Historia al azar: Amor Imposible
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada » 14- REGALOS NAVIDEñOS
R. LUPIN & N. TONKS: la historia no contada (R15)
Por alegna87
Escrita el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:31
Actualizada el Jueves 9 de Julio de 2020, 10:57
[ Más información ]

14- REGALOS NAVIDEñOS

Capítulos
  1. 1- VOLDEMORT HA REGRESADO
  2. 2- RELEVOS EN LA GUARDIA
  3. 3- LA ESCENA AL DESCUBIERTO
  4. 4 -MISIONES
  5. 5- HAMBRE
  6. 6- GRYFFINDOR & HUFFLEPUFF
  7. 7- ¿TE GUSTA N.TONKS?
  8. 8- LA PRIMERA CONFESIÓN
  9. 9- NUEVOS PREFECTOS
  10. 10- DESARME
  11. 11- IMPROVISACIONES
  12. 12- CHOCOLATE
  13. 13- CONEXIÓN
  14. 14- REGALOS NAVIDEñOS
  15. 15- CAMALEÓN
  16. 16- ELLA TE AMA
  17. 17- EL NO BESO
  18. 18 - HASTA QUE CREAS QUE PUEDES
  19. 19- LA CIERVA
  20. 20- MUERTE Y MILAGRO
  21. 21- ROSA ROSA
  22. 22- NI UN TE QUIERO EN EL TINTERO
  23. 23- TRAS LA VENTANA
  24. 24- LA HISTORIA QUE NUNCA EMPEZÓ
  25. 25- CONFESIONES Y EVIDENCIAS
  26. 26- ÉL Y ELLA
  27. 27- EL ADIÓS
  28. 28- ENTRE LOBOS
  29. 29- REVELO
  30. 30- 5 MESES
  31. 31 A PESAR DEL TIEMPO
  32. 32- EMBOSCADA
  33. 33- ÉL ES NUESTRA ÚNICA ESPERANZA
  34. 34- LO ODIO
  35. 35- ETERNO, INMUTABLE Y PARTE DE UNO MISMO PARA SIEMPRE
  36. 36- BATALLA EN LA TORRE DE ASTRONOMÍA
  37. 37- NO LA DEJES IR
  38. 38- RENDICIÓN
  39. 39- COMO UN SUEÑO
  40. 40- QUIERO QUE ME QUIERAS
  41. 41 UN NUEVO AMANECER
  42. 42 DORA LUPIN
Nuevo cap que me costó bastante escribir porque estuve muy pendiente de los datos que nos ofrece el libro... 
Espero comentarios para ver si les gusta cómo ha quedado. 
A partir de ahora los espacios de tiempo en la historia serán más amplios ya que hay menos referencias de nuestros protagonistas en el libro y será todo según yo misma lo imagino. Aún así espero que os guste.!!!

--- @legn@87 --- 




Nymphadora Tonks se encontraba en su cama durmiendo profundamente. La obligó a abrir los ojos un destello blanco azulado que pareció surgir de la nada. Tenía forma de perro. Tardó sólo dos segundos en dar un brinco. El patronus de Sirius. ¿¿Qué había ocurrido??. Miró el reloj. Las tres y media de la mañana.
- ¿Qué ha pasado?
El perro entre abrió su hocico y en lugar de ladrar , la voz familiar de Sirius sonó con voz de alarma.
- Arthur ha sido atacado en la guardia de hoy en el Ministerio, aún no sabemos las consecuencias.
Con rapidez Tonks salió de la cama. Cogió su varita y con un toque, su pijama desapareció y en su lugar surgieron sus vaqueros grises y su jersey mostaza. Bajó rápido las escaleras de su casa. Entró en la cocina y llenó un vaso con café del día anterior. Calentó con su mano la taza y 10 segundos mas tarde se bebió de trago un café tibio. Paso por delante del espejo del vestíbulo y mientras se enfundaba su capa de invierno con el emblema de los aurores del ministerio en el pecho se miró en el espejo de la entrada. "Realmente llevas pelos de loca". Rodeó su cuello con la bufanda que Lupin le había prestado y tras olerla profundamente salió al frío de la noche.
Una figura la esperaba en la puerta de la valla que cerraba la parcela. Lo reconoció al instante y se acercó a él rápidamente.
- Al ministerio? - inquirió la muchacha
- Aún no, recuerda que nosotros no debemos relacionarnos con Weasley más de lo que se supone. Ojoloco no quiere que acudamos al Ministerio hasta que la oficina de aurores nos avise de manera tradicional. Nos vamos a San Mungo hasta que Arthur llegue.
- No va a servir de nada, lo que sea que haya atacado a Arthur ya se habrá ido del ministerio y por su puesto no va ir al Hospital.
- Son órdenes Tonks. - La muchacha asintió muy seria y acabó: - Vamos.

........................................

