Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Si tres son multitud... » Vecinos
Si tres son multitud... (R15)
Por Mabel Pines
Escrita el Lunes 5 de Agosto de 2019, 15:42
Actualizada el Jueves 7 de Noviembre de 2019, 17:16
[ Más información ]

Vecinos

Capítulo tres: Vecinos

_Así que… - se posicionó en el banco junto a Jolene - viniste a Inglaterra ¿De vacaciones? ¿Te mudas? ¿O que te trajo hasta el otro lado del océano?

_Este… vine de vacaciones a visitar a mis tíos - con un gesto de la mano señaló la casa frente a ellos.

_Vaya, no sabía que los vecinos tuvieran familia - se quedó pensando - ¿Y qué tal Inglaterra? Seguro te pareció poca…

_Amo este lugar y la verdad no he visto mucho más que lo del camino del puerto hasta aquí, pero me encanta, creo que podría ser muy especial, además está lejos de la ciudad y el bullicio, ya me dijo mi tía que hay un mercado cerca pero que no es lo mismo que ir a la ciudad y que podría conocerlo si… lo lamento, estoy hablando demasiado - era la primera vez que hablaba tanto con un extraño… bueno, con alguien, y si bien le había agradado, le preocupaba que el ya se hubiera cansado y se burlara de ella o algo.

_No… sólo me sorprendió tu respuesta, pero no creía que hablaras mucho - había notado su incomodidad así que dijo algo para animarla - entonces ya sé que tocas la guitarra y te gusta Inglaterra ¿Qué más me dices de ti Jolene Carney?

_Ahm… pues, es la primera vez que me lo preguntan - decidió que iba a ser cien por ciento sincera con el - pero yo no sé nada de ti - se cruzó de brazos.

_Pues yo también toco la guitarra - se la quitó de las manos y comenzó a repetir un par de acordes alegres - me enseñó mi tía Luella, no sé si ya conocías a la gente de por aquí…

_Es que llegué ayer y ya era casi de noche ¿Tu tía es vecina de mis tíos? - le dio risa como sonaba aquello.

_Pues si… ella vive en aquella casa - señaló una casa que tenía un molino en la parte trasera -no tiene animales pero si le da buen uso a su molino ¿Qué tal tus tíos?

_Pues… - observó la parte trasera de la granja y creyó ver un granero - creo que sí.

_ ¿Qué no lo sabes? - Theo comenzó a reírse - ¿Estás parando allí y no sabes si tienen animales?

_Ya te dije que llegué ayer - ahora ella también se reía.

_ ¡Pero son tus tíos!

_Bueno, pero hace siete años que no los veía, y no podía comunicarme mucho con ellos - Theo no se imaginaba algo así, pasaba todos los veranos en casa de su tía Luella con su padre, desde que tenía memoria - bueno, no es que me lo prohibieran pero mis padres son muy diferentes a todo esto, ellos son unos…

_ ¿Unos…?

_Pues unos estirados egoístas que ni siquiera consideraron traerme nuevamente cuando mis tíos dejaron de visitarnos en América.

_ ¿Y por qué dejaron de ir ellos?

_Pues mis padres cada vez los recibían peor y supongo que llegaron a sentirse fuera de lugar.

_Tal vez tus padres no tenían los medios para darles una bienvenida apropiada o… - hablaba desde la inexperiencia pero intentaba entender esa situación y que hacía una chica como ella en un campito alejado de Sussex, Inglaterra.

_Créeme que tienen los malditos medios y el maldito tiempo, aunque prefieran gastarlo en sus frivolidades.

_ ¿Al tiempo o al dinero? - bromeó para suavizar los ánimos de ella.

_Pues ambos - le contestó soltando el aire que había estado juntando sin darse cuenta y sonriendo luego.

_ Entonces tu viniste aquí para… - iba a decir alejarse de los lujos pero ella lo interrumpió.

_Descubrir quién soy en un ambiente sin presiones e intentar averiguar si pertenezco en algún lado, no sé si sea con mis tíos o que… sólo necesito un respiro - Theo dejó de tocar la guitarra, ahora ambos estaban muy serios.

_Parece que tienes muchas cosas que resolver.

_Pues yo diría que sí, es decir… - lo observó - ¿Seguro quieres saber todo esto? No suelo hablar con desconocidos… a decir verdad no suelo hablar mucho con nadie, y no quisiera agobiarte.

_ ¿Te parece que tengo algo mejor que hacer? - Se encogió en hombros - además con lo que acabas de decir necesito que me expliques muchas cosas - la notó insegura - y no me agobias, vamos, si yo me acerqué a ti en primer lugar y hasta te quité tu guitarra.

_De acuerdo, pues yo vengo de… - le explicó casi todo, evitando mencionar que era una bruja, claramente, lo último que necesitaba era que la regresaran a su casa por revelarle cosas a un no mago, así que se limitó a explicarle que en su escuela los otros estudiantes no eran demasiado amables con ella, evitando a toda costa inspirar pena en él, no quería que le tuvieran lástima, y luego le explicó lo enojada que estaba con sus padres y la impotencia que sentía casi todo el tiempo, y no hizo falta que mencionara los enormes huecos que tenía en su vida, Theo lo notó por sí sólo, pero la comprendía, a él también le faltaba alguien.

