Historia al azar: Hogwarts Merodeador
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 39- COMO UN SUEÑO
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 11:40
[ Más información ]

39- COMO UN SUEÑO

Capítulos
  1. 1- VOLDEMORT HA REGRESADO
  2. 2- RELEVOS EN LA GUARDIA
  3. 3- LA ESCENA AL DESCUBIERTO
  4. 4 -MISIONES
  5. 5- HAMBRE
  6. 6- GRYFFINDOR & HUFFLEPUFF
  7. 7- ¿TE GUSTA N.TONKS?
  8. 8- LA PRIMERA CONFESIÓN
  9. 9- NUEVOS PREFECTOS
  10. 10- DESARME
  11. 11- IMPROVISACIONES
  12. 12- CHOCOLATE
  13. 13- CONEXIÓN
  14. 14- REGALOS NAVIDEñOS
  15. 15- CAMALEÓN
  16. 16- ELLA TE AMA
  17. 17- EL NO BESO
  18. 18 - HASTA QUE CREAS QUE PUEDES
  19. 19- LA CIERVA
  20. 20- MUERTE Y MILAGRO
  21. 21- ROSA ROSA
  22. 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO
  23. 23- TRAS LA VENTANA
  24. 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
  25. 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
  26. 26- ÉL Y ELLA
  27. 27- EL ADIÓS
  28. 28- ENTRE LOBOS
  29. 29- REVELO
  30. 30- 5 MESES
  31. 31 A PESAR DEL TIEMPO
  32. 32- EMBOSCADA
  33. 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA
  34. 34- LO ODIO
  35. 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE
  36. 36- BATALLA EN LA TORRE DE ASTRONOMÍA
  37. 37- NO LA DEJES IR
  38. 38- RENDICIÓN
  39. 39- COMO UN SUEÑO
  40. 40- QUIERO QUE ME QUIERAS
  41. 41 UN NUEVO AMANECER
  42. 42 DORA LUPIN
  43. 43 - CENA Y PROMESA
SIMPLEMENTE GRACIAS POR SEGUIR LEYENDO, COMENTANDO Y AÑADIENDO ESTA HISTORIA A TUS FAVORITOS. CON CARIÑO:

@LEGN@







Entraron juntos a la polvorienta y abandonada casa sin hablar.
Lupin se quitó la capa y la echó encima de la barandilla que cercaba la escalera.
Apoyó cada una de sus manos a los lados del marco de la puerta de la cocina, sosteniendo el peso de su cuerpo. Cerró los ojos. 
"¡Cuánto había cambiado todo en unas horas!"

Se obligó a volver en sí y fue hasta la húmeda despensa, cogió la última botella de vino que quedaba y sacó dos polvorientas copas del armario superior que lucía destartalado y cerraba mal.
Abrió la botella sin necesidad de magia y tras pasar un trapo viejo por los vasos, sirvió dos dedos de vino en cada uno.
Las cogió y se giró. 
Ella, aún en el vestíbulo y enmarcada por la puerta de la cocina, lo miraba expectante, con su capa puesta y con las manos entrelazadas sin saber muy bien qué hacer.
"¡Qué bonita era!", pensó. Y cuántas emociones habían vivido en el pequeño vestíbulo del que ahora ella, era el epicentro. 
El amor, la rabia, el miedo, la tristeza, la desesperación, el dolor, la angustia, la amargura, el nerviosismo, la tensión, el deseo... ¡¡¡cuántas!!!

- Ponte cómoda- le dijo de manera cortés. Esperó que la bruja se deshiciera de su capa de viaje y que entrara en la estancia. Le tendió una copa y alzó la suya al techo - Por Albus Dumbledore. - Tonks sonrió de una forma muy triste.

- Por Albus Dumbledore. -repitió. Vaciaron las copas de trago y Lupin de apresuró a rellenarlas. Vio como ella le seguía la corriente por inercia. Volvieron a brindar.

- Por Sirius Black. -Tonks con el semblante serio, acompañó el movimiento de Remus con firmeza.

- Por Sirius Black- Bebieron de golpe y el castaño por tercera vez, vertió vino en las copas.

- Por Nymphadora Tonks.

Y Nymphadora Tonks no supo qué hacer. 
Frunció el ceño mientras veía la copa en alto del castaño e intentó evitar el escalofrío que le provocaba su nombre.

- ¿Por mí? ¿Por qué?- Lupin no respondió y con expresión misteriosa bebió, dejando luego la copa vacía en la mesa.

