Historia al azar: Esperanza debida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Merodeadores superando las expectativas » Hará frío, James
Merodeadores superando las expectativas (R15)
Por nuevetrescuartos
Escrita el Domingo 17 de Mayo de 2020, 19:46
Actualizada el Viernes 18 de Septiembre de 2020, 16:50
[ Más información ]

Hará frío, James

James Potter se había despertado temprano porque no podía más de la emoción: el día anterior había besado a Lily Evans en la mejilla.
Para cualquier otra persona eso podría ser interpretado como un beso de amistad, pero para él era lo más parecido al comienzo de una relación amorosa.
Se puso una crema en la cara que su padre le había enviado para "refrescar el gesto" no sabía ni que tenía, pero olía muy bien. Le agradara a Evans.
Sintió ruidos en su habitación, seguramente sus amigos ya se habían despertado, así que se apuró a sacar la crema de afeitar (realmente no la necesitaba porque no tenía ni barba) pero Sirius y Remus a veces la usaban y él no iba a ser menos.
-James, tengo que entrar - gruñó Sirius golpeando la puerta repetitivamente.
-Espera un minuto - contestó el muchacho indiferente, mirando todos los ángulos de su cara. Tengo que agradecer a mamá por haberme dado esta cara
- ¡James, necesito entrar…! ¿Qué mierda estás haciendo?
- Nada que te importe.
- ¿Te estás tocando?
- ¡NO, SIRIUS…! - Sirius lanzó una carcajada que retumbó en la habitación
-No tiene nada malo, es normal…
- YA SALGO - le gritó impaciente. Estaba por rasurarse la nada misma, cuando de un golpe se abrió la puerta y Remus entró casi corriendo al baño - ¡REMUS…!
-Lo siento James, tardas un millón de años. 
- ¡Le acabo de decir a Sirius que esperen! - Remus terminó de usar el baño y Sirius entró corriendo detrás de él
- ¡Quítate esa crema ridícula, no tienes ni un pelo!
- ¡Guarda tu varita y váyanse! No puedo tener un minuto en paz…
-Ni Puidi tinir ni in minito in piz - se burló Sirius poniendo voz chillona. James se quitó la crema enojado.
- ¿Dónde está mi insignia? - Remus asomo nuevamente su cabeza.
-Acá esta tu insignia - le contestó Sirius de espaldas señalando su entrepierna
-Gracioso, muy gracioso - le dijo molesto Remus - ¿Alguno la tomo?
-No, Remus… ayer volviste tarde de hacer las rondas, tal vez la olvidaste en algún lugar - le contestó Peter desde su cama.
-Puede ser… - Remus rezaba internamente que no se le hubiera caído mientras estaba besándose en el piso con Mary.
- Fuiste con Evans? ¿Te dijo algo…?
-No - dijo incómodo Remus. Había decidido no hablar una palabra de lo que había pasado con Mary - Me entretuve con Filch, me culpó de haber robado tu expediente.
- ¡Brillante! Puedo acercarme a Evans para decirle que me lo dé porque si no te pondrán un castigo - James sentía que todo bien le iba a salir ese día
-No, no James… - pero James no lo escuchó, se acercó y le dio un beso en la cabeza.
-Te quiero tanto lobo.
-Yo también lo hago - le dijo divertido Sirius haciendo lo mismo que James. Remus molesto, los apartó con un brazo.
-Dime que te lavaste las manos, Sirius.
-No.

 


