Historia al azar: why don't you kiss her
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo » Por debajo de la mesa
Historia terminada Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo (R15)
Por Rowena
Escrita el Jueves 30 de Julio de 2020, 13:31
Actualizada el Sábado 6 de Marzo de 2021, 01:48
[ Más información ]

Por debajo de la mesa

Capítulos
  1. Nace un sentimiento
  2. Valentía Líquida
  3. Un Beso Robado
  4. Encuentro Incómodo
  5. ¿Sirius?
  6. Un Héroe Inesperado
  7. Admítelo, Lunático
  8. Motivos para celebrar (parte 1)
  9. Motivos para celebrar (parte 2)
  10. Por debajo de la mesa
  11. Orgullo y Prejuicio
  12. Paranoias de un lobo celoso
  13. El Veneno de la Serpiente
  14. Los celos no son buenos consejeros
  15. El temor de perderlo
  16. La razón detrás del odio
  17. La solución está en tus manos
  18. Amistad a prueba de chicas
  19. Alcanzando las estrellas
  20. La dama de rojo
  21. Reencuentro en la casa de los gritos
  22. La Poción Implantadora
  23. Disimulo
  24. Los Lykógenos
  25. Insidia
  26. Ardientes provocaciones
  27. Ayuda inesperada
  28. Aunque no me puedas ver
  29. El último beso
  30. Abrazos que curan
  31. Dicen por ahí...
  32. Una propuesta indecorosa (Parte 1)
  33. Entre la espada y la pared
  34. Una propuesta indecorosa (Parte 2)
  35. Decepcionado
  36. Ángeles sin alas
  37. Llegando al límite
  38. Crimen y castigo
  39. Sanando las heridas
  40. Veredicto final
  41. Decisiones en puerta
  42. Nota de autor final
  1. POR DEBAJO DE LA MESA

Era viernes en la tarde y Harry y Ron estaban en el campo de Quidditch entrenando como locos ya que en estos meses el equipo de Gryffindor había estado muy descuidado. Hermione por su lado, se hallaba en la biblioteca.

 

En cuanto terminó sus deberes se puso a leer un libro. De pronto alguien se paró junto a ella y en forma de saludo le dijo:

 

- Sabelotodo.

 

- Hola Draco- respondió ella un poco tensa. No esperaba la visita del rubio.

 

- ¿Ya terminaste los deberes?- le preguntó interesado.

 

- Ya. Sólo estoy haciendo tiempo mientras empieza mi ronda. ¿Y tú?

 

- También.

 

- ¿Entonces...?- preguntó Hermione con curiosidad.

 

- Sólo… tenía ganas de platicar con alguien para variar- contestó el rubio con un poco de desgano dejándose caer en un sillón frente a ella. La mirada canela de la chica dejó su lectura por un momento encontrándose con un par de ojos grises que estaban clavados en ella.

 

- Ah…

 

- Supongo que Potter y Weasley están en entrenamiento.

 

- Sí; están muy preocupados, el partido es en menos de dos semanas. En cambio tú te ves muy tranquilo.

 

- Lo estoy- afirmó Draco- no por nada, pero yo no he dejado de trabajar con mi equipo como ellos lo han hecho.

 

- Eso es cierto- admitió Hermione.

 

Por un momento ambos se quedaron en silencio… el cual Draco aprovechó para tratar de pedirle algo que había estado dando vueltas en su cabeza durante varias noches, algo que quizás su orgullo no había dejado que lo hiciera... pero en ese momento resultaba muy tentador...

 

- Draco… ¡Draco!- la voz de Hermione lo sacó de sus pensamientos.

 

- ¿Eh?

 

- Ya me tengo que ir… ¿no me escuchabas?- anunció ella esperando quizás un comentario sarcástico del chico, uno que nunca llegó; él estaba bastante distraído como para pensar en ser despreciable.

 

- Ah, claro… a tu ronda...

 

- ¿Me vas a acompañar?- preguntó Hermione mirándolo entretenida. Él se sorprendió un poco, sin embargo lo ocultó con una sonrisa que indicaba ciertos aires de superioridad, tan típico de él.

- Ya sabía que querías estar junto a alguien que de verdad cumpla su papel de prefecto -comentó. Hermine frunció el entrecejo.

 

- ¿Qué quieres decir?- cuestionó.

 

- Lo digo por Weasley, claro está.

