Historia al azar: ¿El amor de mi vida?
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Merodeadores superando las expectativas » La danza del troll
Merodeadores superando las expectativas (R15)
Por nuevetrescuartos
Escrita el Domingo 17 de Mayo de 2020, 19:46
Actualizada el Viernes 18 de Septiembre de 2020, 16:50
[ Más información ]

La danza del troll

La mitad de noviembre llego con una lluvia torrencial.
Era sábado y aunque tuvieran los permisos correspondientes para ir al pueblo, ya era una costumbre utilizar el pasadizo de la Bruja Tuerta que los llevaba directo a HoneyDukes.
Remus Lupin había decidido alcanzar a sus amigos directamente en las Tres Escobas porque estaba harto de meterse bajo la capa de invisibilidad y ser pisado por Sirius.
Ninguno puso objeción porque en principio Remus no iba a salir del castillo, pero James logro convencerlo Si vienes, te regalo cinco tabletas de chocolate.
Habían pasado dos semanas desde la fiesta de Halloween y dos semanas exactas que Mary no le dirigía la palabra al pobre Remus, que intentaba de todas formas ser amable con ella. Pese a los intentos de sus amigos, lucía más decaído y culposo que nunca, pero aun consideraba que había actuado bien y evitaba hablar del tema.
James se vio favorecido por su nueva amistad con Mary; ya no tenía que darle explicaciones a Lily cada vez que se acercaba a ellas porque, en definitiva, solo se acercaba por Mary, aunque varias veces se quedaba colgado mirando a la pelirroja hacer los deberes y Sirius tenía que golpearle con el codo para que cambie la cara de imbécil que ponía.
Había decidido enfiar todo con Jenny "por un tiempo". Claramente, lo comunico en voz alta cuando estaba cerca Lily. Ese día lo ayudo con pociones, sorpresivamente.
Hubieran preferido quedarse en la Sala Común, pero James y Sirius habían agotado su stock de Zonko y Peter necesitaba plumas nuevas, así que no demoraron más el asunto y se aventuraron bajo la capa de invisibilidad para llegar a Hogsmeade
Les costo un rato pasar por entre medio de todos los alumnos que estaban agrupados en HoneyDukes, un poco por las golosinas otro poco por el calor del lugar. Luego de llenar sus bolsillos de golosinas y chocolate para Remus, salieron a la calle y vieron acercarse a las tres chicas de su curso que charlaban animadamente.
Ni lento ni perezoso, Sirius se dio cuenta que Marlenne vestía un poco más elegante que el resto, lo cual era raro a menos que estuviera en una cita…

-Vamos Mary, no me mientas - le decía la orgullosa Gryffindor.
- ¡No te miento…! Bueno, puede que sí. Nunca lo sabrás - se rio la pequeña que iba abrigada como si estuviera en la era de hielo - ¿A qué hora te encuentras con Tony?
-Debería estar aquí… ¿están seguras que no quieren venir con nosotros?
-Por cuarta vez, no. Vamos a estar bien… Mary tiene que buscar mucha correspondencia.
-A veces me olvido que McGonagall prohibió a tu familia enviarte búhos al castillo, a excepción de tu padre.
-Es el problema de tener cinco hermanos, cinco tíos y dos padrinos - contesto Mary con pesar - ¿Se acuerdan el día de mi cumpleaños? Llegaron 13 búhos al mismo tiempo y dejaron todas sus necesidades sobre la mesa.
-Fue increíble. Ese día intentaron llevarte por los aires de vuelta a tu casa…
- ¡Ahí esta Tony…! - exclamo Lily señalando al joven que esperaba sentado en un banco de madera. Cuando las vio se acerco dispuesto a darle un beso en la boca a Marlenne, pero paro en seco cuando vio a Sirius Black detrás de ella
- ¡Hola Mckinnon! - grito haciendo que Marlenne se sobresaltara.
-Siempre tan oportuno… - murmuro Marlenne sin apartar la vista de Tony.
-No nos han presentado - le dijo Sirius al muchacho tendiéndole una mano solemnemente para estrechar - Sirius Black.
-Tony… - le dijo el muchacho inseguro, pero aceptando el apretón de manos. James se apresuró y también le tendió su mano
-James Potter.
- Nos vamos, Tony - Marlenne agarro su mano y tiro de él dirigiéndose a las Tres Escobas.

