Historia al azar: ¿Quién?
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Domingo 16 de Febrero de 2020, 09:44
[ Más información ]

24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ

Antes de nada quiero agradecer los comentarios de Anuskha Black, AbiGros, Kalet Everett y LilsEvans y a todos los que han comentado capitulos anteriores que me alientan a seguir escribiendo. Llevo días sin ordenador propio y escribo donde puedo y cuando puedo así que no esta siendo fácil
.
Llegamos al punto de la historia más oscura de nuestros protagonistas.
Empezamos la cronología del 6 libro "Harry Potter y el principe mestizo" y me gustaría que me respondiera a una pregunta: 
¿Les gustaría que escribiera sobre las vivencias de Lupin y Tonks por separado o mejor escribo solo de los momentos en los que están juntos durante el año que son escasos? Ya me dirán en los comentarios e intentaré hacerlo lo mejor posible.

Y ahora sin poder retrasarlo más uno de los capítulos más duros y oscuros de toda la historia. Coger pañuelos....
Saludos

@legna@87
PD: gracias tmb a mis 32 favoritos!!!!

32 usuarios han añadido esta historia a sus Favoritos:

AbiGrosPotteradriweasleyanny potteranuskha_blackashley_LTastoriacamilapotterweaslydianitapotter31Dora Tonks LupinEmily lovegood blackGicellaglohe613hari malfoyHermione Jean GragerIsaWeasleyPotterI_love_snapeKaleb EverettKmelanyLile _LupinlisevansLuna_GreybackLuna_Tonks31luni8Mar-99mariaazul94Maya pottermimiscullenNawin12perlamalfoyremySnily1vizucv





Remus vio a la joven cerrar los ojos y acercar su rostro al suyo. El corazón le dió un vuelco y entendió perfectamente lo que estaba a punto de ocurrir: se iban a besar.
Los labios de Tonks se acercaban a cámara lenta, sonrosados y tentadores. 
Lupin sentía su piel erizada y un cosquilleo continuo por la nuca y entonces el también cerró los ojos, esperando el momento. 
Fueron apenas dos segundos pero a él le dijo tiempo a pensar en muchas cosas.
Pensó en la primer vez que se vieron, en la primera vez que le sonrió, en la primera vez que le abrazó, en la primera vez que le guiñó el ojo.... 
Se quiso dejar llevar.
Pero de pronto, vio el cuerpo de Tonks caer inerte en la dura piedra, la vio siendo despedida de la oficina de aurores, la imaginó discutiendo con sus padres por él, la vio fijándose en un joven apuesto y vestido con una capa de gala mientras paseaban por el callejón Diagon...
Y entonces en un gesto tosco, Lupin giró su cara y la boca de Tonks apenas rozó la comisura de sus labios.
La bruja, desconcertada, apartó su cara despacio y Lupin vio de reojo su expresión incrédula.
Durante unos segundos de tensión en que se mantuvieron abrazados Tonks intentó descifrar el motivo de lo que había acabado de ocurrir, pero el licántropo miraba más allá de la ventana. 
No la soltaba, no la apartaba de él, pero no había querido besarla. 
Tonks no entendía nada.

- Remus... - susurró  la bruja con cautela- no... me deseas? - Tonks vio cómo Lupin apretaba sus labios y tensaba todos los músculos de la cara. En ese momento pareció envejecer una década.

" Por qué piensa eso???" preguntó una parte interna de Lupin en algún lado de su cabeza. 
"¡¡¡Porque acabas de evitar que te besara imbécil!! ¿Qué esperas que piense?" Dijo otra parte de él tremendamente indignada.
Remus contuvo la respiración durante varios segundos y luego exaló todo el aire con pesadez.

- Lo siento mucho Tonks pero no... - no se atrevía a mirarla a la cara - no puedo hacerlo... - La chica se deshizo de los brazos de Lupin a cámara lenta y lo enfrentó mirándole con cara de sorpresa.

- Entonces... ¿ es cierto, no me deseas? - dijo muy seria y con voz fría. A Lupin le pareció que la metamorfomaga había crecido varios años de golpe.

- No es eso! - la cortó inmediatamente. El mago se apartó de la ventana y se sentó en el sofá. Se cubrió la cara con las manos y subió los dedos hasta que se perdieron en su pelo entrecano. La miró. 
Seguía allí, en pie y cruzada de brazos pareciendo esperar alguna explicación. 
Adquirió una pose tan altiva y característica de los Black que a Lupin le pareció que Bellatrix la había poseído.
 - No podemos Tonks... -vió como ella frunció el ceño. Se apoyó en la pared y lo miró duramente.

