Historia al azar: el patito de hule
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lexie: la hermana de James Potter » Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos
Lexie: la hermana de James Potter (ATP)
Por Evelina
Escrita el Lunes 20 de Julio de 2020, 01:41
Actualizada el Sábado 16 de Enero de 2021, 20:58
[ Más información ]

Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos

Capítulos
  1. No saldría contigo ni aunque tuviera que elegir entre tú y el calamar gigante
  2. Tengo el derecho de hablar con quien se me dé la regalada gana
  3. Increíblemente, el nuevo engendro es aún peor que el anterior
  4. Ningún mago o bruja puede afirmar que esté a salvo de morir asesinado
  5. Este año, deberíamos conseguirle un novio a Lily
  6. Tendrás que tirarlo de la escoba y hacer que parezca un accidente
  7. Cambiaría a mi hermano por cualquier otro especimen
  8. No puedo creer que hayas caído en ese truco tan viejo
  9. No necesito que seas mi nana, idiota
  10. No soy una niña pequeña y puedo cuidarme sola
  11. No voy a meterme en su vida, haré lo que ella quiere
  12. Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter
  13. Me importa un cuerno el entrenamiento, Lexie
  14. Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos
  15. Tendría que haberme dado cuenta de que algo andaba mal
  16. No me quedaré tranquilo mientras haya un asesino suelto en el colegio, Lily
  17. Me han dicho que has estado un poquito débil el último tiempo
  18. Te tomo la palabra de que te comportarás
  19. Invitarla a dormir a mi cuarto no está en los planes por estos días
  20. El que intente hacerle el menor daño, lo va a lamentar
  21. Limpiaré este colegio de sangres sucias y traidores a la magia
  22. Lily, por favor, necesito que mantengas la cordura
  23. Deberías haberme dejado algo a mí, Evans

Lexie despertó sintiéndose en perfecto estado a la mañana siguiente. Madame Pomfrey le había dado algunas pociones y le había realizado varios estudios durante la noche. Los resultados de todas las pruebas hechas por la enfermera habían sido normales, de manera que ese mismo día le permitió salir de la enfermería. Según su opinión, lo que la chica estaba sufriendo era más un cuadro de estrés o nerviosismo que un problema más grave de salud. Así que le dio un frasco nuevo de poción para aliviar los mareos y le recomendó que se mantuviera tranquila, bien descansada y con una buena alimentación.

-¡Lexie! ¿Cómo estás? -Le preguntó Emmeline preocupada apenas ella se sentó a desayunar con sus amigas.

-Estoy bien, no se preocupen. -Les aseguró con una sonrisa. Era verdad, se sentía perfectamente.

La semana terminó sin que la chica hubiera vuelto a sentir ningún malestar. Evidentemente, hacer caso a lo que le había ordenado Madame Pomfrey había dado efecto. Aunque no entendía por qué considerar al estrés como un motivo, ya que no se sentía alterada ni preocupada por nada. Durante toda la semana, estuvo más bien ansiosa y entusiasmada porque aquel sábado habría una salida a Hogsmeade.

Pero Lexie no era la única que estaba entusiasmada con la salida. Marlene, al igual que en la oportunidad anterior, iría con Samuel McKinon. Hestia y Mary también tenían una cita. La primera iría con un chico de séptimo de Gryffindor y la segunda con uno de sexto de Hufflepuff. Emmeline y Lily eran las únicas que no irían en pareja y sus compañeras estaban decididas a buscarles un chico apropiado.

-¿Por qué no alguno de nuestros compañeros? -Inquiría Mary observando a las dos pensativamente.

-Ni loca. -Descartó Lily.

-No digo Potter, pero alguno de los otros...

-Black es igual, Pettigrew no tiene nada de atractivo y...

-¡Remus y tú harían buena pareja! -Interrumpió Emmeline mirando a la pelirroja.

-¡No!

-Pero se llevan muy bien. -Apuntó Marlene con una sonrisa.

-Pero eso no quiere decir que hagamos una buena pareja.

-Remus también haría buena pareja contigo, Emmeline, si es por eso. -Retrucó Lily.

-Es cierto. -Coincidió Hestia -¿Tú qué dices, Lexie?

-Remus con Emmeline, me gusta esa pareja. A Lily tenemos que buscarle pareja fuera de nuestros compañeros. Sirius, Remus y Peter son demasiado amigos de mi hermano como para salir con ella sabiendo que a él le gusta.



Lexie se encontró con Phil en el vestíbulo y fueron juntos hacia el poblado. La primera parada que hicieron fue en Honeyduckes, en donde el chico compró algunas golosinas para enviarle a su hermanita. Luego, caminaron hasta el borde de la Casa de los Gritos y recorrieron las calles principales. Phil amaba Hogsmeade y aseguraba que si pudiera elegir en donde vivir, viviría allí. A Lexie, en cambio, si bien le gustaba el pueblo, no se imaginaba viviendo en ningún otro lugar que no fuera el Valle de Godric.