No le gustaba que le pagaran su bebida. Lo veía como un gesto casi arcaico. Pero Tony había insistido.
Tiro para atrás su largo pelo y tomo un sorbo de su cerveza de mantequilla. Ese día Tony parecía ansioso, miraba para todos lados, sonreía sin motivo, la miraba y volvía a mirar todos los rincones del bar.
Marlenne lo miro casi sin mirar, había algo en él que la estaba inquietando: Las conversaciones que alguna vez le parecían interesantes, se habían resumido a contarse lo que habían hecho el día anterior y el día anterior y así sucesivamente. Luego venían los besos y más besos y otras cosas que no eran besos.
Estaba por abrir la boca e iniciar algún tema de conversación cuando el chico se adelantó.

-Sirius Black… Es el hermano de Regulus, ¿verdad? - el chico tomo un trago y dejo el vaso apoyado en la mesa.
-Si… ¿Estas pensando en Sirius Black?
-No exactamente en él… En su familia - Tony parecía que hacía mucho que quería hacer esas preguntas y Marlenne más lista que él, opto por una postura más relajada para ver hasta donde quería llegar.
-Si, los Black. Una casa ancestral.
-Como la tuya, ¿no?  
-Si… - dijo lentamente Marlenne - Casas ancestrales, conectadas de alguna forma… pero por suerte, supongo somos parientes muy lejanos…
-Y las casas ancestrales… ¿Qué se suponen que hacen? Quiero decir, deben tener un rol en la comunidad mágica… - Marlenne se cruzó de brazos pensando qué contestar sin ofenderlo.
-Bueno, supongo que el rol de muchas casas es seguir con la tradición de la sangre… la sangre pura. Pero hay casas no siguen esa tradición… si me preguntas, a mi me parece una…
-Me parece brillante - dijo con seguridad Tony asintiendo con la cabeza - Quiero decir, la familia es lo mas importante. Supongo que es una forma de seguir teniendo tradiciones e importancia.
- ¿A qué llamas "tener importancia"? -  Marlenne clavo sus ojos marrones en Tony como si quisiera absorber lo que su cerebro estaba pensando y no tuviera que decirlo en voz alta.
- ¡La sangre, las conexiones! No vengo de una familia de sangre pura y siempre me pareció que hubiera sido interesante estar en una casa ancestral - le dijo Tony como si aquello fuera lo más obvio del mundo - ¿Escuchaste por tus padres un grupo de magos llamados…?
Tony no pudo terminar la frase porque en ese momento detrás de ellos hubo un estruendo de vasos.
Marlenne miro por arriba de su hombro y vio a James, Sirius, Peter y Lily sentados en esa mesa; la pelirroja había tirado su cerveza arriba de Peter.
¿Qué hace Lily con ellos? La imagen era sumamente extraña pero no lo suficientemente extraña para que Marlenne dejara de pensar en lo que su cita le había dicho.
¿Estará bajo la maldición Imperius? ¿Sirius lo habrá hechizado?
Volvió su vista a Tony, quien miraba con mucha atención la mesa donde estaba Lily.
-Tony… - le dijo la rubia en voz baja - No quiero sonar descortés, pero me parece que Lily esta con ellos porque Mary se debe haber ido merlín sabe donde y esta sola… ¿Te molesta que dejemos esta charla para más tarde? - Tony le sonrió, pero antes que dijera algo, Marlenne se levanto de su silla y se dirigió a la mesa de su amiga que se estaba desviviendo en disculpas con Peter.
James se agarraba el estomago de la risa y Sirius se había levantado a buscar nuevas bebidas.
Marlenne había tenido la conversación más extraña del mundo y realmente no estaba pensando con claridad cuando se sentó en la mesa de los chicos sin decir nada.
- ¡Mar…! ¿Dónde esta Tony? - le dijo Lily sorprendida, pero feliz de verla allí.
-Se fue… tenía un par de cosas que hacer - dijo Marlenne sin darle importancia - Con el mayor de los respetos… ¿Qué haces con ellos?
-Mary se olvidó el paquete que quería enviar a su hermano, el que vive en el extranjero… tuvo que volver y quedamos en encontrarnos aquí- Marlenne interpreto la mirada de Lily en un segundo Me insistieron en venir
-Sus bebidas, señoritas - Sirius apoyo una tanda de cerveza de mantequilla y miro a Marlenne con una mueca - Seguramente no te agrade que te invite una ronda, pero puedes pagarme la próxima para estar a mano...  
- ¿Cómo sabes esas cosas…?
-Por tu orgullo McKinnon… además, eres sangre pura moderna - el chico se encogió de hombros
-Brindo por eso - dijo Marlenne por sorpresa de todos levantando su copa. El resto la imito - ¿Dónde está Remus? - quiso saber luego de brindar.
-No sabemos… teníamos que encontrarlo aquí, pero no lo veo - contesto James inspeccionando el bar
-Tal vez esta en una cita y no nos dijo - aporto Peter. Lily miro con lastima a Marlenne
-Sería una pena que así fuera ¿no? - comentó Lily en voz baja
-Nos hubiéramos enterado, no está en una cita - afirmo James entendiendo lo que quería decir Lily - Seamos honestos, todos queríamos que Mary y Remus…  ya saben.
-Si… - suspiro Marlenne mirando por la ventana
-No creo que suceda - dijo de golpe Sirius apoyando su vaso con fuerza - Es más probable que Lily incumpla una regla a que Remus asuma que le gusta Mary
- ¡¿Le gusta Mary?! - exclamaron las dos chicas. James y Peter lanzaron una mirada de furia a su amigo que puso los ojos en blanco y comenzó a reclinarse hacía atrás con su silla - ¡Pensábamos…!
-shhhhh, cállense - dijo Peter para que bajen la voz - No sabemos si le gusta o no…Es Remus, es… bueno, es complicado.
-Espera Peter… Sirius, ¿Por qué dijiste que es más probable que yo incumpla una regla? - Lily reflexiono sobre la expresión del pelinegro que la miraba atentamente
-Porque es verdad, Evans… Debes ser la persona más angelical de Hogwarts… no creo que tengas el don de un bromista.
- ¡Tengo sentido del humor…! No me meto en problemas, porque soy prefecta, pero…
- Remus también es prefecto y suele meterse en problemas. Con poca frecuencia, pero Filch tiene un expediente sobre él…
- ¡Me he metido en problemas...! - Lily intentaba defenderse, pero caía en la cuenta que realmente nunca había sido detenida o castigada por alguna travesura - ¿Puedes defenderme? - le pidió a Marlenne que negaba con su cabeza muy divertida
-Bueno… Lily, la verdad es que… - Marlenne había terminado su vaso de cerveza y tenía una sonrisita en su rostro. Los tres chicos se rieron y volvieron a levantar sus copas
- ¡Por Lily Evans, que terminara su carrera escolar sin un castigo! - dijo Sirius.
Hasta Lily alzo su vaso entre media enojada y media divertida. Marlenne se levanto rápidamente de su asiento y pregunto si alguien quería más bebidas, todos asintieron y le alcanzaron el oro necesario. No acepto el de Sirius y el chico se rio en voz baja
-Ahora estamos a mano - le susurro la rubia al oído antes de irse hacia la barra del bar. Sirius la siguió con la mirada mordiéndose el labio.
Sirius tenía razón: Iba a terminar su carrera escolar sin siquiera ser castigada. Todos los estudiantes tenían alguna anécdota para contar sobre su estadía en el colegio, todos menos Lily.
Marlenne podía hablar de la cantidad de veces que otros prefectos o incluso profesores la encontraron en un armario de escobas con algún chico y Mary… bueno Mary era la especialista en tener castigos por decir exabruptos en la clase cuando se enojaba.
Pero Lily no tenía una sola mancha negra en el colegio.

