Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Alice Longbottom: Un remedio arriesgado » Despedidas y reencuentros
Alice Longbottom: Un remedio arriesgado (ATP)
Por MariaAl0402
Escrita el Miércoles 27 de Mayo de 2020, 12:57
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 09:13
[ Más información ]

Despedidas y reencuentros

Apoyó su frente contra la de el. Él la aferró más entre sus brazos contra su cuerpo. En aquel momento, solo eran ellos, como si no existiera el resto de la gente que estaban en el andén. Habían pasado todo el verano juntos. Pero septiembre había llegado. Ella debía de empezar su séptimo curso en el colegio y el, el primer año en la academia de aurores. Sabían que estarían muy ocupados. Alice tenía los EXTASIS. Y la Academia de Aurores tenía fama de ser muy dura.

Ella se puso de puntillas y presionó dulcemente los labios de él con los suyos. El correspondió el beso por varios segundos.

—Escríbeme, ¿vale? —dijo ella separando sus labios milímetros

—Todos los días, lo prometo —pronunció Frank

Ella sonrió. Lo quería tanto, aunque ni ella podía imaginar en aquel momento que él cumpliría aquella promesa al pie de la letra. El depositó un beso en la frente de ella.

—Te quiero —dijo

Pero la respuesta de ella correspondiendo quedó ahogada por la bocina del tren como último aviso para que los estudiantes se subieran al tren.

—Tengo que irme —dijo Alice

—No, si no te dejo —dijo Frank divertido volviendola a aferrarla entre sus brazos

—Frank —Alice rió

El chico la soltó y Alice tomó el agarre de su baúl con una mano, mientras con la otra tomaba la cesta vacía de Horus, su gato de pelaje negro que se movía entre sus piernas. Se inclinó de nuevo para intercambiar otro beso con su novio y corrió al tren seguida por Horus. Una vez subió, dejo el baúl y la cesta en el suelo del pasillo y se asomo por la puerta a mirar a Frank.

—¿Hogsmeade? —preguntó

—Hogsmeade —afirmó el chico

Ninguno de los dos sabía cuando sería la primera salida al pueblo en Hogwarts, pero lo que ambos sí sabían era que, fuera el día que fuera, ambos harían todo lo posible por verse aquel día.

Alice abrió los ojos. La luz del sol que entraba por la ventana la cegó por unos instantes. Se había olvidado la noche anterior de cerrar las cortinas. Se frotó los ojos mientras se ponía en pie pensando en el sueño que había tenido. Parecía tan real. Quizá… podría ser un recuerdo, fue uno de sus pensamientos. Aunque no podía estar segura. 

De lo que sí que estaba segura era de lo bien que se sentía en el sueño, entre los brazos de Frank Longbottom. Esa sensación la había sentido muy real. Desde que se había recuperado, no recordaba haberse sentido ningún día tan bien. Además, aquel Frank del sueño podría ser perfectamente el mismo que se encontraba en una cama en San Mungo, solo que mucho más joven y sano.

Y cuadraba con lo que Kathleen le había dicho. En el sueño, Frank le prometía escribirle cada día, y según Kathleen, lo había hecho. Aunque quizá lo había soñado precisamente por eso. Quizá el sueño se había formado a partir de todo lo que le habían dicho de Frank. Los sanadores ya le habían advertido que a veces la mente podría jugarle alguna mala pasada. Así que realmente no sabía qué pensar. No puedo evitar pensar lo horrible que era no poder fiarse de su propia mente.

Apartando aquellos pensamientos por el momento, se levantó y se vistió para después bajar a la cocina donde Augusta ya se encontraba.

—Alice —llamó su atención la mujer

—¿Qué ocurre? —dijo Alice

—Esta tarde llega Neville —le recordó Augusta—. Si no te importa, creo que es mejor que vaya yo a recogerlo a la estación y ya os veis aquí en casa.

—Ah… claro, claro —dijo Alice

Lo había olvidado por completo. Había olvidado que aquella tarde llegaba su hijo a casa por navidades. Se preguntaba cómo había podido olvidar aquello. Pero la verdad es que lo sabía. En lo único que podía pensar aquellos días era en su amnesia, en todo lo que le contaban sobre ella, en tratar de recordar algo.

