Historia al azar: Un amor diferente...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lexie: la hermana de James Potter » Tendría que haberme dado cuenta de que algo andaba mal
Lexie: la hermana de James Potter (ATP)
Por Evelina
Escrita el Lunes 20 de Julio de 2020, 01:41
Actualizada el Sábado 16 de Enero de 2021, 20:58
[ Más información ]

Tendría que haberme dado cuenta de que algo andaba mal

Capítulos
  1. No saldría contigo ni aunque tuviera que elegir entre tú y el calamar gigante
  2. Tengo el derecho de hablar con quien se me dé la regalada gana
  3. Increíblemente, el nuevo engendro es aún peor que el anterior
  4. Ningún mago o bruja puede afirmar que esté a salvo de morir asesinado
  5. Este año, deberíamos conseguirle un novio a Lily
  6. Tendrás que tirarlo de la escoba y hacer que parezca un accidente
  7. Cambiaría a mi hermano por cualquier otro especimen
  8. No puedo creer que hayas caído en ese truco tan viejo
  9. No necesito que seas mi nana, idiota
  10. No soy una niña pequeña y puedo cuidarme sola
  11. No voy a meterme en su vida, haré lo que ella quiere
  12. Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter
  13. Me importa un cuerno el entrenamiento, Lexie
  14. Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos
  15. Tendría que haberme dado cuenta de que algo andaba mal
  16. No me quedaré tranquilo mientras haya un asesino suelto en el colegio, Lily
  17. Me han dicho que has estado un poquito débil el último tiempo
  18. Te tomo la palabra de que te comportarás
  19. Invitarla a dormir a mi cuarto no está en los planes por estos días
  20. El que intente hacerle el menor daño, lo va a lamentar
  21. Limpiaré este colegio de sangres sucias y traidores a la magia
  22. Lily, por favor, necesito que mantengas la cordura
  23. Deberías haberme dejado algo a mí, Evans

-¡Lexie! ¡Amor! ¿Me oyes? -Phil palmeaba levemente el rostro de la chica, intentando que recuperara la conciencia. Pero, al contrario de sus intenciones, las mejillas se le ponían cada vez más pálidas y a pesar de que estaba apoyada contra la pared de la verja de una casa de Hogsmeade, tuvo que sujetarla para que no se cayera de lado y se diera la cabeza contra el piso. La recostó con cuidado y le sostuvo las piernas en alto. Estaba al tanto de que las semanas anteriores había sufrido fuertes bajones de presión y sabía que ese era el modo de que la circulación regresara a la normalidad. Miro a su alrededor. Se encontraban en una callecita alejada de la zona céntrica y no pasaba nadie por allí. Volvió a mirarla, estaba pálida e inmóvil. -Lex, cariño, despierta... ¡Ennervate!

El encantamiento no tuvo ningún efecto y él tomó a la chica en brazos y se dirigió hacia el castillo para llevarla a la enfermería. Todos los estudiantes estaban en el centro de Hogsmeade, por lo que no se cruzó a nadie durante el camino. Mientras caminaba, intentó tomarle el pulso, pero no pudo localizarlo. Tampoco la oía respirar. Finalmente, llegó a la enfermería y la recostó en una de las camas mientras Madame Pomfrey corría a atenderla. Estaba pálida, helada y sus labios se veían azules. Sin decirle una sola palabra a Phil, la enfermera comenzó a lanzar una serie de encantamientos sobre la chica inconsciente.

-¿Cuánto tiempo lleva así? -Preguntó finalmente con tono grave.

-No lo sé... -Respondió nervioso el muchacho. -Estábamos en Hogsmeade. Se desmayó y no conseguí hacerla reaccionar, así que la traje aquí. Algunos minutos. -Explicó mientras Madame Pomfrey continuaba su trabajo sin detenerse ni un instante.

-Ve a buscar al jefe de su casa, por favor. -Le indicó la enfermera seriamente y si bien él no quería irse, obedeció de inmediato.

La profesora McGonagall estaba en su despacho y fue de inmediato caminando apresuradamente cuando Philippe le explicó lo que sucedía. La mujer sabía que si la enfermera la había mandado a llamar, estaba atendiendo una situación bastante grave.

-¿Qué ocurre, Poppy? -Preguntó la profesora mientras Madame Pomfrey continuaba atendiendo a Lexie.

-Hay que trasladarla a San Mungo. No sé qué tiene, pero está extremadamente débil. Llegó sin nada de signos vitales y logré reanimarla: pero continúa con el pulso y la respiración muy lentos y débiles. -Explicó con preocupación la enfermera.

McGonagall se acercó a la chimenea, utilizó los polvos flu para hablar con alguien mientras Phil observaba toda la escena. Luego, dos sanadores aparecieron en la enfermería, intercambiaron unas palabras con Madame Pomfrey y luego se llevaron a Lexie. Recién entonces, la profesora le preguntó a Phil qué era lo que había sucedido. Nuevamente, les explicó a ella y a la enfermera todo lo ocurrido aquel día: habían ido a Hogsmeade con Lexie; durante gran parte del día estuvo perfectamente; a la tarde comenzó a sentirse descompuesta entonces decidieron regresar al castillo, estaba muy pálida y mareada y se desmayó. Él intentó de varias maneras hacerla reaccionar, pero como no pudo, se dirigió apresuradamente hacia la enfermería.

