Historia al azar: Beso inocente
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Merodeadores superando las expectativas » Herbología y faldas
Merodeadores superando las expectativas (R15)
Por nuevetrescuartos
Escrita el Domingo 17 de Mayo de 2020, 19:46
Actualizada el Viernes 18 de Septiembre de 2020, 16:50
[ Más información ]

Herbología y faldas

Mary McDonald se miraba en el espejo de su habitación; se había puesto una camisa nueva y vestía la falda del colegio. Parezco una anciana. Agarró su varita y acorto el largo. Ese día se había levantado con una seguridad digna de Marlenne.
Siendo la menor de varios hermanos, sentirse linda no era una opción: No porque sus hermanos sean celosos, sino porque había sido educada para ser más parecida a un varón que a una mujer. Aún recordaba cuando su padre la había llevado a comprarse su primer vestido y por una extraña razón, terminó comprando la vestimenta de las Holyhead Harpies.
Le faltaba una voz femenina en la familia, su madre había muerto cuando tenía pocos años y si bien su padre, tíos y hermanos habían estado ahí para ella, era difícil tener una conversación con ellos sobre faldas cortas, escotes pronunciados y qué hacer cuando la noche anterior casi se había besado con dos chicos a la vez.
Desde hacía unas semanas, Remus había comenzado a parecerle más que interesante. Su humor tranquilo y la amabilidad con la que hablaba, la había cautivado.
Ella, un huracán de emociones, sentía que una energía la tranquilizaba cada vez que él se acercaba.
Le intrigaba un poco su actitud misteriosa. Le intrigaban sus cicatrices, su pálido rostro.
Estaba totalmente segura que no había querido besar a Isaac, el estimulante solamente hizo exteriorizar algo que ella ya venía sintiendo; le gustaba Remus.
Su gran imaginación la llevó al Gran Comedor donde entraría y Remus con su rostro pálido casi enfermo la estarían esperando para besarla apasionadamente. De alguna manera, ella terminaba bailando arriba de la mesa Concéntrate Mary.
Agarró su mochila, le preguntó a Lily si la falda le quedaba bien, la pelirroja la miró con el entrecejo fruncido, pero a ella no le importo.
Esta juventud… ¡Puedo verte hasta la dignidad querida! Le dijo la Dama Gorda, pero a ella tampoco le importó.

Todos los alumnos de quinto a séptimo de Gryffindor estaban tan dormidos que los profesores tenían que lanzar una bomba de estruendo cada media hora en las clases para que se despertaran.
El rumor que circulaba era que la noche anterior Sirius Black y James Potter habían dando una fiesta digna de recordar. O por lo menos eso decía Nick Casi Decapitado a todos los fantasmas del colegio.
Algunos Hufflepuff se acercaron a felicitar a los chicos, pero también les reprochaban no haberlos invitado, después de todo los leales Hufflepuff sabían dar buenas fiestas. En cambio, los de Ravenclaw y Slytherin miraban con desaprobación que la casa de los leones llamara tanto la atención por romper las reglas.
 Lily y sus amigas habían escuchado al HeadBoy de Slytherin criticar en voz alta que nadie les hubiera puesto un castigo:
"Esta mañana, personalmente me acerqué al Profesor Dumbledore para exigir un castigo ejemplar a Gryffindor. Me dijo que me fuera a desayunar y luego me mostró una calabaza que tenía la forma de su cara y me preguntó si eran parecidos. No entendí qué quiso decirme…"

-Debería hablar con Evans
-No Prongs, no - le dijo Peter cuando salieron de la clase de Pociones.
- ¿Qué le vas a decir? "Oh disculpa Evans, no quise mojarte toda la cabellera roja que tienes" Te va a lanzar un maleficio - sumó Sirius.
- ¡Ayer parecía que estábamos por ser amigos…!
-Pero no quieres ser su amigo, de verdad James, te estas pareciendo a Remus - le contestó el chico sin mirarlo - Hay momentos en la vida, donde uno tiene que diferenciar, los amigos de las conquistas. ¿Sabes en qué momento estas?
-En el momento de desesperación absoluta - dijo amargado James.
-No amigo, estas en el momento de brillar
- ¿Brillar? ¿Qué soy, una constelación?
-No, imbécil. Escucha, tienes a varias chicas a tus pies. Eres una estrella del Quidditch y amigo, debo confesarlo, desde que cambiaste el shampoo a fragancia frutilla, hueles espectacular. ¡No tienes nada en contra! Evans, va y viene. Cuanto más la ignores, más rápido va a volver.
-Qué fácil es para ti decirlo… ¡No tienes una Evans en tu vida! - James lo golpeó con su brazo un poco más animado.
-No necesito una Evans, necesito un Severus Snape para practicar nuevos maleficios
Los chicos siguieron su camino hacia los Invernaderos para entrar a la clase de Herbología esperando ver a Remus.
Vieron que el chico hizo un gesto con la mano y le devolvieron el saludo, pero Remus no los saludaba a ellos, saludaba a las chicas que estaban a unos alumnos detrás de ellos. Cuando se acercaron a él, pudieron ver que estaba nervioso y un poco pálido.
-Moony, dile a James que tengo razón - se apresuró a decir Sirius. El chico lo miró sin entender lo que decía.
-Dudo que tengas razón - dijo sin prestar atención - discúlpenme...
James miró a Sirius triunfante, el muchacho le hizo un gesto con la mano y se apresuraron a entrar al Invernadero.

