Historia al azar: Cinco Años y un Reencuentro.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 38- RENDICIÓN
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 11:40
[ Más información ]

38- RENDICIÓN

Capítulos
  1. 1- VOLDEMORT HA REGRESADO
  2. 2- RELEVOS EN LA GUARDIA
  3. 3- LA ESCENA AL DESCUBIERTO
  4. 4 -MISIONES
  5. 5- HAMBRE
  6. 6- GRYFFINDOR & HUFFLEPUFF
  7. 7- ¿TE GUSTA N.TONKS?
  8. 8- LA PRIMERA CONFESIÓN
  9. 9- NUEVOS PREFECTOS
  10. 10- DESARME
  11. 11- IMPROVISACIONES
  12. 12- CHOCOLATE
  13. 13- CONEXIÓN
  14. 14- REGALOS NAVIDEñOS
  15. 15- CAMALEÓN
  16. 16- ELLA TE AMA
  17. 17- EL NO BESO
  18. 18 - HASTA QUE CREAS QUE PUEDES
  19. 19- LA CIERVA
  20. 20- MUERTE Y MILAGRO
  21. 21- ROSA ROSA
  22. 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO
  23. 23- TRAS LA VENTANA
  24. 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
  25. 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
  26. 26- ÉL Y ELLA
  27. 27- EL ADIÓS
  28. 28- ENTRE LOBOS
  29. 29- REVELO
  30. 30- 5 MESES
  31. 31 A PESAR DEL TIEMPO
  32. 32- EMBOSCADA
  33. 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA
  34. 34- LO ODIO
  35. 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE
  36. 36- BATALLA EN LA TORRE DE ASTRONOMÍA
  37. 37- NO LA DEJES IR
  38. 38- RENDICIÓN
  39. 39- COMO UN SUEÑO
  40. 40- QUIERO QUE ME QUIERAS
  41. 41 UN NUEVO AMANECER
  42. 42 DORA LUPIN
  43. 43 - CENA Y PROMESA
NO SÉ SI HAY UN CAPÍTULO QUE ME HAYA GUSTADO ESCRIBIR MÁS QUE ESTE...
ESPERO QUE LO DISFRUTEN TANTO TANTÍSIMO COMO YO...
ESPERO LEER VUESTRAS IMPRESIONES EN COMENTARIOS.
MUCHAS GRACIAS POR SER PARTE DE ESTA HISTORIA.
CON MUCHO AMOR, (CASI TANTO COMO ESTE CAPITULO)
@LEGN@

PD: SI NO HAN LEIDO TODAVÍA EL ONE SHOT DE ESTA HISTORIA SE LO RECOMIENDO, TAMBIÉN ES PRECIOSO PARA MI GUSTO =). LES DEJO EL ENLACE:





Tuvo que esforzarse para alcanzarla.
Lanzó al vuelo su mano, atrapando su brazo y la volteó descubriendo su cara empapada. 
Le miraba con una mezcla de tristeza y dureza. 
Sus figuras quedaron enmarcadas por la luz de la luna creciente que inundaba el pasillo a través de un gran ventanal.

- ¿Qué? - le espetó en medio de un puchero lloroso. Tuvo que suspirar antes de responderle. Las palabras de la señora Weasley bailaban en su cabeza.

- No puedo... no quiero... dejarte ir. - el rostro de la auror se contorsionó en una nueva mueca de llanto y bajó su cabeza mirando al suelo. Remus la puso frente a él cogiéndola desde sus hombros y subió su mentón con suavidad para conducir su mirada hasta la suya. - No puedo más Tonks. No puedo... seguir dicéndote que... no.

Rodeó su cara con las palmas de las manos.
Nunca había pensado en la posibilidad de que la vida le brindara una oportunidad así a él: un licántropo. 
La miró fijamente y vió más allá de su ojos sorprendidos y brillantes. Vió su fortaleza, su fidelidad, su tenacidad, su amor a toda costa. 
Se sentía desarmado ante ella y ante lo que le transmitía. Ya no tenía fuerzas para esconderse, pero se descubrió aceptando que en ese momento, tampoco quería hacerlo.
No quería esconderse.

Ella había demostrado que su amor estaba por encima de cualquier cosa y de que el precio a pagar era algo que no tenía importancia. 
No la tenía si él decía que sí.
Él, que había tirado algunas barreras y alzado otras, se había quedado sin ningún argumento más con el que interceptar su deseo de amar desde lo más profundo del corazón. 

El tiempo se paró y recogió con el dorso de su dedo índice la lágrima que amenazaba con suicidarse desde la punta de su nariz respingona.
Pudo observar el rubor de sus mejillas, pudo imaginar los litros de lágrimas que había derramado por él, las noches en vela que había pasado angustiada con su recuerdo y con el temor de que al día siguiente, lo encontraran muerto.
Lo había intentado, pero no podía zafarse de lo mejor que le había pasado en la vida. 
Lo había intentado por encima de su deseo, por encima de su querer, pero había sido inútil. 
Igual que nadie puede escapar a la muerte, nadie puede escapar al amor cuando te llega de la forma en que Nymphadora Tonks se lo había brindado.
Tenía claro que aquel momento culminaba muchos años de miedo y soledad y tiraba por tierra las creencias más férreas con las que había convivido desde los cuatro años. Ella las había desintegrado. 
Una chica elocuente y torpe de 24 años había tumbado sus casi 37 años de creencias.
13 años de diferencia, muchos galeones de distancia, una noche peligrosa al mes y otros tantos días de penurias malestar y dolor además del abismo social.
Y al final, todo aquello que englobaba la lógica, se acababa perdiendo en sus ojos centelleantes.
Más de un año de lucha interna para rendirse de aquella forma... era casi irónico. 
Rendirse ante lo que había temido toda la vida y seguía temiendo. 
Rendirse a lo único que le hacía sentirse vivo.

