Historia al azar: Te vi venir
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Merodeadores superando las expectativas » El cuchillo
Merodeadores superando las expectativas (R15)
Por nuevetrescuartos
Escrita el Domingo 17 de Mayo de 2020, 19:46
Actualizada el Domingo 12 de Julio de 2020, 16:44
[ Más información ]

El cuchillo


Cursar el sexto año en Hogwarts iba a tomar mas paciencia y dedicación que cuidar a unos escreguto de cola explosiva.

Las clases se hacían cada vez mas intensas y los profesores esperaban de sus alumnos un nivel aceptable para llegar al ultimo año de su educación dignamente, pero había una cosa que habían olvidado: El desastre de las hormonas.
Si el año pasado habían podido asustar a sus alumnos con los T.I.M.O.s este año los adolescentes se encontraban más relajados y priorizando las actividades sociales fuera o dentro del castillo.
Probablemente, pocos alumnos del sexto año tenían en su cabeza cumplir con todas las obligaciones escolares como lo hacía Lily Evans.
Hija de muggles y prefecta de Gryffindor, Lily sabia que debía esforzarse el doble que cualquier hijo de mago.
Fuerte de carácter y decidida, no terminaba de entender por qué la gente se escondía en un armario de escobas para besarse.
Una semana después de haber comenzado el sexto año, la pelirroja se dio cuenta que había un submundo al cual sus otras dos amigas pertenecían, pero ella no.
El mundo de los armarios de escobas o las aulas vacías, el mundo de las citas, el mundo donde sentía que mil mariposas volaban en su estomago de la emoción de esperar a su pareja en las escaleras de entrada para ir a Hogsmeade.
Un mundo qué claramente quería experimentar ahora que sus exámenes habían pasado, pero que no estaba muy segura sobre cómo entrar. 
Se había perdido en sus pensamientos mientras tomaba el desayuno en el Gran Comedor, cuando la voz lejana de su amiga llamó su atención.

-…No me parece nada justo que tengamos tantas tareas para hacer en solo una semana.
-No te quejes, Marlenne, es solo la primera semana... ¿Qué va a pasar el año que viene? ¿te vas a tirar de la Torre de Astronomía?
-Bueno… Considerando como se desencadene todo… no lo veo como una muerte indigna.
-No hables de muerte qué es muy temprano... Lily ¿me pasas el jugo?
Lily miró sorprendida a sus dos amigas, solo había escuchado que Mary quería jugo, por lo tanto paso la jarra a la muchacha que ahora levantaba una ceja
-Marlenne se está quejando sobre sus tareas... tuve que decirle que deje el dramatismo, ¿no se supone qué ese es tu trabajo? - dijo Mary fingiendo estar enojada.
-Bueno, si ese es mi trabajo, fracase rotundamente en los últimos cinco años de colegio - repuso Lily dándole una pequeña sonrisa.
-Me aburren. Siempre tan responsables… me siento el hipogrifo negro de esta familia- dijo Marlenne tirándose el pelo rubio hacia atrás - De todas formas, sigo pensando que este año tenemos que relajarnos un poco chicas, es momento de abrazar nuestra bruja interior y ponernos en el mercado - dijo la chica clavando sus ojos marrones en sus amigas.
- ¿En el mercado? - pregunto confusa Mary - ¿Acaso somos escamas de dragón para comprar?
-No Mary... Solo digo, el año pasado estuvimos sumamente metidas en los exámenes y Lily tomándole la mano a su trabajo de prefecta… y bueno, la verdad es que no fuimos muy... abiertas a conocer más personas - repuso Marlenne, haciendo hincapié en la última parte. Sus ojos adquirieron un brillo extraño. Un brillo que, según sus amigas, indicaba peligro.
-Bueno, no sé en qué "mercado" exactamente te quieres meter Marlenne, pero espero que no sea uno repleto de...- Lily no pudo terminar la oración porque un grupo de chicos acababa de entrar al Comedor riéndose a carcajadas. Y esas carcajadas las conocía muy bien.