- No he dicho el por qué la primera ni la segunda vez... y has brindado por ellos.- la bruja entrecerró los ojos suspicaz y tras unos segundos, repitió:

- Por Nymphadora Tonks- cuando hubo dejado también su copa vacía en la mesa, Lupin le sonrió. Esperó una explicación, pero no le dijo nada y como mantener la curiosidad no era uno de los fuertes de la joven auror, terminó preguntándole - ¿Me vas a explicar el motivo del brindis ahora? - Remus se acercó a ella mirándola con intensidad y le acarició el rostro con el dorso de la mano.

- Albus Dumbledore... La persona que hizo posible que este licántropo tuviera una infancia rozando la normalidad en una escuela de magia...  confió en mí una vez tras otra, aunque no siempre cumpliera lo esperado...- un sonrisa amarga apareció de la mano de los recuerdos que volaban por la cabeza de Remus a toda velocidad. 
Mientras, su dedo seguía recorriendo la cara de la bruja con delicadeza-  Sirius Black... La persona que me hizo creer en la amistad, en la lealtad, que compartió conmigo lo incompartible y que nunca dejó de luchar por hacerme entender que tenía derecho a la felicidad, a pesar de mi condición...- el mago se perdió unos segundos en su memoria antes de retomar el discurso-  Y por último pero no por ello menos importante: Nymphadora Tonks... - Remus cogió las manos de la auror entre las suyas y se las llevó a los labios. Las besó-... La persona que ha conseguido que este licántropo ame. La que ha conseguido que todo aquello que nunca podría pasar, ocurriera.

Tonks se quedó muda y se ruborizó, notó la intensidad de la mirada del castaño con tanta fuerza que no supo si mantenerla o no. Pero él le resolvió el dilema porque se acercó a ella sosteniéndole el mentón con una mano y la besó suavemente.
Aún no se había acostumbrado al sabor de sus labios y a que Remus John Lupin la besara sin reparos.
De nuevo el calor recorrió cada célula del cuerpo de la muchacha y se dejó embriagar. Cuando abrió los ojos, él se se disponía a rellenar de nuevo las copas.

- Yo no tengo hambre pero si quieres puedo prepararte algo...

- No me apetece nada gracias, estoy acostumbrada a no cenar desde que tú... - Tonks calló y Lupin levantó una ceja.

- ¿Desde que yo qué? - ella se mordió la lengua. No supo si responderle o no, pero la mirada fija de sus iris no le dieron otra opción.

- Desde que te fuiste.

- Tonks... - Lupin la miró con el reproche típico de un padre y le tendió la cuarta copa para acortar la distancia- ¿por qué?- preguntó el castaño volviendo a su rol.

- No fue una cosa que decidiera yo ¿sabes? - dijo algo indignada la bruja.- igual que mi cambio de aspecto, o el no poder pegar ojo por las noches, o el cambio de mi patronus... - se encogió de hombros y miró para otro lado - estaba preocupada por ti... te echaba de menos, te quería a mi lado y ¡¡¡no había manera de que entendieras que a mi todos tus prejuicios me daba igual!!!... Pero ahora eso ya no importa.

Nymphadora le miró con dulzura y le sonrió ampliamente. Remus hubiera jurado que sus ojos chisporroteaban y se encandiló mirando como la auror bebía de trago la cuarta copa y la dejaba en la mesa. 

Tonks se dio cuenta de que Lupin la miraba profundamente con el rostro más relajado de lo normal y una de sus comisuras de sus labios ligeramente elevadas creando una sonrisa tierna. Bebió su vino imitándola.

- ¿Quieres más? - inquirió él comprobando que solo quedaba media botella. Ella se encogió de hombros.

- Ya te he pedido lo que quería. Sólo quiero pasar la noche contigo.

Lupin notó un nudo en la garganta. Ella le miraba transparente y decidida. Sabía que en ese instante, habían pensado en lo mismo.
Aunque la deseaba de manera contenida y sobrehumana, aunque había aceptado rendirse ante ella y comprometerse con su amor, no sabía si sería capaz de dejar todo de lado.
Dumbledore aún no estaba enterrado, su muerte bailaba en su cabeza. El dolor de la de Sirius seguía muy patente y el recuerdo de los cuerpos inertes de Naiara o Steff no le ayudaban.
Le parecía increíble que en esos tiempos tan crudos y amargos de guerra, el amor hacia Tonks no sólo hubiera sobrevivido, si no que se hubiera acentuado. 
Como esa flor que tras la batalla sobrevive, tiñendo de color esperanza el futuro.
¿Iba a ser capaz obviar todo su alrededor?
¿Iba a ser capaz de pasar por encima de los escombros que quedaban de sus muros morales y éticos? 
¿Iba a ser capaz de dar rienda suelta a lo que se había negado toda la vida? 
Su alma de lobo palpitaba relamiéndose ante una noche de pasión, amor y lujuria con la mujer de su vida. 
Su alma humana y consciente, le decía que el duelo no era el momento para disfrutar del éxtasis.