Era un simple beso en la mejilla.
Aún así, nunca había sentido ese nivel de incomodidad y de calor dentro de su cuerpo cómo cuando James se acercó y le susurro al oído. La sola posibilidad de volver a tener un encuentro de ese tipo, le daba ansiedad. ¿Qué sucedería? ¿Sería capaz de pararlo? ¿Quiero pararlo…? No Lily, no pienses más. No sucedió nada…
- ¡Buen día! - grito un emocionado James que llegaba hasta la mesa del desayuno y miraba a las tres chicas. Lily se sobresaltó y casi derrama su jugo.
-Hoy tenemos entrenamiento, James - le dijo Mary sin apartar la vista del diario.
- ¡Buen día para ti también Mary! - exclamó el muchacho corriendo con un codo a Marlenne de su lugar y sentándose al lado de Lily.
- ¿No es muy temprano para que estés molestando? - gruño. Lily se había tensionado en su lugar.
-Mckinnon, no puedo explicar lo que me agrada escuchar tu voz angelical a esta hora de la mañana - Sirius se había acercado medio dormido.
-Hoy tenemos entrenamiento, Sirius - repitió Mary aún sin dejar de ver el periódico. Sirius se sentó a lado de la chica. James miró a Lily sonriente y se sirvió un té.
- ¿Vendrás hoy a las prácticas, Lily? 
-emmm… si - contestó aun sin mirarlo. ¿Sí? ¿¡sí?! comenzó a comer su tostada casi tragándola.
- ¡Brillante! Estuve pensando que más tarde…
-Buen día a todos - saludó en voz baja nervioso Remus junto a Peter. Se sentó al lado de James y no levantó su vista del plato de comida que tenía. Parecía que no quería estar allí. Mary no levantó su vista cuando él llegó. Tendría que hablar con ella en algún momento, pero ella parecía indiferente.
-Decía, estaba pensando…
- ¡Sirius! - grito de golpe Lily para evitar que James dijera algo más. El muchacho la miró, pero ella no sabía que decirle, fue el primer nombre que se le vino a la mente - Marlenne quiere ir a las prácticas - ¿Algo mejor no tenías Lily?
 Sirius miró perplejo a Marlenne. No entendía qué fue eso, pero ella comprendió todo al instante.
- ¿No tenemos que irnos? - se levantó y lanzó una mirada a Lily quien dejó su comida y se levantó al igual que su amiga. James las miraba sin entender - ¿Mary?
-Aún me quedan unas tostadas… - dijo sin dejar de leer su diario. Marlenne aclaró su garganta y Mary levantó la vista - Como gusten…
 Las tres chicas se fueron dejando rápido el salón, cuando estuvieron a una distancia considerada Lily se paró en la mitad del pasillo a respirar hondo.
- ¿Me puedes explicar qué fue eso?
-No sé… me puse nerviosa, Potter me pone nerviosa
-Si, bueno, eso es obvio…
- ¡No, no debería ser obvio! Me pongo nerviosa por una estupidez…
-Lily, estás nerviosa porque sabes que un beso de Potter, no es un beso ni de Marlenne ni mío - Mary miraba a sus amigas con los brazos cruzados - ¿Sabes cómo se resuelve esto?
-Deje bastante claro que no sé, Mary
- Hablando. Le dices a James que quieres hablar…
- ¡Si! Ahora mismo, vas y le dices que lo que hizo no está bien. Yo cuido tu espalda, Lily - le dijo Marlenne emocionada sacando su varita
- ¿Y quién dijo que estuvo mal? ¡Tal vez Lily…!
- No, Mary - la corto Lily luego de analizar lo que Marlenne había dicho - Si no se lo digo ahora, va a seguir acosándome…
-Bien dicho - Marlenne agarró la cara de Lily con sus manos y clavó sus ojos en ella - Entras al Comedor y le dices que no vuelva a hacer eso que hizo porque sino le vas a prender fuego la escoba
-Si… eso mismo.
-Así es. Fuerza amiga.
- ¡Si!
-Asqueroso Potter.
-Si, asqueroso Potter.
- ¿Puedo decir algo…?
-No, Mary - dijeron al mismo tiempo las dos chicas y volvieron a entrar al Comedor con paso decidido. A la castaña no le quedó más remedio que seguir a sus amigas.
Como un huracán, con Marlenne siguiéndole el paso, Lily se acercó hacia la mesa donde estaban desayunando los chicos, aún desconcertados por la huía de ellas.
Se paró frente a James y aclaró su garganta terminemos con esto…
-Potter - dijo seriamente. El chico, que estaba tomando té, dejó caer parte del mismo sobre su boca. Sirius le tiró una servilleta para que se limpie.
- ¿Si, Lily? - James estaba rojo como un tomate y Sirius se reía en voz baja.
-Tengo que decirte algo - las manos le sudaban y estaba casi segura que le estaba agarrando fiebre.
Giro para buscar la aprobación de Marlenne y la chica asintió. A James le estaba por dar un infarto que me muerda Remus si Evans me llega a pedir salir con ella el sábado rápidamentese puso de pie para quedar frente a la chica.
Eso era lo mas parecido a un suicidio público. Lily no se percató que entre toda la multitud que desayunaba, un tercio de la mesa de Gryffindor los estaba mirando; Remus, quien estaba a punto de comer una tostada, la sostenía en su mano, Peter los miraba con la boca abierta y hasta Nick Casi Decapitado se había acomodado entre ambos para mirar. Sirius, en cambio, miraba fijamente a Marlenne y Mary miraba a Lily con la esperanza de que cambie de opinión.
Fue un segundo, para Lily pareció años.
Miró a James enojada, furiosa por ponerla en esa situación, pero en el medio de su enojo, vio que James tenía una pequeña lastimadura de haberse afeitado mal, té en la boca y algunas migas de pan en la pera.
- ¿Lily…? - la voz insegura y nerviosa de James la sacó de sus pensamientos.
- ¡Esta noche hará frío, llevate abrigo a la práctica! - le gritó finalmente. James estaba perplejo - ¡Nos vemos, adiós!
¿Qué mierda fue eso?
Lily salió casi corriendo del Comedor seguida de Mary qué sonreía con autosuficiencia.