_ Entiendo cómo se siente querer decirle algo a alguien y no poder hacerlo, como lo mucho que significa para ti o lo mucho que necesitas su presencia en tu vida.

_ ¿Te sucedió algo parecido?

_No, donde estudio, tengo dos buenos amigos, sus nombres son Draco y Blaise, si los conocieras pensarías que son unos… en fin - ella no podía conocerlos, ellos eran de sangre pura con una situación más complicada que la suya, y ella era una muggle indefensa, no podía ni pasar por su cabeza aquel encuentro - yo perdí a mi madre cuando era pequeño, supongo que fue allí que comenzamos a venir de visita a lo de tía Luella con papá cada verano, supongo que él quería una figura maternal para mí y estoy muy agradecido por todo lo que ella hace por mí, pero… a veces aún la extraño y necesito hablar con ella, sólo escuchar su voz…

_Lo que sea, para saber que está ahí.

_Exactamente - se llevó una mano al cabello - a veces creo que hasta si me regañara me pondría feliz de solo escucharla - ambos rieron un poco.

_ ¿Cuál era su nombre?

_ Evangeline - se quedó callado con los labios apretados en una extraña mueca y luego soltó el aire - ¿Y tu madre? ¿Tiene un nombre sofisticado que se ajuste a su personalidad?

_Pues eso deberás juzgarlo tú, su nombre es Clarisse Dunne - el apellido hizo resonar algo en la memoria de Theo, pero no supo qué - y el egocéntrico de mi padre se llama Joseph Carney.

_ ¿Por qué egocéntrico?

_ Joseph o Joe y Jolene - se señaló a sí misma - ¿Es en serio?

_Okay si tienen nombres de estirados y es muy frívolo que te nombraran de ese modo por aquello - admitió divertido - pero tu nombre no suena así.

_Mi nombre es lo único  que no me desagrada de todo su repertorio. Y dime Theo ¿Qué lugares debería conocer mientras estoy aquí?

_Oh bueno hay varios…es decir, cerca de aquí no muchos pero…es decir ¿Turísticos o de qué estilo?

_No lo sé, tal vez algo que tú creas que vale la pena, no soy exigente.

_ ¿Qué tal si esta tarde te invito al molino? No es algo extraordinario ni mucho menos pero al subir tienes una buena vista de los alrededores, y luego puedes escoger qué  sitio te interesa visitar y te digo como llegar…además el molino es mi favorito.

_De acuerdo ¿Después del almuerzo?

_Claro…puedes llevar tu guitarra si quieres y yo llevo la mía - ella asintió con una sonrisa, era la primera vez que se iba a juntar con alguien cercano a su edad y que no fuera James para enseñarle algo o porque Erla lo había mando a hacer de hermano mayor. Decidió que iba a escribirles una carta en cuanto regresara a la casa para contarles de su nuevo vecino, luego recordó lo  que su tío le había dicho de trabajar en la granja y decidió esperar para poder contarle a Arlo sobre aquello también.

Luego de un agradable almuerzo con sus tíos se colocó el abrigo y se colgó la guitarra, se había olvidado por completo de comentarle a sus tíos sobre su nuevo amigo, estaba tan acostumbrada a que a nadie le importara lo que hiciera, que no se le había ni pasado por la cabeza.

_Jo querida ¿A dónde vas? - preguntó su tía dulcemente mientras la observaba abrigarse.

_A la casa del vecino, se llama Theo y me invitó a ver su molino, dijo que llevara la guitarra y el también tiene una, supongo que podremos intercambiar un par de canciones - su tío arrugó la frente.

_ ¿La vecina tiene hijos? - le preguntó a su esposa.

_Es el sobrino de la vecina - intervino Jolene con la información que poseía al respecto.

_Claro, es aquel muchachito que siempre anda con Luella en el mercado durante el verano - su tía pareció recordar algo mas - no lleves tu varita ni nada que pueda resultar extraño, Luella es muggle y no queremos cometer ningún error ¿De acuerdo? - ella asintió y salió rumbo a la granja vecina. Ni bien se paró frente a la puerta, esta se abrió y Theodore salió apresurado de allí, cargando su guitarra.

_Oh hola, vámonos - no le quedó otro remedio que seguirlo.

_ ¿Pasa algo? - iban muy rápido.

_No es… -abrió la puerta del molino y avanzaron subiendo los viejos y gastados peldaños más rápido de lo que Jolene tardaba en acostumbrarse al terreno - ya sabes cómo son los padres, ese afán de saberlo todo - "de hecho no" pensó ella pero sólo sonrió - me frustran esos cuestionarios y… ¿puedes creer que ni siquiera recuerdo el apellido de tu tíos? O el tuyo…

_Jolene Carney Dunne - hizo una reverencia al mejor estilo victoriano y Theo soltó una carcajada.