 

- Oh... bueno Ron siempre hace las rondas conmigo y...- Draco chascó la lengua casi imperceptiblemente, no le interesaba escuchar nada sobre el tonto pobretón de Weasley. En ese momento Draco descubrió que le causaba más molestia de la normal escucharlo de los labios de la chica y aquello no le gustaba para nada, era otra señal de que algo estaba pasando en él...

 

- Entonces, ¿viene o no, su majestad? - preguntó Hermione con cierta burla haciendo que el chico funciera el ceño mientras se levantaba y caminaba hasta ella lentamente, mirándola casi sin parpadear.

 

- Está bien- aceptó y con aires de superioridad añadió:- No vaya a ser que te metas en problemas y consigas que una mastodonte te mate, sabelotodo.

 

Hermione se sonrojó ligeramente y le sonrió en agradecimiento al chico. Éste hizo una mueca que podría interpretarse como una sonrisa, o al menos eso quiso pensar Hermione.Salieron en silencio de la biblioteca y al pasar por el vestíbulo ambos miraron de reojo el tablón de anuncios.

 

- Mañana será la salida a Hogsmeade- dijo él iniciando nuevamente una conversación-  ¿qué harás?

 

- No lo sé- respondió Hermione- supongo que estaré con Harry y con Ron.

 

- Qué interesante…- murmuró él con desdén. Iba a hacer otro comentario pero fue interrumpido por la voz de la profesora McGonagall detrás de ellos.

 

- Señorita Granger, ¿podríamos hablar un momento?- solicitó ella. Hermione la miró sin entender.

 

- Claro profesora- accedió y dirigiéndose al rubio:- nos vemos luego Draco.

 

Y él se quedó ahí parado viendo a ambas brujas alejarse del lugar.

 

 

 

 

*                           *                        *

 

Al día siguiente a media mañana todos los alumnos ya se hallaban en Hogsmeade. Dos hombres aguardaban en el parque del pueblo, hablando entretenidos.

 

- ¿Entonces lo harás?- cuestionó Sirius.

 

- No lo sé…- murmuró Remus metiendo las manos a los bolsillos de su chamarra- el pueblo está plagado de estudiantes y no sería conveniente que nos vieran saliendo juntos...

 

- Vamos, no tiene nada de malo- dijo el animago.

 

- No es correcto que nos vean juntos. Soy un profesor- finalizó Remus.

 

- Oh, Lunático… no es precisamente un secreto el hecho de que ella es tu alumna favorita.

 

Remus asintió.

 

- Pero si nos ven los demás van a pensar que ella y yo… ya sabes...

 

No completó la frase pero una sonrisa se dibujó en sus labios. Sirius soltó una risita al notarlo.

  

 

 

 

*********

Hermione se acomodó su túnica mientras respiraba hondo. Ron que venía a su lado la miró de reojo.

 

- ¿Y bien?- le dijo él a manera de interrogatorio.

 

- ¿Qué? - preguntó la chica de ojos canela algo a la defensiva.

 

- No, nada - dijo el pelirrojo desviando la mirada.

 

Iban caminando por la calle principal del pueblo en dirección al parque. Harry por su lado iba más pendiente en el suelo, las constantes peleas de Ron y Hermione lo tenían algo hastiado y la verdad, ésta no pintaba bien.

 

- Ronald, si me vas a decir algo simplemente hazlo... pero no lo dejes a medias- reclamó Hermione con fastidio.

 

- Bueno... - Ron dudó un segundo

 

- ...- Hermione lo miró expectante.

 

- No nos gusta que andes cerca de Malfoy- dijo al fin. Hermione bufó mostrándose ofendida. Harry se movió incómodo.

 

- La verdad no creo que sea de su incumbencia con quien hablo o no- se defendió. Ron la miró claramente disgustado.

 

- ¡Claro que lo es!- esta vez el que habló fue Harry. Hermione lo miró atónita, quizá molesta- tú eres nuestra amiga y nos preocupa lo que ése... - Harry reprimió un adjetivo ofensivo que estaba a punto de utilizar para referirse al aludido- quiera contigo...

 

- Simplemente no nos da buena espina, Hermione- concluyó Ron. Harry asintió y Hermione frunció aún más el ceño. La verdad era que no le molestaba que sus dos mejores amigos se preocuparan por ella, más bien era el hecho de que ellos siempre creían que ella no sabía cuidarse sola...

 

Suspiró. En realidad ella también hubiese desconfiado si Draco se hubiese acercado a Harry de la noche a la mañana, pero él simplemente era genial con ella... seguía siendo arrogante y sarcástico, pero no la molestaba... al contrario podría decirse que la trataba bien.