 

Ese día había sido casi imposible soportar a James.
Sirius sabía que su mejor amigo quería hablar sobre el tema, pero no pensó que estuviera todo el día analizando lo mismo una y otra vez.
Hasta Remus, el más paciente, estaba cansado. Les había dicho que no iría a las prácticas porque tenía que buscar su insignia, pero Sirius sabía que estaba cansado. La luna llena de acercaba y aunque pusiera la mejor cara para apoyar a James, estaba por tirarse de la Torre de Astronomía si escuchaba un minuto más el nombre "Lily"
En un intento de buscar respuestas para James, se fue antes de la clase metiendo una excusa y fue a cambiarse para las prácticas; Si tenía suerte iba a encontrarse antes con Marlenne y la interrogaría. Sabía que Mary no iba a decirle nada y posiblemente termine pegándole con algo.
El muchacho se felicitó a sí mismo cuando la encontró cerca del estadio de Quidditch, era obvio que iba a ir un rato antes con Mary, porque a la muchacha le encantaba llegar temprano.
Esperó que su compañera se aleje en su escoba y se acercó por detrás a Marlenne.
-Mckinnon - le susurro. La rubia se asustó. Cuando se dio cuenta que era él, lo miró con cara de pocos amigos.
-No estoy de humor, Black.
-Yo tampoco y creo que es por lo mismo - Marlenne lo inspeccionó. Levantó una ceja y Sirius supo que tenía su atención.
-Te escucho…
-James y Evans.
-Lily y Potter.
-Como quieras llamarlos… ¿Qué sabes del tema? - Sirius se apoyó sobre una columna cruzándose de brazos.
-Lo mismo que tú - Marlenne lo imitó. Sirius supo que esa iba a ser una guerra de egos. Bajo su mirada y negó con la cabeza
-No quieras boicotear a mi amigo…
- ¡No quiero boicotear a nadie! ¡Lily aún no sabe que siente con…! - Marlenne se arrepintió de lo dicho. Sirius embolsó una sonrisa de triunfo.
-Bueno… Hubiera esperado sus rechazos habituales, pero si no sabe lo que siente…
- ¡No es gracioso…! No tendría que haber dicho eso. Borra esa sonrisa, te pareces a Mary…
-Tener a Mary de mi lado, da alivio. Pero eso no importa, lo que importa es lo que vamos a hacer - Sirius ni por un minuto había dejado su postura relajada y Marlenne quería asesinarlo. 
- ¿Vamos? Nosotros dos no vamos a hacer nada - corrigió haciendo un gesto con ambas manos deletreando cada palabra.
-Tal vez para ti es algo nuevo, pero hace años vengo escuchando a James fantasear con Lily, él sabe perfectamente lo que siente… La pregunta es ¿Vas a ser un estorbo para mi amigo o vas a ser una aliada?
Marlenne estaba sorprendida. Tal vez había sacado conclusiones apuradas sobre Sirius; no estaba allí para sacarle información, quería demostrarle que se iba a mantener fiel a su amigo. Podría haber mentido y decirle que iba a hacer todo lo posible para hacerle la vida imposible a James, pero Sirius no se iba a reír de eso, iba a intervenir para beneficio de su amigo y eso, en el fondo, le alegró.
-Lo que considere Lily. La apoyare - terminó diciendo. Sirius asintió con la cabeza - ¿Te deja más tranquilo?
-No del todo… pero bueno, tal vez no suceda nada. Mira a Remus y Mary…
-Si… una lastima ¿Verdad?