_Lamento haberlo olvidado señorita, Theodore Nott a su servicio - la imitó en su reverencia y luego le hizo un gesto con la mano para que la siguiera, al ver que el subía una escalera de madera esta vez, Jolene pensó que tal vez su boggart tendría forma de peldaños - ¿Vienes?

_Estaba subiendo - esta vez lo hizo con más cuidado, y cuando alcanzó a Theo dejó de insultar mentalmente a las escaleras - WOW.

_Te dije que era agradable - ambos observaron el paisaje que ofrecían los alrededores de la granja de Theo y Jolene se encontró preguntándose cómo se sentiría vivir todo el año en un sitio como aquel.

_Cuando sea mayor tendré mi propia granja - el pensamiento había salido sólo y no quiso que Theo hiciera más preguntas sobre su vida al otro lado del océano así que se apresuró a preguntar - ¿Bajamos a subir las guitarras?

_Yo las subí - el chico hizo un gesto con la cabeza y Jolene las vio, efectivamente estaban a su lado, pero habría jurado que no vio a Theo cargando nada al subir la escalera, casi parecía que hubieran aparecido por arte de magia, arrugó la frente.

_De acuerdo - cuando ella agarró su guitarra, aún tenía el ceño fruncido, Theo temió haber sido demasiado descuidado, su padre siempre le advertía sobre lo cuidadoso que debía ser, y se preguntó si estaba arriesgando la primera oportunidad que se le presentaba de hacer una amiga cerca de la granja de su tía.

_Oye… no tengo nada en contra de tu nombre pero decirte siempre Jolene es demasiado formal ¿Cómo puedo decirte o como te dicen tus amigos?

"¿Qué amigos?" - Pues, mi tía me dice Jo, o supongo que Joe tampoco sonaría mal… no lo sé, sólo di lo que te salga.

_ ¿Qué tal Lene o Lee?

_Lee es pegajoso, Lene suena como otro nombre.

_Creo que de hecho lo es - ambos se rieron por lo bajo - de acuerdo Lee, muéstrame que más sabes - observó la guitarra.

_Oye tú ya me escuchaste hoy, es tu turno.

_Pero si yo también toqué señorita Joe - ambos arrugaron la frente divertidos, intentaban familiarizarse con los apodos.

_Pero yo toqué mucho más - se cruzó de brazos.

_Bien, tu ganas, tu ganas, pero el que no está tocando debe contar algo sobre su vida ¿Qué te parece eso?

_ ¿Como 20 preguntas pero con canciones? - el no entendió - oh es un juego… supongo que no lo conoces - ambos se preguntaron en su interior si el juego era cuestión exclusiva de muggles o magos - es bastante sencillo, nos hacemos preguntas y si no contestamos, la otra persona tiene derecho a añadir una pregunta.

_Suena sencillo - comenzó a rasguear las cuerdas - entonces yo pregunto primero ¿En qué año vas?

_Pasé a quinto - la idea de regresar a Ilvermorny le revolvía el estómago, aunque tuviera la oportunidad de alejarse de sus padres, en ese momento prefería quedarse en Inglaterra con tus tíos, la bonita granja y su nuevo amigo al que conocía muy poco.

_También yo, espero que este año sea mejor que el anterior, vaya caos, aunque lo dudo porque… - se tuvo que morder la lengua, habían sucedido demasiadas cosas que no podría compartir con Jolene.

_¿Por qué? - ella lo invitó a continuar.

_Pues no sé si mis amigos Draco y Blaise irán - algo de cierto había en aquello, el papá de Blaise había estado a punto de alejarse de todos los problemas cuando el caos se desató, y la familia de Draco estaba involucrada hasta la médula en todo lo que sucedía a espaldas del mundo "real".

_Si eso te preocupa, suenan como personas agradables.

_Créeme, al principio pensarías que son unos lunáticos pero… no están mal supongo, para soportarme a mí.

_Tu tampoco estás mal - oh no, que mal sonó eso - es decir… lo siento, no sonó de la forma en que quise, soy un poco incómoda socialmente.

_Está bien - él se rió - tú tampoco estás mal extranjera, ya te dije, eres agradable - le señaló la guitarra - tu turno.

                Y así se pasaron el resto de la tarde, haciéndose preguntas y temiendo revelarle información sobre el mundo mágico al otro, ambos eran bastante ambiguos, pero se había creado una especie de concilio que hizo todo alegre y llevadero, se habían llegado a conocer un poco más y ambos veían en el otro un potencial buen amigo, pero cuando comenzó a caer el sol y refrescó, ninguno ofreció juntarse al día siguiente. Jolene recordaba los planes con su tío, y Theo debía hacer presencia con su padre en la Mansión Malfoy.

                Fueron varios días de juntarse, conocerse, divertirse y luego desaparecer de la existencia del otro, hasta que llegó el día que daría inicio a la aventura más grande de sus vidas.



« El primer paso Comenta este capítulo | Ir arriba ¿Extraños? »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.