Historia al azar: ¿El Adiós?
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Si tres son multitud... » Planes
Si tres son multitud... (R15)
Por Mabel Pines
Escrita el Lunes 5 de Agosto de 2019, 15:42
Actualizada el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:16
[ Más información ]

Planes

Capítulo cinco: Planes

              Sin contar el merecido castigo que ambos recibieron por su comportamiento irresponsable, desde aquél día, las cosas sólo continuaron mejorando. El Ministerio de Magia se encargó de la situación del Nogtail y Jolene comenzó a escribir cada vez más y más cartas contándole a Erla sus travesías con Theo y lo loco que se había puesto todo desde que descubrieron que ambos podían hacer magia. Él le había ayudado a superar sus limitaciones mentales impuestas por sus padres respecto de las escobas y habían comenzado a practicar sus vuelos cada mañana, bien temprano, antes de que cualquier muggle pudiera levantarse y descubrirlos, ahora Jolene se sentía mucho más confiada volando y le encantaba la sensación de libertad que experimentaba cada vez que volaba a toda la velocidad que su escoba le permitía, después de todo, era una escoba un poco vieja que había pertenecido a Theo hasta que la cambió por un modelo mas nuevo y elegante. Eso no era todo, para sorpresa de ambos jóvenes, sus tíos y padre no habían dejado de reunirse desde el día en que se quedaron hablando hasta altas horas de la noche y las relaciones entre ambas granjas no podían ir mejor. Theo no había dejado de contrale historias sobre Hogwarts y sus amigos a Jolene, y a la chica le fascinaba cada vez más aquel colegio, Theo había hecho poca mención a grupos de chicos "populares" o algo semejante y eso la había hecho sentirse cómoda, a veces deseaba poder quedarse en Inglaterra y asistir al mismo colegio que Theo, dejando atrás a los abusones de Ilvermorny y a sus indiferentes padres, no quería que aquellas vacaciones acabaran jamás, ni tampoco su estancia en la granja de sus tíos. Pero todo debe llegar a su fin en algún momento, y lo que parecía el inicio del fin para las relajadas vacaciones de Jolene, fue más bien el inicio de algo mucho más grande.

              El primer indicio de que las vacaciones acabarían pronto fue el cambio de clima que parecía irse despidiendo del verano poco a poco, la segunda señal de que aquel tiempo estaba por llegar a su fin, fue interceptada por Jolene a medio camino. Sabiendo que ambos eran magos, ya no existía la necesidad de enviar sus lechuzas con mayor cautela de la que se podría requerir para los otros muggles que vivían cerca, fue por eso que con un pequeño error de una cansada lechuza, Jolene tuvo el agrado de recibir la carta de Hogwarts que iba dirigida a Theo, donde se enlistaba los elementos que fuera a necesitar ese año. Fue ahí cuando tomó una decisión, sin pensárselo dos veces cogió pergamino y una pluma y procedió a copiar el contenido de la lista. Había decidido que ya no le sería impedido realizar aquello que se había propuesto, y con su recientemente adquirida confianza en sí misma, ideó un plan para que ese año fuera diferente, no pensaba sufrir ni soportar más tiempo en Estados Unidos, se cambiaría a Hogwarts y viviría con sus tíos, estaba decidido. Ahora sólo debía ocuparse de hacer los arreglos necesarios sin levantar sospechas.

              Cuando Theo recibió su carta de manos de Jolene y ella le explicó que la había abierto pensando que era una carta de Erla, el muchacho no dudó ni por un segundo de la veracidad de las palabras de su amiga y esa tarde ya no se volvieron a ver. Aunque Theo no lo admitiera frente a Jolene porque sabía que ella no deseaba en lo más mínimo que el verano acabara, estaba realmente ansioso por volver a ver a sus amigos, y nervioso, de más estaba decirlo, pues los padres de los tres estaban implicados hasta el cuello en aquel asunto tan complicado, razón por la que deseaba empezar el colegio de una vez y enterarse lo menos posible de cualquier tema relacionado con las complicaciones de su familia y los actuales problemas del mundo mágico. Y aunque que por el momento todo se mantenía en secreto, lo cual venía funcionando de maravilla, Theo se preguntaba cuánto duraría el secretismo, y claramente no quería estar ahí cuando la verdad saliera a la luz, su padre tampoco quería implicar a Theo en todo aquello más de lo que fuera necesario, y al menos en ese punto, coincidían.

              Sin mayor retraso se fueron hacia el Callejón Diagon, y Jolene tomo aquello como su mejor oportunidad para averiguar más sobre dónde conseguir su útiles y tal, sin que sus tíos se dieran cuenta; y no es que buscara complicarse de más, tan sólo no quería tener que encargarlo por catálogo como había hecho desde que empezó en Ilvermorny cada año, si bien recibía las mejores cosas del catálogo, no disfrutaba al obtenerlas pues Erla debía mantenerlas escondidas hasta que empezara el año escolar para no molestar a sus padres, Merlín, como odiaba aquello. Su cambio iba a ser completo, ya lo había decidido, y no se iba a privar de ir a conseguir sus propios materiales cuando tuviera la oportunidad. Puso una inocente sonrisa de curiosidad y se sentó junto a su tía en el sillón, que en ese momento estaba ocupada observando una recordadora con la frente arrugada.

_Sinceramente creo que son un invento estúpido ¿Sabes? ¿De qué me sirve que me haga recordar que olvidé algo, si no me dice que fue lo que olvidé? No es como si tan sólo fuera a recordarlo por ver una bolita roja - Jolene se rió sinceramente.