- ¿Y cuándo planeas dejar a tu novio? - Sirius la descolo con esa pregunta.
-Primero, no es mi novio. Segundo ¿Qué te importa?
-Es interesante tu respuesta… dijiste "que te importa" por lo tanto, lo estás considerando… - Marlenne soltó una carcajada nerviosa.
- ¿Cómo haces para evaluar cada cosa? No pensé que te daba el cerebro - Sirius estaba en un cumpleaños.
-… Y ahora quieres desviar la conversación. Estoy seguro que estás por agarrar la varita de tu bolsillo y amenazarme con lanzar un maleficio.
-Sirius… ¿No te cansas? ¿No te cansas de querer impresionar a todo el mundo?
- ¡Es bueno saber que te estoy impresionando! - le contestó el chico acercándose a ella - Insisto, deja a tu novio.
- ¿Por qué estas tan obsesionado con Tony? ¿Te gusta? - Marlenne estaba decidida a no dejarse intimidar por Sirius.
-No estoy obsesionado. Y no, él no me gusta - le contestó el muchacho tranquilamente - Simplemente, creo que eres mucho para él.
- ¿Mucho para él?  ¿Y quién está a mi altura? ¿Tú?
Sirius borró la sonrisa de su cara y clavó los ojos grises en ella - Puede ser.
Marlenne quiso decir algo, pero ninguna palabra salió de su boca, se limitó a reír. Se sacó el pelo de la cara y miró al campo de Quidditch.
-Dime algo… ¿ya quiso saber sobre tu familia, tus lazos, tu sangre pura? - Sirius había ido demasiado lejos, Marlenne volvió a mirarlo esta vez furiosa y lo empujó con sus dos manos haciendo que se caiga en el piso.
- ¿Cómo te atreves…? - Echaba humo, pero Sirius tenía razón. Respiro un par de veces antes de tenderle una mano para ayudarlo a levantarse. Sirius, orgulloso, no la acepto.
- ¿Te pasó alguna vez? - murmuró la chica mirando cómo se levantaba del piso - ¿Alguna chica…? Quiero decir, si alguna… - Sirius se tomó un tiempo antes de responder.
-Yo me alejaría de los ambiciosos que quiere ser, a costa nuestra, lo que nosotros no…
Sirius había puesto en su boca las palabras que ella hacía semanas no se animaba a poner. Que él haya dicho eso, con total normalidad, no la hacía sentirse inferior.
El chico parecía indiferente al tema, como si aquello no le sorprendiera en absoluto, como si ya hubiera superado lo que ella estaba experimentando.
Fue extraño, Marlenne no había podido explicarles a sus amigas esa sensación de sentirse usada, no porque fuera complicado para ella, sino porque era complicado de entender para el resto.
Se alegró de poder compartir con alguien que sepa realmente lo que era sentir la sombra de un legado que nunca había pedido.
- Te llaman del campo… - Marlenne quería cortar esa conversación porque tenía mucho que pensar y Sirius le había dado la pieza del rompecabezas que le faltaba.
- Una última cosa… - Sirius se acercó a ella con precaución.
- ¿Qué…? - y sin darle tiempo a reacción, Sirius le agarró la cara y le dio un beso fugaz en los labios
-Ahora pueden formar un club con Lily y odiarnos por atrevidos… avísame si sientes cosas después de esto - le guiño un ojo y se fue corriendo en zigzag , por miedo a que Marlenne le vuelva a lanzar un levicorpus.
Casi con culpa, Marlenne pensó que ella era diferente a Lily… Hubiera devuelto el beso. Y con ganas.

