Historia al azar: Coleccionista de canciones
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Lunes 24 de Febrero de 2020, 09:04
[ Más información ]

25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS

Antes de nada. MILLONES DE GRACIAS!!! Por colaborar conmigo a que este Fic siga adelante. He tenido vuestras opiniones en cuenta.
En los tres siguientes capítulos (aproximadamente) se mostrará la situación de nuestros protagonistas tras la discusión y después he decidido escribir algún capítulo de nuestros personajes por separado: A Lupin entre los lobos y a Tonks en su nueva posición de guardia en Hogsmeade.
Poco a poco la historia va tomando forma en mi cabeza y espero no decepcionaros.
Este capítulo es menos duro, pero necesario para ir estableciendo la situación que viven nuestros personajes. 
Espero que les guste y ya sabéis que espero vuestros comentarios porque son los que me dan la fuerza para escribir.
Y una vez más agradezco a mis Favoritos que ya son 34!!

Besos @legn@87

34 usuarios han añadido esta historia a sus Favoritos:

AbiGrosPotteradriweasleyanny potteranuskha_blackashley_LTastoriacamilapotterweaslydianitapotter31Dora Tonks LupinEmily lovegood blackGicellaglohe613hari malfoyHermione Jean GragerIsaWeasleyPotterI_love_snapeKaleb EverettKmelanyLectora_avidaLile _LupinlisevansLuna_GreybackLuna_Tonks31luni8Mar-99mariaazul94Maya pottermimiscullenNawin12perlamalfoyremySnily1victoire_lupin1vizucv





El borde de la capa peinaba el césped que rodeaba la Madriguera mientras la metamorfomaga se acercaba con la capucha puesta a paso cansino. 
Llamó a la puerta y tras unos segundos de silencio una voz de mujer le contestó desde el otro lado con un precavido: ¿Quien es? ¿Identificación?

- Rosa chillón
"Tonks querida!!", la voz de la señora Weasley sonó con alivio y la hizo pasar.
- Buenos días Molly.
A Tonks no se le escapó la expresión extraña que hizo la madre Weasley al verla y no le pareció raro. No se podía sentir más distinta que su yo de siempre. Lucía un pelo castaño desvaído, tenía la cara pálida, ojeras acentuadas y rostro muy serio. Molly se inquietó sabía que eso no era casualidad y que algo había sucedido.

- Tonks qué ocurre, ¿alguna incidencia en la guardia?- preguntó preocupada
- Ninguna, Harry ha dormido toda la noche.
- Pero entonces... tú estás bien? - La chica se dejó caer en una de las sillas de la cocina, con el semblante imperturbable.
- Sí, sólo cansada y agobiada
- Esta situación necesita una taza de té... - Con un golpe de varita la señora Weasley sirvió dos tazas de té que volaron veloces hasta la mesa y Molly se sentó a la vez. - Cuéntame ¿qué te agobia?.

Tonks mantuvo su mirada fija en la taza y empezó a entrelazar sus dedos.
- Scrimgeur el jefe de aurores nombrado nuevo ministro de magia, ha perfilado ya algunas de las nuevas "acciones del departamento" y parece que voy a ser una de los que se encargen de Hogsmeade, para dar cobertura extra a Hogwarts.
- Pero eso es una buena noticia!, seguro que a Dumbledore le da mucha tranquilidad tenerte tan cerca - respondió la pelirroja con sonrisa amable.
- Sí... imagino que sí...
- Por lo que veo diría que no es algo que te acabe de gustar.
- Simplemente esperaba tener un trabajo que abarcara más territorio para poder moverme con más facilidad... los bosques quizás...
- ¡Pero nunca te gustaron las misiones en los bosques!, ¡siempre le pedías a Ojoloco que te cambiara el puesto! - la chica se encogió de hombros-  Cielo... es eso lo que te preocupa de verdad?- la joven no la miró y la señora Weasley supo que había acertado - Querida... no tienes que contármelo si no quieres, pero quizás te ayude....