 

- Bien- dijo Hermione ablandando un poco, sin intención de discutir- la verdad es que yo también desconfié en un inicio pero él ha hecho cosas y me ha demostrado que no quiere fastidiarme...

 

- ¡Puede estar actuando!- gritó Ron. Las personas comenzaban a mirarlos.

 

- No es momento ni lugar para discutir eso, Ronald- dijo Hermione bastante seria caminando más rápido, alejándose del alumnado y quedando varios pasos adelante de sus dos amigos.

 

- Te digo que está rara, Harry- murmuró Ron bajito al oído del chico de lentes.

 

- Ya lo sé- susurró Harry- pero no sabes escoger los momentos para decirle las cosas... sabes que es testaruda de por sí.

 

- Shhhhhhhhh- les cayó ella volteando a verlos- los estoy escuchando- dijo y soltó una risita al ver la cara de ambos.

 

- Perdona Hermione- se disculpó Harry- no queríamos hablar a tus espaldas.

 

- Está bien, no hay problema- le tranquilizó ella, consciente de que quizás ella misma con su conducta tan extraña daba pie para que Ron y Harry murmuraran a sus espaldas; había estado actuando de forma especialmente nerviosa últimamente, descuidada con sus amigos... Pero no lo hacía a propósito.

 

El sol amarillento y cálido los cobijaba, opacando un poco el frío de aquella mañana... Hermione iba nuevamente sumergida en sus pensamientos mientras se acercaban cada vez más al parque.

 

- "¿Será que debí contarles lo que pasó después de beber la poción desatadora?"- se cuestionó a sí misma recordando aquél suceso- "si tan sólo me hubiera negado rotundamente a beber esa poción mal hecha…"

 

- ¡Ahí esta Sirius!- avisó Harry con voz de clara alegría al divisar a su padrino- apresurémonos...

 

- ¡Miren! ¡Vino también el profesor Lupin!- señaló Ron.

 

Hermione sintió el corazón palpitarle más y más rápido al ver a dos hombres a unos cuantos metros frente a ella.

 

Sirius iba vestido de negro completamente, como era su costumbre; en cambio Remus iba espectacular... unos vaqueros azules, una chamarra negra de piel y una gruesa bufanda gris. Su cabello estaba ligeramente despeinado por el viento, una barba de tres días cubría su rostro haciéndolo ver extremadamente varonil... ambas manos estaban en los bolsillos y miraba con algo de timidez a los chicos que se acercaban.

 

Hermione de pronto había comenzado a ir más lento, parecía que él se había quitado años de encima, además esa sonrisa que tanto le gustaba se había vuelto a dibujar en su rostro.

 

Harry y Ron ya habían llegado hacia ellos, saludándolos a cada uno respectivamente.

 

Entonces todo volvió a la realidad, el tiempo recobró su velocidad. Hermione pasó la mirada de Remus a Sirius, más por cortesía que por otra cosa.

 

- Hola- saludó a ambos. Remus le sonrió aún más, su estómago dio un brinco repentino.

 

- Buenos días, Hermione- fue la respuesta. Sirius soltó una risita que luego reprimió con uno de sus comentarios llenos de energía.

 

- Será mejor que nos apresuremos a las Tres Escobas si queremos conseguir lugar- el silencio que por segundos fue palpable se rompió. Hermione agradeció que Harry y Ron fuesen tan despistados y no se dieran cuenta de lo que ella sentía por Remus y del ambiente que se formaba entre ellos dos.

 

Los cinco se movieron al bar que estaba abarrotado de gente y por casualidades de la vida (o quizás no tanto) Remus se sentó al lado de Hermione. Sus manos estaban tan frías como un témpano y las escondió debajo de la mesa. Mientras los demás hablaban ella permanecía callada.

 

De vez en cuando miraba a Remus fugazmente y él lo notaba... la conversación estaba amena... o eso parecía. Ella no lo sabía, no prestaba mucha atención. Suspiró, no debía estar así... debía comportarse como antes, hablar; él no debía ver que su mundo se paralizaba con sólo tenerlo a su lado...

Hizo un comentario, luego otro... pronto se encontraba metida en la conversacion que iba desde la nueva vida que les esperaba a Harry y a Sirius ya instalados nuevamente en Grimmauld Place, hasta el sabor extraño que tenía el trago que Ron por "querer probar otra cosa" había pedido.