Remus se alejó unos pasos de ellos y llamó a Mary que se separó con delicadeza de sus amigas.
Lily pasó por su lado con el ceño fruncido, lo cual era raro, Lily nunca dejaba de saludarlo. Remus pensó que podría estar enojada con él por haberla dejado sola con McGonagall. Ya se ocuparía de eso más tarde.
-Mary… ¿amaneciste bien? - le pregunto mirándola incómodo. Remus sabía que tenía que terminar con este tema para que sus amigos lo dejaran en paz. Estaba tan nervioso que no la dejó siquiera contestar - Quería hablarte de anoche…
-Oh sí, de hecho, yo también quería hablarte de eso… - comenzó Mary mirándolo con felicidad, no pensaba que Remus iba a encarar la situación así. Estaba maravillada, tal vez un poco impulsiva, quería decirle que con estimulante o sin estimulante, estaba sintiendo cosas por él. Pero nuevamente Remus, se adelantó.
- Me alegra saber que no pasó nada entre los dos… fue incómodo, una confusión… Pero no hay motivos para arruinar la amistad - el corazón de Mary se deshizo en ese momento. Casi que se podía escuchar el ruido de sus arterias colapsando. El único que no podía darse cuenta era Remus.
-Una confusión… - murmuró la muchacha mirando sus pies.
- Seguimos siendo amigos, ¿no? - sonaba casi como si quisiera que ella le dijera lo contrario. La muchacha levantó su mirada rápidamente y buscó las palabras exactas.
-sí, supongo - le dijo finalmente con una sonrisa muy falsa. Parece aliviada... pensó con tristeza Remus.
 Haciendo lo que parecía una mueca, camino dirigiéndose al aula, dejando a Remus con un vacío en su estómago.

Ya sentada en la clase, Mary evitó mirar a Remus. Tenía una ventaja, él estaba a unos asientos de ella, así que solo tuvo que mirar al frente. Cuando la clase empezó, Mary pudo finalmente dejar de fingir que estaba bien y se dedicó a ver su planta tentacula venenosa que tenía un poco descuidada.  
-Tony me invitó este sábado a tomar algo en Las Tres Escobas - susurro Marlenne a sus amigas - ¿Quieren acompañarnos?
- ¿Y estropearles la oportunidad de besarse por todo el bar? - le dijo divertida Lily - Ve y aprovecha que tienes una cita.
-Ayer fue realmente un paso… vino hasta nuestra sala y realmente no le molesto que Black lo haya empapado en agua - continuó la rubia en voz baja, mirando con cariño su planta. Mary sentía que un ojo le titilaba.
-Ni lo menciones…
- ¿Crees que debería usar la falda que me compró mi madre…?
- ¿La que tiene flores bordadas? ¡Oh si! Es hermosa, te la iba a pedir prestada, pero mi madre me envió un vestido color esmeralda…
- ¿Quién va a tener una cita este sábado? - susurro Sirius en dirección a Lily y Marlenne.
-Estoy realmente impresionada - le dijo la rubia a Lily - No puedo creer que después de lo que pasó anoche, le dé la cara para hablarnos.
-¡Fue un solo un poco agua…! - dijo riéndose Sirius, realmente se estaba divirtiendo.
- Supongo debo agradecerte - le dijo Marlenne con una risa ingenua - gracias a que le mojaste toda su ropa, tuve que darle un par de besos para que se sintiera mejor.
La sonrisa de Sirius se desvaneció de inmediato. Se escuchó un grito y todos giraron para ver a Peter en el suelo peleando con su tentacula que quería ahorcarlo.
Remus se apresuró y con la varita aturdió a la pobre planta. Estoy bien susurro el muchacho que había estado a punto de perder su cabeza.
Lily le dirigió una sonrisita a Remus, quien le hizo una mueca. Aún estaba enojada, pero bueno… era Remus.
- Remus te envía esto - susurro Sirius asomando una nota escrita. Mary se dio vuelta emocionada pensando que era para ella, pero era para Lily. La pelirroja leyó la nota y se dio vuelta para decirle estás perdonado, Lupin. A Mary le había agarrado un tic nervioso en una de sus manos.
En ese momento de la clase tenían que comenzar a podar la planta venenosa, lo cual requería una concentración absoluta porque la planta podría lanzar veneno desde sus brotes y si se la molestaba de sobre manera, como había sucedido con Peter, podía atacarte. El objetivo era capturar por lo menos ocho semillas que se encontraban entre los brazos de la planta, pero sin dañarla.
Todos se pusieron las gafas apropiadas, los guantes gruesos de escamas de dragón y agarraron las tijeras. Se sintió un suspiro general. Parecía que estuvieran esperando que alguien dijera 3, 2, 1 AHORA. Pero como no sucedió, comenzaron.

