Historia al azar: Digo te odio, siento te amo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 41 UN NUEVO AMANECER
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 11:40
[ Más información ]

41 UN NUEVO AMANECER

Capítulos
  1. 1- VOLDEMORT HA REGRESADO
  2. 2- RELEVOS EN LA GUARDIA
  3. 3- LA ESCENA AL DESCUBIERTO
  4. 4 -MISIONES
  5. 5- HAMBRE
  6. 6- GRYFFINDOR & HUFFLEPUFF
  7. 7- ¿TE GUSTA N.TONKS?
  8. 8- LA PRIMERA CONFESIÓN
  9. 9- NUEVOS PREFECTOS
  10. 10- DESARME
  11. 11- IMPROVISACIONES
  12. 12- CHOCOLATE
  13. 13- CONEXIÓN
  14. 14- REGALOS NAVIDEñOS
  15. 15- CAMALEÓN
  16. 16- ELLA TE AMA
  17. 17- EL NO BESO
  18. 18 - HASTA QUE CREAS QUE PUEDES
  19. 19- LA CIERVA
  20. 20- MUERTE Y MILAGRO
  21. 21- ROSA ROSA
  22. 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO
  23. 23- TRAS LA VENTANA
  24. 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
  25. 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
  26. 26- ÉL Y ELLA
  27. 27- EL ADIÓS
  28. 28- ENTRE LOBOS
  29. 29- REVELO
  30. 30- 5 MESES
  31. 31 A PESAR DEL TIEMPO
  32. 32- EMBOSCADA
  33. 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA
  34. 34- LO ODIO
  35. 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE
  36. 36- BATALLA EN LA TORRE DE ASTRONOMÍA
  37. 37- NO LA DEJES IR
  38. 38- RENDICIÓN
  39. 39- COMO UN SUEÑO
  40. 40- QUIERO QUE ME QUIERAS
  41. 41 UN NUEVO AMANECER
  42. 42 DORA LUPIN
  43. 43 - CENA Y PROMESA
Antes de nada mil disculpas por la demora. Quiero que sepáis que no he dejado este Fic de lado y que voy a seguir escribiendo aunque voy a necesitar más tiempo para hacerlo solo espero que disfrutéis leyéndolo cómo habéis hecho hasta ahora y que escribáis en los comentarios que os parece la  historia.

@legn@



Cuando abrió los ojos él no estaba a su lado. Había dejado en su lugar, el hueco de la cama con las sábanas arrugadas y su olor dulzón. 
La auror se incorporó muy despacio examinando su alrededor e imágenes borrosas de esa noche empezaron a danzar por su cabeza. Se mordió el labio y tuvo que hacer un esfuerzo por dejarlas de lado. Había sido su primera noche de amor con Remus Lupin y le costaba apartar las sensaciones que había experimentado en sus brazos.
La habitación iluminada por los rayos el sol resultaba simple pero cálida. No le costaría acostumbrarse a aquello. 
Vió su ropa perfectamente doblada en la silla esquinera y supo que él se había tomado más molestias de las necesarias, porque la noche anterior las prendas que vestían habían sido desparramadas sin el menor cuidado. 
Una toalla tupida, que sospechaba era la mejor que su licántropo poseía, reposaba en el respaldo y entendió que él lo había preparado todo para que su despertar fuera lo más reconfortable posible. 

Tomó una ducha rápida deshaciéndose de la sensación pegajosa que aún notaba en la piel. Lo hizo con cierta melancolía por lo que aquello significaba, pero "no importa" pensó, esperaba que hubiera muchas mañanas que se levantara de esa forma; con el sudor provocado por hacer el amor con Remus pegado a su piel. 

Se vistió con la ropa que él había doblado y que había vestido el día anterior y aún con el pelo mojado bajó las escaleras. La melodía suave que salía de la cocina le hizo localizar con facilidad la ubicación de su enamorado. Entró con una sonrisa radiante a la estancia para descubrir un plato con una torre de sus bollos de mantequilla preferidos y su castaño favorito con una taza de café en la mano mirando a través de la ventana que iluminaba la encimera. Parecía que le hubiera estado esperando.