Tonks cerró fuertemente las manos rodeando la taza de té y una lágrima se escurrió por su mejilla. 
La señora Weasley ocultó la sorpresa, no esperaba esa reacción.
- Le echo de menos Molly... - Tonks rompió a llorar y la señora Weasley corrió a abrazarla.

- Oh cielo!!! Todos echamos de menos a Sirius, era un buen hombre, un poco alocado pero una gran persona...

- No... no es... - Tonks lloró desconsoladamente encima del hombro de la madre Weasley  y ella la rodeó con cariño. A Tonks no le salían las palabras para explicarle a Molly que no se refería a Sirius, si no a Lupin. Pero en ese momento era incapaz de pronunciar el nombre del hombre al que amaba profundamente. Su cabeza no podía desechar la idea de que si no le hubiera hablado a Remus de esa forma, todo sería distinto - ha sido mi culpa.... - balcuceó entre lágrimas arrastrada por ese sentir.

- Tonks fue un accidente!, no tienes que darle más vueltas... todos peleásteis lo mejor que pudisteis... - sin poder pronunciar nada más la metamorfomaga siguió llorando varios minutos y poco después de haberse tranquilizado, antes de que pudiera contarle a la Señora Weasley nada más, alguien llamó a la puerta. 
Molly dió un respingo y fue corriendo hacia la entrada.

-  ¿Quién es? ¿Identificación?
- Luna Llena

A Tonks le dió un vuelco el corazón he intentó en vano disimular que había estado llorando. Mientras la señora Weasley con un amplia sonrisa abrió la puerta y un Remus Lupin apagado y triste entró en la casa. Se quedó helado al ver a Tonks allí pero la señora Weasley lo hizo pasar sin poner mucha atención en su reacción robótica. 
Era la primera vez que se veían tras la discusión y Remus se fijó en el aspecto deprimente que lucía la chica y en sus ojos llorosos.

- Pasa querido, siéntate, he hecho té y ... - Tonks y Lupin se miraron con tensión y ella apartó pronto la vista.
- No gracias Molly, me iré enseguida sólo he venido a decirle a Arthur que...
- Oh vamos Remus! Tomate el té y prueba estas galletas! Ya te veo más delgado y hace solo unos días de la última reunión! - La señora Weasley se cruzó de brazos y pasó la mirada de uno a otro con reproche- Vaya pareja estáis hechos, ¡miraros! Parecéis distintas cara de la misma moneda!!! Los dos estáis más delgados, paliduchos y apagados... Tenéis que cuidaros más!!! - ambos evitaron las miradas y se sintieron incómodos con el comentario. - ¿Qué has estado haciendo Remus? ¿Otra vez por los bosques???

- Un poco de todo...- contestó Lupin aún en pie, forzado a coger la taza de té que voló hasta él.

- Vamos siéntate, necesito tu ayuda... - siguió la regordeta bruja sin hacerle mucho caso -  Aquí la señorita Tonks al parecer tiene un drama interno... parece que quiere atribuirse la muerte de Sirius para ella sola... A ver si a tí te escucha...

El diálogo de la señora Weasley fue cortado por el caer de una escoba al suelo que les descubrió a una Ginny al pie de las escaleras. La señora Weasley con tono duro corrió hasta su hija pequeña y la regañó.

- Qué haces ahí señorita? Estabas espiando?

- No mamá sólo bajaba a por algo de comer, tengo hambre...

- El desayuno aún no está listo y es muy temprano así que arriba, yo os avisaré, estamos hablando de cosas confidenciales...

- No estabais hablando de ninguna misión y además Tonks es mi amiga... - se quejó Ginny

- Arriba! - Molly cogió a su hija por el brazo y la arrastró a los pisos superiores.

Remus miraba a Tonks. 
Tonks miraba su taza. 
Ninguno de los dos sabía qué decir. 
Remus agarraba sus ganas de abrazarla. 
Tonks agarraba sus ganas de llorar.
El mago se sentó por fin frente a ella y habló:

- Ya hablamos de eso Tonks. No fue tu culpa. - Ella siguió muda, mirando a la taza- Oye... no puedes estar así. Tienes que mirar hacia delante, tienes mucha responsabilidad con las misiones del Ministerio, las de la Orden,... así serás un blanco fácil... - Lupin cortó su discurso de repente porque la metamorfomaga lo miró con la mirada más triste y acusativa que le había visto nunca.