-Mckinnon - llamo Sirius, haciendo que Mary perdiera la concentración y dejara las tijeras arriba de la mesa. El ojo le seguía titilando. Marlenne no contestó.
- No puedo ver - dijo James quitándose las gafas protectoras abandonando la misión.
-Mckinnon - insistió Sirius
- ¿Qué diablos quieres? ¡Estoy intentando cortar mi planta!
-Quiero cobrar mi silencio - Marlenne apoyo su tijera en la mesa de forma violenta - Así me gusta, dejemos las armas de lado en la conversación.
-No puedo creer que sigas con lo mismo… - le dijo la chica, Lily sintió que Marlenne realmente temía lo que Sirius pudiera hacer o decir.
-Una cita conmigo - le dijo descaradamente el chico mientras con un hábil movimiento de sus tijeras, logró captar tres semillas.
-No lo puedes estar diciendo seriamente - masculló Marlenne fulminando con la mirada.
-Sirius, ¿acaso te volviste loco? ¡Ella está con Tony! - protestó Lily. Hizo una pausa, esperando que James diga algo como de costumbre, pero se dio cuenta que el muchacho estaba al lado de Peter mirando como el chico capturaba sus semillas. Fue extraño, James siempre tenía algo que decir. Mary respiró hondo y agarró las tijeras nuevamente.
-Es solo una cita… como amigos, aunque yo solo considero amigos a ellos tres y los…
-Definitivamente, no. - contestó Marlenne tirándose el pelo rubio para atrás y pegándole a Sirius en la cara con algunos mechones.
- ¿Y qué dirán tus padres cuando se enteren que no sales con Malfoy? - en ese momento Sirius jugaba con su tijera peligrosamente cerca del pelo de Marlenne
-Nada. Inventaré otra persona - le dijo con autosuficiencia - Limítate a conseguir tus propias citas sin obligarlas, Black.
- ¡¿Cómo dices?! - exclamó indignado. En ese momento Mary estaba a punto de conseguir una semilla, pero se sobresaltó del ruido y su planta se escapó.
- ¡Vamos Lima no me hagas esto!
- ¿Lima? ¿Le pusiste nombre a tu planta? - le pregunto divertido James que ahora se había acercado a ella.
-Claro que le puso nombre, es Mary - contestó Marlenne. Mary no sabía si eso era un halago o no, pero decidió levantarse de su silla para mirar todos los ángulos a la planta.
-Mira, Mckinnon, si no es una cita… será otra cosa, siempre me salgo con la mía. Pregúntale a Remus cuando lo convencí de salir con esa chica de Ravenclaw…
Mary, golpeó sus puños con la mesa y James dio un paso hacia atrás. Claro, ha salido con otras chicas, pero yo soy la amiga nada más. Remus se tensó en su lugar y con una mirada le imploro a Sirius que deje de hablar.
- Puedes convencer a McGonagall de darle un beso a Dumbledore, pero a mí no - sentenció la rubia que ya tenía en sus manos cinco semillas.
-Oye Mary… ¿Qué sentiría tu madre si se entera que sales con otra persona y no con la que ella espera? - le preguntó Sirius con una sonrisa pícara. Marlenne y Lily levantaron la vista como si Sirius hubiera activado una bomba y miraron a su amiga.
Mary, quien tenía su tijera abierta en par a punto de dirigirse a la planta y conseguir las malditas semillas, se quedó inmóvil. Cerró los ojos con fuerza y respiró hondo antes de girar para mirar al muchacho.
-Bueno, es una suerte que las personas consideren una confusión salir conmigo y que mi madre esté bajo cinco metros en la tierra ¿no? - el aire se tensiono, Sirius avergonzado se quedó callado. La chica se dio vuelta mirando su planta, pero de la bronca que tenía cerró la tijera justo en el tronco.
- ¡Oh no! ¡Oh no, Lima! - exclamó mirando como su planta soltaba un sonido de agonía. La clase volvió a ella, pero no le importaba, se quedó mirando petrificada como su planta agonizaba. James dio un paso al costado cuando Lily se había acercado con precaución y le susurró algo que Mary no escuchó.
-La maté - dijo finalmente mirando a Lily a los ojos - Mate a Lima.

