Historia al azar: Volver a quererte .
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 34- LO ODIO
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 11:40
[ Más información ]

34- LO ODIO

Capítulos
  1. 1- VOLDEMORT HA REGRESADO
  2. 2- RELEVOS EN LA GUARDIA
  3. 3- LA ESCENA AL DESCUBIERTO
  4. 4 -MISIONES
  5. 5- HAMBRE
  6. 6- GRYFFINDOR & HUFFLEPUFF
  7. 7- ¿TE GUSTA N.TONKS?
  8. 8- LA PRIMERA CONFESIÓN
  9. 9- NUEVOS PREFECTOS
  10. 10- DESARME
  11. 11- IMPROVISACIONES
  12. 12- CHOCOLATE
  13. 13- CONEXIÓN
  14. 14- REGALOS NAVIDEñOS
  15. 15- CAMALEÓN
  16. 16- ELLA TE AMA
  17. 17- EL NO BESO
  18. 18 - HASTA QUE CREAS QUE PUEDES
  19. 19- LA CIERVA
  20. 20- MUERTE Y MILAGRO
  21. 21- ROSA ROSA
  22. 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO
  23. 23- TRAS LA VENTANA
  24. 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
  25. 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
  26. 26- ÉL Y ELLA
  27. 27- EL ADIÓS
  28. 28- ENTRE LOBOS
  29. 29- REVELO
  30. 30- 5 MESES
  31. 31 A PESAR DEL TIEMPO
  32. 32- EMBOSCADA
  33. 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA
  34. 34- LO ODIO
  35. 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE
  36. 36- BATALLA EN LA TORRE DE ASTRONOMÍA
  37. 37- NO LA DEJES IR
  38. 38- RENDICIÓN
  39. 39- COMO UN SUEÑO
  40. 40- QUIERO QUE ME QUIERAS
  41. 41 UN NUEVO AMANECER
  42. 42 DORA LUPIN
  43. 43 - CENA Y PROMESA
Hola! Les dejo un nuevo capítulo que me costó un mundo escribir. Espero que os guste el resultados. Muchisimas gracias por seguir agregando esta historia a tus favoritos. Un abrazo!!!
 @legn@



- ¡¡¡Molly!!! ¿Dónde está? - CRASH!!!!!!. Entró a la cocina como un huracán, abriendo la puerta de par en par, sin decir contraseña . Los platos que la regordeta ama de casa tenía en sus manos segundos atrás se hallaban en el suelo hechos añicos.

- ¡¡¡Tonks por Merlín!!! ¡¡¡Me has dado un susto de Avada Kedabra!!! - dijo la señora Weasley con el corazón a mil

- Lo siento mucho no fue mi intención - se disculpó la joven con la respiración entrecortada. Batió su varita y los platos volvieron a ser de una pieza posándose encima de la mesa- ¿dónde está Remus? - insistió mirando hacia todos lados.

- Tranquila, está bien. Ha subido a ducharse hace un momento, estará en la habitación que le he preparado pero no creo que debas molestarle ahora estaba cansa... Tonks!!!- La auror parecía no escuchar y andaba directa hacia el hueco de la escalera pisando fuerte. - Espera querida!!!, estaba muy magullado querrá descansar...- la persiguió la señora Weasley. La joven frenó en seco, se giró y se la quedó mirando. La pelirroja le sonrió al pensar que había entrado en razón.

- ¿En qué cuarto está exactamente?- la señora Weasley frunció el ceño, su deducción había sido un fiasco- ¿Qué? - la metamorfomaga sintió la mirada de reproche- ¡Molly hace meses que no le veo! ¡Sólo será un minuto! Te prometo que luego voy a dejarle descansar... - La pelirroja vió más allá de la súplica de Tonks y reconoció el amor. No pudo hacer otra cosa que enternecerse.

- El tercer piso, la primera puerta de la izquierda.- respondió con sus brazos en jarra- La auror no respondió, y subió deprisa las escaleras.



