Historia al azar: Amor prohibido
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Todo es un juego » Capítulo ll
Todo es un juego (R15)
Por PaulaVidal15
Escrita el Miércoles 12 de Febrero de 2020, 17:40
Actualizada el Lunes 17 de Febrero de 2020, 19:07
[ Más información ]

Capítulo ll

Draco
-Gracias por venir, pensaba que sería más difícil que colaborarais.- Mcgonagall estaba sentada detrás del escritorio con una pluma en la mano. -Os he hecho venir porque va haber unos cambios este año, sé que no os gustará pero no hay nada que hacer y yo no voy a intentar remediarlo ya que me parece una buena idea.-
Haber que mierda de noticia nos va a dar esta vieja loca, creo que estar en azkaban hubiera sido mejor que esto de empezar un nuevo curso y fingir que nada ha pasado. - Como ya sabéis estáis aquí por no estar en azkaban, aunque eso no quiere decir que estéis impunes. Algunos padres no les parece bien que sus hijos compartan su vida con mortifagos. Así que el remedio que hemos tenido que poner es que cada uno de vosotros tendrá que compartir una habitación con quién os toque de los chicos de el ejército de Dumbledore.
- ¡¿Que?! ¿Y se supone que nos vamos a quedar de brazos cruzados? No pienso aceptarlo, ya sabíamos que íbamos a estar vigilados y que tendríamos un dispositivo enganchado por si se nos ocurre escapar, ¿Pero esto?- Pansy no dejó acabar a la directora.
- Señorita Parkinson, le recuerdo que es esto o no hay nada más que podáis hacer. - Mcgonagall se levantó de su silla y rodeó la mesa hasta posicionarse delante nuestro.
- ¿Y como será, todos estaremos en una torre? - Daphne no parecía tan molesta, ella era la única que reconocía no querer acabar en azkaban. -¿Usted a dicho que con quién nos toque, a qué se refiere?
Mcgonagall caminó hacia una de las vitrinas del despacho, volvió con una especie de cuenco, con un movimiento de varita se llenó de pequeños trozos de papel doblados por la mitad.
- Ésta es la única opción que os doy para escoger, si os pongo a cada uno de ustedes un compañero seguro que os quejaréis así que está es la manera en la que podéis participar.-  Con la varita mezcló los papeles dentro y lo hizo levitar. - Quién os salga en el papel será vuestro compañero de habitación. Habrá una torre especial para todos vosotros, en el segundo piso del castillo hay una pequeña escalera de caracol en la cuál habrá diferentes salas. Cada una de las salas cuenta con una sala común y con dos habitaciones, cada una con sus respectivos baños. Allí pasaréis el curso con el compañero que os toque. Sin duda es mucho mejor que una habitación de dos metros cuadrados con una cama y un retrete.- Mcgonagall nos miró por encima de las gafas.
Empezó a moverse el cuenco hacía cada uno de nosotros, Crabbe era el primero, cogió uno de los papeles. Después Daphne seguido de Pansy, luego cogió uno Theo, Blaise estuvo unossegundos intentandoescoger entrelosdosquequedaban. Me tocaba. Cogí el único papel que quedaba, ¿Qué podría salir peor?
Hermione Granger  puerta 3
Genial. No, no podía ser peor.
- Ni de coña, no pienso estar un puto año con la Weasley en la misma sala. No me vais a obligar. No podéis.- Pansy empezó a respirar muy agitada todos empezaron a quejarse en voz alta. ¿Para qué voy a intentar remediarlo si no es posible? Mcgonagall a dicho que las cosas van a ser así a partir de ahora y no creo que sea yo el más indicado para quejarme. Supongo que va a ser un año interesante.
-Esto es una medida de seguridad que se ha decidido entre el mismísimo ministro de magia y los padres de todos los alumnos por seguridad y para tranquilidad de éstos. Siento decirles que no hay otra opción, es esto o van a prisión.-  Mcgonagall alzó el tono de voz. Ahora ya pueden ir a sus respectivas habitaciones, mañana a primera hora hay clases. Buenas noches.
Entre soplidos de disgusto todos salimos del despacho, fuera estaban esperando para entrar Neville, Luna, Dean Thomas, la pequeña Weasley y la estúpida de Hermione Granger. Los ignoré a todos, no estaba de humor para molestar pero sí que busqué con la mirada a Granger. Es con quién pasaré el resto de curso y sabía que para ella sería más mala noticia que para mí y quería jactarme en su cara pero ella miraba al suelo tímida. ¿Dónde estaban sus rizos? Tenía el pelo completamente liso y bastante largo, más claro de lo habitual.
Seguí mi camino, no quería pensar mucho en lo que acababa de pasar.

Hermione

El despacho de Dumbledore no había cambiado nada prácticamente. Seguía todo en su sitio. Mcgonagall estaba de pie en delante de su escritorio, se la veía un poco tensa.
- Chicos tengo una notificación del ministro de magia para ustedes.- rodeó el escritorio y se sentó, suspiró y nos miró.- Siento comunicarles que no estarán viviendo este año en vuestras respectivas salas comunes. Tendréis que compartir una pequeña sala con algunos de los chicos que acaban de ver salir. Luna Lovegood usted compartirás sala con el señor Theodore Nott, Ginebra Weasley tu con Pansy Parkinson.-

- ¿Es en serio directora Mcgonagall? ¿No puede hacer algodón por nosotros?- Ginny no dejó acabar de hablar a la directora. Estaba bastante alterada.