- De verdad crees que estoy así por Sirius, Lupin? -el licántropo enmudeció y no pudo mantenerle la mirada.

- Molly ha dicho...

- Molly bastante ha hecho con secarme las lágrimas. - le cortó la bruja. Se hizo un silencio incómodo, sólo se oían al fondo los pasos de los pisos superiores. - No Lupin, no estoy así por Sirius. Estoy así porque tengo el corazón roto. Sé que no tendría que haberte hablado de aquella manera, sé que fue mi culpa... 
Pero no voy a ser tan imbécil de abarcar toda la responsabilidad en esto ¿sabes?. 
Porque eres tú el único que le ve impedimentos. Porque has sido tú el único que desde el minuto cero, antepusiste los obstáculos a las soluciones. 
No lloro porque me haya enamorado de un licántropo Lupin, si no porque me he enamorado del único licántropo que pone cualquier persona o misión por delante de él.

Tonks iba alzando su barbilla a medida que hablaba. El carácter fuerte y orgulloso de los Black nacía en su interior realimentándose con cada palabra que decía.
Lupin en tensión no podía dejar de mirarla a pesar de que cada palabra le taladrara el pecho. Se puso muy tenso y no pudo contenerse.

- Tienes razón Tonks, con respecto a nosotros... no he pensado en mí ni un segundo... He pensado en ti. 
He pensado en cómo perderías tu trabajo por estar relacionada con alguien como yo. He pensado en los problemas que tendrías con tu familia. He pensado en lo que puedo ofrecerte y lo que yo considero que mereces. He pensado en las miles de posibilidades que tienes de encontrar a un tipo de tu edad que merezca la pena. 
No, Tonks no he pensado en mí ni un segundo. Solo he pensado en tí. Y sabes qué? No he cambiado de opinión. 
No puede ser Nymphadora. Y si crees que está siendo fácil para mí, estás muy equivocada.

Ambos se miraban con ojos desafiantes. Tristes, pero desafiantes.

- Lo que pienso es... que sigue siendo más fácil para ti poner obstáculos que besarme. Así que hazme un favor Lupin, no te hagas el mártir. 
¿Te crees mejor persona por haber decidido lo que es bueno para mi?
¡¡¡No quiero que nadie decida por mí!!!. 
Yo he sido dueña de mi vida hasta ahora y no vas a ser tú el que me diga lo que puedo y no puedo hacer.
¿Crees que para mí es más importante mi plaza como Auror en el Ministerio que tú? - Lupin no se movió. No lo había pensado así pero para él la respuesta era obvia. Él no valía la pena.

- Debería serlo Tonks - La bruja se levantó de golpe derramando el té y tirando la silla

- Pues no lo es maldita sea! - exclamó subiendo en exceso el tono de voz

-Oh cielos! - la señora weasley entró en la cocina en el mismo momento del estruendo . Con un rápido movimiento de varita limpió el té y colocó la silla en pie y fue entonces cuando olió el incómodo ambiente que se respiraba - ¿Qué está pasando aquí? - preguntó mirando a uno y a otro. Lupin se levantó.

- Lo siento Molly he fracasado estrepitosamente. No he logrado convencer a Tonks... como siempre.. - replicó Lupin con pesar - Y ahora si me disculpáis me tengo que ir. Dile a Arthur que hablaré con el a lo largo del día.

- Pero Remus... no has probado bocado. Y Arthur ya está bajando...

- No importa, muchas gracias de todas formas.

Lupin se fue sin mirar atrás. Entre indignado y derrotado ¿porque era tan cabezona? ¿No veía que su historia era loca e imposible?

La señora Weasley suspiró y vió alejarse a Lupin a través de los cristales. Se giró para Tonks que seguía de pie mirando a la mesa.
 
