Historia al azar: En el cielo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Mi Constelación Favorita » LA DESGRACIA (Parte 3)
Mi Constelación Favorita (ATP)
Por Hermione L Malfoy
Escrita el Lunes 30 de Marzo de 2020, 06:37
Actualizada el Martes 2 de Junio de 2020, 17:51
[ Más información ]

LA DESGRACIA (Parte 3)

Los gritos despertaron a todos en la cabaña, Finn fue a tapar a sus hermanos más pequeños un poco somnoliento, Elijha y Marena ayudaban a Esther tratando de calmar a la pelinegra.

En algún momento dejaron de tocarla pues su piel quemaba como si fuera el fuego mismo.

-¡Es una visión! - le dijo Marena con preocupación a Esther -

-No - dijo con la mandíbula apretada - es una premonición… una fuerte  

-¡Hay que sacarla de donde esté su mente! ¡Ahora!

El agua cayó sobre Chiara y dejó de moverse, tres pares de ojos se posaron sobre Mikael

-¿A nadie se le ocurrió que si ardía había que hecharle agua? - gruñó molesto - vengo de un día largo y lo único que encuentro son problemas

-¡Basta Mikael!, ve a dormir ya me encargo ésto - Esther se acercó a la pelinegra que yacía inconciente - trae un poco de agua Elijah, Marena háblame

Marena tomó la mano de su hermana aún tibia y cerró los ojos concentrándose.

-¿Qué vez? - le presionaba Esther - dime

-Esther - suspiró con cansancio - si me desconcentras no puedo hacer esto - rueda los ojos volviendo a su tarea, pero al cabo de un par de minutos soltó sus manos - es inútil… no veo nada

-Nunca has perdido sus visiones

-¡Ya lo sé! - se tomó la cabeza con frustración - ¿Cómo es que suceden las premoniciones?

-Entras en un sueño y vez cosas que pueden pasar en el futuro, tardas algo de tiempo en realizarlas

-¿Estás dicicendo que mi hermana otra vez hace cosas que se supone no deberíamos hacer?

-Sí - murmuró -

Con una bocanada de aire Chiara se levantó como si se estuviera ahogando

-¡La sangre! ¡La sangre! - jadeaba -

-Vamos, llevémosla fuera - Esther la tomó de un brazo - Finn, acuesta a los niños y que no le den lata a tú padre en lo que regreso, por favor

-¡Chiara! - su hermana le pegó una bofetada para que dejara de decir cosas sin sentido - ¿Qué sangre? ¿Dé qué estás hablando?

-Me abofeteaste - susurró dolida -

-¡La sangre! - la sarandeo un poco Esther - ¿De qué hablabas?

-No lo sé… los pies estaban llenos de sangre, el vestido era negro, mi boca estaba llena de sangre… lo maté ¡Estoy segura que lo maté!

-¿A quién mataste?

El color rojo sobre el cielo le hizo levantar la mirada… estaba amaneciendo, y al fijar su vista en el Oeste, la luna dio para ella su último brillo, como si le hubiese guiñado el ojo, trataba de escuchar los reclamos de su hermana y de Esther pero como si fueran pisadas de gigantes sus ojos bajaron hasta donde estaba la entrada del bosque.

Cómo si fuese atraida por un imán se levantó safándose de las manos que trataban de sujetarla y corrió hasta quedar justo frente a la entrada del bosque.

Estática.

Un nudo se instaló en su garganta y sus ojos se aguaron, las manos viajaron rápidamente a su garganta prohibiéndole emitir sonido alguno.

Niklaus tenía una profunda desolación, una gran culpa y la negrura comenzaba a dominar su alma, lo podía ver en sus ojos.

-¡Que te está pasando! - la jaló su hermana con brusquedad y volteó cuando sus ojos no se apartaban del frente - ¿Qué…

Un gritó salió de su garganta y se alejó unos pasos donde volvió el estómago, Esther se acercó lentamente con las manos temblando.

Ni una palabra fue necesaria pues el grito desgarrador que lanzó pegó de lleno ante tal escenario, trayendo a todos a la realidad.

Arrebató los restos de Henrik de las manos de Niklaus y lo dejó ahí parado sumido en la culpa y el dolor. Elijah regresaba con el balde de agua que su madre le había pedido y se hechó a correr al verla tirada en la entrada del bosque.

Y un poco alarmado, Mikael ya salía de la cabaña a toda prisa ordenando a gritos a Finn que no dejara salir a sus hermanos.

Chiara salió de su ensoñación y sus pies avanzaron con determinación, pasó sus brazos alrededor del cuello atrayendolo hacia ella

-Debí bajar a defenderle - susurró Klaus -

-Si tú bajabas ¿Quién cuidaría de mí? - negaba -

Niklaus posó su cabeza en el hueco de su cuello y pasó sus manos por la cintura aferrándose fuertemente a ella para no llorar

-Cuéntame algo… por favor

Chiara suspiró con pesades cuando sintió la sangre empaparle la planta de los pies y se reprendió mentalmente por no haber podido evitarle ese sufrimiento a la familia Mikaelson.

-Alessia - murmuró - el nombre que jamás nadie puede saber de mí ¿Juras que nunca lo dirás?

-Te lo juro

Ese día, ambos se dieron algo más que sinceridad, pero no lo descubrirían hasta mucho tiempo después.

 

 Lizeth Malfoy 



« LA DESGRACIA (Parte 2) Comenta este capítulo | Ir arriba LECCIONES »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.