El ataque misterioso había cogido a Remus Lupin en la profundidad de los bosques y no había podido abandonar su posición. Esa noche se dió cuenta de que no tenía su bufanda. Se recordó rodeando a Tonks con ella y eso hizo que no le importara soportar el aire gélido que le entraba por el cuello.
La tensión desde el día del ataque a Arthur había hecho que dejara de lado la confrontación que vivía con sus sentimientos y lo agradecía. 
Además no había vuelto a coincidir con ella, y eso le ayudaba a tenerla menos presente.

Era la mañana de Navidad y aunque lo había intentado no había podido evitar madrugar. Molly le había invitado a comer y dada la situación no pudo negarse. Sabía que Tonks no iba a estar porque oyó la voz apenada de la señora Weasley comentarlo. Eso le tranquilizaba a la vez que le fastidiaba.
Se quedó mirando una pequeña caja dorada que se hallaba encima de la mesa de su cocina. Con la taza de té en las manos, la miraba desde el otro lado de la estancia.
Era el regalo de Tonks, pero con suerte quizás no hiciera falta. Mantenía la esperanza de que ella se hubiera olvidado de los regalos navideños con el ataque y que entonces no tuviera que dárselo. Tenía muy claro que solo lo había comprado por si acaso.
" ¿Por si acaso? Desde cuando se compra un regalo por si acaso?" le azuzó una parte de su cabeza "Un regalo se compra para regalar. Otra cosa es que tengas miedo a hacerlo..."
"No tiene miedo a hacerlo simplemente es consecuente con sus actos. No tiene sentido el seguir con esta tonta historia. Sabe que debe separarse y olvidarse de ella. Es la única manera de que todo siga bien" - dijo otra parte de él
"Que todo siga bien? Te refieres a una vida aburrida, solitaria y sin alegría?"
"Me refiero a una vida tranquila y sin sobresaltos. Sin temer hacer daño en las transformaciones ni depender de nadie"

- Basta ya!!!! - gritó Lupin. Dejó la taza de té en la mesa, cogió la caja sin mirarla y se la guardó en el bolsillo de la americana. Se echó su capa de viaje encima y se dispuso a acudir a Grimmauld Place. Antes de cerrar la puerta de casa, suspiró profundamente. - Lupin, te estás volviendo loco....

........................................


- Oh...oh... Remus Yo ... no puedo... seguir soportando esto, no puedo!!!
La Señora Weasley lloraba desconsoladamente en su pecho. Nada de lo que él dijera la calmaba por lo que se limitó a abrazarla y dejar que Molly le empapara la camisa. Media hora más tarde Lupin subía pesadamente los escalones de la casa Black hasta el dormitorio que ocupaba cada vez con menos frecuencia debido a las guardias y a las misiones. No se dió cuenta inmediatamente, pero al cerrar la puerta tras de si vio varios paquetes. Arriba del todo, un sencillo paquete color crema envuelto con un lazo rojo y debajo dos paquetes: uno mediano y otro más pequeño, verde y rectangular. Le costaba tragar saliva. Se acercó despacio y con un suave movimiento de mano hizo que el lazo se deshiciera y se abriera el papel de regalo.
Unos guantes de piel de primera calidad con las letras RJL bordadas en hilo dorado en las costuras de las muñecas descansaban sobre una mullida y aterciopelada bufanda escarlata. La nota que había entre los guantes contenía una limpia caligrafía con tinta violeta y decía:

"Espero que te guste y que me dejes quedarme con tu bufanda a cambio de esto. Feliz Navidad Remus.
N. Tonks"

Tragó forzadamente, se sentó en la cama y cogió los guantes. Realmente eran excepcionales. La bufanda por su parte era maravillosamente agradable y tupida. Se avergonzó de la fina bufanda que se había quedado Tonks. Recordó haberla comprado hacía años siendo la más barata de la tienda.
Cogió el paquete mediano y lo desenvolvió con cuidado. Un caliente jersey Weasley le dió la bienvenida con una pequeña tarjeta en la que se leía: "Feliz Navidad. La familia Weasley". 

Por último cogió el verde y lo desenvolvió. Era un libro y no había nota pero no le hacía falta para saber de quién era. El libro rosa chillón mostraba en su portada el título "Atrévete a enamorarte". No pudo evitar reírse. 
- Sirius- pensó - eres un maldito toca pelotas.

........................................

Habían pasado las Navidades escolares y Tonks no había ni siquiera visto a Remus Lupin. No sabía si la estaba evitando o había sido casualidad. A decir verdad se inquietaba cada vez que sabía tenía posibilidades de encontrarse con él, pero se moría de ganas de hacerlo. Quería volver a mirarlo y sentir su calidez. Quería volver a hablar con el despreocupadamente y hacerle reír. Le encantaba conseguir que sonriera.
Pero había llegado el día. Hoy ambos acompañarían a los chicos hasta Hogwarts. Ojoloco decidía últimamente la ocupación de las misiones ya que Dumbeldore estaba trabajando duramente en otras cosas que ni siquiera los miembros de la Orden sabían. Tonks respetaba profundamente a Dumbledore. Pensaba no sólo que era un gran mago si no que ademas sabía que era un gran profesor, una gran persona y tenía la capacidad de ver más allá de la gente. POr eso confiaban en él ciegamente.
Faltaba más de media hora según lo acordado pero Tonks se había despertado pronto y de repente una idea le vino a la cabeza: "iría a buscarlo".