Avanzada la tarde, Augusta se fue a la estación. El viaje en tren desde Hogwarts duraba casi un día. Alice se quedó en el sofa con un libro entre las manos. Era un libro de defensa. Sabía que antes era auror, una de las mejores, como siempre le decían y tenía la intención de intentar retomar su trabajo después de las navidades, así que estudiaba lo que necesitaría. O al menos, trataba de hacerlo. Pues su mente no dejaba de ir al momento en que llegara su hijo pensando en cómo sería el momento.

Finalmente, escuchó la puerta abrirse. Dejó el libro sobre la mesita y se levantó. Se encontraba nerviosa. Augusta entró con Neville al salon. Alice ya había visto muchas fotos de el, pero en persona pudo apreciarlo mejor. Era un muchacho de una estatura media, pelo rubio, aunque de un tono oscuro como Frank, sin embargo, en el resto, se parecía mucho más a ella que a Frank. Alice no sabía ni qué debía hacer. Realmente, no era nueva como madre, pero sí que era nueva como madre de un adolescente.

Neville fue el primero en dar un par de pasos hacía ella. Augusta decidió que debía dejarlos solos y anunció que iba a hacer la cena antes de salir de la habitación. Alice fue la que se acercó entonces. Alzó una mano y la posó suavemente sobre la mejilla de su hijo. Pero ninguna palabra salía de sus labios, no sabía que podía decir. Así que simplemente lo atrajo hacia ella y madre e hijo se fundieron en un intenso abrazo que ambos necesitaban desde hacía mucho.

—¿Sigues sin…? —preguntó Neville una vez se separaron

—Sí —respondió Alice—. Eso creo

—¿Eso crees? —dijo Neville

—He tenido esta noche un sueño, podría ser un recuerdo, pero no puedo estar segura —dijo Alice

—¿Que era? —preguntó Neville

—Era con tu padre —dijo Alice—. Nos despedíamos antes de mi último curso de colegio. Pero podría ser solo una mala jugada de mi mente por todo lo que me han contado

A aquella breve conversación, le siguieron varios minutos de silencio. No era un silencio incómodo. Ambos se observaron, como si aún no creyeran que fuera real, sobretodo Neville.

—Lo siento —dijo Alice de pronto

—¿Que? —dijo Neville

—Siento haberte dejado…

—No —la interrumpió Neville—. Tu no tienes la culpa de nada, mama. Solo esos tipos que te… Tu no tienes la culpa, ni papa. Se que hicisteis lo que pudisteis, pero ellos eran más. Estoy… estoy orgulloso de vosotros, mama.

Alice no pudo contestar a aquello. Pero le encantó escucharlo, le encantó saber que su hijo no le guardaba ningún rencor por dejarlo, aunque no fuera intencionadamente. Pudo notar una lágrima bajando por su mejilla.

—¿Sabes… sabes que nos hicieron? —preguntó. Deseaba que la respuesta fuera no. Aunque aún no lo supiera, por las expresiones de los demás, debía de ser algo horrible.

Neville asintió.

—La abuela intentó ocultármelo, pero yo quería saberlo. No entendía porque estabais en el hospital —dijo Neville—. ¿Tu… no lo sabes?

—Todo el mundo me dice que ya lo sabré —dijo Alice—. Que por el momento ya es demasiado todo lo que estoy pasando. No entienden que necesito saberlo.

—Puedo contártelo —dijo Neville

—Neville, no tienes que hacerlo si no quieres —dijo Alice—. Supongo que siempre habrá sido un tema difícil para ti.

—Si, nunca se lo he contado a nadie —dijo Neville—. Pero creo que tienes razón, mereces saberlo

—Yo… yo no puedo permitir que me lo cuentes si no quieres hablar de ello —dijo Alice

—Pero quiero hacerlo, de verdad, mamá —dijo Neville—. Sería a ti, no a cualquiera.

—Está bien —dijo Alice—. Pero luego podríamos hablar mejor de algo más alegre. De ti, quizás. Aunque no tuviera amnesia, me he perdido demasiadas cosas…

Alice miró a su hijo, con una sonrisa formándose en sus labios. Neville la miró. No se terminaba de creer aquello, pero no recordaba momento en que hubiera sido más feliz. Una leve sonrisa apareció en sus labios mientras asentía.


« Una vieja amiga Comenta este capítulo | Ir arriba Encuentro en el hospital »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.