-Estás pensando en lo que dije - le dijo Sirius sacándola de sus pensamientos - No tiene nada de malo Lily…
-Ya sé, pero tienes razón - dijo en voz baja. Los cuatro chicos la miraron con los ojos como plato
- ¿Lily Evans dijo que Sirius Black tiene razón? - se extrañó James mirándola atentamente - No pensé vivir para ver esto.
- ¡Oh Merlín…! ¡Lily esta borracha! - exclamo Marlenne fingiendo preocupación en su tono de voz. Lily negó con la cabeza riéndose.
-Ni yo me hubiera animado a tanto - señalo Peter.
-Bueno, bueno… ahora que Lily acepto que tengo razón… Te desafío, Lily Evans - le dijo Sirius sacándose el pelo de la cara y clavando sus ojos grises en los verdes de la muchacha. Lily sintió que se ruborizaba, pero no bajo su vista desafiándolo.
- ¿A qué me desafías, Sirius Black? - le respondió apoyando sus dos codos sobre la mesa. Marlenne y James se miraban riéndose por la expresión de sus dos amigos.
-Te desafío a que rompas tu invicto. Te desafío a que robes hoy mismo, el expediente de James del despacho de Filch - sentencio Sirius. James y Peter exclamaron su apoyo. Lily reflexiono un momento la situación… ¿Qué podía salir mal? había entrado el año pasado al despacho del celador para rescatar a Mary de "un malentendido con un alumno de Hufflepuff en el medio de la noche"
 James la miraba expectante. Sintió que tenía que dar merito a ello.
-Acepto - los cuatro muchachos aplaudieron y Sirius le dedico una mueca de asombra - Con una condición.
-Lo que quieras - dijo rápidamente el muchacho.
-Yo lo robo… pero ustedes, vigilan - Los cuatro se miraron por un segundo.
-Aceptamos.