Pasó su mano por su cabellera entrecana todavía mojada. Aquella había sido la primer ducha decente después de muchos meses. 
La cloaca se había llevado además de la suciedad, parte de su dolor físico, dejándole un agridulce bienestar. Aún así, cada mínimo movimiento le provocaba un agudo suplicio.
El pecho todavía le oprimía y en su garganta había una incómoda sensación. 
Sabía que era angustia pero se negaba a reconocerlo. Hacía muy bien eso: ocultarse a sí mismo lo que sentía. Igual que había hecho con los sentimientos por Tonks.
Suspiró y se acercó a la ventana, quedó mirando los anaranjados rayos del sol que asomaban lejos tras la colina. 
Parecía mentira que en esas circunstancias el mundo aún regalara escenarios tan hermosos. 
Se caía de cansancio y sin embargo no se atrevía a cerrar los ojos porque cada vez que lo hacía, las imágenes de la noche pasaban por su cabeza como un carrusel.
Toc, toc toc... sonó la puerta impaciente.

- Adelante Molly - dijo con voz suave el castaño, pero no fue la señora Weasley quien le respondió y al oír la voz del otro lado, le dio un vuelco el corazón.

- ¿Remus? Soy Tonks... - la puerta se abrió despacio y una nariz respingona apareció primero para dar pasos a unos oscuros ojos brillantes. - ¿Puedo pasar? - El rostro semioculto todavía, le miraba con expectación y ansia. Al licántropo se le agrandó la bola que había en su garganta. Tenía ganas de llorar, pero no lo hizo. La miró fijamente.

- Pasa- contestó intentando parecer templado. 

La muchacha terminó de abrir enérgicamente y atravesó la habitación casi corriendo hasta él. Cuando éste quiso darse cuenta de las intenciones de la joven ya era demasiado tarde. Tonks se estaba abalanzando sobre él con los brazos abiertos para abrazarle.

- Tonks espe...

Ya no dio tiempo a más. Nymphadora se echó sobre el castaño con fuerza, fuerza que Lupin no pudo soportar por su maltrecho estado. 
El cuerpo de Remus se tambaleó hacia atrás hasta que su espalda hizo tope con la pared, sus brazos recogieron a la auror lo mejor que pudieron y ahogó un grito de dolor. 
Sus piernas flojearon y tuvo que sostenerse en la muchacha que lo rodeaba con fuerza.

- Estás bien... gracias a Merlín... - balbuceó la bruja apretando mucho los ojos. Manteniendo la respiración Lupin hizo un esfuerzo para enderzarse pero su cuerpo estaba muy cerca de su límite.

- Tonks... me voy a... caer

- Oh... lo siento!!!- La auror acompañó a Lupin que arrastrando los pies, se dejó caer en una de las camas de los gemelos, recostándose de medio lado.

- ¡¡¡Remus estás hecho trizas!!! ... Vine en cuanto me enteré! Kings me lo dijo... Maldita sea! No me avisaron! Si me hubieran avisado hubiera acudido a pelear!!! Lo que hiciste fue.... ¡¡¡Mantuviste el pueblo a salvo durante casi una hora tú solo contra ocho mortífagos y una manada entera de licántropos oscuros!!! Dios mío... cuando me lo dijeron yo...- la verborrea y las gesticulaciones de la bruja cesaron un segundo, pareció darse cuenta del estado de Lupin. -¿¿¿Necesitas algo???- cortó de repente Tonks sentándose en borde de la cama percatándose de que el licántropo estaba con los ojos cerrados, encogido, con el rostro contorsionado de dolor.

El silencio invadió varios segundos la estancia y la bruja se alarmó

- Remus, contéstame... oye... ei... abre los ojos escucha, estoy aqui, soy yo, Tonks...  tranquilo estás a sal... 