_ ¿Por qué no inventas la versión mejorada de las recordadoras y nos hacemos millonarias? Yo tampoco les veo mucha utilidad así como así - la sostuvo en sus manos y el humo volvió a tornarse blanco, al menos no se estaba olvidando de nada.

_Por mucho que tu idea me atraiga, no creo que tuviera el tiempo ni la imaginación necesarias para lograr algo como eso, seguramente tú y Theo lo harían sin siquiera proponérselo ¿Qué dices?

_Que es más probable que si lo logramos, sea por un accidente.

_Si… puede ser, oye y a todo esto ¿Se perdió Theo o que haces encerrada aquí conmigo?

_Oh, creo que se fue con su familia a comprar sus útiles de este año.

_Ah ya veo, es entendible, esa era mi parte favorita antes de empezar el año ¿Sabes? A veces se complicaba un poco por… - decidió no hablar de ello - pero casi sentía la misma emoción que al abordar el tren, era lo mejor… bueno, y también me hacía ilusión el encontrarme a tu tío por ahí, pero no se lo digas, porque se le va a subir a la cabeza.

_De acuerdo no le diré - sonrió ante la idea de su tía siendo una jovencita enamorada - pero no lo entiendo ¿Qué era lo emocionante de comprar tus cosas? Yo nunca he…

Sophie se imaginó, por la expresión de su sobrina, cómo debían manejar aquello en Estados Unidos y tuvo que suprimir un insulto mental para su hermana - lo mejor de todo era llegar al Callejón Diagon y verlo abarrotado de brujas y magos - decidió hablarle de algo agradable, Jolene mientras hacía notas mentales - hay varias formas de ingresar siendo magos, pero si eres hijo de muggles o debes llevar contigo a alguien que no puede hacer magia - ambas pensaron en Clarisse - hay un acceso de lo más divertido, es por un pub llamado "El Caldero Chorreante", debes tocar un par de ladrillos y luego atravesar una pared ¿No suena divertido? - la chica intentaba hacerse la representación mental, pero sólo asintió - pero eso no se compara con la emoción de estar allí, ver todos los negocios, las cosas que ofrecen y las personas que van de un lado a otro, allí es donde logras ver más atuendos extraños que en un desfile de modas muggle.

_Suena asombroso ¿Dónde queda ese callejón tía?

_Oh en Londres, ya te imaginarás que nosotros debíamos irnos muy temprano de la casa de tus abuelos para llegar a tiempo y… no siempre era fácil, habían ocasiones en las que tu mamá realmente no quería venir, y créeme que yo la comprendía, pero ella no entendía que no podíamos dejarla sola en casa, y tampoco podíamos ir la abuela y yo solas, no eran buenos tiempos… bueno, aquí nunca son tiempos tranquilos para magos y brujas, hay temporadas de tranquilidad que pueden durar años, pero para familias como la nuestra es más difícil, si hubieras conocido a tu abuela comprenderías que…

_No sé nada de ellos - admitió la joven - sólo que son Irlandeses, pero dado que tu y mamá viven ahora en lugares diferentes, supongo que hay muchas cosas que no sé ni me han contado.

_Y tal vez es mejor así - Sophie creyó comprender los motivos de su hermana, aunque hubieran comportamientos que no podía justificar de ninguna manera, siempre había sido empática con Clarisse, y se había puesto en su lugar hasta donde ella se lo había permitido - creo que ya te aburrí ¿No es así? - observó a la chica, sabía que Jolene no estaba aburrida, y realmente había disfrutado esos momentos de conversación que tuvo con ella, pero habían temas que aún resultaba complicado abordar, y Jolene entendió a la perfección la indirecta de su tía.

_No me molesta hablar contigo, pero no te preocupes, te dejaré intentando recordar que fue lo que olvidaste - le sonrió - iré a ver si el tío Jerry necesita ayuda con algo en la granja.

              Por la noche, luego de haber pasado toda la tarde realizando tareas en la granja, Jerry y Jolene regresaron al interior de la casa sucios y mal olientes para cenar antes de irse a dormir, Sophie no los regañó, los dejó cenar en paz antes de mandarlos a asearse, Jerry fue el primero en subir la escalera, dejando solas a las dos mujeres.

_Ya recordé lo que había olvidado - dejó un sobre en la mesa frente a su sobrina, con una sonrisa, mientras ella cortaba una manzana.

_ ¿Es para mí?

_Yo creería que sí, tiene el sello de Ilvermorny después de todo - dicho lo cual se dispuso a terminar de ordenar la cocina.

              Jolene arrugó la frente y se dispuso a leer, ahí estaba su propia lista de materiales de ese año y la firma de los miembros más importantes de su casa abajo, Thunderbird, creyó recordar que la carta de Theo tenía la firma del director de Hogwarts junto a la del jefe de su casa y se encontró pensando que ello resultaba más considerado, sacudió la cabeza y siguió leyendo, en ese momento decidió que tendría que escribir dos cartas, a dos directores, con dos destinos diferentes y esperar por lo mejor, su plan ya estaba en marcha.

_Muchas gracias tía Sophie - subió corriendo las escaleras con la carta en mano, Sophie supuso que su interés en el inicio del año escolar se había renovado, no sabía nada de los planes de la jovencita, y según ésta última, así era mejor.



« ¿Extraños? Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.