Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Sábado 1 de Agosto de 2020, 00:25
[ Más información ]

Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba

Las cenas con Slughorn se estaban convirtiendo en su actividad cotidiana de todos los viernes. El anciano profesor le agradaba, más que otros profesores, pero talvez la razón de eso sea por el hecho de que le tenía un trato especial, algo que jamás había tenido con otro profesor. Por esa razón seguía yendo a sus reuniones.

-Y usted señorita Granger, ¿a qué se dedican sus padres en el mundo muggle?

Blaise no toleraba a esa chica. ¿Qué podría darle a Slughorn? Él ya se había dado cuenta que en esa mesa solo estaban personas bien relacionadas que podían ofrecerle algo a Slughorn, por ejemplo, ese tal MacLaggen que tenía una fuerte relación con gente con autoridad en el ministerio, e incluso podía aceptar que hasta Potter podía estar en esa mesa, porque era el Elegido, el Niño que vivió y mil chorradas más, como todo el dinero que poseía. Pero ¿Granger? ¿Qué podría ofrecerle una sangre sucia inmunda?     

-Mis padres son dentistas - respondió la castaña.

Al parecer Blaise no fue el único que la miró con cara de confusión. MacLaggen, las gemelas Carrow, un chico de Hufflepuff e incluso el profesor también la miraron confundidos, a comparación de Potter que parecía entender la profesión de los padres de la nacida de muggles.

-Arreglan los dientes de la gente.

-Oh, interesante - comentó el profesor Slughorn -. ¿Y se considera una profesión peligrosa?

-No - respondió Granger -. Aunque un chico mordió a mi padre una vez, le dieron diez puntos - la chica se rió casualmente.

¿Qué? ¿Los padres de Granger se dedicaban a algo peligroso que había terminado rompiéndole una parte del cuerpo? Los muggles eran raros. Toda la mesa se quedó con cara de estupefacción.

La puerta del despacho del profesor de pociones se abrió y la comadreja menor entró al lugar. Tenía los pómulos hinchados y los ojos llorosos.

-Señorita Weasley, adelante, adelante.

-Lo siento - dijo la pelirroja -. No suelo llegar tarde.

Antes de que el profesor dijera algo más, el idiota de Potter se levantó de la nada de su silla. Él y Weasley se quedaron mirando un rato y luego avergonzado, el azabache se sentó. Blaise suprimió una carcajada. ¿Esto era en serio? No había visto algo más patético. De verdad quería retirarse del despacho para ir matarse de la risa por lo que acababa de apreciar. Potter podía ser el Elegido y todo lo que quieras, pero en el lado de las chicas, era un desastre. Con solo ese momento ya se había dado cuenta.

-No importa - le restó importancia Slughorn, la madre de Blaise ya la hubiera tachado de maleducada y él también -. Llega justo para el postre.

Potter movió su silla alejándose un poco de Granger. Blaise estaba a punto de explotar a carcajadas, pero tenía que llegar la cereza del pastel: Cormac mirando de manera provocativa a la sangre sucia. Esto era demasiado para él, por suerte ya iba a terminar la reunión.

Por suerte Slughorn volvió a él.

-Entonces, Blaise ¿imagino que has viajado por todo el mundo acompañando a tu madre?

-Así es - contestó el moreno -. Cuando era pequeño viajaba mucho más que en el presente, pero sí he visitado la mayoría de países del mundo.

-Y según tú ¿Cuál crees que sería el destino perfecto? Mira que quiero tomarme unas buenas vacaciones cuando este curso acabe.

-Grecia, señor - respondió Blaise recordando su viaje de hace seis años, antes de partir a Hogwarts -. Sin duda se lo recomiendo.

Slughorn siguió haciéndole preguntas sobre otros viajes y sobre su madre. Luego empezó con la comadreja, antes de anunciar el fin de esa reunión y comentar que esperaba verlos en la siguiente. Blaise se despidió con educación del profesor y caminó hasta la puerta decidido a regresar a las Mazmorras.

-Señor Zabini, señoritas Carrow - dijo el profesor cuando solo quedaban ellos por retirarse -. Me olvidé de comentarles que el próximo jueves habrá una reunión con los alumnos de Slytherin por parte del profesor Dumbledore.

Blaise lo miró confundido pero el profesor parecía no saber nada más. Los tres asintieron y se dirigieron a las Mazmorras.

-Señoritas - Blaise se acercó a sus amigas, y a Tracey Davies que hablaba con ellas. Se sorprendió al ver a Zafiro en las piernas de la que había sido su ex novia -. ¿Qué hacen con Zafiro?

-La encontramos aquí - respondió Daphne -. Estaba persiguiendo a la rata de un chico de segundo.

-Pásamela, por favor - le pidió el moreno. Davies cargó a la gata y se la pasó al chico -. Gracias. ¿Cómo estás, Zafiro?

-Te dije que estaba enamorado de ella - señaló Tracey.

-Tranquilo, soy libre - Blaise le guiñó el ojo y la chica los rodó.

-Pónganse a coquetear en otro lado - pidió Daphne.

-Nadie está coqueteando aquí - se defendió Tracey divertida.

-Ya quisieras - comentó Blaise, la chica levantó una ceja, pero el moreno ya no la miraba -. Slughorn me dijo que había una charla o una reunión con los de Slytherin. Al parecer Dumbledore nos quiere decir algo.

-No quiero escuchar a ese viejo hablar, me exaspera - refunfuñó Pansy.

- ¿Una charla sobre qué?

- ¿Sobre qué crees, Daph? Quizás nos hagan una revisión de antebrazos - dijo Tracey.