El pulgar de Lupin se posó sobre los labios carnosos de ella. 
Se sonrojó y entendió entonces que lo único que quería su licántropo era silencio y paz. Se mantuvo callada mientras el pulgar de Remus empezaba a deslizarse hacia abajo, dejando un cosquilleo allá por donde pasaba. Atravesó su mentón y dejó caer la mano sin energía hasta que por casualidad encontró otra, más pequeña y suave. 
Dejó que le acunara y abrió los párpados enfocando a la bruja de pelo apagado con semblante preocupado.

- He estado peor, créeme - dijo forzando una sonrisa. 

Tonks no supo que hacer, así que envolvió su mano con las suyas, con cuidado, fijando sus ojos en ellas.
Las lágrimas subieron hasta el ángulo interno de sus ojos y brotaron cayendo más allá de sus mejillas.

- ¿¿¿Qué ocurre??? - interrogaron unos ojos verdes.

- Podrías haber muerto esta noche... Cada vez que lo pienso yo... - se le quebró la voz

- No merezco ni una sola de tus lágrimas Nymphadora - Tonks dió un respingo al oír su nombre y consiguió ver tras su vidriosa mirada a un Lupin pálido, observando la nada.

- ¿Porqué diablo dices eso? - espetó la joven

- Porque es lo que pienso - la bruja le seguía mirando con incredulidad y él se las arregló para esquivarla. - Lo único que hubiera sentido si hubiera muerto habría sido esto: dejarte llorando. No merezco tu pena Tonks, no malgastes tus lágrimas por este pobre, viejo y amargado licántropo...

- ¿Remus te estás oyendo? ¡Parece que lamentes no haber muerto! - las lágrimas de la bruja se avivaron - ¿Qué diablos te pasa?

- Todo ha salido mal... La misión ha sido un fiasco, han muerto, muchos... - Lupin tuvo que esforzarse de verdad para no imitar a la bruja que ya se hallaba con la cara empapada por el llanto.

- Pero tú estás bien, eso es lo más importante...

- ¡¡¡No lo es Tonks!!!- alzó la voz el castaño y una punzada en el costado le calló, creándole una contorsionada mueca en el rostro.

El silencio volvió a invadir la habitación y Lupin intentó poner en orden sus sentimientos. Estar al lado de Tonks le empujaba a sentir más de lo que él mismo se permitía. Solo el estar cerca de ella hacía que el corazón palpitara de distinta forma. Entonces una sombra pareció aclararse y comprendió algo.

- Naiara ha muerto.

Irremediablemente, las lágrimas cayeron a la almohada y el licántropo empezó a llorar en silencio. Cerró los ojos para no dejarlas salir, pero lo único que consiguió fue que se acumularan y superaran la barrera de sus párpados. Sintió la mano de Tonks hundirse en su pelo y se perdió entre el sufrimiento y la reconfortante sensación de sus caricias. Cuando abrió los ojos la bruja le miraba con semblante preocupado.

- ¿La apreciabas mucho verdad?

- Me recordaba a ti. - respondió Lupin perdiendo la vista en el techo- Todos los días encontraba algo por lo que sonreír. Algo nuevo que hacer. Una meta en la que creer. Ahora está muerta.

- ¡Pero eso no fue culpa tuya! Si no hubieras estado allí mucha más gente habría muerto y...

- ¿Y qué me dices de ti?- la auror enmudeció

- ¿Yo? - preguntó sin entender

- Sí Nymphadora. Tú. Mírate. ¿Cuántos kilos has perdido? ¿Diez? ¿Qué ha pasado con tu pelo? ¿Qué ha pasado con tu alegría? ¿Qué ha pasado con tu esencia? ¿Cuándo dejaste de ser tú para convertirte en una versión de la muerte en vida? ¿Cuándo?

