Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lexie: la hermana de James Potter » Increíblemente, el nuevo engendro es aún peor que el anterior
Lexie: la hermana de James Potter (ATP)
Por Evelina
Escrita el Lunes 20 de Julio de 2020, 01:41
Actualizada el Domingo 20 de Septiembre de 2020, 20:30
[ Más información ]

Increíblemente, el nuevo engendro es aún peor que el anterior

Capítulos
  1. No saldría contigo ni aunque tuviera que elegir entre tú y el calamar gigante
  2. Tengo el derecho de hablar con quien se me dé la regalada gana
  3. Increíblemente, el nuevo engendro es aún peor que el anterior
  4. Ningún mago o bruja puede afirmar que esté a salvo de morir asesinado
  5. Este año, deberíamos conseguirle un novio a Lily
  6. Tendrás que tirarlo de la escoba y hacer que parezca un accidente
  7. Cambiaría a mi hermano por cualquier otro especimen
  8. No puedo creer que hayas caído en ese truco tan viejo
  9. No necesito que seas mi nana, idiota
  10. No soy una niña pequeña y puedo cuidarme sola
  11. No voy a meterme en su vida, haré lo que ella quiere
  12. Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter
  13. Me importa un cuerno el entrenamiento, Lexie
  14. Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos

Los largos y delgados dedos de Lexie Potter peinaban su cabello azabache. Una extensa trenza que finalmente se enroscaba como una serpiente para convertirse en un cuidado recogido. La chica alisó su túnica con la mano y salió del baño del vagón. El Expreso de Hogwarts estaba ingresando al andén 9 y ¾ y disminuía su velocidad conforme se acercaba a la estación King's Cross. En el camino hacia el compartimento, observó a Philipe Steam, de sexto año de Ravenclaw, salir del suyo. Phil era un muchacho alto y corpulento. Su cabello rubio iba en todas direcciones tal como lo decidieran sus rulos. Tenía los ojos azules y una sonrisa encantadora. Al pasar junto a él, Lexie le sonrió y se saludaron. Sintió que sus mejillas se ruborizaban y trató de disimular antes de encontrarse nuevamente con sus amigas. Lexie se estiró para alcanzar su baúl y colocó encima de este la jaula con su lechuza. Luego, bajó al andén en donde estaban esperando sus padres.

-Nos escribiremos. -Les dijo a las chicas a medida que las abrazaba para despedirse. -Tenemos que organizar para vernos.

-Pueden venir un fin de semana a casa. -Invitó Hestia con una sonrisa.

-Yo las invitaría a mi casa de mil amores, pero saben que seguramente estará el clan de bobos. -Afirmó Lexie señalando con la cabeza a su hermano y su grupo de amigos. -Nunca se juntan en otro lado. -Agregó molesta.

-También pueden venir a casa, pero tengo que ver cuándo mi hermana invitará a su novio. Ninguno de los que ha presentado ha sido la gran cosa, así que mejor les evito cruzarse con el nuevo engendro. -Explicó Lily.

-Estamos en contacto y nos veremos. -Añadió Mary saludando a cada una de ellas.

Lexie volvió a despedirse de las chicas y fue hasta donde sus padres la esperaban junto a James y Sirius. Éste último se despidió y se unió a su familia. Euphemia y Fleamont abrazaron con cariño a su hija. Con un movimiento de varita, su padre hizo desaparecer los equipajes de los chicos y luego cruzaron la barrera que comunicaba con la parte muggle de la estación. Los cuatro Potter caminaron unas cuadras hasta llegar al Caldero Chorreante, en donde utilizaron la red flu para ir hacia su casa.

La chica sonrió al encontrarse nuevamente en el living de su hogar. Era una habitación espaciosa, con un sofá y dos amplios sillones sobre una enorme alfombra. En el medio, había una mesa ratona de madera. Una biblioteca y algunos cuadros en la pared y una enorme ventana que daba a una tranquila callecita del Valle de Godric. Lexie subió la escalera y fue hacia su dormitorio, le abrió la jaula a su lechuza y abrió la ventana para que el animal pudiera entrar y salir a gusto. El jardín de la casa resplandecía de verde, las plantas estaban preciosas. Hacía un día hermoso y Lexie abrió su baúl y comenzó a acomodar las cosas en el lugar que les correspondía en su dormitorio.

-¡Lexie! ¡James! ¡Ya vamos a cenar! -Llamó la voz de Euphemia Potter desde la cocina. Los dos chicos bajaron inmediatamente. -Vayan poniendo la mesa, por favor. -Les pidió cuando aparecieron junto a ella.