- Buenos días - dijo radiante la bruja. Él le sonrió con el rostro relajado y le dió la sensación que algunas de sus prematuras arrugas habían desaparecido.

- Buenos días Nymphadora - la muchacha apretó los dientes.

- ¿En serio?¿Por qué has tenido que estropear la mejor mañana de mi vida? - soltó la bruja con un tono de resignación mientras se acercaba a él.

- Lo siento, pero...- Lupin pareció dudar mientras la rodeaba con sus brazos, pero finalmente continuó- la verdad es que no quiero llamarte como lo hacen todos...- ella se dio cuenta de que él se había ruborizado ligeramente - Ahora... no soy uno más ¿no?

- Tú nunca has sido uno más Remus...- Tonks besó sus labios cálida y tiernamente olvidando el disgusto que le provocaba oír su nombre y él le correspondió de la misma manera- ¿De dónde han salido?- preguntó mirando los bollitos con gula.

- Sabía que eran tus favoritos y he ido a primera hora al Callejón Diagon. La panadería es uno de los pocos locales que sobrevive. Aún estaban calientes cuando los compré. 

- No tendrías que haberte molestado.

- No fue una molestia y además quería ofrecerte algo más que té o café cuando despertaras. Quería que fuera especial... - Lupin fijó sus ojos en el polvoriento suelo y ella le sonrió con ternura.

- Tú lo haces especial, pero no pienses que voy a despreciarlos!- Tonks le quitó el café de las manos y antes de que tuviera tiempo a reaccionar, de sentó con las piernas cruzadas en la silla más cercana y untó uno de los bollos hasta lo más hondo de la taza, haciendo rebosar el contenido por los bordes. Remus sonrió.

- ¿Has descansado bien?

- ¿La verdad? No sé cuánto hacía que no dormía así. Ayer también dormí muy bien pero claro esta noche fue... Increíble. ¿Lo fue para tí? - y se quedó mirando al castaño mientras se metía el dulce empapado de café en la boca. 

Lupin, encandilado, encontraba fascinante todo lo que englobaba a Tonks. Sus mechones de pelo mojado pegado por la frente, su forma de disfrutar de la comida, su expresividad con los ojos, su manera de sonreir, su virtud de hacerle sentir feliz, ...

- No he tenido nunca una noche tan increíble como la que he vivido hoy. - respondió el licántropo con el corazón abierto. Le sonrió relajando sus facciones un segundo- Contigo todo parece estar bien pero fuera... la guerra sigue y la muerte acecha. - miró tras la ventana poniéndose muy serio, como si fuera a descubrir algo tras los cristales- ¿No vas a ir hoy al Ministerio? ¿No deberías estar ya allí?

- No, mi puesto estaba en Hogsmeade para dar protección adicional a la escuela. Pero ahora que el curso ha acabado y Dumbledore... bueno, no tiene sentido que volvamos ¿no?. 
Sí, iré al ministerio, supongo que me re-ubicarán pero... nadie va a decirme nada porque llegue un par de horas tarde a la oficina hoy, quiero disfrutar de mi desayuno y de tu compañía.- Tonks miró de tal manera a Remus que a éste se le agrandó el corazón.
- Pasaré por casa, cuando salga del ministerio, hace tres días que no veo a mis padres. Les contaré las novedades y.... - la palabra "padres" provocaron un nudo grueso en la garganta del ex-profesor- si quieres.... puedo venir a cenar y a dormir aquí.

- Claro que quiero pero...- que el señor y la señora Tonks hubieran salido en la conversación había provocado una tensión adicional en el mago- quizás tus padres sospechen...

- ¿Que deberían sospechar? - preguntó Tonks con cara de no entender metiéndose el segundo bollo untado en la boca.