- Rem.. -empezó la joven 

- Yo te lo diré- cortó a la vez que la enfrentaba con sus cansados ojos. - Cuando te hice creer en una estúpida ilusión. Cuando no fui suficientemente fuerte para hacer lo que debería haber hecho. Cuando te di esperanzas en una historia irreal, imposible y que nunca existirá.

- No creo que sea este el momento de reiniciar nuestra conversación pendiente... - saltó la bruja molesta

- ¡No hay nada pendiente Tonks! Dame el suficiente espacio para trabajar a tu lado sin recordarme que estoy enamorado de ti y me iré lejos tan pronto como acabe la guerra. Estoy cansado de cargar con muertes de la gente a la que he querido y no estoy dispuesto a sufrir con la tuya.

- ¡Estás delirando Lupin!

- Estoy siendo realista. ¿Sabes? Nunca quise quererte y ahora, sólo quiero dejar de hacerlo.

- ¿¿¿Es que aún no has entendido que hay cosas que no puedes controlar estúpido cabezota??? No puedes controlar la muerte , no puedes controlar el amor, ni el tuyo ¡ni mucho menos el mío!
No puedes evitar el dolor de esta vida, ¿¿¿pero puedes disfrutar de las cosas buenas si dejas a un lado la autoflagelación!!! 
Entiende de una maldita vez que el sufrimiento y la tristeza, existen en la misma medida que la felicidad y la alegría y todo depende de lo que tú quieras ver. -la bruja se levantó de la cama con las mejillas rojas de ira.- ¿Quieres dejar de quererme? ¡Adelante! ¡Hazlo! Y cuando lo consigas avísame y explícame cómo hago para dejar de estar perdidamente enamorada de un imbécil que lo único que cree es que tiene el mundo en su contra y que las desdichas no tienen a otro sitio donde agarrarse.
Eres un necio Remus Lupin. Y siento muchísimo que sea así porque eres alguien increíblemente increíble... - las lágrimas de Tonks empezaron nuevamente a emerger.  Se dió la vuelta hasta poner una mano encima del pomo de la puerta - Por cierto, olvídate de ponerte la medalla de mi depresión. Esta boba auror se vale para enamorarse de un incrédulo y necio como tú.
Y una última cosa: si crees que esto ha acabado aquí, es que no conoces a Nymphadora Tonks!!!

La puerta sonó fuerte y Lupin se hundió en el colchón junto con su corazón. Quería desaparecer y dejar de sentir. No soportaba más la carga de querer más allá de lo controlable y pelear una vez tras otra contra sus propios sentimientos. Vio la botella de poción somnífera que Molly le había preparado para descansar y con las últimas fuerzas que le quedaban, la cogió y se la bebió de trago. La oscuridad le engulló.



Tonks pasaba y traspasaba por el salón de la Madriguera exasperada.

- Aparece vivo después de meses y lo único que sabe decir es que quiere dejar de quererme!!! ¿Te lo puedes creer? ¿Acaso no había un hombre más tonto del cual enamorarse? ¡¡Es desesperante!! 
¿Pero sabes qué es lo peor? Sé que en el fondo se arrepiente de cada cosa que me dice, ¡sólo que no lo quiere aceptar! ¡Tiene miedo! ¡¡¡Estúpidos prejuicios!!! 
¿Y quién se cree que es para decidir de quién debo querer??? 
¡¡¡Maldito caballero y esclavo del deber!!! 
¿¿¿Poe qué no existe una poción para dejar las idioteces a un lado??? ¿¿¿Algún hechizo que acabe con la estupidez??? ¿¿¿Porqué diablos aún no se ha inventado un conjuro así???
¡¡¡¡LO ODIO!!!!!

La señora Weasley contemplaba a la desesperada bruja, sosteniendo una taza de té doble de Tila que sabía no tomaría.
En ese momento no pudo evitar pensar que la historia de la pareja tenía materia prima para convertirse en todo un éxito del repertorio de la mismísima Celestina Warbeck.




« 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA Comenta este capítulo | Ir arriba 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.