James Potter entraba al Comedor acompañado de su amigo Sirius Black, hablando en voz alta y saludando a algunas personas que aún desayunaban.
Los de primer año se codeaban entre sí y los señalaban "Los merodeadores", mientras que los de tercer y cuarto año (más confiados) levantaban sus brazos para devolver el saludo.
Hubo un par de chicas de otras casas que miraban al dúo y hablaban entre ellas sonrientes.
Normalmente, la gente simplemente se sentaba a desayunar sin mucho hablar, ya que la mayoría de los estudiantes consideraba que el horario de clases siempre iba a ser muy temprano y el mal humor podía sentirse las primeras horas de la mañana.
Pero James Potter y Sirius Black, eran la excepción.
Entrar al Comedor y saludar a todo el mundo era una forma de demostrar qué, si ellos llegaban, el día podía comenzar.

-… repleto "de"? - pregunto Marlenne, esperando que su amiga pudiera terminar la frase.
- No recuerdo ni que estábamos hablando - se quejó Lily - Es absurdo, ¿Todos los días tienen que hacer semejante presentación? - dijo enojada mientras clavaba el tenedor en una salchicha y miraba como los dos chicos se sentaban no tan lejos de ellas - Es decir, ya sabemos que necesitan atención.. ¿pero todos los días?
-Cálmate Lily, aún no han hecho nada... - dijo con voz suave Mary mientras miraba a su amiga insegura.
-Aún. Se supone que este año íbamos a... ¿Qué íbamos a hacer Marlenne?
-Relajarnos. Salir al mercado - contesto la chica contando con los dedos de la mano.
-Cierto. ¿Cómo pretenden hacerlo si siempre hay algún problema en donde se meten? ¡Y siempre resulta que estoy yo metía en eso! - se quejo Lily llevándose las manos a la cara en signo de cansancio.
-No te anticipes Lily... solo fueron un par de veces. Además, Remus los mantuvo a raya el año pasado - reflexiono Marlenne - Aunque... bueno, no del todo.

James y Sirius estaban comiendo como si no hubiera un mañana pero de a momentos
levantaban la vista para ver si el resto de sus amigos entraba en el comedor, Sirius se había dado cuenta que grupo de niñas de tercer año de Ravenclaw los estaba mirando, pero decidió que su comida era más interesante.
-Ahí están - dijo el pelinegro mirando a la puerta del Comedor. En ese preciso momento entraba Remus Lupin con Peter Pettigrew. 
El primero de los chicos lucia cansado y con mal humor, mientras que el segundo observaba la comida de la mesa con desesperación.
-Peter no encontraba sus libros - dijo Remus mientras se sentaba al lado de Sirius.
-Un nuevo récord Peter ¿los perdiste en una semana? - dijo James mirando a su amigo mas pequeño quien se sonrojo de inmediato.
- Aún nos queda un par de minutos para desayunar - interrumpió Sirius mirando su reloj
-A ustedes -dijo Remus tomando unas tostadas y levantándose - Tengo rondas.
- ¿Con Evans? - dijo de inmediato James dejando el vaso de jugo que estaba por tomar
-Si... ronda de prefectos -  Remus miro a su amigo con una pequeña sonrisa.
- ¿Celoso Prongs? - dijo divertido Sirius.
-Claramente. Remus puede pasar tiempo con mi pelirroja, mientras yo solo puedo mirarla desde lejos - dijo James. Sirius quien soltó una carcajada bastante ruidosa.
-El "mi pelirroja "suena un poco irreal ¿no crees, amigo? -  Remus le guiñó un ojo antes de alejarse de ellos.
Por ahora suena irreal, pensó James mientras miraba a su amigo irse con una sonrisa.
Era casi de conocimiento público que James Potter estaba obsesionado con Lily Evans. Si por cada vez que James había invitado a salir a Lily le hubieran dado un Galeón, hoy sería el hombre más rico del mundo mágico.
Pero había algo en la pelirroja que parecía negarse constantemente a estar cerca de él.
James lo sabía, pero dentro de su cabeza no podía entender como miles de chicas estaba dispuestas a salir con él mientras que ella actuaba como si él fuera una babosa de fuego.
Intento llevar su atención a otra cosa y giro su cabeza hasta encontrar a Remus que estaba parado hablando con un grupo de chicas.