 

-…entonces, bueno, tú estabas allí… ¡se fue corriendo! - le gritaba James a Mary en la fila que había hecho para turnarse y tirar a los aros de Katie. Sorpresivamente Sirius se había puesto lejos de James y tenía en su mano el bate de Thomas.
- Está nerviosa. Necesitas calmarte un poco - miró hacía la tribuna donde estaban sentadas sus dos amigas buscando a Remus. Un zumbido cruzo su oreja, pensó que era el frío, pero era Sirius que había enviado una bludger cerca de su cabeza - ¡IDIOTA, PODRÍAS HABERME MATADO!
-Pero no lo hice - Sirius estalló en carcajadas y Katie tuvo que sacarle el bate de Thomas.
-Debería invitarla a salir y ya - le dijo James que no parecía importarle ni la bludger ni Katie.
-No lo creo James… ¿Recuerdas lo que dijiste sobre Remus? ¿Sobre esperar y todas esas cosas cursis?
-Y mira que bien ha funcionado… - masculló James. Mary se mordió el labio. Entonces no les ha contado a sus amigos tampoco… - Perdona Mary, no quise decir eso - se disculpó pensando que la cara de su amiga era por ello.
- No es nada… - le contestó pensativa - ¿Esa es la capitán de Slytherin?
Siete personas uniformadas con los colores de la casa verde se aproximaban al campo de juego. Inmediatamente Sirius se acercó con Katie al encuentro. El resto del equipo aterrizó cerca de ellos, pero Mary permaneció detrás de Isaac; ver a Mulciber aún le daba miedo. El año pasado la había agredido con magia oscura y aunque no había cruzado nunca más palabra con él, su presencia le hacía erizar la piel.
-Necesitamos el campo. Ahora - gruño la capitana del equipo mirando a Katie.
-Imposible. Lo tenemos nosotros - Lejos de echarse atrás, sacó el pecho a la situación. Sirius miraba a Regulus que le devolvía la mirada con una mueca de burla
-Tenemos el permiso del profesor Slughorn…
-Y yo tengo un permiso que dice que se larguen ahora mismo - cortó la capitana de Gryffindor.
-Ojo a quien te diriges… ¿O prefieres quedarte con un jugador menos? - le dijo un cazador de Slytherin.
- ¡Felicitaciones! No sabía que podías decir dos palabras seguidas… - contestó Sirius.
- Regulus… ¿Qué se siente tener un hermano traidor? - Regulus miró a su compañero.
- ¿Cuál hermano? - en ese momento Sirius se abalanzó sobre Regulus y el resto del equipo tomó un lugar en la pelea para separarlos; James intentaba parar a Sirius, Lily y Marlenne habían bajado de las gradas y gritaban para que dejen de pelearse, Katie forcejeaba con la capitana de Slytherin.
Fue por un segundo que Mary quiso ayudar a James, pero Mulciber la agarró de un brazo para alejarla y la tiró al piso. James soltó a Sirius y se abalanzó sobre él, el muchacho que tenía más fuerza que él, le dio un puñetazo directo en la boca, pero James le devolvió el golpe.
En ese momento parecía imposible parar, pero el profesor Flitwich llegó corriendo a separarlos.
- ¡James! - gritaron Mary y Lily. El chico empezaba a sangrar por la nariz
- ¡La próxima vez que le pongas una mano encima, te rompo todos los huesos! - James escupió sangre al piso; Marlenne ayudó a levantar a Mary quien comenzó a temblar.
Lily miraba a James conmocionada; se acercó a él sin importarle nada y agarró con sus manos su cara inspeccionando.
-Necesitas ir a la enfermería… creo que te partió la nariz - James ni la miraba, estaba enfurecido. Respiro hondo porque comenzaba a dolerle, pero Lily le estaba limpiando la sangre con un pañuelo y era lo más parecido al paraíso.
-Yo lo llevo a la enfermería - dijo Sirius acercándose. El ambiente era sumamente tenso.
-No - dijo firme Lily sin dejar de mirar a James - yo lo acompaño.
Esa fue una escena que nadie iba a olvidar; James Potter ensangrentado siendo acompañado a la enfermería por Lily Evans, hablando en voz baja. Sirius miró a Marlenne; no hacía falta decir nada, ambos se entendieron.


A Mary le tomó una ducha de tres horas dejar de temblar. Cuando bajó a la Sala Común encontró a Remus Lupin tirado en el piso buscando su insignia.
- ¿No la encuentras? - Remus se asustó de verla. Parecía muy cansado y ojeroso.
- ¡Mary…! - Se acercó preocupado- No cenaste... Sirius nos contó…
-No quiero hablar de eso.
-Tal vez, deberíamos hablar de anoche - Estaba nervioso, pero tenía que hacerlo - Creo…  No fue una confusión - La chica levantó su cabeza para mirarlo.
-Me alegro, creo lo mismo…
Remus asintió un poco avergonzado dejando ver una pequeña sonrisa en su pálido rostro.
-Creo saber dónde puede estar tu insignia - le dijo suavemente para cortar ese momento incómodo.
- ¿Dónde…? - Mary la sacó de su bolsillo y estiró la mano para mostrarla. El chico se reía negando con la cabeza.
-Puedes tomarla, Lupin
Estiró su brazo y se quedó acariciando la mano de la chica. Luego de unos minutos de mirarse sonrojados, Remus sintió que debía agradecerle.
De más está decir, que esa noche Remus encontró su insignia y los labios de Mary.



Muchas gracias por leer y comentar! tuve problemas en subir el capitulo así que tuve que acortarlo! Tomo la recomendacion de Amelia, Rosie W y Hari M sobre Lily y James, así que atentas.. el próximo cap, les va a gustar mucho, lo prometo!



« Están jugando con fuego Comenta este capítulo | Ir arriba El invernadero es mejor »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.