Tonks vio la sombra de la duda en los ojos de su enamorado. Recordó todas las etapas que le había visto superar a Lupin y que ella había sufrido en sus carnes. 
Sonrió internamente. Conocía sus dilemas y no quería que se sintiera presionado ni obligado a nada. 
Sus besos en la penumbra del pasillo de Howgarts ya le habían respondido la pregunta que una vez le hizo en esa misma casa. 
Sabía que la deseaba, lo había sentido de manera clara y aplastante. Esa necesidad palpitante que también Tonks había sentido,  y que en ese mismo instante ya no era igual. 
No tenía prisa, porque sabía que Remus Lupin sería suyo antes o después. 
Total y perdidamente suyo.
Se acercó a él sin dejar de mirarlo y acarició su pecho con cariño, luego rodeó su cintura y apoyó su cabeza en el torso de Remus, justo debajo de su barbilla. Le encantaba comprobar cómo sus figuras encajaban a la perfección.

- Solo quiero pasar la noche contigo Remus. No pongo ninguna otra condición. Sólo abrazarte, dormirme en tus brazos y ... despertar a tu lado.- Lupin la rodeó y suspiró. Se hacía cruces de cómo ella entendía sus miedos y dudas tan solo mirándole a los ojos. 

- Nymph... yo... no es que no quiera... te deseo muchísimo, de verdad pero... - balbuceó Lupin cohibido y ruborizado. No hacía falta ser muy intuitivo para adivinar que el castaño no estaba acostumbrado hablar de esos temas con nadie. La muchacha miró hacia arriba apoyando la barbilla en su pecho en un gesto veloz y despreocupado.

- Ya lo sé!!! ¿Relájate vale?. Regla número 1 de ser el novio de la señorita Tonks... - la chica puso una mano en su cintura y la otra en alto levantando el dedo índice al techo. A Remus le resultó divertida la escena y se dió cuenta de cómo había evitado pronunciar su nombre sutilmente - "déjate llevar por tu corazón sin remordimientos"

La primera norma de pareja había sido sentenciada. 
La bruja cogió la botella de vino en una mano y el brazo de Remus en la otra y lo arrastró fuera de la cocina empezando a subir las escaleras con desparpajo hasta que antes de llegar al rellano tropezó. 

- ¿Donde está tu habitación?

- La segunda a la derecha...- titubeó el mago con reparo. 

No sabía cómo iba a reaccionar la auror al entrar en su modesto dormitorio. Sin embargo, Tonks pareció no fijarse en las sábanas gastadas o el modesto mobiliario. Encendió con un golpe de varita el candil de la habitación y dejó su varita y la botella de vino en la mesilla de noche después de darle un gran trago a morro. 
Se deshizo de sus botas aún de pie y se quitó el jersey dejando entrever una camiseta interior que clareaba mostrando su ropa íntima. 
Remus, tras ella, tuvo que esforzarse en mirarle a los ojos cuando se giró. 

- ¿Crees que mi novio podrá prestarme algo que se parezca a un camisón para dormir esta noche? - Lupin no supo si fue la palabra novio o las curvas sugerentes que se adivinaban del torso de Tonks lo que lo dejó abrumado. Tardó tres segundos más de lo normal en responder mientras ella, otra vez de espaldas, desabrochaba los botones de su pantalón.

- Eh... Claro...

Haciendo de tripas corazón, con un nerviosismo nuevo que no conocía, urgó en el armario y encontró una camiseta de algodón escarlata con el escudo de Gryffindor. 
Ya no se acordaba que la tenía. Se la había regalado James para que se la pusiera cuando quedaran a jugar al quidditch. A él le sobraban las equipaciones y la ropa de entrenamiento y Remus iba escaso en ropa que poder ensuciar y romper con libertad. La recordaba cómoda aunque apenas la había llevado. 

- ¿Está bien esta? - preguntó Lupin volviéndose y encontrándose con una Tonks en ropa interior que lo miraba con naturalidad sentada en su cama con las piernas cruzadas. En su rostro no había rastro de vergüenza y ladeó la cabeza examinando la camiseta. Parecía que se hubiera desnudado millones de veces frente a él.

