Historia al azar: BAJO EL OCASO DE LA LUNA
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La hermana de Sirius Black » Capítulo 8: Una jugada maestra
La hermana de Sirius Black (ATP)
Por Evelina
Escrita el Miércoles 1 de Abril de 2020, 18:52
Actualizada el Lunes 14 de Septiembre de 2020, 11:36
[ Más información ]

Capítulo 8: Una jugada maestra

El jardín delantero es grande y las plantas que lo habitan lo decoran con flores de todos colores. Un buzón de madera pintado de arcoíris indica que ese es el número 187 de la calle Fleamont Diviers. Desde el techo de la galería cuelgan adornos, principalmente, macetas con decoraciones tejidas en crochet. La casa de Andrómeda y Ted es todo lo opuesto a los hogares en los que mi prima y yo hemos crecido. Toco el timbre y se escuchan pasos correteando hacia la puerta.

-¡Hola, tía Cass! -Saluda Nymphadora abrazándome. Aquel día, su cabello está rosa chicle.

-¿Cómo estás, enana? -La saludo.

-¡Oye, no soy enana! -Protesta estirando el cuello y poniéndose de puntas de pie.

-Si no quieres que te llame por tu nombre, te llamaré enana.

-Bueno, igual es más lindo enana que Nymphadora.

Paso a la cocina de la casa en donde encuentro a Andrómeda y Ted. Los saludo y comenzamos a conversar de distintas cosas. Mi prima me comenta que la niña ya ha comenzado a controlar algunos encantamientos, no solamente hace magia accidental sino que algunos hechizos que le salieron de manera casual, ahora puede hacerlos intencionalmente.

Luego de cenar, Ted va a acostar a Nymphadora y nosotras nos quedamos conversando en la sala. Sé que es el momento de contarle a mi prima que estoy embarazada. En algún momento, el pequeño bulto de mi abdomen comenzará a notarse y tengo que decírselo yo antes de que sospeche.

-¿Y estás feliz? -Es la primera pregunta que me hace y sonrío. Es lo opuesto a toda la familia, no vive cargada de prejuicios, sino que siempre valora lo simple de la vida.

-Sí, -respondo- al principio fue difícil, porque no era lo que esperaba. Pero creo que ya me estoy haciendo la idea.

-Espera a que se entere Dora, va a saltar de felicidad cuando sepa que va a tener un primito. ¿Tienes idea de nombres?

-Altair o Canopus -digo bromeando y con mi prima nos reímos a carcajadas.

-Cuando tenía quince años, mi padre nos dio una lista de nombres de estrellas y constelaciones que no habían sido usados por nadie en la familia ¡Quince años tenía! Bellatrix debe haber tenido diecisiete y Narcissa unos trece... -Exclama entre risas y las mías acompañan las suyas.

-Narcissa le dio provecho -señalo.

-Y eligió el nombre más feo de toda la lista. -Añade y volvemos a reír.




-¡Esto es oro! -Exclama Alice triunfante blandiendo un pergamino en su mano derecha. Viene casi corriendo hacia el escritorio en el que estamos sentados Hannah, Rufus, Frank y yo.

-¿Qué tienes ahí? -Pregunta Frank intrigado.

-Logré interceptar una lechuza... ¡Dawlish, ven aquí! -Lo llama al integrante que falta en nuestro equipo. Cuando John se sienta, Alice extiende el papel sobre la mesa y todos nos acercamos a leer.

Lucius:

Tu actitud es francamente decepcionante. Aunque debo decir que viniendo de ti, no me sorprende. No sé qué estúpido temor te frena a actuar con coherencia, pero creo que tienes la inteligencia suficiente para imaginar el castigo que Nuestro Señor le impondrá a los traidores que solo están buscando en este momento quedar bien frente al Ministerio. Porque tu ayuda no es imprescindible para que él regrese, podemos apañárnoslas sin ti, Malfoy. Y una vez que regrese, seguramente él también podrá apañárselas sin ti.

Es el momento de decidir dónde está tu verdadera lealtad. No es tiempo de jugar a las escondidas, sino de buscar pistas y unirlas. Y tenemos que hacerlo antes que el Ministerio.

Te espero en casa mañana a las 17:00, tengo muchas cosas que comentar que no puedo decirlas en una carta por si llegan a caer en las manos equivocadas. Y con eso me refiero también a las tuyas.

Bellatrix.

Realmente, la carta que Alice logró interceptar es oro puro. No solamente Bellatrix se incrimina, sino que además está admitiendo que está haciendo movimientos para buscar a Voldemort y ayudar a que regrese al poder. Lucius Malfoy ha declarado ayer por las acusaciones que se le hicieron de pertenecer a los mortífagos y negó todo. Eso es lo que su cuñada le recrimina. Y además lo amenaza en caso de que no colabore.

Sin embargo, no podemos utilizarla como prueba de nada. Todo lo que dice ahí podría ser perfectamente desmentible. Así que una vez que todos hemos leído la carta, Alice se la vuelve a dar a la lechuza que ha capturado y la libera para que termine con su encargo. Esa carta tiene que llegar a Lucius Malfoy y una de las primeras cosas que nosotros debemos vigilar es si Lucius acude o no a la cita en lo de Bellatrix mañana a las 17.

-Dawlish y yo haremos la primera guardia de vigilancia en lo de los Lestrange mañana a las cinco. Alice, Hannah, hagan lo mismo en lo de los Malfoy. Luego iremos rotando. -Ordena Scrimgeour.




« Capítulo 7: Un tiempo Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 9: La niña »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.