Historia al azar: En 6 días...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La hermana de Sirius Black » Capítulo 14: El placard
La hermana de Sirius Black (ATP)
Por Evelina
Escrita el Miércoles 1 de Abril de 2020, 18:52
Actualizada el Lunes 14 de Septiembre de 2020, 11:36
[ Más información ]

Capítulo 14: El placard

-¡Mátame, por favor, mátame, Bellatrix! -Le imploro con la voz ronca y tomada, llorando con desesperación. Ella se ríe a carcajadas y niega con la cabeza.

-No, no te daré el gusto, primita... Salvo que me respondas mis preguntas. Hazme un favor, respóndeme lo que quiero saber y luego yo te haré el favor de matarte si quieres... ¿Por qué no murió Harry Potter hace un año? -Ya he perdido la cuenta de las veces que me ha preguntado eso. Ni siquiera sé para qué quiere esa información, pero no le pienso decir nada sobre Harry, sobre lo ocurrido en el Valle de Godric ni sobre los motivos que pudieron llevar a la derrota de Voldemort. Le digo que no sé, ella sabe que miento y vuelve a torturarme. La secuencia se repite innumerables veces. -Mañana seguiremos, primita.

Bellatrix cierra la puerta del armario y yo me quedo en allí llorando y temblando durante un buen rato. Me tiembla todo el cuerpo y me duele absolutamente cada centímetro de mi ser. Lo único que quiero es que en algún momento mi cuerpo no resista más y morirme. Pero la desgraciada de Bellatrix sabe perfectamente lo que hace y se detiene a tiempo, solamente para prolongar mi tortura. No sé cuánto tiempo llevo aquí, pero ya sé quién es el mortífago en cuyo placard estoy encerrada. Es Bartemius Crouch Junior, el hijo del Jefe del Departamento de Seguridad Mágica. Y sé que Bellatrix viene a interrogarme cuando él se ha ido al Ministerio. Cada tanto, pasan un par de días sin que la vea y entonces descubro que es fin de semana. Hace al menos dos semanas que estoy aquí, quizás tres... No puedo recordarlo con claridad. El dolor y la incomodidad me impiden dormir, aunque creo que a veces consigo dormirme o termino por perder la consciencia, no lo tengo muy claro.

-¿Estás loco? -Me despierto escuchando la voz de Bellatrix. Parece estar discutiendo con Crouch. -Ya han ido los aurores a hacer una requisa en mi casa, en la de Rabastan e incluso en la de mi hermana. No pienso llevármela. Este es el mejor lugar porque nadie va a requisar la casa del Jefe de Seguridad Mágica, Barty.

-¿Y si mi padre se entera? -Pregunta Crouch.

-¿Ese es problema? ¿Le tienes miedo a papá? ¡No seas ridículo! -La puerta del placard se abre nuevamente y veo el rostro de Bellatrix sonriente. -Buen día, primita. A ver si hoy tenemos suerte... ¿Algo para decir antes de que empecemos? -Yo solo la miro con odio y suspiro sabiendo lo que viene... -¡Cruccio!

El dolor me recorre todo el cuerpo como una corriente eléctrica. Es como si me pincharan con miles de clavos al rojo vivo que mientras me lastiman también me queman. Los ojos se me llenan de lágrimas, la cabeza me va a estallar y siento que me late el cerebro. Quiero morirme de una buena vez, ¿por qué morirse tiene que ser tan difícil? El tiempo se hace interminable, como si nunca avanzara. Bellatrix continúa con su interrogatorio, yo no tengo fuerzas ni para mandarla al diablo, solo niego con la cabeza. Y vuelve otra vez el dolor, el horror, el espanto.


Una mañana, abre la puerta feliz y exultante. Le anuncia a Barty Crouch que observe, que es muy probable que obtenga la información que necesita, porque ya ha averiguado el dato que necesita.

-¿Sabes qué día fue ayer? -Me pregunta y yo niego con la cabeza. Verla tan contenta me intriga y también me preocupa un poco. Han atrapado a alguien más, por eso está convencida de que hablaré. Me hará ver cómo tortura a alguien, como hicieron con Alice y Frank y querrá que le responda las preguntas que me viene haciendo hace tiempo. -2 de septiembre. Supongo que adivinarás entonces con quiénes he cenado. -No tengo idea por qué el 2 de septiembre cenaría con alguien diferente que el 1 o que el 31 de agosto. -¿De verdad no recuerdas qué es esa fecha? Es el cumpleaños de quien alguna vez fue tu madre. Y me ha dado un nombre interesante: Lenna Black.