-Tendremos que ponernos de acuerdo antes de casarnos. -Dijo con una sonrisa el rubio.

-¿Vamos a casarnos? -Preguntó la chica, abriendo mucho los ojos a causa de la sorpresa.

-¿Por qué no? No digo que ya, sino algún día...

-Puede ser. -Concedió ella y él sonrió aún más.

-¿Eres el tipo de chica que ya tiene planeada cómo será su fiesta de boda, cuántos hijos tendrá y cómo se llamarán?

-Me faltan algunos detalles de la boda. -Bromeó ella -Los hijos serán tres. Primero una niña, se llamará Zoe. Al medio un varón, Victor. Y la menor otra niña, llamada Umma. -Explicó fingiendo seriedad.

-¿Y a qué casa irán cuando vayan al colegio? -Inquirió él siguiéndole el juego.

-Los tres a Gryffindor. Durante dos años, los tres serán integrantes del equipo de quidditch.

-¡Quieres acaparar medio equipo de quidditch de Gryffindor! -La acusó y ella estalló en una carcajada.

Se cansaron de caminar y entraron al salón de té. Pidieron una infusión cada uno y una porción de pastel de chocolate. La conversación se centró en los planes para la Navidad. Lexie no tenía ningún plan especial. Lo pasaría en su casa, con sus padres, James y Sirius. Phil, por su parte, iría a la casa de los padres de su madrastra con la mujer, su padre y su hermana. Propusieron verse en algún momento de las vacaciones de Navidad y Lexie se preguntó si se atrevería a invitarlo a su casa y presentárselo a sus padres. Parecía mentira que minutos antes hubiera hablado con muchísima liviandad sobre el nombre y la casa a la que irían sus futuros hijos y ahora no se imaginara cómo decirle a su madre que quería presentarle a un chico. Seguramente se terminarían viendo en el Callejón Diagon. Solo esperaba que James se comportara y no la delatara.

La chica maldijo para sus adentros cuando repentinamente sintió que se le revolvía el estómago. "¡Maldición! ¿Por qué ahora?" se preguntó mientras disimuladamente se disculpaba con Phil y se levantaba para ir al baño. Inclinada sobre el inodoro, se arrepintió profundamente de haber pedido pastel de chocolate. Respiró hondo varias veces para calmar el mareo y se llevó la mano al bolsillo de la túnica. Era un alivio haber llevado el frasco de poción todo el tiempo con ella. Bebió un poco y el malestar comenzó a remitir un poco. Se lavó la cara y regresó al salón.

-¿Todo bien? -Le preguntó Phil en cuanto la vio. Tenía el rostro pálido.

-Sí, todo perfecto. -Mintió ella con una sonrisa. La poción ya terminaría de hacer efecto y se encontraría mejor, no tenía sentido preocuparlo.

Sin embargo, su vaticinio no se cumplió. Un calor intenso se expandió por su cuerpo haciendo que un sudor helado empapara su espalda. Su respiración empezó a acelerarse un poco. Intentaba respirar profundamente, pero le faltaba el aire. Phil, por supuesto, se dio cuenta de que no estaba bien.

-Creo que necesito tomar un poco de aire. -Admitió finalmente y ambos salieron del salón. El aire helado en su rostro mejoró levemente su malestar. Caminaron un poco en dirección al castillo. El mareo retornó con más intensidad y para el terror de Phil, el rostro de Lexie estaba completamente blanco. -Me siento mal. -Confesó. No era necesario que lo dijera. Su cuerpo temblaba de pies a cabeza y se tambaleaba al caminar. El chico la rodeó con un brazo por la cintura, para evitar que se cayera si llegaba a perder el equilibrio.

Lexie pestañeó varias veces seguidas. Todo daba vueltas a su alrededor y algunos puntos negros nublaban su visión. Se sentía extremadamente débil y le pesaban los párpados. Metió la mano en su túnica buscando la poción, pero cuando la tomó en su mano se le cayó. Las fuerzas la abandonaron por completo y los brazos del chico la sujetaron.

-¡Lexie! ¡Amor! ¡Lex, mírame! -Le suplicó él tomándole el rostro entre sus manos. Estaba sentada en el suelo y tenía la espalda apoyada sobre una pared. -Bien, amor, toma, bebe esto. -Le dijo ayudándola a tomar la poción. -Tranquila, ahora iremos a la enfermería. -Le susurró mientras ella bebía con dificultad. La voz de su novio le llegaba desde algún lugar lejano y le costaba comprender lo que decía. El adormecimiento y la debilidad la vencieron y no se enteró de nada más.




« Me importa un cuerno el entrenamiento, Lexie Comenta este capítulo | Ir arriba Tendría que haberme dado cuenta de que algo andaba mal »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.