- Créame señorita Weasley que no puedo hacer nada, tenéis que hacerlo. Sois parte del ejército de Dumbledore, es vuestro deber.- Mcgonagall levantó la mano haciendo de Ginny se tuviera que morder la lengua. - Neville Longbottom, tu con Daphne Greengras, Dean Thomas tu con Vicent Crabbe y Hermione Granger a ti te a tocado con Draco Malfoy.- Mcgonagall miró los papeles que tenía en la mesa, nerviosa ya que entendía por lo que teníamos que pasar pero no había nada en sus manos que pudiera hacer.
Empecé a marearme un poco. ¿Porqué a mi me tocaba el peor? ¿Que iba a ser de mi éste año?
-Pueden ir a sus habitaciones - en el papel que os entrego está el número de puerta que os toca a cada uno.- señorita Granger quédese un momento, tengo que comentar algo con usted.
Todosmis amigos se fueron y me dejaron a solas con Mcgonagall. Realmente estaba nerviosa. No quería que me tocara Malfoy, pero realmente creo que podría haber sido peor, Parkinson por ejemplo... Habría acabado arrancándole el pelo seguramente.
- Hermione, quiero que sepas que vas a estar protegida en todo momento, cualquier momento en el que te sientas atacada mandas un aviso y en menos de lo quese tarda en decir cualquier hechizo estaré allí yo o cualquier profesor.- ¿Mcgonagall estaba preocupada por mi? ¿Porqué a los demás no les decía nada? Me hace sentir débil. - Te lo digo porque Draco Malfoy a sido el que más comportamiento mortífago a tenido, se que tú podrías acabar con él pero los Slytherin son personas que les gusta atacar por la espalda. Ten cuidado muchacha.-
Asentí. No tenía voz para hablar, me había quedado un poco asustada después de las palabras de Mcgonagall.
- Déjate de tonterías Hermione, no necesitas ayuda porque no te va a pasar nada.- Espero que nadie ne vea hablar sola porque es lo que menos necesito, que crean que estoy loca.
Subí las escaleras de caracol que había indicado la directora, puerta número uno, puerta número dos.
Puerta número tres.
Dentro no parecía haber nadie, era una sala bastante grande, con una chimenea enorme y encendida dándole calidez al ambiente. A cada lado de la chimenea la pared era entera una estantería llena de libros. Que preciosidad. Delante de la chimenea había un sofá de piel marrón con dos sillones a los lados, el suelo de piedra hacía sonar mis zapatos como si llevara tacones. A cada lado de la sala una puerta, supongo que una de esas sería mi habitación. Al fondo de la sala una mesa enorme de madera caoba y 6 sillas. No sé para qué se necesitan tantas. A cada lado de la mesa unos ventanales. Todo estaba decorado exquisitamente, con todos neutros, no como la sala común de Gryfindor que tenía su rojo escarlata y dorado por doquier. Me saque de encima mi bolsito de cuentashechizado y busqué dentro los libros de éste curso. Abrí el de historia de la magia y me senté en una de las sillas. No se cuánto tiempo pasódespués, siempremepasabalomismo, era ponerme aleercualquier lectura ypasareltiempovolando. La puerta de entrada se abrió dejando paso a un rubio con ojos grises como el mercurio.

Empezó a estudiar la sala, tal y como había echo yo. Por último me miró a mi y luego lo que estaba haciendo.
-¿Que coño haces Granger? ¿Aún no han empezado las clases y ya te estás comiendo el libro de historia de la magia?- Puso cara de asco mientras lo decía.
- A ti que más te da si lo leo, no es tu problema Malfoy.- Estaba nerviosa, era la primera vez que estaba a solas con Malfoy en una habitación. Me levanté cerrando el libro con fuerza y desafiando con la mirada.
- Eres una aburrida, me das pena.- Dijo sentándose en el sofá. - Accio bolsa - la bolsa/maleta de Malfoy vino volando hasta su lado, dos toques de varita y se convirtió en un pequeño bar, con vasos hielo y alcohol. Cogió un pequeño vaso y lleno un dedo de whisky, puso los pies encima del sofá y suspiró contento, sacó de su bolsillo de dento de su chaqueta negra un paquete de tabaco y un mechero, se puso uno en la boca y se lo encendió.
- Para ser anti muggles y sangres sucias te gustan sus artilugios, aún sean nocivos para la salud.- ¿Cómo se atrevía a traer un bar y tabaco a Howgarts?
- Nena, muchos artilugios muggles me parecen interesantes, son muy ingeniosos para crear cualquier cosa, ¿Que hacen sin magia esta gente? Pues crear, cualquier cosa que les sirva de entretenimiento y voilá, ahí lo tienen.- Se soltó el nudo de la corbata y se puso más cómodo en el sofá.

- No me llames nena Malfoy.-  Me di la vuelta y bufé ruidosamente, me parecía imposible lo que estaba haciendo. Qué cara tenía. Mejor voy a mi habitación antes de empezar una pelea que podría acabar muy mal.

¿Quién se piensa que es para hacer eso? ¿Y eso de llamarme nena desde cuándo? Hay que pararle los pies a este chico.





« Capítulo l Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo lll »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.