Historia al azar: La maestra
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lexie: la hermana de James Potter » Invitarla a dormir a mi cuarto no está en los planes por estos días
Lexie: la hermana de James Potter (ATP)
Por Evelina
Escrita el Lunes 20 de Julio de 2020, 01:41
Actualizada el Sábado 16 de Enero de 2021, 20:58
[ Más información ]

Invitarla a dormir a mi cuarto no está en los planes por estos días

Capítulos
  1. No saldría contigo ni aunque tuviera que elegir entre tú y el calamar gigante
  2. Tengo el derecho de hablar con quien se me dé la regalada gana
  3. Increíblemente, el nuevo engendro es aún peor que el anterior
  4. Ningún mago o bruja puede afirmar que esté a salvo de morir asesinado
  5. Este año, deberíamos conseguirle un novio a Lily
  6. Tendrás que tirarlo de la escoba y hacer que parezca un accidente
  7. Cambiaría a mi hermano por cualquier otro especimen
  8. No puedo creer que hayas caído en ese truco tan viejo
  9. No necesito que seas mi nana, idiota
  10. No soy una niña pequeña y puedo cuidarme sola
  11. No voy a meterme en su vida, haré lo que ella quiere
  12. Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter
  13. Me importa un cuerno el entrenamiento, Lexie
  14. Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos
  15. Tendría que haberme dado cuenta de que algo andaba mal
  16. No me quedaré tranquilo mientras haya un asesino suelto en el colegio, Lily
  17. Me han dicho que has estado un poquito débil el último tiempo
  18. Te tomo la palabra de que te comportarás
  19. Invitarla a dormir a mi cuarto no está en los planes por estos días
  20. El que intente hacerle el menor daño, lo va a lamentar
  21. Limpiaré este colegio de sangres sucias y traidores a la magia
  22. Lily, por favor, necesito que mantengas la cordura
  23. Deberías haberme dejado algo a mí, Evans

El Valle de Godric estaba completamente cubierto por un grueso manto blanco. Era media mañana y los copos de nieve no habían parado desde la tarde anterior. Aburrida, Lexie miraba la nieve caer sin nada para hacer. Su dormitorio se había convertido en el único lugar en que podía encerrarse y ser ella misma al menos durante un rato. Cuando salía a cualquier otro sitio de la casa, tenía a su madre pisándole los talones con terror de que le suceda algo si hacía un terrible esfuerzo al sacar una taza de la alacena o servirse un vaso de agua. De modo que la chica optaba por pasar la mayor parte del tiempo en su habitación, con la puerta cerrada. Pero tampoco era un plan muy divertido. Además, Euphemia siempre estaba buscando alguna excusa para entrar al dormitorio de su hija y revisar que ella se encontrara bien.

Los techos cubiertos de nieve se desdibujaban entre la blancura del cielo. Y dos figuras pardas interrumpieron en el horizonte, acercándose lentamente hacia su ventana. Una vez cerca de la casa, Lexie distinguió a la lechuza de James y a una de las del colegio. Tomó la carta de su hermano y luego el otro pergamino, en el que distinguió la letra de Lily. Abrió la primera y empezó a leer.

Lex:

¿Cómo estás? Espero que bien. Por aquí todo está como siempre. Aprovecha estos días para aburrirte, porque nos están dando millones de deberes para las vacaciones, así que cuando lleguemos a casa no tendrás demasiado tiempo para no hacer nada.

La chica sonrió al leer esas líneas. Estaba tan aburrida que una buena pila de tareas escolares le vendría muy bien para entretenerse. Además, tenía que ponerse al día con todo lo que habían visto durante la semana que ella había estado en San Mungo. Sin dudas, cuando su hermano y Sirius llegaran a casa, tendría algo con lo que entretenerse, aunque fueran deberes.

Pero, para que te alegres un poco, te llevo un regalito. He invitado a Lily a pasar las vacaciones a casa, así te hace compañía. Y aceptó. Así que prepárale un lugar en tu dormitorio, porque no creo que quiera dormir conmigo.

¿Lily vendría con James y Sirius a pasar las vacaciones a su casa? ¿Con qué se habría golpeado la cabeza? Miró con curiosidad el otro pergamino, en donde imaginaba que estaría la explicación a tan extraña situación. O tal vez, era una simple broma de James. Siguió leyendo.

Hablando en serio, he prometido comportarme. Así que invitarla a dormir a mi cuarto no está en los planes por estos días.

Nos vemos pronto, Lex.

Cuídate.

¿James había prometido comportarse? ¿Y Lily le había creído? Aquello era muy extraño. Así que tomó el otro pergamino buscando en la carta de su amiga una explicación.

Lexie:

Espero que te estés recuperando muy bien, amiga. Aquí estamos todas pensando en ti constantemente y enviándote nuestros mejores deseos. Se te extraña todos los días.

La buena noticia es que nos veremos pronto. Tu hermano me propuso pasar las vacaciones en tu casa, para que no te aburrieras tanto, así que en unos días nos estaremos viendo, amiga.

Te quiero mucho, descansa y cuídate.

Besos.

Lily.

Lexie releyó la carta de su amiga dos o tres veces sin poder creerlo ¿De verdad Lily había sido tan ingenua? ¡James era un descarado! ¡¿Cómo se le ocurría usarla a ella para buscar una excusa para acercarse a Lily?! Mientras pensaba en lo que acababa de leer, agarró un chocolate que Phil le había enviado con una carta el día anterior y empezó a comerlo. Una vez que lo terminó, tomó una pluma y un pergamino y garabateó rápidamente una respuesta a su hermano.

¿Un regalito para mí? ¿O te hiciste un autoregalo de Navidad? No puedo creer que Lily haya sido tan ingenua de creerte, pero más te vale que te comportes. Porque estoy bastante aburrida y me vendría bien lanzarte algunos maleficios si te pasas con mi amiga, ¿has entendido?

Ató la carta a la pata de la lechuza y luego escribió otra para su compañera.

Lily:

Yo estoy muy bien, aunque un poco preocupada por tu salud mental. Si jugaras al quidditch, dudaría si no te ha golpeado una bludger en la cabeza ¿Recuerdas que mi hermano es James Potter, verdad?

Me encantaría que vengas, en serio. Pero, por favor, no lo hagas como un sacrificio por mí.

Te quiero mucho, amiga.

Besos.

Lexie.

Tres días más tarde, Lexie sonrió inmensamente al ver entrar por la puerta principal a James, Sirius y Lily. La pelirroja fue la primera en correr hacia ella y estrecharla en un fuerte abrazo. Luego James le revolvió el cabello a su hermana y Sirius la abrazó brevemente. La llegada de su hijo y los otros dos chicos le dio a Euphemia una nueva ocupación, que les ofreció un té con una torta que había preparado durante la mañana mientras Fleamont subía los baúles a los dormitorios.

Las dos semanas que siguieron, Lexie se sorprendió de que su hermano cumplió al pie de la letra la palabra de no molestar a Lily. Las chicas pasaban el tiempo haciendo deberes o conversando mientras que James y Sirius organizaban guerras de bolas de nieve en el patio o salían a dar vueltas por el pueblo. Por primera vez desde que había despertado en San Mungo, Lexie no estaba desesperada por regresar a Hogwarts. Las vacaciones de invierno estaban resultando un verdadero descanso y Lily la ponía al corriente de todo lo que había ocurrido en el colegio. Lo único que extrañaba era ver a Phil, con quien se escribía a diario.




« Te tomo la palabra de que te comportarás Comenta este capítulo | Ir arriba El que intente hacerle el menor daño, lo va a lamentar »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.