Historia al azar: Amor en silencio
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 21- ROSA ROSA
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Jueves 9 de Julio de 2020, 10:57
[ Más información ]

21- ROSA ROSA

Capítulos
  1. 1- VOLDEMORT HA REGRESADO
  2. 2- RELEVOS EN LA GUARDIA
  3. 3- LA ESCENA AL DESCUBIERTO
  4. 4 -MISIONES
  5. 5- HAMBRE
  6. 6- GRYFFINDOR & HUFFLEPUFF
  7. 7- ¿TE GUSTA N.TONKS?
  8. 8- LA PRIMERA CONFESIÓN
  9. 9- NUEVOS PREFECTOS
  10. 10- DESARME
  11. 11- IMPROVISACIONES
  12. 12- CHOCOLATE
  13. 13- CONEXIÓN
  14. 14- REGALOS NAVIDEñOS
  15. 15- CAMALEÓN
  16. 16- ELLA TE AMA
  17. 17- EL NO BESO
  18. 18 - HASTA QUE CREAS QUE PUEDES
  19. 19- LA CIERVA
  20. 20- MUERTE Y MILAGRO
  21. 21- ROSA ROSA
  22. 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO
  23. 23- TRAS LA VENTANA
  24. 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
  25. 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
  26. 26- ÉL Y ELLA
  27. 27- EL ADIÓS
  28. 28- ENTRE LOBOS
  29. 29- REVELO
  30. 30- 5 MESES
  31. 31 A PESAR DEL TIEMPO
  32. 32- EMBOSCADA
  33. 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA
  34. 34- LO ODIO
  35. 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE
  36. 36- BATALLA EN LA TORRE DE ASTRONOMÍA
  37. 37- NO LA DEJES IR
  38. 38- RENDICIÓN
  39. 39- COMO UN SUEÑO
  40. 40- QUIERO QUE ME QUIERAS
  41. 41 UN NUEVO AMANECER
  42. 42 DORA LUPIN
Lupin acababa de llegar a la cuarta planta del Hospital San Mungo. Hacía dos días que cavilaba esa decisión. ¿Sería prudente ir a verla? Quería hacerlo pero...  
Recordó la sensación que sintió cuando Ojoloco le gritó que estaba bien. Durante unos inacabables minutos, pensaba que los había perdido a los dos. Aún así, se sentía desgarrado por dentro. 
La muerte de Sirius fue como una losa que le había caído en el centro de su pecho. No dormía bien. No respiraba bien. Se sentía tan roto como cuando lo perdió por primera vez creyendo que era el traidor. Su pérdida lo llevó a cortar con todos los recuerdos felices de su época escolar. Ahora esos recuerdos eran como sombras que se desvanecían y que en su cabeza se veían borrosas. 
Hace 15 años sintió que le arrebataron el sentido a su vida y de nuevo estaba reviviendo esas emociones que lo abocaban a una oscuridad total, con un ligero matiz: en esa oscuridad que lo invadía por dentro, había una diminuta y brillante luz que le permitía levantarse por las mañanas. 
Que Tonks estuviera todavía en el mundo de los vivos hacía que no quisiera irse de él.

Se asomó a la sala y desde el pasillo, vio a una muchacha con el pelo rosa pálido que descansaba en una mullida cama. Estaba sola, y eso hizo que soltara con descanso el aire que conteían sus pulmones. Quería verla, cogerla de la mano, contemplar su rostro. Pero quería hacerlo en la intimidad, sin que nadie lo molestara y eso había supuesto, no sería fácil.
Alguien le sobresaltó. apoyando con energía una mano en su hombro desde atrás. La voz ronca de Moody hizo que se le acelerara el pulso.
- Vas a entrar o te vas a quedar ahí? - Soltó el mago con un gruñido

- Ojo.. Ojoloco... no sabía que estabas aquí, me has asustado.- exclamó Lupin sorprendido 

- Ah... Alerta permanente!. Pensabas que iba a dejarla sola en este maldito Hospital sin protección? - contestó el ex auror con solvencia

- Bueno, yo... pensaba que estaría con su familia y ...

- Por su puesto que está con su familia!. Sus padres están ahora arriba en la quinta planta, en el salón del té... . su ojo mágico empezó a girar descontrolado - Les he dicho que cuidaría de ella. - un silencio que a Lupin se le hizo incómodo bailó entre los dos magos- Y bien? Vas a entrar o te vas a quedar ahí?

Lupin no contestó y aún nervioso entró en la sala y se acercó a la cama en la que la muchacha dormía profundamente seguida de Ojo Loco.
Su cara era de paz y sólo su pelo daba signos de falta de energía. Si su pelo rosa chillón hubiera sustituido el que tenia, Remus hubiera jurado que dormía plácidamente.
- Ha despertado? - preguntó el licántropo con precaución

- Sí, sí... ayer despertó pero pasa largo tiempo dormida. Los sanadores dicen que en dos días puede salir del Hospital si sigue evolucionando así.
Lupin asintió y la miró de nuevo. Se evadió unos segundos de su alrededor perdiéndose en cada fino detalle de su cara. Sus cejas, sus pestañas, su pelo revuelto en la almohada,.... parecía de porcelana y le daba la sensación de que si la tocaba con las yemas de los dedos, su tez se resquebrajaría. El gruñido de Moody sacó al licántropo de su ensimismamiento y vio el ojo del ex auror moviéndose de nuevo a toda velocidad.