- Remus, déjame que recapitule toda la información a ver si entre los dos encontramos el punto de la historia en el que me he perdido.... - Tonks empezó a pasear de un lado al otro del ventanal mientras hablaba, parecía estar dando una clase de Historia de la magia. 
-Hace un año que nos conocemos. 
En este año ambos hemos sentido cosas el uno por el otro... hemos tenido nuestros miedos y resistencias... yo te dije que te esperaría porque obviamente sentías algo por mí pero... algo no te hacía aceptarlo... 
Hace menos de 24 horas tras comerme una bronca delante de más de la mitad de la Orden que no me merecía, me dices al oído en un abrazo (que fue todo menos falso)  que lo sientes mucho y que me quieres...
Venimos juntos a tu casa, sin que opongas resistencia, cogidos de la mano, nos abrazamos... quiero besarte, lo hago y... ¡me apartas la cara!
¿En qué punto pasa alguien de amar a una persona a apartar su cara cuando van a besarle? - siguió la bruja con un tono de exasperación-
Te dije que te esperaría a que disiparas tus miedos Remus... he esperado y seguiré esperando si hace falta, no he cambiado de opinión...
Pero necesito saber que pasa por tu cabeza para tener un comportamiento más bipolar que con un hechizo Confundus por que... ¡ME ESTÁS VOLVIENDO LOCA!

Las últimas palabras de Tonks sonaron, enfadadas, desesperantes y demasiado altas. 
Lupin no pudo evitar cerrar los ojos y encogerse en si mismo. Movió negativamente la cabeza y con pesadez se levantó del sofá. 
Había llegado el momento de afrontarlo. No podía retrasarlo más. Estaba en un punto de no retorno.
Si le decía que sí, abocaría a Tonks a algo que no que era bueno para ella. 
Y si le decía que no... ambos vivirían con el corazón roto pero... ella estaría a salvo y estaba seguro de que a no mucho tardar, ella sería capaz de rehacer su vida con algún mago joven y apuesto.

- Me he equivocado desde el principio. No debería haberte dado pie a acercarte tanto a mi, no debería haberme hecho ilusiones contigo ni fijarme en ti... 
No podemos estar juntos, es antinatural, no es algo beneficioso para ti y yo estoy condenado a no poder amar... - Tonks se estaba desquiciando por momentos. Todos los fantasmas que Lupin ya le había dicho y creía vencidos estaban volviendo, se sentía a punto de estallar. El mago siguió hablando derrotado- ...no es que no te quiera y por supuesto no es que no te desee, es simplemente.... que es imposible Nymphadora...  

Esa última palabra fue la gota que colmó el vaso. La bruja explotó y se enfrentó a Lupin agresivamente.

- NO ME LLAMES NYMPHADORA, LICÁNTROPO!!!! - Lupin enmudeció y una sombra invisible cubrió su rostro. 
Tonks se arrepintió de haber escupido esas palabras antes de terminarlas. La ira la invadía y su pelo había cambiado a un rojo llama intenso. 
No fue sólo la palabra licántropo, si no como la había dicho: con reproche. 
El enfado había hecho que pusiera un tono que para nada sentía. 
Ella solo quería que él parara de decir tonterías. 
Ella solo quería que él accediera a amarla y que se olvidara del resto.
Ella sólo quería besarlo.
Pero en ese momento supo al mirar al mago que había herido su corazón gravemente. 
Lupin quedó rígido y no había rastro de aquel hombre dulce, cálido y caballeroso que la había enamorado. En ese momento su semblante era fantasmal.

- Lo siento, no quería... - se apresuró a corregir ella.

- No importa - cortó Remus sin mover apenas los labios con la cara pálida. - Eso es lo que soy. 

Quedaron en silencio. 
Ella no se atrevió ni a pestañear. 
Él seguía mirándole con la mirada vacía. Parecía otra persona.

- Como muy bien has dicho soy un licántropo ... y comprenderás que es imposible que una bruja y un licántropo, puedan estar juntos... - empezó Lupin con voz fría

- Remus, no quería decir que... sabes que a mi eso me da igual... yo te amo!!! - Tonks tartamudeando, se acercó al mago. El pelo rojo pasó a un particular rosa oscuro y apagado.

- ESO NO IMPORTA TONKS! QUE TU ME AMES O QUE YO LO HAGA NO CAMBIA EL HECHO DE QUE SEA LO QUE SOY!!!! - Lupin empezó a gritar fuera de sí en un tono duro, frío y directivo.

- PERO A MI NO ME IMPORTA!!! - los ojos de la metamorfomaga empezaron a humedecerse y apareció un grito desesperado en su voz.

- CLARO QUE SI!!! ACABAS DE DESCUBRIRTE AHORA MISMO!!! HA SIDO TU SUBCONSCIENTE EL QUE HA HABLADO Y LO HAS DICHO MUY CLARO!!! 
ME VES COMO UN LICÁNTROPO Y NO PASA NADA ¿SABES PORQUE? PORQUE SOY UN LICANTROPO!!! 
ESTOY ACOSTUMBRADO A QUE ME MENOSPRECIEN, ME ANULEN Y ME REPUDIEN PRONUNCIANDO SIMPLEMENTE EL NOMBRE DE MI ESPECIE, COMO TÚ ACABAS DE HACER!!!