-¡NO! -Rujo espantada al darme cuenta de la dirección que ha tomado la conversación. -¡No te atrevas!

-Hubo dos personas que te visitaron casi todo el tiempo en San Mungo cuando tuviste a la mocosa esa, una asquerosa mestiza a la que le has puesto el apellido Black... Porque quien sea el sangre sucia con el que la engendraste no se dignó a considerarla su hija. Alice Longbottom... y Andrómeda. Sabes que me encantará ir a visitar a mi hermana, cargármela a ella, al idiota de Tonks, a la mocosa esa mestiza que tienen... y estoy bastante segura de que encontraré a dos mocosas mestizas. Es momento de que hables, primita.

Sus ojos marrones se clavan en los míos y yo ya sé que lo único que solamente una cosa puede entretenerla más que ir a torturar o asesinar a Andrómeda, Ted y las niñas: ir en busca de Voldemort.

-No sé todo lo que me has preguntado... -le digo con un hilo de voz, suena ronca y ahogada porque estoy adolorida, mareada y con un nudo en la garganta que me comprime el pecho por lo que estoy a punto de hacer. Luego de esto, existe la posibilidad de que Voldemort regrese al poder. Pero valdrá la pena si eso evita la muerte de Lenna, Drómeda, Dora y Ted. Morirá mucha más gente, pero no me importa si ellos sobreviven. -Pero sí sé que Voldemort...

-¡No te atrevas a llamarlo por su nombre con tus asquerosos labios traidores!

-...perdió sus poderes porque Lily dio su vida por Harry. Eso le dio una protección mágica que hizo que el Avada Kedavra rebotara en la frente de Harry y luego fuera dirigido a Voldemort...

-¡Que no lo nombres!

-Ok, ok, fuera dirigido a él. Pero cuando rebotó, no lo mató, lo debilitó... No sé más que eso. -Le digo rogando que se quede conforme con eso, porque no tengo demasiada más información para ofrecer a cambio de la seguridad de mi hija. Pero ella está pensativa y acaba de comprender algo. Bellatrix sonríe y cierra la puerta del placard. Le dice a Crouch que vendrá luego y sale a toda prisa del dormitorio. ¿Por qué no me ha matado si ya le dije todo lo que sé? ¿Qué más querrá saber? Porque si sigo viva es porque volverá y me preguntará más cosas. Me extorsionará con Lenna para saber absolutamente todo lo que necesite, cuestiones del Departamento de Aurores, me hará entregar a algunos compañeros, develar protocolos ante situaciones críticas, revelar tal vez datos de la Orden del...

¡Protocolos ante situaciones críticas! ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda! He sido terriblemente imbécil. Si salgo viva de aquí, cosa que veo difícil, estaré desempleada. Porque me echarán del Departamento de Aurores. He cometido un error grosero de principiante, me he dejado llevar por la presión. El protocolo en situaciones de crisis establece claramente que cuando hay un auror desaparecido o secuestrado, se protege en extremo a su familia, porque será el primer punto de amenaza si alguien quiere obtener información. Andrómeda, Ted, Nymphadora y Lenna deben estar en este momento bajo una burbuja de doscientos mil encantamientos protectores. Seguramente, aunque me soltaran en este preciso momento, no podría entrar a su casa ni yo misma. Aterrada por lo que he hecho, rompo a llorar desesperada adentro de la oscuridad del placard. No solamente me echarán del Departamento de Aurores. Lo que es mucho peor es que ahora existe una posibilidad concreta de que Voldemort recupere su poder y yo seré cómplice de eso.


No me interesa cuando escucho voces en la habitación, doy por hecho que es Bellatrix, Rodolphus o Rabastan. Cuando se abre la puerta del placard, me sorprendo tanto de ver a Crouch padre como él de verme a mí. Su hijo cierra la puerta de inmediato, pero escucho la conversación.

-Dime, por favor, que no es la auror que está buscando todo el Ministerio.

-No lo es, padre. Y mañana este placard estará vacío, te lo aseguro. -Responde su hijo con firmeza. Oficialmente, estoy muerta.


¿Opiniones? ¿Comentarios?




« Capítulo 13: El desastre Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 15: El sótano »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.