Historia al azar: El inicio de la historia
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lexie: la hermana de James Potter » Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter
Lexie: la hermana de James Potter (ATP)
Por Evelina
Escrita el Lunes 20 de Julio de 2020, 01:41
Actualizada el Domingo 20 de Septiembre de 2020, 20:30
[ Más información ]

Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter

Capítulos
  1. No saldría contigo ni aunque tuviera que elegir entre tú y el calamar gigante
  2. Tengo el derecho de hablar con quien se me dé la regalada gana
  3. Increíblemente, el nuevo engendro es aún peor que el anterior
  4. Ningún mago o bruja puede afirmar que esté a salvo de morir asesinado
  5. Este año, deberíamos conseguirle un novio a Lily
  6. Tendrás que tirarlo de la escoba y hacer que parezca un accidente
  7. Cambiaría a mi hermano por cualquier otro especimen
  8. No puedo creer que hayas caído en ese truco tan viejo
  9. No necesito que seas mi nana, idiota
  10. No soy una niña pequeña y puedo cuidarme sola
  11. No voy a meterme en su vida, haré lo que ella quiere
  12. Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter
  13. Me importa un cuerno el entrenamiento, Lexie
  14. Me faltan algunos detalles de la boda, pero sé que tendré tres hijos

-¿Señorita Potter? ¿Puede oírme? -Lexie abrió los ojos totalmente desorientada. Le llevó un tiempo comprender en dónde estaba y quién era la mujer que la llamaba una y otra vez. La misma que le dio un frasco con una poción para tomar y ella, aún medio aturdida, aceptó. Entonces, comprendió que estaba en la enfermería de Hogwarts. La mujer era Madame Pomfrey, la enfermera. Y a su lado estaba Sirius, que la miraba con verdadera preocupación. -¿Cómo te sientes, querida? -Le preguntó la enfermera.

-Un poco mareada. -Admitió ella haciendo un esfuerzo por responder. Su voz débil sonó más bien como un quejido.

-Es lógico. Tienes la presión muy baja. Te ha dado una bajada de tensión muy fuerte ¿Has dormido bien últimamente?

-Más o menos. -Respondió Lexie con sinceridad.

-¿Has comido bien los últimos días? Anoche y hoy...

-Anoche no cené y hoy estaba descompuesta. No pude desayunar demasiado.

-Señorita Potter, es importante que descanse y se alimente bien. Termínese ese frasco de poción, por favor. Y le daré otro por si vuelve a marearse. Luego, cuando se reponga, irá al Gran Comedor a almorzar y si no está con energías para ir a las clases de esta tarde, entonces descansará.

-Gracias. -Murmuró la chica y la enfermera fue hacia su oficina. Luego, dirigiéndose al chico que estaba a su lado, añadió. -Gracias por todo, Sirius.

-No es nada. -Aseguró él sonriendo. La verdad era que se había asustado de verdad cuando la vio desmayarse y ver que estaba consciente nuevamente era un verdadero alivio. -¿Te sientes mejor? -Le preguntó mientras ella terminaba el frasco de la poción que le había dado la enfermera.

-Sí, ahora sí. -Respondió.


***


-¡Eres un idiota! -Exclamó mirando a James con seriedad y dándole un sopapo en la cabeza.

-Esta vez, no he sido yo... Aunque es la primera vez que estoy de acuerdo con Black. -Murmuró Lily, que salía de la clase de pociones detrás de James, Remus y Peter. -¿Dónde está Lexie? -Le preguntó a Sirius.

-En la Sala Común. -Respondió sin mirarla y fulminando aún con la mirada a James, que lo miraba desconcertado. Lily salió a toda prisa a buscar a Lexie y Sirius continuó hablando. -Estaba mal de verdad tu hermana. Necesitaba que la acompañen. Se desmayó en la mitad del corredor. Y tú orgulloso diciendo que no quiere que te metas en su vida. La verdad, amigo, tengo que decirte que has actuado como un idiota.

-¿Qué pasó? ¿Cómo está? -Preguntó entonces el chico, dándose cuenta de que su amigo tenía razón. Había hecho el idiota sobreprotector con su hermana cuando no había ninguna necesidad y la había dejado sola cuando realmente lo necesitaba. De no haber sido por Sirius que se había ofrecido a acompañarla a la enfermería, seguramente Lexie se habría desmayado sola en el medio de algún pasillo y habría quedado en el suelo inconsciente hasta que alguien pasara por ese lugar. Realmente, era un idiota.

-Ahora está bien, Madame Pomfrey le dio una poción y la envió a descansar y alimentarse bien. Pero no sabes el susto que me ha dado cuando se desmayó. Estaba pálida y no había manera de que reaccionara.


