él comenzó a contar sus chistes y a hacer bromas con tal de que Hermione se mostrara más animada pero no estaba teniendo el éxito que hubiera deseado.

- Sirius... gracias por intentar animarme pero me temo que en este momento no soy una compañía precisamente divertida.

Sirius tomó la mano de Hermione entre las suyas y depositó un dulce beso en ella. Hermione se puso un poco nerviosa y él en ese instante se acordó de algo muy importante que lo hizo sentirse culpable... un traidor... se había dejado llevar y eso podría traerle terribles consecuencias.

- Lo siento...- dijo soltando esa suave mano. Se volvieron a quedar en silencio por unos instantes.

-"Creo que será mejor que me vaya"- dijo Sirius para sus adentros mirando de reojo a Hermione- "no puedo estar haciendo esto, no puedo quedarme aquí más tiempo... debo irme..."

Entonces ella volteó a verlo. Una triste sonrisa yacía en su rostro.

- Sirius... ¿te puedo contar algo?- pidió.

- ¿Qué es lo que sucede?- preguntó él con suavidad. Sus intenciones de marcharse de ahí se habían esfumado. Hermione respiró hondo.

- Ya estoy cansada de fingir...

-…- ahora Sirius parecía algo confundido. Al ver su expresión, Hermione dijo:

- Oh, vamos… Remus y tú son amigos… no me digas que no sabes nada del asunto…

- Bueno, sé un par de cosas…- admitió él no muy seguro de qué tanto debía decir.

En ese momento Hermione se sintió aliviada; por fin sentía que podía hablar libremente de aquello con alguien.

- Él es un tonto- dijo sin rodeos.

Sirius rio un poco y preguntó:

- ¿Por qué lo dices?

- Primero me insinúa que me quiere y luego lo veo siendo encantador con la profesora Monaghan…

Y comenzó a relatar brevemente su versión de los hechos. Sirius la miraba fijamente tratando de poner atención mientras en su mente se repetía constantemente:

- "Vamos, ella es la chica de tu mejor amigo..."

Sirius se había quedado con la boca totalmente seca. Viéndolo bien, ahora la posibilidad de que hubiera una reconciliación o un rompimiento definitivo entre Remus y Hermione estaba
prácticamente en sus manos.

¿Qué haría? ¿Les ayudaría haciéndolos recapacitar sobre todos sus errores y los convencería de que se confesaran sus sentimientos? ¿O se quedaría de brazos cruzados únicamente esperando la oportunidad para... reemplazar a Remus en el corazón de Hermione....?

 

N/A: hola!! Ya sé que estuvo un poco corto el capítulo, les prometo que el siguiente será el doble de largo. Mientras cuéntenme, ¿qué creen que hará Sirius Bizcocho Black? ¡Hagan sus apuestas! 

Besos a todas!!

 



« La razón detrás del odio Comenta este capítulo | Ir arriba Amistad a prueba de chicas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.