Historia al azar: Aquí aprendí lo que es amar
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 27- EL ADIÓS
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Jueves 9 de Julio de 2020, 10:57
[ Más información ]

27- EL ADIÓS

Capítulos
  1. 1- VOLDEMORT HA REGRESADO
  2. 2- RELEVOS EN LA GUARDIA
  3. 3- LA ESCENA AL DESCUBIERTO
  4. 4 -MISIONES
  5. 5- HAMBRE
  6. 6- GRYFFINDOR & HUFFLEPUFF
  7. 7- ¿TE GUSTA N.TONKS?
  8. 8- LA PRIMERA CONFESIÓN
  9. 9- NUEVOS PREFECTOS
  10. 10- DESARME
  11. 11- IMPROVISACIONES
  12. 12- CHOCOLATE
  13. 13- CONEXIÓN
  14. 14- REGALOS NAVIDEñOS
  15. 15- CAMALEÓN
  16. 16- ELLA TE AMA
  17. 17- EL NO BESO
  18. 18 - HASTA QUE CREAS QUE PUEDES
  19. 19- LA CIERVA
  20. 20- MUERTE Y MILAGRO
  21. 21- ROSA ROSA
  22. 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO
  23. 23- TRAS LA VENTANA
  24. 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
  25. 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
  26. 26- ÉL Y ELLA
  27. 27- EL ADIÓS
  28. 28- ENTRE LOBOS
  29. 29- REVELO
  30. 30- 5 MESES
  31. 31 A PESAR DEL TIEMPO
  32. 32- EMBOSCADA
  33. 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA
  34. 34- LO ODIO
  35. 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE
  36. 36- BATALLA EN LA TORRE DE ASTRONOMÍA
  37. 37- NO LA DEJES IR
  38. 38- RENDICIÓN
  39. 39- COMO UN SUEÑO
  40. 40- QUIERO QUE ME QUIERAS
  41. 41 UN NUEVO AMANECER
  42. 42 DORA LUPIN
HELLO a todos! Como prometí os dejos este super cap ( a mi me gusta mucho) sólo 4 días después de la ultima actualización. Espero que lo disfruten mucho, a mi personalmente me encantó como quedó.
Por otro lado estoy debatiéndome entre tres posibilidades y me gustaría que me dejaran en comentarios qué opinan. 
La primera opción es finalizar la historia al final del sexto libro, tras el funeral de Dumbledore. 
La segunda opción es continuar la historia hasta el final de la saga. 
La tercera sería crear una nueva historia que hable de la relación de nuestros protagonistas en el séptimo libro.
Yo la verdad estoy un poco indecisa aunque tengo una opción preferida. 
¿Qué opinan que debería escribir?
Muchas gracias de antemano por vuestros comentarios, vuestras opiniones y vuestro soporte. Agradecer especialmente a los que han añadido esta historia a sus Favoritos... Ya somos 36!!!!

Besos @legna@87
36 usuarios han añadido esta historia a sus Favoritos:

AbiGrosPotteradriweasleyanny potteranuskha_blackashley_LTastoriacamilapotterweaslydianitapotter31Dora Tonks LupinEmily lovegood blackGicellaglohe613Granthari malfoyHermione Jean GragerIsaWeasleyPotterI_love_snapeKaleb EverettkatherinblakKmelanyLectora_avidaLile _LupinlisevansLuna_GreybackLuna_Tonks31luni8Mar-99mariaazul94Maya pottermimiscullenNawin12perlamalfoyremySnily1victoire_lupin1vizucv
rnrn



Molly, Bill, Fleur y Tonks estaban sentados en la larga mesa de la Madrigera. 
Harry, Ron y el resto de adolescentes estaban ya en los dormitorios y Bill contaba las novedades que había escuchado durante el día en Gringotts.
Tonks oía a medias hasta que la llegada del señor Weasley la sacó de sus pensamientos. 
Todos escucharon con atención las noticias que traía Arthur. Pronto, Tonks volvió a escuchar a medias y la voz de Arthur se entremezcló en su cabeza con la idea de ir a hablar con Remus tal como le sugirió su padre que hiciera días atrás. 
De pronto, un nombre en la conversación le hizo sobresaltarse.