- Querida, ¿qué ha pasado???? - Tonks volvió a desplomarse sobre la silla y apesadumbrada miró a la señora Weasley. Notó como las lágrimas volvían a brotar. Molly se sentó a su lado y le cogió las manos. La miró cariñosamente y por fin la metamorfomaga reunió fuerzas para empezar a hablar.

......................................................................................................................................................

  Hermione rodeó en un gran abrazo a Tonks cuando esta llegó. 
Molly había invitado a la aurora a cenar en la primera noche que Hermione estaba en la casa e insistió en hacerlas salir de la cocina junto con Ginny mientras ella acababa de poner la mesa y apagar los fogones. 
Hermione y Ginny miraban preocupadas a Tonks. Estaba muy diferente y se notaba que intentaba parecer más normal de lo que en realidad se sentía.
Hermione se interesó sobre los cambios que estaba habiendo en el ministerio y Tonks le siguió la corriente. Pero Ginny no pudo evitar preguntarle a Tonks por lo que había oído sin querer desde las escaleras.

- Tonks, te ocurre algo? El otro día sin querer oí...

- No pasa nada Ginny- cortó la metamorfomaga rápidamente

- Tonks tú no tuviste la culpa! - exclamó Hermione. Ginny miró acusativamente a su amiga que se dió cuenta del error. - Ginny me lo ha contado lo siento... Pero las dos pensamos lo mismo!!! Tú no tuviste nada que ver en que Sirius...

- Sí, supongo que no... - volvió a cortar Tonks- pero yo no lo siento así. Los aurores no estamos acostumbrados a aceptar las derrotas con facilidad. Pero chicas, cambiemos de tema, no me apetece hablar de eso, se supone que vengo aquí para distraerme después de todo el día en el Ministerio-  eludió Tonks

- Lo sentimos...
- No importa. Bueno, ¿qué tal una ronda de narices divertidas? - dijo la auror intentando animarse así misma. Ginny aplaudió emocionada y Hermione sonrió ampliamente.

- Hace mucho que no veo la de cerdito!!! - dijo la pelirroja con brillo en los ojos.

- Veamos entonces...- Tonks cerró los ojos y cuando los abrió se encontró con los rostros extrañados de las adolescentes.

- Está un poco diferente - dijo Hermione con prudencia. Tonks buscó el reflejo de su cara en uno de los espejos que había en el salón y vio que su nariz se había ensanchado y aplastado pero definitivamente, no era la perfecta nariz de cerdito sonrosada que siempre había conseguido.

- Quizás estés demasiado cansada, prueba con una de payaso! - pidió Ginny esperanzada. Tonks volvió a cerrar los ojos y no esperó a ver la reacción de las muchachas. Buscó su reflejo de nuevo en el espejo y vió una nariz redonda en lugar de la suya pero no lo suficiente grande ni roja para asemejarse a una de payaso. Tras unos tensos segundos Hermione intervino.

- Tonks, tienes que estar agotada de trabajar, no te preocupes, mejor hablemos de...

- A cenar!!! - la voz salvadora de la señora Weasley hizo que las chicas se levantaran por delante de Tonks para no tener que afrontar la tensa situación.

Tonks comió poco y estuvo toda la cena pensativa. Sólo se hizo notar cuando derramó la jarra de agua y cuando el cuchillo se le cayó al suelo. 
Ni Bill contando chistes de enanos le pudo sacar la sonrisa. Cuando la sobremesa acabó, se retiró pronto a su casa con la excusa de que a la mañana siguiente debía estar muy pronto en el Ministerio. Pero más allá de que eso fuera verdad, necesitaba estar a solas con ella misma para pensar qué le estaba ocurriendo realmente.
Su metamorfosis nunca jamás le había fallado. Aquella noche la imagen de Remus se mezcló en su cabeza con el fiasco de la metamorfosis y se durmió con una desesperación interna que le hizo soñar toda la noche.


« 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ Comenta este capítulo | Ir arriba 26- ÉL Y ELLA »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.