-Está bien, has hecho lo que tenías que hacer, Philippe. -Le dijo suavemente la profesora McGonagall. -Ahora ve a tratar de descansar, no creo que tengamos novedades enseguida. Cuando esté al tanto de cómo evoluciona, te avisaré. Por lo pronto, tengo que ir a informar al profesor Dumbledore lo que ha ocurrido y contarles a los señores Potter.




-¡Potter! -James miró sorprendido al chico que corría directamente hacia él. Estaba regresando al castillo riéndose junto con Sirius, Remus y Peter. Philippe Steam iba en la dirección contraria y al llegar junto a ellos se frenó bruscamente, respirando agitado. -Es Lexie, está mal, la han enviado a San Mungo.

-¡¿Qué?! ¿Pero qué le ha pasado? -Inquirió James y Phil volvió a relatar lo mismo que les había dicho a la enfermera y a McGonagall. Mientras escuchaba la historia, el rostro de James palideció casi tanto como el de su hermana. Apenas Phil terminó el relato, salió corriendo en dirección al castillo con Sirius Black y Peter Pettigrew detrás de ellos. Solo Remus Lupin se detuvo un momento a agradecerle que los haya ido a buscar para avisarles y luego salió tras los demás.

James Potter entró a toda prisa a la enfermería y lo primero que hizo fue preguntarle a Madame Pomfrey cómo estaba su hermana. La mujer no tenía información para darle, más allá del hecho de que se encontraba muy débil y tuvo que enviarla a San Mungo. Le dijo que McGonagall les había avisado a sus padres, así que seguramente ellos ya estarían allí con Lexie. James jamás había tenido tanto miedo. Había visto a la enfermera de Hogwarts curar a alumnos que estaban realmente mal. Si el estado de su hermana era tan grave que ella no podía atenderla y de acuerdo a lo que le había dicho Steam, ¿acaso Lexie podría morir? Porque todo lo que escuchaba sonaba como si su hermana estuviera debatiéndose entre la vida y la muerte.

-Vamos a la sala común. Seguramente tus padres te escribirán o te contactarán allí cuando tengan alguna novedad. -Murmuró finalmente Remus ya que los cuatro amigos se habían quedado inmóviles en medio de la enfermería. James suspiró y asintió con la cabeza, apesadumbrado.




Lily, Mary, Hestia, Marlene y Emmeline estaban sentadas en uno de los sillones y se acercaron a ellos apenas entraron a la sala común de Gryffindor. También Philippe les había informado lo que había pasado y estaban ansiosas por saber si había alguna novedad. James les envió una lechuza a sus padres, pero no obtuvo respuesta. Tendría que esperar que les llegue la carta y además no sabía si podrían responderla inmediatamente o estarían ocupados con Lexie. Ya era la hora de la cena y la sala se había quedado vacía, pero ninguno quería bajar al Gran Comedor ni tampoco tenían hambre.

-Tendría que haberme dado cuenta que algo andaba mal... -Murmuró James con pesar.

-No tenías manera de saberlo. -Replicó Lily en voz baja.

-Es mi hermana, tendría que haberme dado cuenta. He estado haciendo el imbécil tratando de cuidarla de Steam y no me he dado cuenta del verdadero problema que tenía frente a mis narices. -Exclamó él frustrado.

-No es tu culpa. No podías saber que esto iba a ocurrir.

-La otra vez en el entrenamiento, prácticamente se desmayó. Pensé que era algo menor, no le di demasiada importancia. Tal vez tendría que haberles escrito a mis padres en ese momento. Así esto no sucedía.

-James, la llevaste a la enfermería y Madame Pomfrey la revisó pero no le encontró nada. No podías hacer nada. No tienes la culpa de lo que ha sucedido y tampoco tenías manera de evitarlo. -Terció Lily con firmeza. Luego, le pasó un brazo por la espalda como para reconfortarlo. Él la abrazó y ella devolvió el gesto.

Lentamente, el resto de los estudiantes comenzó a regresar de la cena y a subir a los dormitorios. Los bostezos fueron ganando entre el grupo de sexto y James les sugirió que fueran a descansar, que era probable que no tuvieran noticias hasta la mañana siguiente. A la medianoche, Mary, Emmeline y Hestia subieron a su dormitorio y Lily y Marlene les prometieron que les avisarían si había alguna noticia.

Marlene fue la primera en quedarse dormida en uno de los sillones, luego Peter. Lily daba vueltas por la sala común, pero finalmente se dejó caer en el sofá junto a James. Al amanecer, cuando regresó la lechuza del chico, todos se habían dormido. El animal le dio un suave picotazo en la mano a su dueño y James se movió con cuidado de no despertar a la pelirroja que se había quedado dormida sobre su pecho.

Han logrado estabilizarla. Pero no sabremos realmente cómo está hasta que no despierte y los sanadores tampoco pueden saber cuándo despertará.

La carta escrita con la letra de su madre no era muy prometedora.


¿Comentarios? ¿Teorías de qué sucederá?




« Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos Comenta este capítulo | Ir arriba No me quedaré tranquilo mientras haya un asesino suelto en el colegio, Lily »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.