Historia al azar: Dragon
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Versos hechos realidad (petición de song-fics) » 1; Perfect (Romione)
Versos hechos realidad (petición de song-fics) (ATP)
Por mavifics
Escrita el Miércoles 27 de Noviembre de 2019, 02:24
Actualizada el Jueves 28 de Noviembre de 2019, 12:59
[ Más información ]

1; Perfect (Romione)

¡HOLA GENTE!

La verdad es que he tenido mucho tiempo el día de hoy, así que pude terminar la historia rápido. Gracias a Hari Malfoy  y a Grilspower por comentar el ¿prólogo? de esta recopilación.
 
Por petición de Hari, la pareja del día de hoy es ¡Ron y Hermione!, la canción es Perfect, así que este relato será MUY MUY MUY romántico, por si la época de finales necesita endulzarse un poco. 

Imaginé la transición de novios a matrimonio, la historia de sus años de noviazgo antes de casarse,  espero sea de su agrado -eso sí, es largo- así que a poner música de fondo, para disfrutar mejor este Song-fic.

Estoy un poco oxidada, así que disculpas adelantadas, y si quieres hacer un pedido, no dudes en realizarlo en comentarios.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pareja: Ron y Hermione
Canción: Perfect
Artista: Ed Sheeran
Canción con letra traducidahttps://www.youtube.com/watch?v=nRhSPp5CWos

La canción  en el capítulo se muestra traducida al español.

----------------------------------------------      PERFECT     --------------------------------------------------

La primera vez que Hermione Jean Granger utilizó un vestido de gala, irónicamente, también fue la primera vez que Ronald Bilius Weasley supo lo que era sentirse celoso.


El subconsciente del pelirrojo, era lento y sobre todo, orgulloso. Nunca admitiría que su mal humor provenía del coqueteo "descarado" entre ella y su acompañante.


Cuando terminó la noche, algo cambió dentro de él. Fue como verla claramente después de cuatro años  años, los pensamientos tan juiciosos mutaron de un momento a otro...porque claro, su mejor amiga era de hecho, una chica.


No es como si hubiera sospechado lo contrario, sino  que nunca la había considerado como...bueno, una de esas chicas que pueden verse preciosas y salir con estrellas internacionales de Quidditch, que pueden besar a otros chicos debajo del muérdago… una de las chicas que él no sabía cómo tratar.


Toda la noche estuvo pendiente de como bailaba, como se divertía...como sonreía de una manera antes reservada para Harry y él. Aunque Padma Patil trató con todos sus encantos y ruegos de que el pelirrojo también fuera a la pista, fue un caso perdido.


Ron nunca lo supo, pero esa fue igualmente, la primera vez en la que pensó que Hermione era perfecta.



Encontré un amor para mi

Cariño, sólo sumérgete en esto y sígueme


Lágrimas,dolor, veneno, guerra.


Sorpresa.


El beso estaba cargado con cada una de esas palabras, tan incoherentes como lo que sentían en ese momento. No fue un impulso, ni siquiera era un intento a  aferrarse a lo que podría ser su última noche. 


¿Cuánto tiempo lo habían negado?


Se separaron lentamente, él no pudo articular sonido alguno, sabía que al hablar, cualquier cosa que saliera de su boca no tendría sentido. La observó, tan asustada y feliz. 


En verdad, ¿Qué podían decir en ese momento? 


No existía una respuesta adecuada. Los gritos, la angustia ….la muerte que los rodeaba impedía que se dejaran llevar enteramente por la esperanza que ese contacto representaba, era absurdo y ambos conocían demasiado bien la desilusión como para pensar más allá del presente tan desolador.


Aún así, se sonrieron mutuamente antes de volver a besarse.


Bueno, encontré a una chica, hermosa y dulce

Oh, nunca supe que tu eras la que había estado esperando por mi


Entró al Departamento de Seguridad Mágica con un paso firme, después de dos años en el ministerio, aún no se acostumbraba a la profunda etiqueta que representaba ser un auror. Ni hablar del trabajo de escritorio que se acumulaba cada día, pilas enormes de papeleo interminable lo esperaban todas las mañanas, al igual que las miradas furtivas de sus compañeros.


Ron ya no se sonrojaba cuando alguien lo reconocía por las calles o en el ministerio de magia, por supuesto,  nunca admitiría lo mucho que le agradaba cuando lo volteaban a ver con cierta admiración.


Pero esa mañana, increíblemente él no era el centro de atención, ni siquiera Harry desde el cubículo contiguo, la excitación de la sala era innegable, algo grande había sucedido y al parecer, él era el último en enterarse.