- ...y Lupin me ha pedido que me despida de vosotros Molly, no le va a dar tiempo a pasarse por aquí, se va mañana a...
- ¿Qué??? - exclamó la bruja provocando el silencio
- Pensaba que lo sabías Tonks... - dijo Arthur con voz entrecortada.
- No, no lo sabía - respondió ella con un tono frío
- Pues se va mañana a primera hora... Me ha dicho que me despida por él de todos. Por otro lado hoy a venido a verme...

Tonks se levantó de la mesa y se disculpó con urgencia con la excusa de que había recordado que tenía que acabar un informe ineludible para la mañana siguiente. 
Cuando salió de la Madriguera movió su varita y una figura plateada, grande y con cuatro patas salió de ella.
No se sorprendió porque no era la primera vez que veía su nuevo patronus. Había cambiado de manera inconsciente y la conversación con su padre le vino a la mente:

 -¿Y cómo puedo saber que él es Él? ¿O que yo soy Ella? 
- Quizá todavía sea pronto Dora... verás... debe haber una conexión tan especial entre vosotros, tan íntima, que haya algo dentro de cada uno que cambie por esa persona. 
Cada persona es diferente y siente esa señal de diferente manera. Si te encuentras con tu complemento de vida, tu corazón lo sabe y antes o después te reúnes con él.

Tonks apretó con fuerza su varita y comenzó a andar. No podía esperar más. Tenía que ser YA.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Dumbledore estaba de pie frente a la chimenea apagada del salón.
Remus se encontraba a unos metros de él con el cuerpo rígido y nuevas canas que habían salido de la nada el último mes.
El licántropo se sentía abatido. Cada día que pasaba recordaba la discusión que había tenido con Tonks en ese mismo lugar un mes atrás. Desde entonces habían intentado separarse todo lo posible, pero ella no dejaba de estar en sus pensamientos ni un solo minuto al día.
Dormía pensando en ella, se levantaba pensado en ella, lo poco que comía lo hacía pensando en ella. Cada matiz rosa que encontraba le recordaba a su pelo, cada chispa de alegría que veía en los demás le recordaba su sonrisa. En ese momento sustentaba su vida en cumplir su misión, porque sin la bruja que amaba a su lado, no le quedaba mucho más y nada tenía demasiado sentido.

- Remus aquí tienes algo de dinero para los gastos. - Albus le tendió una bolsita de cuero - No te preocupes por la cantidad, está hechizado para que encuentres lo que necesites cada momento.

- Señor no creo que deba aceptarlo...

- Oh por su puesto que sí. La orden del Fénix tiene su pequeña cámara en Gringotts para gastos necesarios como estos.

- Gracias señor - respondió el castaño con voz queda.

- Bien bien, creo que ya está todo hablado Remus, sólo una última cosa.... ¿Qué te ocurre? - Lupin fijó sus ojos en la figura del anciano sin saber qué decir - Es evidente que no eres el de siempre, y tengo que admitir que me invade cierta preocupación. Abarcar una misión como la tuya en ese estado físico y mental no es lo más apropiado...
 ¿Qué te atormenta? - Lupin no esperaba esa pregunta y se quedó sin saber qué decir. Nunca compartía sus confidencias con nadie excepto con Sirius y ahora que el ya no estaba... El licántropo no abrió la boca. Ante Molly o Arthur hubiera dado largas a la pregunta pero a Dumbledore no quería mentirle aunque tampoco quería hablar con él de Tonks. Era demasiado íntimo, demasiado doloroso. Pero Albus no necesitaba que Remus le dijera el motivo de su estado.- ¿Tiene algo que ver con nuestra querida Nymphadora? - Remus no supo porqué se sorprendió. Sabía que al director nada le pasaba por alto. Aún así, intentó rodear la pregunta para no responder.

- ¿Como sabe...?

- Bueno no es una difícil deducción si me permites ser sincero... entre vosotros siempre he visto cierta conexión y ahora parece que ambos estáis pasando un mal momento por el mismo motivo... - Albus dejó colgando la frase pero Lupin no pronunció palabra - ¿Me equivoco acaso?

- No señor, no se equivoca - dijo el castaño fijo en el suelo con voz queda mientras Dumbledore lo miraba profundamente.