- ¡Hola Lily! ¡Hola Mary… Marlenne! - dijo Remus acercándose a las chicas que habían terminado de desayunar
- ¡Hola Remus! - dijeron las tres al mismo tiempo sonriéndole.
Había que ser honesto, Remus era el único de los Merodeadores que le caía bien a Lily y sus amigas.
Fue un alivio para la pelirroja saber que Remus iba a seguir haciendo las rondas con ella, porque en el ultimo tiempo se había hecho muy amigos, aunque el chico no hablara mucho de su vida privada, Lily disfrutaba los momentos de tranquilidad  y sus amables consejos. 
- Me vienes a buscar, ¿no? - dijo Lily agarrando su mochila.
-Así es. No interrumpo el desayuno ¿verdad? - les dijo en voz baja mirando a las chicas.
-No Remus. Nunca - dijo Mary con una sonrisa.
-Tu nunca. Tus amigos siempre. - dijo Marlenne alzando la cabeza mirando hacía donde estaban los chicos.
-Por el m
omento no hicieron nada, supongo hay que darles un poco de crédito ¿no? - dijo Remus rascándose la parte de atrás de la cabeza. Sinceramente temía que su reflexión durara poco.

- Padfoot... - James golpeo por debajo de la mesa a su amigo para llamar su atención - ¿son ellas? - preguntó haciendo un gesto con la cabeza.
- ¿Te falta aumento en esas gafas amigo o estas ciego? - le dijo Sirius - Claro que son ellas James. El trió dorado. - dijo Sirius riéndose y mirando a las chicas.
-Vamos para allá Peter - dijo James incitando a su amigo.
-Tengo hambre James, quiero desayunar. Tenemos clases temprano - se quejo Peter.
- ¡Vamos Peter! - apremió James en voz baja mirándolo, pero la insistencia duro puro - oh no. Allí se va Evans.
Efectivamente, Lily se había levantado de la mesa y se dirigía con Remus fuera del Comedor.

Aún no había tenido chances de hablar con ella personalmente por lo ocurrido el año anterior y aunque Sirius amenazo con tirarle una bomba fétida cada vez que sacaba el tema, él sentía la necesidad de aclarar esa nefasta situación.
Se acomodó en su silla pensando la mejor forma de encontrar a Lily y una idea vino a su mente. Remus.
Solamente tenía que saber con anticipación cuando su amigo y ella tenían rondas y él se presentaría con alguna excusa por los pasillos.
¿Cómo no lo pensaste antes?
James era un chico qué, ante los ojos de cualquier estudiante, lo tenía todo, pero le faltaba una pieza importante y era Lily. Si bien aún no sabía el efecto profundo que tendría la pelirroja sobre él, sus propósitos estaban en conseguir que la única bruja de todo el castillo que se negaba a intercambiar dos palabras seguidas con él, quisiera salir a una cita.
Es la primera semana, pensó. Queda todo un año escolar.

-Evans se fue con Moony - dijo Sirius mirando a sus amigos con un aire de seriedad - ¿No creen que es hora de pensar nuestra magnifica broma?
- Me extraña que pienses que no he pensado en eso - dijo James aceptando que esa mañana no iba a hablar con Lily
-Si me preguntan a mí, no tengo idea de lo que podemos hacer - dijo Peter comiendo una salchicha con la boca abierta.
-Y es por eso que no te preguntamos, Wormtail - dijo Sirius. James le hizo una mueca de advertencia - Perdona amigo, es muy temprano - se disculpo Sirius en voz baja.
-Esta bien. Supongo incluirá alguna bomba fétida en los invernaderos - dijo Peter sin importancia.
-No querido Peter. Este año pensaremos en grande - dijo James con un brillo en los ojos.
-Pensando en lo grande… ¿Te has fijado que Jenny Osward te estuvo mirando desde que llegamos? - le dijo Sirius girando levemente hacia la mesa de Hufflepuff
-Oh si - dijo sin importancia James - Esta más alta, podría ser un partido. Ammy Astrom tampoco te deja de mirar Sirius.
-Lo sé - Sirius giro en su silla para saludar con una sonrisa pícara a la Ravenclaw - De todas formas, no tengo tiempo.
- ¿No tienes tiempo? - dijo Peter confundido mirando a su amigo
-Puede ser linda, pero hay metas más grandes - dijo el pelinegro sonriendo.
- ¡Vaya! Sirius Black, el domador de brujas - se burló James - De todas formas, comprendo: se vienen las prácticas de Quidditch
- ¿Qué tiene que ver el Quidditch? - pregunto Sirius terminando su vaso de un trago.
-Katie Tromp va a anunciar las pruebas. Es su último año, ya sabes como se puso el año pasado - dijo James mirando al fondo de la mesa a la capitana del equipo de Gryffindor que tenía un porte imponente: el año pasado se había enojado tanto con James y Sirius por faltar a dos practica seguidas por estar en detención que los persiguió por todo el castillo lanzándoles chorros de agua durante entre clase y clase
.-Katie no es un problema. Pensándolo bien amigo, ni debería hacer las pruebas. Todos saben que soy el mejor cazador. Ese puesto es mío - dijo de forma arrogante Sirius.
-Yo no estaría tan seguro Padfoot… Dicen que Mary este año se va a postular - dijo Peter
- ¿Mary? - dijo desconcertado Sirius y agarro el vaso de Peter olfateándolo - ¿estas tomando desde temprano Peter? - dijo riéndose
-Claro que no esta tomando desde temprano  - dijo James - ¿No, verdad? ¡Gracias por convidar Wormtail!
-Por supuesto que no estoy tomando - Peter se sonrojo - Escuché que Thomas, le decía a Rebecca que había escuchado a Mary hablando con Katie y que estaba encantada que se presente a las practicas.
- ¿Mary? ¿Mary McDonald? ¡Pero si mide la mitad de lo que mido yo! - dijo Sirius desconcertado - Bueno, no importa. Mary tiene las mismas posibilidades de obtener el puesto que Remus de desaprobar una asignatura. Tenemos que irnos, pociones.