Mary salió corriendo de la clase. Nunca había tenido un episodio de ese estilo. Nunca se había ido de una clase con los ojos llorosos. Eso era un acto de la sección Corazón de Brujas que le daba vergüenza ajena.
Le afectaba que Remus la hubiera rechazado de esa forma, sobre todo sin saber o preguntarle qué opinaba ella sobre el tema. Él había tomado la decisión que todo fue una confusión, pero nunca le dio el lugar a la chica de expresar lo que ella creía.
Tampoco había podido concentrarse en no matar a su planta por las charlas banales que estaba teniendo Marlenne y merlín sabe lo que sucede cuando Mary comienza a enojarse.
También pensó que sus amigas no le habían preguntado qué había sucedido la noche anterior. Solo hablaban de Tony.
Y Sirius… Sirius, quien no sabía que su madre estaba muerta, la había nombrado.
La muchacha subió hasta la torre de astronomía y decidió quedarse allí hasta que no sintiera las piernas.

 

 

 Remus había terminado de contarle a sus amigos la conversación que había tenido con Mary antes de entrar a los Invernaderos, con gran pesar y confundido.
- ¿No esperaste a ver que tenía para decir ella? ¡Remus…!  ¡Se gustan! - terció Sirius mirando a su amigo
-No me gusta - murmuró Remus mirando sus pies - No puedo darle expectativas…Ella estaba de acuerdo con ser amigos…
-Ayer volviste con una sonrisa a la habitación… no nos mientas. - exclamó Peter.
-No estoy mintiendo. Es complicado… - dijo Remus.
James estaba apoyado en el marco de la ventana cruzado de brazos sin decir nada.
Él sabía exactamente por qué era complicado para Remus. Mary no se trataba de una chica con la que podía terminar todo rápido si la cosa se ponía seria. Decidió no decir nada porque no creía aportar algo dándole la razón a Sirius o dándosela a Remus. En ese momento entró en la Sala Lily corriendo con Marlenne detrás.
- ¿Esta aquí? - dijo casi sin aliento. Los chicos negaron con la cabeza y Lily miró a Marlenne.
-No la podemos encontrar en ningún lugar - Marlenne tenía la cara roja - Fuimos hasta la cabaña de Hagrid, porque a veces suele ir para charlar con él, pero nos dijo que no la vio.
- ¿Se fijaron en la enfermería? - preguntó Peter. Lily lo miró asustada - No creo que le haya pasado nada - se apresuró a decir.
-Todo esto es tu culpa Black - dijo con ira Marlenne señalándolo con un dedo
- ¡¿mi culpa?! ¡yo no dije nada, ella está triste porque…! - en ese momento Remus y James lo miraron para evitar que siga hablando- Supongo que tengo la culpa. No sabía sobre su madre… - dijo en voz baja.
James sacó de su mochila el mapa del merodeador y procurando que nadie lo viera susurro "Mary McDonald". Un puntito con su nombre apareció en la Torre de Astronomía, sonrió y guardó el mapa en su bolsillo.
-Creo saber dónde está Mary - Lily y Marlenne lo miraron incrédulas.
-Debería ir a buscarla… - dijo Remus con voz ronca.
-Tu te quedas acá - le dijo bruscamente James - Esto es lo que va a suceder, voy a ir a buscarla yo... Si Mary no apareció o se acercó a ninguno es porque no quiere ver a nadie y si vamos todos, nos va a lanzar un maleficio.
Las chicas comenzaron a protestar sobre qué él no era quien para decirles que hacer con su amiga, pero luego de diez minutos Lily le dio la razón y le pidió ir con él.
James no tan convencido, apresuró a Lily mientras se dirigían hasta la Torre. Comenzaba a llover y el frío era insoportable. James hizo una nota mental en su cabeza: Remus me debe una.