Euphemia era una mujer alta y robusta. Tenía el cabello castaño, marcado por varios mechones grisáceos y unos ojos grises que su hija había heredado. Su rostro redondo le daba una apariencia bonachona, aunque sus dos hijos sabían que era de temer cuando estaba enojada. Era una mujer muy maternal y su día preferido del año era el regreso de sus hijos a casa. Para la ocasión, preparaba algunos de los platos que los chicos adoraban. En esta oportunidad, eligió las pastas, receta de su abuela italiana.

-¡Qué rico! -Murmuró Lexie observando la salsa hervir en la cacerola. Desde que sintió el aroma que había en la cocina, estaba muerta de hambre.

-¿Qué tal ha estado este año? -Inquirió Fleamont ingresando en la cocina. -¿Ayudo con algo? -Preguntó dirigiéndose a su esposa. Ella negó con la cabeza.

-Normal. -Respondió James sin darle importancia.

-¿Normal es que lleguen tantas lechuzas diciendo que estás castigado? Tengo suficientes cartas de Minerva McGonagall para empapelar tu dormitorio. -Señaló su madre mirando al chico.

-Sería una decoración muy curiosa. -Respondió él con una sonrisa.

-Estoy hablando en serio ¿cuándo vas a madurar? ¡Ya estás grande para meterte en tantos líos!

-Tienes razón, mamá. Debería perfeccionar mi habilidad para no ser descubierto.

-Olvídate, mamá. Creo que lo cortaron verde, nunca va a madurar.

-También tú estuviste castigada la semana pasada, hija ¿Qué ocurrió? -Inquirió la mujer mientras colocaba la comida en una fuente.

-Fue culpa de James. -Respondió la chica automáticamente.

-Sí, mamá. La obligué a apuntarme con la varita y amenazarme. -Admitió el chico con sorna. Su hermana lo fulminó con la mirada.

-¿Por qué en vez de meterte tanto en mi vida, no te creas una propia? Me refiero a una que no sea hacer el ridículo y perseguir a Lily para que te deje plantado frente a todo el colegio. -Señaló la chica con malicia.

-¡Ya basta! -Los cortó su padre. Los dos hicieron silencio. -¿Qué tal han estado las MHB?

-En el examen práctico de pociones, el examinador me dijo "se nota el talento que viene de familia". -Comentó Lexie con orgullo. Fleamont era un excelente pocionista y se había hecho famoso por inventar la poción alisadora. Era conocido en todo el país y su hija sabía que ese cumplido lo pondría orgulloso.

-Yo obtendré Extraordinario en Defensa contra las Artes Oscuras y en Transformaciones. -Anunció con seguridad James.

El resto de la cena transcurrió con absoluta tranquilidad. James les pidió permiso a sus padres para invitar a sus amigos a pasar algunos días de las vacaciones en su casa. Encantados, ellos le respondieron que su casa también era la de sus amigos, que sería un placer recibirlos. Lexie decidió entonces que sería mejor ir unos días a casa de alguna de sus amigas y si pudiera coincidir en irse cuando estuvieran Peter, Sirius y Remus en su casa, sería ideal.

De la primera de sus amigas que tuvo novedades Lexie fue de Lily, que le envió una carta tres días después del regreso de Hogwarts.

Lex:

¿Cómo estás? ¿Qué tal el regreso a casa? ¿Cómo se encuentran tus padres?

Por aquí, todo normal. Mis padres están muy bien, contentos de que haya regresado a casa. Creo que terminaré el colegio y ellos seguirán sin acostumbrarse a mis ausencias ¡No sé qué harán el día que decida mudarme a vivir por mi cuenta!

Mi hermana ha presentado a su nuevo engendro. Se llama Vernon Dursley y es... bueno, es sorprendente la capacidad de mi hermana para superarse, pero increíblemente el nuevo engendro es aún peor que el anterior. Creo que se quedarán en casa dos semanas, que es el tiempo que tiene vacaciones en la fábrica de taladros en la que trabaja. No veo el momento de que se vaya. Petunia, aunque no parezca posible, es aún más idiota cuando está con él.

Luego de que se vaya, podrían venir todas a pasar un fin de semana a casa. Les he escrito a las chicas para proponérselo. Dime que te parece la idea.

Espero que estés muy bien.

Te quiero.

Lily.




« Tengo el derecho de hablar con quien se me dé la regalada gana Comenta este capítulo | Ir arriba Ningún mago o bruja puede afirmar que esté a salvo de morir asesinado »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.