Sabían que esa mañana iba a ser agotada porque compartían dos clases seguidas con el viejo Slughorn y los adorables Slytherin, que tenían de adorables lo mismo que el Calamar gigante con hambre.
Cuando llegaron sin aire, encontraron a Lily Evans, quien había terminado sus rondas, junto a sus amigas sentadas en un extremo de la clase hablando de forma animada. Remus tenía libre la primera hora de la mañana ya que no iba a cursar Pociones ese año.
Los tres amigos se apresuraron a sentarse detrás de las chicas y James automáticamente llevo una mano a su cabeza para despeinarse.

-Buenos días señoritas - susurro Sirius
- ¿Escuchan algo? - dijo Marlenne mirando a sus amigas con los ojos bien abiertos fingiendo no haber escuchado a Sirius.
-Escucharon una hermosa melodía, que resulta ser mi voz - dijo Sirius inclinándose sobre la mesa. James y Peter rieron.
-Hola Sirius - dijo aburrida Mary. Lily resoplo y dirigió su atención al resto de la clase.
- Habiendo tantos lugares libres, siempre te las ingenias para quedar detrás nuestro -  Marlenne lo miraba seriamente.
- Mckinnon… prefiero estar delante de tuyo - Sirius le guiño el ojo y antes que la chica pudiera contestar, el profesor Slughorn comenzó la clase.
En si, la clase no presentaba ningún obstáculo para los chicos, tal vez solo para Peter, pero la verdadera dificultad se presento cuando el profesor no paraba de sumar puntos para su casa y se debía a que el insufrible Severus Snape contestaba cada una de las preguntas.

Lily se había fijado en ese detalle, por supuesto.
Cursos atrás, ella se sentaba con Severus y él había dejado que  conteste cada una de las preguntas, pero ahora esos tiempos parecían pasado y Lily comprendió que Severus quería demostrarle que él era capas de hacer cosas sin ella. No sintió enojo, sino pena.
Ella debería estar enojada con él pero, por otra parte, sentía culpa por como su amistad se fue rompiendo.
¿Tendría que haber prestado más atención al grupo con el que Severus se estaba haciendo amigo? ¿Tendría que haber sido más firme cuando le decía que no eran buenas personas?
"No necesito ayuda… especialmente de una sangre impura como ella" recordó esas palabras saliendo de su buen amigo Severus y la culpa se desvaneció.
Todo se simplificaba a la pureza de la sangre y ella sería una indigna ante sus ojos.
Respiro hondo y se centro en su caldero, que empezaba a burbujear una sustancia blanca. Por lo menos Potter no me ha dirigido la palabra pensó.