........................................


Ese día también se había despertado demasiado pronto. Remus Lupin se hallaba en el salón de su casa frente a la chimenea ojeando el libro que Sirius le había regalado para navidades. Era una guía de auto ayuda en la que dividían el enamoramiento en tres fases: tomar conciencia de estar enamorado, aceptarlo e iniciar una relación. Se juró a si mismo que no lo leería pero no pudo evitar la curiosidad de ojearlo y al hacerlo confirmó sus sospechas. Era un bodrio. 

Una figura azul plateada y saltarina surgió de la nada y dió tres vueltas a su alrededor y antes de pararse ante él. Reconoció el simpático patronus de Tonks.
"- Hola Remus, qué hay? Paso por tu casa en 5 minutos"
- Que, qué???
Lupin dio un salto, no había desayunado y vestía ropa gastada de estar por casa. Subió al aseo, se lavó la pálida cara y se cambió de ropa en el dormitorio. Acabó en el mismo momento que alguien llamaba a la puerta. Con las pulsaciones aceleradas bajo la escalera y con un movimiento de varita abrió la puerta.
La muchacha sonrió plenamente.
- Buenos días Remus, suponía que ya estabas preparado, a mi se me caía la casa encima. No estoy acostumbrada empezar a trabajar tan tarde... espero que no te haya importado. Cómo has pasado estos días?
- Buenos días Tonks, eh... bien bien, la verdad es que sin novedades... quieres pasar? ... tomar algo?
- Oh! no te preocupes, había pensado desayunar en el cuartel. Cuando Molly está en la casa siempre hay bollos de mantequilla y son mis favoritos. 
- Claro, claro.... Pues vamos...
Lupin giro sobre sus talones y con solo un toque de varita apagó la chimenea, invocó su abrigo junto con sus guantes y bufanda nuevos y salió de la casa. Tonks se dió cuenta de Remus había recibido su regalo.
- Te gustaron? - te preguntó la muchacha ya en la calle, sin mirarlo y ligeramente ruborizada.
- Son excepcionales. Muchas gracias, de verdad - contestó el licántropo con la mirada fija en el suelo y algo abrumado - No tenías que hacerlo. Mi bufanda era mucho peor...
- Oh Remus! No lo hice por la bufanda. Lo hice porque quería hacerlo. - Sonó Tonks divertida. - opté por un regalo clásico ya que no te conozco demasiado... - Tonks no supo como había sonado eso y oculto su nariz bajo la capa.
Lupin siguió andando aplastando restos de nieve con sus zapatos.
- Yo... - sonó dubitativo- también tenía algo para ti.... está en Grimmauld Place
- De veras??? - Tonks hizo un pequeño saltito de emoción y aunque quiso ocultarlo, a Lupin no le pasó desapercibido y le arrancó una sonrisa. Era terriblemente transparente. - Oh! que ilusión!!,  es decir... - la metamorfomaga intentó recuperar la compostura - no es que esperara ninguno, yo no te lo regalé a cambio de nada, o sea... que no tienes porqué darme nada... ¿no me digas que te sentiste comprometido? - sonó de repente alarmada y con voz de preocupación... yo no quería que te sintieras obligado a...
- Tonks!!! -  Lupin detuvo la verborrea de la bruja e inconscientemente la agarró de un hombro poniéndola frente a él sonriendo ampliamente. Ella siempre acababa consiguiendo hacerle sonreir. - Lo compré porque quise, quédate tranquila.
Lupin notó como la muchacha soltaba aire aliviada. Se miraron a los ojos y Remus se dió cuenta de que había sucumbido de nuevo a su carácter, a su alegría. No podía evitarlo, por mucho que se esforzara. Esa chica acababa ganándole la partida a la distancia que intentaba interponer entre ellos.
"Amor 1- Lupin 0" sonó una voz en su cabeza. Remus maldijo por dentro pero no pudo dejar de sonreír ni dejar de mirar a la bruja que tenía delante. 
En ese momento aceptó su derrota pero otra voz arremetió desde algún rincón interno escupiendo "que hayas ganado la batalla no quiere decir que vayas a ganar la guerra"

- Bueno, vámonos ya, me muero por un bollo de mantequilla- interrumpió la voz despreocupada de Tonks. Sujetó la mano de Lupin que todavía se apoyaba en su hombro y se esfumaron.


« 13- CONEXIÓN Comenta este capítulo | Ir arriba 15- CAMALEÓN »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.