- No pretendo que me cuentas algo que no me quieras contar Remus, pero si pretendo asegurarme de que todavía quieres abarcar esa misión y de que tienes fuerzas suficientes para hacerlo. En caso de que no sea así... lo entenderé.

- Sí señor, esa misión es cosa mía y me comprometí a ello - Lupin miró a los ojos al anciano con decisión

-  Bien, en ese caso... te aconsejo que dejes todo en orden antes de irte. Será difícil que tengas éxito si hay algo que te preocupa e inquieta en exceso, así que quizás sea bueno que hables con cierta muchacha antes de partir...

- No Albus - contestó Lupin con voz dura - cada vez que nos vemos empeora la situación. Es mejor dejarlo así.

Dumbledore abrió la boca para responderle pero una figura plateada de cuatro patas con pelo apareció en el salón. Lupin quedó confuso. ¿Qué hacía su patronus allí? El no lo había convocado. Cuando el lobo plateado se situó frente al castaño la voz que le quitaba el sueño salió del hocico del animal.
"Llego en 5 minutos"
Dumbledore sonrió.
Lupin se quedó helado.
Era la voz de Tonks. Pero ¿cómo?. Su patronus era una divertida liebre. ¿Cómo podía ser?

- Ah! parece que nuestra mejor Aurora viene hacia aquí... Qué singular cambio el de su patronus ¿no crees? - inquirió Dumbledore mientras mantenía su rostro amable-  Es algo curioso... Los patronus sólo cambian por tres razones: aflicción, enamoramiento y cambios muy profundos en la personalidad. Aunque tú eso ya lo sabes, has sido mi mejor profesor de Defensa contra las artes oscuras... - Lupin vio a Dumbledore con una ligera sonrisa que rozaba la satisfacción. Sin embargo la mente del castaño estaba muy lejos de ahí, y sólo oía una palabra repetirse en bucle en su mente ¿Cómo? ¿Cómo era posible aquello?
El director se percató de que el licántropo estaba en otro mundo.

- ¿Remus, estás bien? - el mago salió de su ensimismamiento.

- Eh.. Sí señor, es sólo que.. - Lupin hizo una alargada pausa - no sabía que Tonks se encontrara tan afligida...

-Oh, no creo que el origen del cambio de patronus se deba a la aflicción Remus. - Dumbledore sonrió y se lo quedó mirando. A Lupin aún le costaba atar cabos. Cuando entendió lo que el director quería decir, no pudo evitar mirar para otro lado y ruborizarse. 
-  Es curiosa la capacidad del amor ¿no crees?. El patronus que cambie por ese motivo representa un amor eterno, inmutable y parte de uno mismo para siempre...
Esto apoya mi teoría: el amor es la fuente de magia más potente que existe. Ser bendecido por un amor así es algo que muy pocas personas son afortunadas de vivir. - Lupin escuchaba al director como si de una estatua de piedra se tratara - en fin creo que es prudente que me retire, no quisiera ser una molestia cuando Nymphadora llegue...- El director se acercó al licántropo y le puso una mano en el hombro - Buena suerte Remus, estamos en contacto.

Unos segundos después sólo Lupin se encontraba en su salón. Y apenas un minuto más tarde alguien llamó a la puerta. El licántropo se apresuró nervioso e inquieto a ir al vestíbulo. Suspiró profundamente antes de abrir.

- Qué haces aquí??? - dijo Lupin en el tono de voz más bajo que le permitía su sorpresa

- Vengo como compañera de la orden- contestó Tonks de marera resuelta- puedo pasar??? - el mago miró hacia ambos lados. Escrutó el campo y echó la vista más allá de los árboles. No había nadie. Se apartó para que la chica pasara. 
Tonks entró al vestíbulo. Había una tímida iluminación que venía desde la cocina y el ambiente era penumbroso.

- A qué has venido???- la interrogó Lupin tras cerrar la puerta en un tono expectante. La chica lo enfrentó con una firme mirada.