Entonces entró ella, con su cabello antes rebelde en un complicado moño, ropa formal que se ceñía a su cuerpo, zapatos  pulcros que relucían aún en esa sala empolvada… con la mirada determinante y una sonrisa feliz en sus labios.


Todos la siguieron con la mirada, la nueva, la neófita...la prodigio de Hogwarts de la que tanto Kingsley hablaba. Se detuvo frente al asiento de su novio, con la mirada juguetona en sus labios. Su mano se dirigió a su bolso y sacó una pequeña tarjeta "No lo creerás Ron ¡Eres tú!" dijo en un tono lo suficientemente elevado para que la sala prestara atención a la pareja.


Un cromo de las ranas de chocolate. en ella, un pelirrojo demasiado pecoso sonreía. "Ronald Bilius Weasley, auror y defensor de la comunidad mágica…."  Primero fue una risa, luego una carcajada y después, ni siquiera Hermione pudo distinguir dónde terminaba el rostro de Ron y donde empezaba su cabello.


Porque solo eramos niños cuando nos enamoramos

Sin saber lo que era


El libro se encontraba en el lugar más recóndito de la casa, después de 6 años, le avergonzaba incluso verlo….era demasiado. No lo podía tirar, no lo iba a regalar y mucho menos esperaba venderlo en aquellos bazares mágicos donde cualquiera podría reconocerlo.


Su novia se había comprometido a ayudarlo para la mudanza. Sería la primera vez que Ron dejara la madriguera y le urgía esconder cualquier rastro de su bochornosa adolescencia: desde los posters de los Chudley Canons hasta ese maldito instructivo. Pero no era lo suficientemente hábil como Hermione, que con unos simples movimientos de varita ordenaba cajas enteras de cachivaches.


Tuvo que haber prevenido que lo primero que la castaña trataría de salvar serían libros, no importaba que tan burdos o infantiles fueran. El alma del Weasley se cayó a sus pies cuando reconoció el rosa chillón del libro que ella  tenía entre sus manos.


"Doce Maneras Infalibles de Hechizar a una Bruja…." leyó la chica en voz alta, para después mirarlo con esos ojos inquisidores, exigiendo una explicación que él no tenía.


No te dejaré esta vez

Pero cariño, solo bésame lentamente


Las noches eran cambiantes. Era difícil vivir después de una guerra.


Los sueños se convertían en pesadillas, lo peor de todo era que ni siquiera se le podían llamar así, la mayoría de ellas  solo eran recuerdos, tan dolorosos que dormir era una tortura. La muerte invadía de manera repentina sus mentes. La luz del día entonces era el único indicio que todo estaba bien.


"Quiero dormir contigo" había pedido alguna vez la castaña "solo quiero descansar". Se miraron, lo único que encontraron fue una necesidad de estar juntos,  de no querer enfrentar otra noche a oscuras, en la soledad.


Tu corazón es todo lo que tengo

Y en tus ojos, estás sosteniendo el mío


Lo más difícil fue adaptarse a los miedos del otro.


La oscuridad llegaba y con ello, también los remordimientos de un pasado no tan distante, apenas había pasado el tiempo suficiente para que cada quien tratara de seguir adelante. Se conocían tan bien, que en el silencio comprendían los temores del otro.


"¿Qué sueñas?" preguntó Ron al cabo de unas semanas, la respuesta de él era simple: con su hermano con la sonrisa congelada. 


La respuesta de la chica tardó en llegar:  "Con la vez que te fuiste".


Esa fue la confesión de amor más grande que Hermione Jean Granger le hizo.


Bueno, encontré una mujer

Más fuerte que cualquiera que conozco


Flashes de cámaras inundaban el salón. Personas de todo rango se aglomeraban lo más cerca del estrado, incluso a su alrededor todos esperaban impacientemente la llegada de lo que se les había informado días antes.

Ronald se sentía pequeño en ese lugar, hacía tiempo que había dejado de trabajar en el ministerio de magia. La gente lo saludaba cordialmente, felicitándolo de "tener una de las mentes más brillantes a su lado". No había entendido lo importante que su novia era hasta ese momento.


Porque la sala estaba llena, la prensa murmuraba extasiada sobre un tema que al principio, él creyó imposible. Claro que la apoyó, pero nunca imaginó el impacto que tendría una simple idea, el sonrojo que se apoderaba de él no era por otra razón más que de timidez, y eso que un Weasley no podía ser tímido.


Cuando Hermione recorrió la sala, las preguntas rugieron y los aplausos de todos los presentes ensordecieron el lugar. ¿Orgullo?, no,  era algo más grande, más poderoso. Ron la miraba con admiración, sintió irreal que la chica frente a él lo hubiera elegido a él, alguien tan desastroso que no podía siquiera ordenar sus mañanas.