***


Lily entró a toda prisa a la sala común y clavó su vista en Lexie, que estaba dormida sobre uno de los sillones cercanos a la chimenea. Se la veía un poco pálida, aunque nada en comparación con el aspecto que tenía en clases de pociones. Se arrepentía profundamente de haberle hecho caso y no haberla acompañado a la enfermería. Afortunadamente, Black por una vez en su vida no había actuado como un idiota y sí tuvo en tino de ir con ella. No pensaba despertarla, seguramente necesitaba descansar. Así que tomó su capa y cubrió a su amiga para que no pasara frío. Luego, se sentó junto a ella. No importaba la clase siguiente, se iba a quedar con Lexie y a la hora del almuerzo la iba a despertar y se iba a asegurar de que se alimentara bien.

-¿Cómo está? -James había ido tan silencioso hasta ellas, que el susurro de su pregunta la sobresaltó.

-No sé, no quise despertarla... -Respondió también en voz baja.

-Está bien. Sirius dice que Madame Pomfrey le dijo que descanse y se alimente bien. -Explicó el muchacho.

-Yo igual me quedaré con ella. La despertaré para el almuerzo, así come algo. -Informó la pelirroja.

James miró el rostro pálido de su hermana. Le faltaba color a sus mejillas, pero se la veía descansar plácidamente. Seguramente, unas buenas horas de sueño y una alimentación como correspondía la ayudarían a encontrarse mejor. Lily le acariciaba el cabello con suavidad. La pelirroja clavó sus ojos verdes en los del chico.

-Le ofrecí acompañarla a la enfermería, pero me dijo que no era necesario. Tendría que haber ido de todos modos... -Murmuró en un susurro la chica.

-Aunque tú no lo creas, no me he quedado yo con toda la cuota de arrogancia y orgullo de mi familia. Le he dejado su porción a Lexie también. -Bromeó James y para su sorpresa, Lily rió. -Por suerte Sirius actuó con criterio.

-Ahora ya no le preguntaré. Me quedaré con ella el resto del día y la llevaré a almorzar aunque tenga que llevarla a rastras o con un hechizo. -Aseguró Lily y él sonrió.

-Tú eres experta en torcer el orgullo y la arrogancia Potter. Te va a ir bien. Igualmente, avísame por favor si necesitan cualquier cosa. -Le suplicó.

Lily asintió con la cabeza y le sonrió. James le agradeció y le dio un beso en la frente a la pelirroja. En ese mismo momento, Lexie acababa de despertarse y vio con sorpresa cómo su hermano besaba a la chica y ella simplemente sonreía. Algo muy extraño acababa de ocurrir, pero no se sentía con energías para interrogar a su amiga en ese momento. Además, Lily había vuelto a mirarla y en un segundo era la pelirroja quien estaba interrogando a la morena: qué ocurrió, cómo te sientes, por qué no me dejaste acompañarte, estabas mal esta mañana y deberías haber ido directamente a la enfermería, tienes que cuidar un poco tu salud y descansar mejor... Lexie dejó de prestarle atención porque sentía que escuchar todo lo que Lily decía le hacía doler más la cabeza. Respiró profundamente y espero a que su amiga terminara su sermón.

-Está claro, ¿verdad? -dijo finalmente y Lexie comprendió que ya había llegado al final de su discurso.

-Lo que no me queda claro es por qué no lo has mandado a freír churros a mi hermano cuando se atrevió a besarte la cabeza. -Comentó ella y el rostro de Lily se volvió del mismo color que su cabello. La expresión de la pelirroja hizo morir de risa a Lexie, que estalló en una carcajada.

Las dos amigas fueron juntas hacia el Gran Comedor. Al ver la comida, Lexie se dio cuenta de que realmente estaba muerta de hambre. Su apetito había cambiado radicalmente desde la mañana y almorzó una buena ración. Al parecer, el rumor de su desmayo había llegado hasta la casa de Ravenclaw, porque apenas se sentó en la mesa de Gryffindor, Phil fue hacia allí preocupado a preguntarle si estaba bien, cómo se sentía, si necesitaba algo. Le aseguró que ya se encontraba mucho mejor y que estaba bien cuidada, no había de qué preocuparse.

Igualmente, y como aún se sentía un poco cansada, decidió faltar a las clases de la tarde. No pudo convencer a Lily de que fuera sin ella, sino que la pelirroja se quedó en el dormitorio haciéndole compañía. Para la hora de la cena, ya volvía a sentirse completamente normal.


¿Qué les pareció este capítulo? Me gustaría leer sus opiniones... La relación entre Lily y James ha cambiado un poco en esta escena. Y acepto sugerencias de parejas entre los personajes.




« No voy a meterme en su vida, haré lo que ella quiere Comenta este capítulo | Ir arriba Me importa un cuerno el entrenamiento, Lexie »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.