En menos de un minuto, agarraron sus abrigos y con una sonrisa en la cara, salieron del bar dirigiéndose al castillo.
Para ese momento, Marlenne había olvidado su extraña conversación con Tony, Lily había olvidado que era prefecta y los chicos se habían olvidado de Remus.
Tuvieron que disimular sus caras cuando pasaron por la entrada del castillo, porque la cerveza de mantequilla se les había subido a la cabeza.
Peter caminaba delante del grupo y les pedía a cada minuto que intenten no reírse, pero Marlenne tenía tal ataque de risa que Sirius tuvo que tomarla de un brazo y simular que la abrazaba cuando paso un grupo de estudiantes mirándolos sospechosamente.
-La próxima te silencio con un beso, Mckinnon - le dijo Sirius. La chica le guiño el ojo - Marlenne… no me provoques.
Lily no sabía exactamente si estaba asustada, nerviosa, divertida o qué, pero cuando empezaron a correr hasta donde estaba  ubicada la oficina del celador, empezó a pensar si esa era realmente buena idea.
Marlenne había contenido su risa y James lanzaba pequeñas miradas a Lily para asegurarse que no se desmayara de los nervios, pero la pelirroja evitaba mirarlo, no quería demostrarle que tenía miedo.
Peter se adelanto unos pasos y se apoyo contra la pared de la esquina del pasillo: a la vuelta estaba la oficina de Filch.
Asomo su cabeza varias veces para ver si venía alguien. Cuando vio que el pasillo estaba despejado, se acerco a los chicos
-Es ahora o nunca - le dijo a Lily en voz baja
-Acuérdate, el archivo de James
-Espera… - le dijo con voz temblorosa
- ¡No me digas que te acobardaste!
-Nada de eso Black… ¿Qué van a hacer ustedes? ¡Tienen que cuidar que nadie venga! - Lily se mordió el labio mirando a los chicos, la verdad es que quería ganar tiempo porque no sabía exactamente que hacer.
-Es verdad… ¿Qué hacemos? - susurro Marlenne para apoyar a su amiga - Ustedes son los que tienen más experiencia.
-Bueno… - James miro a Sirius con una sonrisa traviesa y el pelinegro leyó su mente.
- De acuerdo, esto es lo que sucederá… Peter, ya sabes lo que tienes que hacer - el chico hizo un gesto a lo militar y se apresuro a correr hasta doblar en el pasillo, llevaba en su bolsillo el mapa del Merodeador, así que él sería quien se pusiera en el extremo de la próxima esquina para avisar si Filch venía.
-Marlenne, tu te quedas en esta esquina… si viene Filch por aquí, lanza chispas rojas ¿De acuerdo? Peter vigilara la otra esquina, así que serán nuestros ojos en todo esto - le dijo Sirius. Marlenne asintió contenta y se adelanto a doblar en la esquina, apoyo su cuerpo contra la pared y asomo su cabeza rubia.
-James…Vamos a usar La danza del troll
-Magnifico - le dijo el chico apretando el hombro de su amigo. No se sabía quién estaba más entusiasmado, si Sirius o James.
-Siento que volvemos a tener 12 años - dijo la cabeza flotante de Marlenne. James le pidió que se calle.
-Lily… el resto es tuyo. Solo tienes que abrir la puerta, buscar entre los papeles y sales corriendo - le dijo en tono solemne Sirius - si algo sale mal…
-Nada va a salir mal Padfoot - se apresuró a decir James mirando a Lily - Confió en ella
-Lo sé James, pero si algo sale mal… dile a Remus que lo queremos mucho - dijo tocándose el corazón y fingiendo dolor.
-Suerte Lily - le susurro al oído James - Si algo sale mal, tu sales corriendo, yo asumo la culpa.