-Evans… ¿Me prestas tu cuchillo? - murmuro James Potter intentando sonar casual. Merlín pensó Lily.
-15 minutos - dijo Lily cerrando los ojos.
- ¿En 15 minutos? ¡Lo necesito ahora Evans! Algo está saliendo mal... - James sonaba nervioso mientras su piedra que parecía tener vida propia, se quería fugar de sus manos.
-15 minutos fue lo que tardaste en molestar mi paz. Pídeselo a Black - respondió enojada Lily sin darse vuelta.
-Oh vamos Evans…No puedo… cortar… esta piedra… hijo de un buen hipogrifo
- ¡James! - reprocho Mary
-Estoy usando mi cuchillo Potter, pídeselo a otro - Lily estaba perdiendo la paciencia, sobre todo porque no podía concentrarse en su poción para hacer crecer el pelo.
- ¡Están todos usándolo! Vas por la mitad de las instrucciones. Dámelo.
-No
-Por favor.
-No.
-Dámelo.
-Te dije que…- Lily se dio vuelta para gritarle a James, pero no pudo ya que en ese preciso instante Peter intento aplastar la piedra de James con la mano y el liquido que tendría que caer en el caldero de James, fue directo a los ojos de la pelirroja.
- ¡LILY! - gritaron sus amigas. Lily se llevo las manos a la cara y en un impulso de moverse de donde estaba, termino arrojando su caldero en el medio de la clase. James y Peter miraron congelados a Lily mientras Sirius intentaba contener la risa.
- ¡AAAAH! - gritaron algunos estudiantes que estaban delante de ella, la sustancia había llegado a un par de ellos y comenzaba a quemarles los pies. En menos de 5 minutos la clase perdió toda concentración y se quedó observando a una Lily tapándose la cara con las manos y derramando hasta dos calderos a la vez, cuyo liquido salpico en su cara
- ¡Por las barbas de Merlín! - dijo el profesor observando la escena y rápidamente sacando su varita para limpiar toda la sustancia del piso - Señorita Evans ¿se encuentra bien? - Pero Lily no podía abrir los ojos y comenzó a desesperarse.
- ¡Hay que llevarla a la enfermería!
- Lo siento mucho Evans… ¡yo la llevo, profesor! - se apresuro a decir James haciéndose paso entre las dos amigas que intentaban limpiar la sustancia de su cara.
- ¡NO! POTTER, NO. - grito Lily sacudiendo los brazos con los ojos cerrados. Comenzaba a sentir que algunos poros de la cara se estaban abriendo.
Marlenne se dio cuenta que era pelo lo que estaba comenzando a salir de la cara de su amiga y se apresuró a agarrarla por el codo y salir corriendo para llevarla a la enfermería.
El resto de la clase tardo en volver a la normalidad, pero un grupo de Slytherin continuaba riéndose del accidente de Lily. Excepto Severus, que miraba la puerta por donde la pelirroja había saliendo corriendo junto a su amiga.




-… y entonces se fue corriendo con Mckinnon a la enfermería. ¿Estará bien? - le contaba James a Remus cuando se encontraron al final del día en la Sala Común. No habían podido hablar durante las próximas clases, porque Remus tuvo que suplantar a Lily en las rondas que quedaron del día y llego de mal humor más tarde al resto de las clases que compartían.
-Estará bien James - Remus tranquilizo a su amigo, aunque lo miraba de forma divertida - ¿Tenias realmente que pedirle su cuchillo?
-Podría haber mil cuchillos, pero Jamsi siempre va a querer el de Evans - dijo Sirius que estaba apoyado sobre el marco de una ventana luciendo despreocupado.
- ¡Podría habérmelo prestado! - se defendió James - Ah, y ya decidimos que broma vamos a hacer Moony.
- ¿Quiero saber? - Remus miraba con una mueca a sus amigos.
-Por supuesto que quieres saber, te mueres por saber - Sirius sonrió - Un regalo especial para las serpientes, mi buen amigo.
Remus negó con la cabeza, pero no pregunto exactamente qué harían. Con el correr de los años había aprendido que era mejor enterarse sobre la marcha qué iban a hacer y decidir si lo prohibía o lo dejaba pasar y se sumaba al plan.
Muchas veces, Remus era el cerebro del plan.
- Debería disculparme con Lily… - dijo Peter en voz baja.
- ¡NO! - dijeron a la vez Sirius y James. Remus había decidido abrir su libro de Historia de la Magia y leer en silencio.
-Peter… si te disculpas ahora, Lily va a pensar que fue culpa mía - le explicaba James.
- ¿No fue tu culpa acaso, James? - pregunto Remus detrás de su libro.
-Bueno… si ella hubiera aceptado darme el cuchillo…
-Prongs, mi buen amigo, este tema me aburre - Sirius comenzó a mirar por la Sala Común como si buscara algo.
-Si estas buscando a Snape para divertirte, estas en la sala común equivocada.
-No estoy buscando a Sna… ¡Era eso lo que me faltaba! - Sirius sonrió satisfactoriamente y le dio un beso en la cabeza de James - eres tan inteligente como lindo jamsi - James lo miro enojado - Oh vamos, puedo cambiar mi pelo a rojo si es de tu gusto.