- He venido a despedirme, cómo compañera... - hizo una pausa y miró alrededor buscando las palabras adecuadas - Mira Remus, las últimas veces que hemos hablado han sido... un desastre - sentenció - Yo estaba enfadada y triste. Me he equivoqué al hablarte de la manera en que lo hice pero... ¡No podía dejar que te fueras sin decirte adiós!. - acabó Tonks decidida.

Lupin quedó clavado en el suelo. El rostro pálido y las facciones tristes de la chica trasladaban firmeza y seguridad en lo que le decía. 
El mago hizo ademán de intervenir pero Tonks volvió a coger la palabra.

- Oye, nunca he intentado entender realmente tus razones, las que te hacen pensar que nosotros no... - la bruja suspiró. Se le estaba haciendo difícil encontrar las palabras neutrales para hablar y Lupin empezaba a ponerse nervioso. No quería volver a discutir con ella. Estaba demasiado hecho polvo como para poder volver a enfundarse su piel de justiciero y volver a rechazar a la Auror.- ... pero eso no quiere decir que tú no tengas razón! Simplemente no comparto esas razones. Los prejuicios: tu licantropía, tu limitada capacidad económica, nuestra edad, mi familia, mi trabajo, el tuyo... 

Tonks se dió cuenta al enumerar de que la lista era muy larga y se sintió abrumada por no haber empatizado antes con él. Si lo hubiera hecho, estaba convencida de que no hubieran llegado a ese punto. Por su lado, Lupin no podía dar crédito a lo que estaba escuchando. Tonks había cogido carrerilla y no paraba de hablar.

- ... Creo que todo eso es salvable! Son cosas que contra las que podemos luchar juntos! Creo que si de verdad quisiéramos echaríamos todo eso por tierra!

- Ya hemos hablado de eso Tonks... - empezó a hablar el mago con pesar.

- No he acabado!-  dijo la auror cortante. 

Cerró los ojos y buscó el punto mental en el que había dejado su diálogo.: - Quería decirte que... aunque no comparta tus motivos, los entiendo. - Lupin arqueó las cejas - Entiendo que puedas sentirte mal por no tener una buena capacidad económica, entiendo que puedes sentirte cohibido cuando mi familia sepa tu condición, entiendo que para ti es muy difícil luchar contra los iconos de la sociedad y entiendo que estés preocupado por mi trabajo, pero quiero que sepas que todo eso para mí no es importante... que lo más importante eres tú... - el licántropo hizo además de intervenir pero el monólogo sin respiro de Tonks no le dió la oportunidad.- Pero no voy a discutir nada de esto hoy! - siguió la bruja mirando fijamente al mago que iba abriendo cada vez más sus ojos al escucharla .- Lo único que quiero hacer es dejar esta conversación en tablas, en empate, al menos de momento y... -  la bruja se encogió de hombros y pareció llegar agotada a la conclusión de su discurso - ... sé que mañana te vas.- le miró con ojos tristes- mañana te vas a ir y ... ¡No sé si te voy a volver a ver!

A Lupin le pareció que la bruja luchaba contra sus lágrimas. 
Cada palabra que ella decía era un grieta nueva en su dura armadura de caballero. Lo estaba tumbando sutilmente. 
Deseaba abrazarla, acariciarla, decirle que la quería que la amaba profundamente. Deseaba cogerla de la mano y huir muy lejos de allí. Pero no podía. Así que se limitó a seguir congelado en el sitio, escuchándola, mirándola y muriendo de amor.

- Estoy preocupada y estoy triste, para mí esto es...  muy difícil... - Tonks se miró las manos y empezó a jugar con sus dedos- ...no quería que te fueras si decirte adiós. Aunque sea como compañeros....

Pasaron varios segundos en que Tonks pensó si había dicho aquello que había querido decir.
Lupin no sabía cuántas veces la auror había conseguido romper sus esquemas y dejarlo impactado, pero aquello sumaba un punto más en el marcador de la metamorfomaga. Entonces vió como ella le tendía la mano y Lupin aún en shock por lo que acababa de escuchar, despacio, sacó la suya del bolsillo y le correspondió.
Entrelazaron sus manos y de nuevo, notaron esa calidez particular, esa sensación que les provocaba su contacto. Lentamente, se dejaron ir. 
Se miraron profundo.
Ella firme y triste. 
Él sorprendido y apenado. 
Cuando Tonks giró sobre sus talones sin saber qué mas decir, Lupin la detuvo al empezar a hablar.