Cuando llegaron a las escaleras de la Torre, ambos vieron una silueta en el final que era Mary.
Lily quiso apresurarse a llegar, pero James la tomó del brazo y le puso una mano en la boca para callarla.
-Evans, escúchame por favor - James estaba muy cerca de Lily y le susurraba solo para que ella pudiera escucharla - Tengo un don extraordinario para arruinar las oportunidades que tengo de hablarte cada vez que lo hago. Pero por favor, confía en mí. Déjame a mí, esto no lo voy a arruinar.
El chico clavó sus ojos oscuros en los verdes de Lily buscando la confianza de la muchacha. Lily, entre asombrada y perturbada de tenerlo tan cerca, asintió con la cabeza.
James subió las escaleras y Lily tuvo que contentarse con subir algunos escalones, lo suficiente para poder escuchar a ambos.

-Mary… ¿Me puedo sentar aquí? - le pregunto suavemente mirando a la muchacha que estaba sentada bajo la baranda que rodeaba la torre con las piernas en el aire. La chica asintió.  Se sentó al lado de ella y contempló la vista que tenía de los terrenos de Hogwarts.
- ¿Qué haces aquí? - le dijo sin mirarlo
- ¡Rescatarte en mi escoba, pequeña hechicera! - contestó James en tono de solemne. Mary sonrió -Tal vez no debería decirlo, pero Remus nos contó tu conversación con él… Antes que niegues o busques alguna excusa, quiero que sepas lo siguiente: Con Remus las cosas… no son fáciles - james evaluó su reacción y se sorprendió cuando la bruja le devolvió la mirada con una leve sonrisa
-No hace falta que seas caballero y me vengas a decir que Remus no quiere nada conmigo…
-No estoy siendo caballero y tampoco estoy diciendo que Remus no quiera nada contigo…Solo digo, a algunas personas… les cuesta más afrontar sus verdaderas emociones. No todos son tan directos como vos o yo…
- ¿Estas queriendo decir que le gusto a Remus? -  Mary sonaba confundida. James la miró a los ojos.
-Estoy diciendo que le des tiempo. Estoy diciendo que, con Remus, las cosas son lentas. No creo que te vea como una chica más… pero eso es algo que él tiene que descubrir… Hazme caso, te lo dice la persona que se va a casar con Lily Evans - en ese momento James disimulo una sonrisa porque sabía que Lily estaría escuchando esa conversación en la escalera.
-A ti te va tan bien como a mí me va con Remus - bromeo en voz baja Mary
-Tienes una ventaja, Remus no complica las cosas cada vez que te habla, en cambio yo…
Mary lo miró con sus ojos brillantes, James mordió su labio y maldijo en silencio la condición de su amigo.
-Hoy… no fue solo Remus lo que me hizo perder la cordura… Sirius, bueno él no sabía… - Mary no pudo seguir la oración, James se acercó más a ella- y mate a Lima - balbuceó
-Te podemos conseguir mil "Limas" más Mary - le susurró abrazándola con un brazo.
-Quiero mil
Mary se quedó con su cabeza apoyada en el hombro de James mirando la nada misma por un rato. Lily que aún estaba escondida en los escalones, tapaba su boca para que nadie la escuche llorar. Cómo se me pudo haber pasado todo esto se recriminaba, debería haber estado más atenta a su amiga.
Estaba completamente conmovida no solo con Mary sino por las palabras de James; pudo manejar la situación sin casi conocer a Mary, pero diciéndole las palabras exactas que ella necesitaba escuchar.
- ¿James? - dijo con su vocecita Mary luego de un rato
- ¿Sí?
-No siento las piernas.

Lily supo que esa era la señal para comenzar a bajar por la escalera y volver a la Sala Común sin que Mary la viera. Debía llegar lo más rápido posible para hablar seriamente con Marlenne y analizar cómo abordar a Mary cuando volviera al dormitorio.
James se apresuró a ayudar a la muchacha a levantarse Hey, acortaste la falda… lindas piernas McDonald, Mary le pegó en el brazo riéndose y se fueron abrazados hasta la Sala Común.
Esa noche, ambos habían sellado una amistad que nadie veía venir. 

 


Pronto mas capítulos, mil gracias por leer y por comentar! todo enriquece la historia :)



« Halloween estimulante Comenta este capítulo | Ir arriba La danza del troll »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.