"Señor Weasley ¿Qué piensa de la iniciativa de la señorita Granger sobre los derechos de los elfos domésticos?" La pregunta lo sacó de su ensueño, pero antes de contestar la miró por una última vez, y se sintió el hombre más afortunado del mundo.


Ella comparte mis sueños

Espero que algún día yo comparta su casa

Encontré una amante


Cuando Hermione llegó a casa, lo que encontró fue un verdadero desastre. 


A Ron todo le había salido mal: La comida que trató de cocinar  sin magia se había quemado, la lluvia de días pasados habían impedido un picnic fuera, al parecer la ropa de los muggles era más difícil de comprender que las túnicas.


El resultado era lamentable, incluso el pelirrojo se veía tan abatido y nervioso que ella no comprendía nada de lo que estaba sucediendo. Sonrió de una manera divertida y le dio un pequeño beso en los labios : "No te preocupes, podemos comer fuera"


Pero él no se movió de lugar, en cambio, agitó su varita un par de veces para decorar la pequeña sala como un paisaje remoto. El cuarto se pintó de blanco, las mesas con toques de cristal y por supuesto, un muérdago justo encima de ellos.


Hermione se quedó perpleja ante la visión, reconocía ese lugar: el tan codicioso baile de Navidad en el que ella y su ahora novio, habían peleado por primera vez.


Para llevar más que mis secretos 


Sonrió,  nunca imaginó un sexto aniversario de esa forma. El regalo que se encontraba en su bolso no era nada comparado con lo que Ron había preparado, se acercó lentamente, observando cada detalle.


"Es hermoso" exclamó encantada, sin darse cuenta que el  pelirrojo se hincaba de rodillas frente a ella. Al reconocer el gesto, las lágrimas no hicieron esperar.


Para llevar amor, llevar a nuestros hijos


"Cuando me dí cuenta que estaba enamorado de ti, fue en Navidad...sé que ahora no lo es, estamos a mitades de año…" empezó a divagar, nervioso, con las manos temblando "yo… bueno… esa noche me prometí que no quería que bailaras con nadie más"


Se mi chica, yo seré tu hombre


El recuerdo la hace reír, se inclina a su altura, mientras Ronald prosigue, mirándola a los ojos: " Hermione Jean Granger…¿Bailarías conmigo el resto de mis días?.


Veo mi futuro en tus ojos


No da una respuesta firme, lo toma de los hombros antes de besarlo, como la primera vez que lo hicieron. Él acepta el beso, gustoso, mientras olvida ponerle el anillo y disfruta del momento.


Y aunque esté mal decirlo, festeja su victoria ante Krum, muchos años después.


Bebé, estoy bailando en la oscuridad

Contigo entre mis brazos


Lo menos romántico de casarse, es la boda.


Nadie tocará las decoraciones de la Madriguera hasta la mañana siguiente, cuando el cansancio se haya ido de los integrantes de ambas familias y por supuesto, también haya bajado el licor en la sangre.


Por supuesto que los hijos de sus hermanos aún estaban haciendo travesuras por el patio, incluso, podía escuchar las risas nada discretas de Ted, que entendía mejor que nadie lo que se podía hacer sin adultos cerca.


"Ni siquiera tuvimos tanto tiempo para estar solos" rezonga Hermione, sentándose en una de las tantas sillas decoradas. Se quita las zapatillas que ya duelen y se desamarra el peinado que Molly tanto ha insistido en hacer.


Ron se acerca a ella y la toma de la mano "¿Me concede esta pieza?" invita mientras  inclina la cabeza lo más posible. Segundos después, ambos bailan abrazados.


Descalzo en el césped

Escuchando nuestra canción favorita


No dicen nada, no hay necesidad. 

Disfrutan la compañía del otro, sin que nada les importe, ni siquiera las miradas desde la madriguera, que no son tan secretas como creen. En mucho tiempo, no imaginaron que ese momento fuera posible.


Hermione sonríe, al recordar al Ronald de 11 años que conoció en el Expresso, al contrario del hombre que la abraza.


Te veías hermosa

No merezco esto

Cariño, te ves perfecta esta noche


Ron se detiene un momento y la observa detenidamente, sin prestarle atención a la curiosidad de su ahora esposa. Quiere recordar ese momento, con ella descalza y el cabello enmarañado tan característico...incluso con el maquillaje ya un poco corrido.


La quiere guardar en sus memorias como la novia que es, para borrar todos los momentos que solo han quedado atrás. Se ve tan perfecta como esa noche en cuarto año. Ríe para sus adentros y la abraza de nuevo.


"Estuve pensando…¿Qué tal si tenemos los hijos suficientes para hacerle competencia a mis padres?"




« ¿De qué va? Comenta este capítulo | Ir arriba 2; The rest of my life »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.