- Pues que... bueno que tu ausencia de estas noches no se deba al trabajo, ¿no?, quizás... crean que pasas las noches con alguien y quizás querrán saber quién es y... - Lupin se empezó a sentirse bastante nervioso. 
Sin embargo Tonks le miraba de manera relajada, entre divertida y sorprendida mientras disfrutaba de su desayuno.

- Por supuesto que lo harán, mis padres son muchas cosas pero no son imbéciles... - Lupin quedó cual muñeco de cera y Tonks siguió con su discurso despreocupado mientras bañaba por segunda vez el bollo en el café - pero no van a tener ningun tipo de dudas, porque se las aclararé todas... - el castaño no acabó de entender aquello y empezó a sentir un sudor frío en la palma de sus manos.

- ¿Qué es lo que les aclararás exactamente?

- Pues les dire que estos tres días he estado afrontando las misiones de la Orden, de mi trabajo como auror, que he dormido contigo y que lo seguiré haciendo porque eres mi novio... - Tonks dijo todo aquello de carrerilla sin el menor titubeo mientras la cara de Lupin se desencajaba con cada palabra. 
El silencio reinó durante varios segundos hasta que la auror, al ver el semblante de su castaño, se vio forzada a preguntar:
- Remus, ¿estás bien?

- Bueno... ¿Estás segura de que no es algo precipitado? - respondió con evidente preocupación.

- ¿Y qué es lo que sugieres? - Lupin no supo que contestar; no quería que Tonks le mintiera a sus padres pero tampoco quería que ellos supieran qué un licántropo era el nuevo novio de su única hija. 
El siguiente silencio sirvió para que la joven acabará su café y dejara el tema zanjado. - Bueno si no tienes más opciones, seguiré mi propio plan...

La auror se levantó y salió hacia el vestíbulo perseguido por el mago todavía con expresión de duda y prudencia.

- Y si... -titubeó- ¿les parece mal?... ¿ Si no aceptan nuestra relación?...¿O sí...? - el ex profesor detuvo sus palabras porque los ojos centelleantes de su ya "novia" lo miraban con firmeza y determinación.

- Si algo de eso ocurriera, los 4 tendremos que afrontarlo lo mejor posible. 
Nadie va a decidir qué hago y con quién paso mi vida Rem, ni siquiera mis padres. Podrán opinar pero nunca decidir por mí, así que...
Yo estoy dispuesta a todo. ¿ Y tú?

Tonks tendió la mano abierta hacia Lupin y el con una mezcla de vergüenza y enrorgullecido por el significado de las palabras que le había brindado su amada estrechó fuerte su mano.

- Te veo luego!!!- exclamó la muchacha besando los labios de su licántropo larga y suavemente.

Lupin respiró hondo al quedarse solo. Nymphadora Tonks tenía la fuerza de un torbellino y era difícil no dejarse arrastrar por ella: su alegría, su carisma, sus ojos, sus labios... Lupin tuvo que forzarse para apartar el carrusel de imágenes que se le habían grabado esa noche con el cuerpo de la joven entre sus brazos.

Ella tenía razón, tendrían que estar preparados para lo que viniera. Ya sabía que su camino no iba a ser fácil y entre otras cosas, debían tener especial cuidado con el trabajo de Tonks, pero estaba seguro de que si existía  alguna mujer con posibilidades de solventar todas las adversidades que se les avecinarían, esa, era ella.
Sabía que la amaba como nunca había amado a nadie y sabía que nadie le había amado jamás como Tonks lo hacía. Y esto último aún no había logrado entenderlo...
Y sabía también,que  de alguna manera lo lograrían...,  de alguna inimaginables manera...

Las palabras de Tonks, resonaron en su cabeza:- Yo estoy dispuesta a todo, ¿Y tú?- y descubrió que él también estaba dispuesto a todo, incluso a llevar a cabo la locura que se le había acabado de ocurrir. 
A fin de cuentas el mundo ya estaba del revés. 
A fin de cuentas, el de ese día había sido un nuevo amanecer.



« 40- QUIERO QUE ME QUIERAS Comenta este capítulo | Ir arriba 42 DORA LUPIN »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.