Notó sus brazos rodeando su torso. Una mano pequeña subió hasta su cuello e introduciendo los dedos en su cabellera. 
Notó el deseo de ella casi con tanta fuerza como el suyo mismo. Pero la bruja se mantenía inmóvil, mirándole más adentro de lo que nadie lo hubiera hecho nunca, aguardando el momento en que él decidiera hacerlo. 
Y ocurrió. 

Acortó los 20 centímetros que los separaban y ambos notaron la respiración entrecortada del otro. 
Fue muy lento, porque Lupin quería guardar en su retina cada décima de segundo de aquel instante. 
Ella seguía allí, esperando, como había esperado casi dos años de luchas internas y bailes de sentimientos: paciente. 
Cuando sus labios se rozaron algo estalló dentro de ellos a la vez. 
Cerraron los párpados para disfrutar de ese instante y se perdieron en la sensación que les regalaban sus bocas. 
Una corriente eléctrica les invadió durante los segundos en que mantuvieron el contacto. 
Ese primer beso, sin tregua, dio paso al segundo, algo más apasionado. 
Los cuerpos empezaron a reaccionar y sus manos y brazos apretaron fuertemente el cuerpo del otro. La carne de sus labios parecían fundirse entre ellos.
Lupin atraía a Tonks desde su cintura y espalda. 
Ella, estrechaba el torso del licántropo con tensión mientras su mano se enredaba en el pelo canoso. 
El tercer beso, sin descanso, fue una explosión. 
Sus bocas se abrieron, sus lenguas se buscaron y sólo los límites físicos de sus cuerpos retrasaron su fusión. 
Hubo un cuarto, un quinto y más de un sexto.
Estaban viviendo la culminación de su turbulenta historia de amor y no podía existir un final más perfecto. 
El aire se extinguió de los pulmones de ambos y separaron ligeramente sus cabezas para encontrase de nuevo el uno con el otro. 
Lupin se dio cuenta de que algo había cambiado en ella: su pelo castaño y desvaído se había vuelto un vivaracho rosa saltón y no pudo evitar sonreír. 
Su rosa favorito, había vuelto.

Juntó su frente con la suya, su punta de la nariz con la pequeña de ella y cogiéndola del rostro pronunció las palabras más sinceras que jamás había pronunciado: Te Amo Nymphadora Tonks. 
No fue un susurro como hacía muchos meses atrás lo hizo en La Madriguera. 
Lo dijo con voz templada y decidida. Nunca había estado tan seguro de nada en la vida.
La quería.
La amaba.
Por encima de todo. 
Tenía miedo, mucho. Pero había decidido vivir ese miedo acompañado. Acompañado de su mano, acompañado de la persona que había dejado patente que el amor verdadero perdura aunque lo evites, aunque no lo quieras admitir, aunque luches contra él. 
Habían tenido que morir personas muy importantes para que se diera cuenta de que cada oportunidad es única y ya estaba harto de rechazar y negarse la más maravillosa que había tenido en la vida. 
Conocía los obstáculos, no se había olvidado de eso, era consciente de sus responsabilidades. Pero ahora todo eso pesaba mucho menos que el amor que sentía por Tonks. Ese amor se había convertido en algo imposible de detener, algo que saltaba todas las barreras que su cabeza y su racionalidad habían construido.
Tenía miedo, mucho, pero la amaba mucho más.



Ella se quedó callada, viviendo el momento con el que más veces había soñado en los últimos dos años. 
Separó su cabeza de la de él lo justo para poder mirarle a los ojos, como siempre había imaginado que lo haría. 
Y así, en el susurro más firme que jamás hubo pronunciado respondió: Te amo Remus Lupin.
Ambos sonrieron y volvieron a besarse delicadamente en los labios, ligeramente contenidos porque ambos percibían un deseo palpitante.

- Te quiero, te quiero , te quiero, te quiero...- repitió ella media docena de veces mientras besaba el rostro del licántropo de manera jugetona por todos lados. 
El castaño rió con ganas por primera vez tras mucho tiempo. La volteó y aprisionó entre sus brazos sin permitirle ningún tipo de movimiento siguiendo el juego. 

- ¿Puedo pedirte algo? - preguntó la metamorfomaga encarcelada por los brazos de él y apoyando la cabeza en su pecho intentando zambullirse en sus ojos verdes aunque fuera de reojo.
Lupin intentó adivinar sus intenciones, pero se sorprendió al reconocer que en aquel momento le daba todo igual. 
Había derribado todas sus resistencias y bajo su capa no tenía más que su corazón palpitando fervientemente. 
No había nada que en aquel momento le pudiera negar a la mujer de su vida.

- Claro- respondió con voz aterciopelada. Ella sonrió y se deshizo de la prisión de sus brazos para volver a encararlo y rodear su cuello de frente.

- Quiero pasar la noche contigo.

Se miraron a los ojos profundamente con intensidad.
Lupin, con el corazón desbocado, no le contestó. Sólo se acercó a ella y volvió a besarle cálida y suavemente.
A Tonks le bastó con saborear los matices de ese beso para saber la respuesta.
Se separaron sin dejar de mirarse a los ojo.
Remus la cogió de la mano y empezaron a andar por el pasillo con las manos entrelazadas, dejando tras de si, sólo el rebufo del ondear de sus capas.


« 37- NO LA DEJES IR Comenta este capítulo | Ir arriba 39- COMO UN SUEÑO »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.