 

- Um no sé, no está malo- dijo Ron con orgullo. Sin embargo la jarra aun estaba sobre la mesa, intacta desde el primer sorbo que le dio, sin nombrar el extraño color verde que tenía.

 

Harry soltó una risita.

- ¿Entonces por qué no has tomado nada?- preguntó divertido a lo que Ron se sonrojó.

 

-No es eso- se defendió- sólo quiero que me dure más...

 

Sirius, Harry y Hermione soltaron una carcajada más audible mientras Remus sonreía divertido y Ron frunció un poco el ceño.

 

- Ya verán, no sabe feo- llevó la jarra a sus labios y dio un gran trago, de lo cual se arrepintió al instante y devolvió la bebida al vaso. Se escuchó la risa de Sirius y Harry más alta mientras Hermione se quejaba de los modales de Ron.

 

Remus la miró fijamente,  le reclamaba al pelirrojo... eso lo sabía, se veía muy hermosa enojada, sus grandes ojos llegaban a brillar peligrosamente.

 

- ... Y eres un asqueroso... deberías ser más educado, Ronald Weasley- concluyó, a lo que Ron simplemente soltó un suspiro y alejó su bebida de él extendiéndosela a la chica.

 

- Pruébala tú a ver si no harías lo mismo- la retó. Hermione hizo una mueca de asco.

 

- Está llena de baba... además parece vómito- señaló. Esta vez fue el turno de Ron de arrugar la cara y perder el poco color que quedaba en sus mejillas pecosas. La risa de Harry y Sirius se hizo más audible.

Remus rió también mientras llevaba una mano lentamente debajo de la mesa... el corazón de Hermione se aceleró al sentir los dedos de su profesor rozar "distraídamente" los suyos mientras pasaba a buscar algo en el bolsillo de su chamarra.

 

- ... Y pues la verdad me gustaría echarle un vistazo a la Estrella Fugaz 1200 nueva - dijo Ron; él, Harry y Sirius parecían concentrados en un nuevo tema de conversación que ya no era la bebida de Ron.

 

Una mano se posó en su pierna... Hermione trataba de disimular el hecho de que se sentía a punto de un colapso nervioso.

 

- Sí, a mí me encantaría ir- dijo Harry mientras asentía- además me dijeron que tienen el último manual de cuidado para Saetas de Fuego... quiero echarle una hojeada.

 

La cálida mano de Remus tomó la de ella; él volteó a mirarla, notando que ella se encontraba demasiado nerviosa. Le sonrió con intenciones de tranquilizarla.

 

-Oh Por Dios! Oh Por Dios!"- pensaba ella mientras sentía su celeste mirada posada en ella.  Se armó de valor y también le miró.

 

- Quisiera platicar contigo- susurró Remus y Hermione asintió en respuesta.

 

- ¿Aquí? - dijo en el mismo tono.

 

- No... ¿podríamos... - comenzó el licántropo pero fue interrumpido por la voz de Ron.

 

- Hey chicos, nosotros vamos a Botties Sports, ¿ustedes vienen? - preguntó el pelirrojo que ya se había levantado de la mesa. Harry lo había imitado.

 

Sirius por su parte miró a Remus con una sonrisa victoriosa. Remus carraspeó la garganta y se movió incómodo en su asiento, soltando la mano de Hermione mientras se ponía de pie. Ella por su parte negó con la cabeza y respondió:

 

- No, yo creo que mejor voy a la librería- y dirigió nuevamente su mirada hacia Remus: ¿sería que él la acompañaría? ¿Qué le querría decir? Moría de curiosidad.

 

- Yo la acompaño- ofreció gentilmente Remus. Sirius sonrió aún más. Ron iba a decir algo pero Sirius se levantó de la mesa con bastantes ánimos.

 

- Chicos, recuerden, están estrenando producto en la tienda... Hogwarts... estudiantes... ¿qué les dice eso? ¡Si no nos damos prisa el lugar se reventará de gente!- esto terminó de animarlos, y como alma que lleva el diablo salieron del lugar, dejando ahí a Remus y Hermione.

 

 

----

N/A: hola chicas! Espero que les haya gustado el capítulo J

Estaba pensando… ¿conocen algún otro fanfic de esta bella pareja? Si es así, agradeceré sus recomendaciones! Incluso podría postearlas en mi página de Facebook ROWENA BLACK LUPIN FANFICTION J



« Motivos para celebrar (parte 2) Comenta este capítulo | Ir arriba Orgullo y Prejuicio »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.