- Quizás podamos despedirnos con un abrazo de compañeros... si tú quieres...- sugirió el licántropo con reservas. Ella le miró nuevamente de esa forma tan intensa que tenía ella de mirar.

- Como compañeros... - repitió la auror.

- Sí... sólo si quieres... - respondió Lupin cauteloso

- Por supuesto -Tonks sonrió forzadamente.

Así que se miraron a los ojos, se acercaron, se acercaron más, se rodearon y se abrazaron formalmente con cuidado, con precaución. 
Como si el otro fuera una muñeca de porcelana que pudiera romperse en cualquier momento. 
Mientras alargaban el abrazo, ella no pudo evitar oler profundamente el aroma de su cuello y él no pudo evitar oler profundamente su cabello. 
Y entonces, con el olor del otro, les fue imposible mantener ese abrazo formal. 
Se estrecharon cada vez con más intensidad, queriendo sentir el cuerpo del otro en el suyo, extinguiendo las ganas de tocarse que habían acumulado ese mes que se mantuvieron separados. 
Ella le rodeo su cuello en un gesto inconsciente. Él perdió su mano en su pelo sin darse cuenta y así, Lupin se acercó a su oído y susurró:- Gracias por haber venido.
Todavía sin separarse, ella le respondió con voz quebrada:- No te mueras, por favor... tenemos una conversación pendiente 

Sus palabras sonaron como una súplica, como un deseo desesperado, e hicieron que se apretarán todavía más el uno contra el otro.
Cuando la tensión del abrazo empezó a desaparecer y empezaron a separarse, de nuevo su mirada quedó a muy pocos centímetros. 
Tan pocos como lo habían estado detrás de la ventana.
Lupin rodeó el rostro de la muchacha con las manos, se acercó y le beso la frente con suavidad. Era el único beso que le permitía su conciencia de caballero. 
A Tonks se le estremeció todo el cuerpo y no pudo contener una lágrima juguetona que rodó por su mejilla. Lupin, la recogió con el dedo pulgar fijando sus ojos en los suyos.

- Te echaré de menos- le dijo Remus mirándola con devoción.

- Y yo a ti - respondió ella.

Se separaron y el silencio volvió a caer sobre ambos.
- Bueno creo que... debería irme ya... - Lupin solo asintió tímidamente con la cabeza. Muy a su pesar, se separaron. - ¿cuándo podrás enviar alguna señal de que estás bien? 

- De momento solo voy a comunicarme con Dumbledore cuando sea necesario. Por precaución. Imagino que él te podrá decir...

- Ya... y tienes previsto venir en algún momento? 

- No por ahora. Tengo que demostrarles que quiero formar parte del clan y vivir con ellos, ganarme su confianza y para eso no puedo hacer ningún paso en falso.

- Ya... - Lupin se la quedó mirando muy fijamente. Sabía que aquella mujer era arrolladora y capaz de todo. De pronto una idea le invadió y tuvo miedo.

- Tonks, prométeme que te mantendrás alejada pase lo que pase.- la muchacha apretó la mandíbula y asintió de manera forzada.- Y ten cuidado tú también. Hogsmeade puede parecer menos peligroso que los bosques pero en este momento no existe ningún rincón que lo sea...

- Descuida - Tonks se hallaba en el umbral de la puerta de salida cuando Lupin volvió a hablar. Había una parte de él que se resistía a que ella se fuera.

- Oye... gracias otra vez por venir. Yo no hubiera tenido el valor de... afrontarte

- No es valor Remus, es dejarse llevar y actuar con el corazón. - Tonks miró a Lupin por última vez y salió a la noche.

El licántropo se quedó en la polvorienta casa encandilado y triste, pero orgulloso. Orgulloso de la mujer de la que se había enamorado.
Lupin no vio a Tonks romper a llorar cuando se internó en el bosque para desaparecerse.
Tonks no vio a Lupin ahogar las lágrimas con la manga de su camisa cuándo la puerta se cerró.




« 26- ÉL Y ELLA Comenta este capítulo | Ir arriba 28- ENTRE LOBOS »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.