James no dio tiempo a contestarle, se dirigió hasta donde estaba Sirius.
Lily tenía su varita en la mano, tomo aire varias veces y luego de pensar mil veces el plan, doblo por el pasillo. confía en mi y está dispuesto a asumir la culpa…
Vio que James y Sirius estaban en la mitad del pasillo, uno miraba en dirección a Peter y el otro donde estaba Marlenne.
Se apresuro e intento abrir la puerta del despacho de Filch: Lo primero que pensó fue que el despacho del celador tenía olor a rancio y olor a gato. Había artículos de limpieza desordenados y el escritorio estaba lleno de cajas de té, papeles y plumas.
La luz era tenue y lo único que resaltaba era un estante lleno de objetos que decía "Peligro de vida" había otra repisa con objetos más pequeños "Confiscado a Peeves" pero lo que más sorprendió a Lily fue una caja que parecía estar desfondándose llena de humedad que citaba "Confiscado a James Potter y Sirius Black"
¿Dónde estarán los expedientes…? Lily no tuvo mucho tiempo de pensar porque en ese momento escucho a Peter gritar algo.
El corazón se le paralizo, había perdido tiempo mirando los objetos confiscados y no había buscado el expediente.
La iban a descubrir, seguramente le quitarían puntos y la detendrían. Lily cómo pudiste ser tan imbécil. Volvió a sacar su varita como último recurso Accio expediente de james potter.
Emocionada y con el expediente en la mano se apresuro a salir, pero cuando saco la mitad de su cuerpo por la puerta, Marlenne se metió de un salto dentro de la oficina con ella. Casi caen sobre la mesa.
-shhhhh, está a unos metros - Marlenne había perdido la risa y ahora estaba tan pálida como Lily.
Abrieron la puerta solo para espiar qué estaba sucediendo con los chicos y vieron la ejecución del plan Danza del troll.

- ¡Peter por favor… ayúdanos! - fingía James mientras daba un paso y se caía al suelo, Sirius amagaba agarrarlo, pero se caía arriba de él.
- ¡Ve a buscar a alguien Peter! - le gritaba Sirius guiñándole un ojo. Cada vez que James lograba levantarse del piso, se sostenía de Sirius y ambos caían al suelo y así sucesivamente.
- ¿Qué está pasando acá? - Filch había llegado a donde estaba Peter y miraba como los dos muchachos no lograban ponerse de pie y se caían al suelo constantemente - ¿Qué hicieron ahora…? - el celador se quiso acercar con paso decidido hasta la mitad del pasillo donde estaban los muchachos.
- ¡No! - le grito Peter - Peeves puso algo el piso y todo el que lo pisa, se cae y no puede levantarse. Están así hace media hora.
- ¡Vayan a buscar a alguien! - gritaba James que en ese momento tenía el culo de Sirius arriba de su cara. James le pego con su brazo haciéndole entender que eso ya era demasiado, pero Sirius parecía muy entretenido. Ahora intentaban dar más pasos antes de caer uno arriba del otro. James intentaba morder el brazo de Sirius y el chico meterle un dedo en la nariz. Parecía realmente una danza deforme.
- ¡No me van a engañar! - gruño el celador, dio dos pasos y se arrepintió. Miraba la escena con recelo - ¿Entonces… Pevees hizo eso que dices en el suelo? - le pregunto a Peter, el muchacho asintió con la cabeza - ¡Ahora sí, es mi momento! ¡Quédense aquí ustedes… buscare a Dumbledore, esta vez no va a escapar!
Cuando el celador se alejo del pasillo para buscar al director, James y Sirius salieron corriendo en busca de las dos chicas que estaban en espiando desde la puerta. Las agarraron de la mano y muertos de risa, salieron corriendo por el pasillo.
Lily lo había logrado, tenía el expediente de James en su poder y había infringido las reglas del colegio por primera vez.
- ¡Lo hiciste! - la felicito James eufórico mientras corrían por el pasillo
-Tenías que confiar en mi - le dijo ella casi sin aire aún sin soltarle la mano.
-Nunca deje de hacerlo.

Iban a sentarse en un sillón a festejar el triunfo, pero apenas entraron a la Sala Común vieron qué en un rincón, alejados del mundo, estaban Remus y Mary jugando Snap explosivos. Parecían concentrados, pero entre turno y turno uno miraba al otro con una pequeña sonrisa antes de volver al juego.
Marlenne observó que el paquete que tenía que llevar Mary a la oficina de correo estaba tirado cerca de ellos, lo cual le dio a entender que la chica nunca volvió al pueblo…
Sirius murmuro algo parecido a mejor vayamos a cenar.
Los cinco se fueron sin hacer ruido, con el expediente de James, el triunfo de Lily y con la expectativa de lo qué podía suceder en ese rincón de snap explosivos...


Gracias por leer y comentar siempre. Todo suma a la historia :)
Hari Malfoy, te prometí un cap, pero el próximo será el tuyo.



« Herbología y faldas Comenta este capítulo | Ir arriba Están jugando con fuego »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.