¡¡POTTER!!
Los chicos se dieron vuelta para mirar a una Lily Evans que entraba a la Sala Común echando humo con Marlenne y Mary detrás de ella cargando con todos los libros.
Hubo un momento en el que Sirius y James dudaron en salir corriendo por la cara desfigurada que tenía Lily del enfado, pero lo único que pudo hacer James fue levantarse del sillón de un salto.
Lily no tenía ninguna marca en la cara ni en las manos, pero supusieron que Madame Pomfrey se había encargado de todo.

-TODO EL DÍA ESTUVE EN LA ENFERMERÍA
-ho.. ¡hola Lily! ¿Estas mejor? - dijo James despeinándose el cabello, pero esta vez por nerviosismo.
- ¿Qué...? ¿qué si estoy mejor? ¡¿Qué si estoy mejor?! ¡Me salieron pelos en la cara del largo de la cola de un unicornio! - En ese momento Sirius ahogo una carcajada y Peter tuvo que ponerse las manos en la boca. Remus permanecía leyendo su libro, pero sus ojos no se movían y mantenía una postura de precaución.
-Guau… Lily… yo… lo lamento, no… ¿Qué tan largo dijiste que eran? - "PAF" se escuchó y James, que se encontraba parado, termino a un metro de distancia en el piso - ¡Evans!
-Tenías más de diez personas a quien molestar Potter ¡pero tenías que molestarme a mí!- Lily no guardo su varita y eso hizo que Sirius se ponga delante de su amigo que ya se había levantado del piso tocándose el brazo con dolor.
-Evans… fue un accidente, mi amigo se pone un poco tonto, ya sabes, tu presencia lo deja así - Sirius no parecía estar tranquilizando la situación y tuvo que intervenir Marlenne
-Lily, vamos. No vale la pena.
-Perdón Mckinnon, pero mi amigo si vale la pena. Fue solo un accidente - dijo Sirius mirando a las chicas - Además, lo importante es que Evans está bien… dejemos esto en el pasado ¿de acuerdo? - Lily seguía mirando a James, pero ya no estaba echando humo - Bueno, como dejamos esto en el pasado… - comenzó Sirius - ¿De que color era los pelos? ¿Colorados?
PAF. Sirius en el piso. Marlenne sacó su varita y con una mueca de triunfo se llevo a la pelirroja a la habitación de las niñas.
- Hubiera sido mejor si me disculpaba antes, ¿no? - murmuro Peter mirando como las dos chicas se iban enojadas al dormitorio. Ninguno contesto.
-Personalmente - dijo Remus cerrando el libro de un fuerte golpe - Creo que deberían disculparse con Lily mañana.
-Fue un a c c i d e n t e Moony, me disculpe en el aula.
-Si hubieran sido unas disculpas verdaderas, no te hubiera golpeado así - dijo Remus.
- Prongs tiene razón Moony, un par de besos…
-No Sirius - Remus se llenó de paciencia - Si te hubieran salido pelos en la cara y te perdías todas las clases del día ¿Qué hubieras hecho?
-No sé… ¿trenzas?
-Sirius con trenzas negras - James sonreía imaginando la situación - serías una bomba sensual - dijo James riéndose con Peter - Aún así, tengo una duda.
- ¿Cuál? - dijeron los tres.
- ¿Le habrán salido pelos rojos o de otro color? - Remus puso los ojos en blanco.
-Oh, créeme James, eran colorados - susurro misteriosamente Mary haciendo asustar a los cuatro chicos que no sabían de donde había salido la pequeña amiga de Lily. Se dio media vuelta y se fue dando saltitos al dormitorio de chicas.


 


 

 



Comenta este capítulo | Ir arriba Bundimuns y plumas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.