- Parece que los Tonks han acabado su té... calculo que tienes alrededor de tres minutos... no pierdas el tiempo! - Ojo loco se dió la vuelta para salir de la sala y dejó a Lupin solo con la bruja dormida. 

Las tripas del castaño se retorcieron porque parecía que el ex auror le había leído la mente y que además conocía al menos parte de los sentimientos que tenía hacia Tonks. 
¿Es que no era Sirius el único que estaba al corriente de su atropellada historia? ¿Cuánta gente más había detectado que entre ellos había algo distinto a la amistad?
Se sentó en el borde de la cama y le cogió la mano. Estaba tibia y su piel era tan suave como siempre. Entrelazó su dedos con los de la muchacha y sonrió al ver cómo ella aún dormida, inclinaba ligeramente la cabeza. 
"Te echo de menos" le dijo Lupin mentalmente. 
"Si tan solo pudiera ser mejor para ti..." Lupin apretó los labios.
Sirius, su amigo y confidente ya no estaba y ahora sólo podía hablar con él mismo.
"Te quiero Nymphadora" "Joder, te amo de verdad" "Has conseguido que te amara sin querer hacerlo... pero es imposible" . 
"No soy la persona que mereces, este viejo hombre lobo... no puede hacerte feliz. Lo siento muchísimo, no sabes cuánto". 
Cerró su mano fuertemente alrededor de la suya, la llevó hasta sus labios y la besó. La dejó suavemente en la cama de nuevo y sacó su varita. Con un movimiento fino y delicado apareció de la punta una rosa del mismo color que Tonks solía llevar su pelo: rosa chicle. La apoyó en la mesilla contigua a la cama y se levantó.

Lupin salió de la sala y se topó con Ojoloco hablando con un hombre rubio y barrigudo y una mujer con un perfil igual al de Bellatrix. Cuando Lupin se acercó descubrió sin embargo que los ojos de la madre de Tonks eran completamemte distintos a los de su hermana, más grandes y eso junto con el pelo castaño claro hacía que sus facciones fueran mucho más suaves.

- Bue.. Buenos días - dijo Lupin con tímidez acercándose a ellos. El licántropo se sintió escaneado minuciosamente por los ojos de la mujer pero sin embargo, identificó cercanía en los del padre de Tonks. - soy Lupin, Remus Lupin, compañero de Nymphadora en ...

- En el grupo secreto! - lo cortó Moody con aspereza

- Oh! Bien, bien! - dijo Ted alegremente - Soy Ted Tonks, el padre de Dora...y  mi esposa Andrómeda. Sí, ella nos tiene informados sobre la Ord... - Ted rectificó tras un sonoro gruñido de Moody- bueno...  al respecto y ... sí creo que  su nombre salió en algunas de sus historias...- Lupin se acongojó. Esperaba que Tonks hubiera obviado determinados momentos en las explicaciones que daba a sus padres. - encantado señor Lupin. - Ted extendió su mano cordialmente con una afable sonrisa y el licántropo se la estrechó.

- Un placer - habló Andrómeda alzando el dorso de su mano. Lupin entendió y sin demora, la recogió para saludarla de manera diplomática. Remus pensó que su gesto había agradado a la señora Tonks que sonrió ligeramente sin perder el halo de alta clase social que desprendía.

- Por qué no se queda? No creo que Dora duerma mucho más...- siguió Ted- seguro que se alegra de su visita...

- No, muchas gracias, tengo prisa. No obstante les agradezco mucho la invitación.- respondió Remus con prudencia

- Todos los amigos de Dora son bienvenidos! Espero volver a verle pronto Lupin. -continuó Ted en un tono cercano. 

Los padres de Tonks entraron a la habitación y Remus pudo oír a Ted hablando a lo lejos "Nuestra Dora se rodea de gente encantadora, como ella, ¡qué muchacho tan caballeroso...!!!" 
Y Lupin pensó si Ted Tonks hubiera pensado lo mismo de él de haber sabido que era un licántropo que estaba perdidamente enamorado de su hija

- Gracias Ojo Loco...- dijo Lupin antes de girar sobre sus talones. Moody correspondió con la cabeza y y cuando Remus estaba dos pasos más allá,  oyó que le decía.

- No lo hecho por ti realmente Lupin... Lo he hecho por ella...  espero que te comportes como un digno Gryffindor cuando le den el alta y estés aquí. Le hará ilusión- dijo Ojo loco toscamente.

Lupin salió de la cuarta planta ruborizado. Había descubierto que a Moody nada le había pasado desapercibido y pensó que si él no fuera tan peligroso, pobre y viejo para Tonks... si pudieran tener una vida normal, una vida juntos... tendría más miedo de enfrentarse a él que a los propios padres de la muchacha.


.......................................................................................................


