Historia al azar: close to me
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Alice Longbottom: Un remedio arriesgado » Prólogo
Alice Longbottom: Un remedio arriesgado (ATP)
Por MariaAl0402
Escrita el Miércoles 27 de Mayo de 2020, 12:57
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 09:13
[ Más información ]

Prólogo

Neville se encontraba en su quinto curso en Hogwarts, por lo que Augusta Longbottom se encontraba sola en su casa, haciendo limpieza. Era solo un día más. Haría limpieza en casa, iría a hacer la compra, se haría la comida e iría a pasear con una amiga. No había mucho más que hiciera la anciana en su día a día.

Sin embargo, aquel día le esperaba algo diferente. Aunque no lo supo hasta que a media mañana aquella lechuza entró volando por la ventana y dejó una carta sobre la mesa de la cocina. Augusta dejó la escoba a un lado y se acercó. Cogió la carta y reconoció el sello del Hospital San Mungo en el. Frunció el ceño. Abrió la carta y leyó detenidamente como le pedían que acudiera al hospital para un asunto relacionado con su nuera Alice.

Augusta no pudo más que preocuparse. No se hacía una idea de porque debía ir al hospital. Quizá le había pasado algo a Alice. Si era así, no sabia como se lo comunicaría a su nieto. Intento convencerse de que no tenia por que ser nada malo, quizá era algo bueno, quizá había mejorado. Necesitaba quitarse las dudas.

Se quito la bata y se cogió su chaqueta. Tomó su varita y para llegar rápido al hospital, se apareció en una calle cercana de Londres, en un callejón, camuflado mágicamente, porque ella no era la única bruja que usaba aquel lugar para aparecerse cerca del hospital. Todo lo rápido que podía, camino hasta aquellos almacenes viejos "cerrados por reformas" que servían como entrada del centro médico. 

Tras decirle a aquel maniquí el motivo de su visita, atravesó el cristal de la ventanilla hasta la sala de recepción con el mostrador donde una bruja se encontraba atendiendo. Al preguntar, se le indico que subiera a la misma planta donde se encontraban su hijo y su nuera, solo que debía dirigirse al despacho del doctor Murray. Y Augusta se dirigió hacia allí.

Llamó un par de veces a la puerta. No sabía si el doctor se encontraba en su despacho y espero pacientemente varios segundos. La puerta se abrió entonces. Augusta ya conocía al doctor, un hombre de unos cincuenta años que se conservaba bien, muy amable. Era el encargado del tratamiento de Frank y Alice

—Muchas gracias por venir, señora Longbottom, pase, pase —dijo el doctor

Augusta entró al despacho y el doctor Murray cerró la puerta tras ella. El doctor le ofreció una silla al otro lado de su mesa para sentarse y él se sentó en su silla

—Bien, iré al tema, le quería comentar sobre un nuevo tratamiento, una nueva poción, que se ha desarrollado recientemente que podría ser el remedio definitivo para el problema de su hijo y su nuera —dijo el doctor

La cara de la mujer comenzó a iluminarse, esperanzada.

—El tratamiento aún está en fase de pruebas, pero tenemos muchas esperanzas en el —dijo el doctor—. Pero si le hemos pedido que viniera, es porque su nuera Alice ha sido una de las seleccionadas para la fase de pruebas en humanos y necesitamos el permiso de un familiar mayor de edad en plenas facultades antes de administrarle el tratamiento

Augusta asintió, entendiendo lo que el doctor le decía. Era cierto, ella era la única familiar de Alice que podría dar el permiso para aquello. Sus únicos parientes de sangre vivos eran Neville y su padre, pero Neville era menor y el padre de Alice sufría de alzheimer y se encontraba internado en una residencia.

—¿Realmente este tratamiento es seguro? —pregunto Augusta

—Por supuesto —contestó el doctor—. Puede que no al cien por cien, pero no bajaría del noventa por cien de efectividad

Augusta se quedó pensativa. Era algo que debía pensar mucho. Era una gran oportunidad. Si funcionara… Alice se recuperaría, ella recuperaría a su nuera, Neville a su madre… Y quizás, en un futuro, también recuperarían a Frank. Quizá valía la pena arriesgarse si había tantas posibilidades de que funcionara, según el doctor. Aunque siempre quedaban riesgos, por mínimos que fueran. Debía tomar una decisión.


Comenta este capítulo | Ir arriba Un problema inesperado »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.