- NO REMUS!!!, no por favor... Yo sólo quiero que nos queramos, estaba enfadada... perdóname!!! - el cuerpo de la muchacha empezó a temblar descontroladamente y las lágrimas empezaron a desbordar su párpado inferior.

- NO HAY NADA QUE PERDONAR. SÉ QUE SOY UN MONSTRUO!!! 

El ambiente quedó helado. Sólo se oía el sollozo de Tonks. 
El salón pasó a la penumbra, el sol se había escondido dando paso a la noche.
Durante varios segundos ambos parecían estatuas. 
La voz de Lupin volvió a salir a escena, ya no era un grito, pero habló de forma lúgubre y arrastrando las palabras, como si lo que fuera a decir le pesara en el alma. 

- Te aconsejo Tonks, que te olvides de mi. Yo... haré lo propio y me olvidaré de ti. Dejemos esto aquí. No tiene... No tenía sentido. 

Tonks con los ojos fijos en Lupin, húmedos y suplicantes se desmoronó completamente y corrió a abrazarlo de manera desesperada gritando:
 - NO, NO, NO, POR FAVOR REMUS, POR FAVOR, NO.... TE LO SUPLICO, POR FAVOR...
El mago no se dejó abrazar por ella y ante su insistencia, se vió obligado a sujetarla amarrandole los brazos con lo ssuyos extendidos para apartarla de él. 
No hizo falta que pusiera demasiada fuerza porque los movimientos de Tonks eran lentos y débiles: estaba destrozada. 
Fijó su mirada dura y decidida en ella y la vió llorar frente a él implorándole con cada lágrima que derramaba. 
Cuando la verborrea de la muchacha cesó y sólo quedó en el aire su lloro sin fin, Lupin se armó de valor y siguió su discurso teatral.

- Escúchame Tonks: Esto nunca jamás ha pasado. Tú nunca me has querido. Yo nunca te he amado. Todo ha sido una confusión. Una historia que nunca empezó. 
Tú volverás a tu trabajo en el Ministerio y acatarás las misiones de la orden que se te designen. 
Yo, poco después del cumpleaños de Harry partiré al poblado licantrópico del Sur y hasta entonces, nos veremos lo estrictamente necesario según las misiones que realicemos para la orden.
Tú nunca has venido a mi casa, nunca me has abrazado y nunca has limpiado ni curado mis heridas.
Yo nunca te he cogido de la mano, nunca te he invitado a chocolate y nunca te he llevado flores al hospital.
Nada de eso ha ocurrido nunca porque Tú eres una Auror y Yo soy un Licántropo.
Y ahora, Nymphadora Tonks, Auror del Ministerio de Magia, miembro de la Orden del fénix, dado que no tenemos ninguna relación más que la de compañeros, creo que deberías irte de esta casa.

Lupin soltó a Tonks que temblaba de arriba abajo por el ataque de ansiedad y pánico sin dejar de llorar.
Sólo él oyó cómo el corazón de aquel hombre lobo que había decidido renunciar al amor, se resquebrajaba. Y fue mucho más brutal de lo que nunca se hubiera podido imaginar. Ni siquiera la perdida de James, Lily o Sirius le hizo sentir aquello. 
Notaba cómo sangraba por dentro, notaba cómo el dolor le engullía el pecho. 
Verla llorando en la más tremenda desesperación por él y no poder abrazarla ni besarla estaba siendo una de las peores experiencias de su vida.
Necesitó huir de allí y evitando mirarla salió al vestíbulo.
Oyó los pasos de Tonks seguirle, ella seguía llorando y sollozando e hizo oídos sordos cuando oyó un inconsolable "Remus... por favor..."
Empezó a subir las escaleras para ir al piso superior pero en la cuarta escalera la voz de la bruja le detuvo con un último grito desesperado.

- REMUS!!!, te lo suplico, no tiene que ser así, nosotros nos amamos....

Él miró por encima de su hombro. Su pelo estaba casi oscuro. Tenía los ojos rojos de llorar y su cara lucía empapada. 
Fue como si le hubieran disparado en el centro del pecho. Se preguntó si el Avada Kedabra sería menos doloroso que aquello. 
Tuvo que echar mano de su lado más racional para no desmoronarse y seguir en su papel.

- Nosotros?... Tonks... Nunca hubo un nosotros. Nuestra historia, nunca empezó.

Lupin se perdió en la oscuridad del hueco de la escalera. 
Nadie sabe que nunca llegó al piso superior. 
Nadie sabe que se quedó escuchando sin que ella le viera, el sollozo de la persona que más había amado en la vida. 
Nadie sabe que esperó a oír cómo cerraba la puerta y salía a la templada noche de verano.
Y por supuesto nadie sabe que en ese momento, Remus Lupin se derrumbó en el decimocuarto escalón, se encogió en un ovillo y lloró durante toda la noche en el silencio más amargo que jamás había vivido: el silencio que dejó la ausencia de Nymphadora Tonks.
La había dejado para siempre.


« 23- TRAS LA VENTANA Comenta este capítulo | Ir arriba 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.