Estaba apoyado en una de las grandes columnas del vestíbulo del Hospital. Miraba cabizbajo a la gente pasar y traspasar a su alrededor. 
Hubiera preferido no estar ahí, realmente le abrumaba ir a recoger a Tonks en el momento de su alta hospitalaria pero no tenías excusa: Moody le había avisado con antelación y las misiones de la Orden se habían detenido ya que estaban esperando a la celebración de una reunión de reestructuración. 
Dumbledore había dado la orden de abandonar Grimauld Place y se había pospuesto la reunión hasta que Tonks saliera del hospital. 
Lupin había ido al número 12 a recoger algunas de las pocas pertenencias que poseía y que tenía allí y se trasladó a su polvorienta y perdida casa en el límite de un bosque de robles, bastante a alejada de cualquier población, ya fuera muggle o no. 
Era lo único que tenía a su nombre, una herencia de sus padres. Se mudaron allí al poco tiempo de que le mordieran para poder pasar desapercibidos. La había frecuentado muy poco en ese último año y recordaba de manera especial la vez que se había aparecido en ella con Tonks tras una improvisada huida. 
Sonrió recordando: cómo ella arrugó la nariz con el primer trago de vino barato, cómo se había comido las albóndigas de dos en dos, cómo evitaba que sus párpados se cerraran tras la cena a pesar del sueño sólo para alargar un poco más la conversación.
Ella era alegría, era sonrisa, era felicidad.
Estaba mirando al suelo absorto en sus pensamientos cuando alguien pronunció su nombre.

- Remus!!! 

Y ahí estaba. 
Alegría, sonrisa, felicidad y su pelo rosa chicle. 
No le dió tiempo a decir nada, porque la bruja lo abrazó con fuerza empujándolo contra la columna. 
Él la estrechó con sus brazos de la manera más comedida que pudo y en ese instante pudo ver de reojo a Andrómeda mirándolos inquisitivamente, a Ted hablando despreocupadamente con Moody señalando a un enano con una gran calabaza como cabeza que pasaba por ahí y a Ojoloco, que sin hacerle mucho caso al padre de Tonks evitaba mirar el abrazo que su pupila le estaba regalando al licántropo.
Cuando se separaron Lupin no pudo ocultar su rubor de mejillas y no supo si fue un alivio o no ver que Tonks también se había ruborizado. La bruja lo miraba con ojos brillantes.

- Me alegro de que estés bien - titubeó con voz baja.
- Gracias - ella volvió a sonreír y se encogió de hombros 

Salieron del hospital los cinco. Ojoloco encabezaba el grupo y Ted que no había parado de hablar, contaba lo raros que eran los casos de estrangulamiento con plantas acuáticas. Nadie le hacía caso y el licántropo supo de quién había heredado la metamofomaga su habilidad para hablar sin parar. Lupin, Tonks y Andrómeda se mantuvieron en silencio hasta el momento de despedirse.

- No lo olvidéis! - exclamó Moody - La reunión se celebrará en la nueva sede el mismo día en que el "objetivo" regrese a su "zona de protección". Ya hemos acordado acompañarlo en el traslado para puntualizar con "la otra parte" las condiciones de mantenimiento del "objetivo" hasta su nueva recogida que será... - A Lupin no se le escapó como Tonks ponía los ojos en blanco y suspiraba cansinamente.

- Vale, vale Ojo Loco, es la cuarta vez que me lo explicas!!! Acompañaremos a Harry en la estación y les diremos a sus tíos lo que les tengamos que decir... 
En dos segundos Tonks acaba de echar por tierra el mensaje "en clave" de Ojo Loco. Remus no pudo evitar reír en silencio cuando vio la cara del ex auror ponerse roja de furia. 
Parecía que Moody iba a soltarle una reprimenda, pero la bruja fue muy rápida y se lanzó a sus brazos de forma tierna y alegre soltando un: - ¡Gracias por cuidarme estos días!.
Lupin pensó que no era la primera vez que Tonks utilizaba sus artes aniñadas y gestos de cariño para librarse de regaños y que la muchacha le tenía más que cogido el punto al ex auror que se quedó sin fuerza para recriminarle tras el abrazo.

- Nos vemos pronto Lupin, espero.. gracias por venir- dijo Ted estrechándole la mano. La señora Tonks con un gesto de cabeza dió por finalizada su despedida y Ojo Loco simplemente gruño.
- Hasta pronto - dijo Lupin con las manos en los bolsillos y voz queda. 

Cogieron caminos diferentes y cuando hubo andado unos metros, Remus notó cómo alguien le retenía cogiéndole del brazo. Era la metamorfomaga que a una distancia prudencial del resto, le miraba con sus ojos centelleantes sonriendo ampliamente. Los Tonks  y Moody estaban de nuevo inmersos en una conversación iniciada por el elocuente Ted que parecía, no interesaba mucho a nadie.

- Gracias por la rosa rosa. Me encantó! - y le dió un fugaz beso en la mejilla antes de volver junto a sus padres dando un traspiés que a Lupin le hizo sonreír.


« 20- MUERTE Y MILAGRO Comenta este capítulo | Ir arriba 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.