- Puede servir, aunque tienes que prometer que no le dirás a nadie la traición que voy a hacerle a mi Casa esta noche.... - se levantó y le quitó la camiseta de las manos mientras Remus intentaba que sus miradas encandiladas al cuerpo de Tonks no fueran demasiado evidentes. La bruja se vistió dejando caer el bajo de su camiseta por encima de las rodillas y el puño de las mangas un palmo más allá de sus manos. Se miró así misma y luego a Lupin. - Los colores de Gryffindor me sientan bien. No habría sido una mala leona ¿no te parece?

Al licántropo no le dio tiempo a contestar, la auror se tiró sobre el colchón todo lo larga que era con los brazos en cruz y tras unos segundos empezó a colocar a su gusto los bultos de almohada, deshizo la cama y metió medio cuerpo entre sábanas.
Remus casi se atraganta con su propia saliva al darse cuenta de cómo se desabrochaba el sujetador dentro de la camiseta y se deshacía de él tirándolo a un lado encima del embrollo de ropa que segundos atrás vestía y ahora descansaba en el suelo.
Lupin petrificado no podía dejar de mirarla y tampoco sabía muy bien qué hacer. Cuando Tonks se percató de eso se lo quedó mirando y sonrió divertida.

- ¿Vas a dormir ahí de pie?

- ... Ah... No, claro... eh... 

Lupin se obligó a despegar las suelas del piso y se acercó a una silla esquinera. Dejó su americana gastada en el respaldo. Se deshizo de sus zapatos dejándolos juntos y perfectamente paralelos. Desabrochó su camisa y la dobló antes de dejarla en la silla. Se dio cuenta de su taquicardia y se volvió hacia Tonks. La encontró mirándole fíjamente, sonriendo, sentada en la cama con la barbilla apoyada en las manos y los codos en sus piernas.

- Eh... yo suelo dormir en ropa interior pero si te incomoda puedo ponerme... - Lupin casi se trabó con su lengua. Notaba un sudor frío extraño en las manos y se sintió un tanto absurdo. Ella le sonrió.

- No me importa Remus, duerme como suelas hacerlo - respondió con sencillez mientras se tumbaba en la cama acurrucándose.

- Eh... vale - titubeó el castaño no del todo seguro. 

Se desprendió de su cinturón rodeó la cama hasta sentarse en el lado que estaba libre. Se deshizo de sus raídos pantalones y un segundo más tarde estaba dentro del catre.
Tonks sin perder su natural sonrisa puso mucha atención en el torso desnudo de él y recorrió con sus dedos una enorme cicatriz que reconoció.

- ¿Esta fue la que Sirius y yo curamos cierto?

- Sí - contestó Lupin tensó - hicisteis un gran trabajo.

La bruja en lugar de responder la besó. 
Primero un extremo, luego un poco más allá, luego el centro, ... y fue recorriendo cuan larga era hasta que subió a la altura de su cara y unió sus labios con los suyos. 
Remus, sin oponer resistencia acompañó el compás de la boca de Tonks. Se deleitaron varios segundos probando distintas angulaciones. Sus lenguas quisieron empezar a tomar partido y una buscó a la otra. Las manos jugaban sobre la piel dejando un placentero recorrido allá por donde pasaban. 
Los besos aumentaron el ritmo y la intensidad hasta que uno de ellos se alargó tanto que ambos tuvieron tiempo de pensar y fueron conscientes de lo que estaba pasando.
Si cruzaban esa línea, no podrían parar.
Se separaron unos centímetros y se dieron cuenta de lo juntos que tenían sus cuerpos, de lo enredadas que estaban sus piernas, de lo ajetreada que era su respiración y del calor que desprendía su piel.
Tonks pasó una mano por el pelo de él.

- Remus...

- ¿Qué?- respondió con un hilo de voz

- ¿Me abrazas? - preguntó mirándole muy profundamente a los ojos.

- Claro.

Tonks se recostó en la cama dándole la espalda y Lupin se acomodó a su lado rodeando todo su cuerpo.
Ella alargó la mano y cogió su varita que descansaba en la mesilla de noche para hacer un rápido movimiento con ella.

- Nox!

Todo quedo a oscuras.
Todo quedó en silencio.
Sus latidos se sincronizaron y poco a poco fueron bajando de ritmo.
Ninguno de los dos supo cuándo se quedaron dormidos porque en ese momento, todo parecía un sueño.



« 38- RENDICIÓN Comenta este capítulo | Ir arriba 40- QUIERO QUE ME QUIERAS »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.