Blaise se imaginó que eso pasara. Quizás el Ministerio había ordenado que revisaran quienes eran Mortífagos o no, ya que varios de sus apellidos concordaban con apellidos de alumnos de Slytherin. Se preguntó si los botarían del colegio y los mandarían a Azkaban, sin duda sería un escándalo. Pero si era así, quizás Draco o Theo corrían peligro.

-Claro, de qué más va a tratar - dijo Pansy volteando los ojos -. Tienen un prejuicio contra nosotros.

-Ya veremos que termina siendo, aunque creo que mi suposición será la correcta - Tracey suspiró y se levantó del sillón -. Me voy a acostar, nos vemos mañana.

-Hasta mañana - respondieron los otros tres.

-No me extrañes - soltó Blaise.

-Ya quisieras - repitió las palabras que anteriormente él había dicho.

Blaise rió con aires de superioridad y bajó la mirada para ver la cara de sus amigas, que lo miraban frunciendo el ceño. Dejó a la gata en el piso y se sentó al costado de Pansy.

- ¿Qué? - preguntó.

-Su coqueteo nada discreto es muy divertido, pero ya formalicen las cosas de una vez - dijo Daphne -. Se nota que se traen ganas.

-No me gustan los formalismos - dijo el moreno -. Cómo a Theo.

-No compares lo que tienes con tus chicas con lo que tengo con Theo, por favor.

-Perdón, perdón - Blaise levantó las manos en son de paz -. Entonces ¿está saliendo con ese Nell?

-Sí, mañana se verán en Hogsmeade - respondió Pansy, él asintió con la cabeza -. ¿Te molesta?

-No - eso creía Blaise.

-Ajá - dijeron las dos haciendo que el moreno las vea mal. Pero era la verdad, no le molestaba que Tracey saliera con otras personas. Después de lo suyo "formal" que duró unos dos o tres meses en cuarto año, habían salido con otras personas, se habían ligado con otras personas; pero también ellos habían vuelto a ligar. Ambos lo consideraban "pasar el rato" sin nada de compromisos por lo que no le molestaba que la chica saliera con un chico en esos momentos. Solo a sus amigas les gustaba hacer dramas amorosos a falta de los suyos propios.

-Hablando de Hogsmeade - dijo Blaise -. ¿Mañana iremos? ¡Por fin hay excursión!

-Sí, finalmente - suspiró Daphne -. Ya hemos quedado con Theo, Draco no puede ir porque McGonagall lo ha castigado…

- ¿Por qué lo ha castigado? - Blaise no se había enterado porque ya no estudiaba Transformaciones porque según la profesora hacía mucha bulla, algo que Blaise no estaba de acuerdo.

-Porque no ha entregado sus deberes - respondió Pansy.

Blaise lo miró confundida, no creía que Draco no estuviera entregando trabajos.

El sábado amaneció tormentosamente. Blaise miró el reloj que reposaba en su mesa de noche y se dio cuenta que recién eran las siete de la mañana, así que decidió volver a acomodarse para dormir, pero la voz de Goyle le impidió cerrar los ojos de nuevo.

- ¿Una de la tarde?

-Sí - esta vez fue la voz de Draco -. Tengo que cumplir un castigo y luego los alcanzo en ya saben dónde - Parecía que no solo le estaba hablando a Goyle -. No se retrasen y lleven lo que les dije.

Escuchó como la puerta de la habitación se abrió para luego cerrarse sola.  

Tenía sospechas desde su viaje en el tren que Draco tenía una misión. Así el chico tuviera 16 años y ni se había graduado de Hogwarts, Voldemort ya le había encomendado algo. Y claro, Draco iba a recurrir a la ayuda de sus dos perros falderos que harían todo lo que él les dijera. Ahora que ya sabía esto tenía que pensar en una forma para que Crabbe y Goyle le confesaran que estaba tramando el rubio.

Una hora después volvió a despertar por las sacudidas de Theo y decidió alistarse para bajar a desayunar. Se encontraron con las otras chicas y Astoria que ese día se les uniría, una vez terminaron de comer, se dirigieron a los carruajes para llegar de una vez a Hogsmeade. Pero claro, antes tenían que pasar por las revisiones innecesarias de Filch.

- ¿Por qué nos tienen que revisar a nosotros? - preguntó un chico de Ravenclaw delante de ellos -. Creo que todos somos conscientes de quienes son los peligrosos.

-Y luego nosotros somos los prejuiciosos - dijo Blaise sin intención de que no lo escuchara.

-Es lo que todos creen.

-La palabra "todos" engloba a muchas personas - comentó Theodore.

- ¿En serio te atreves a decir algo, maldito Mortí…

Blaise estuvo a punto de darle un puñete, pero Theodore agarró su brazo con fuerza.

-No seas idiota - dijo en voz baja mirándolo a los ojos.

-Lárgate - le pidió Pansy al chico, el águila les mandó una mirada asesina y se fue caminando a grandes zancadas.

Blaise se zafó del agarre del castaño y caminó para que Filch lo revisara. Era la primera vez que escuchaba directamente como llamaban a su amigo Mortífago y le había entrado un sentimiento de molestia. No le gustaba. Podía tolerar que murmuren o que les lancen miradas, pero no que les hablen directamente, aunque se preguntó si esto ya le había sucedido en otras ocasiones mientras estaba solo.

-Señor Filch, no cree que deberían tener más cuidado respeto a lo que entra al castillo y no a lo que sale - dijo Astoria cuando el squib la revisaba con su sensor.

-Son órdenes del ministerio - fue la respuesta del hombre.

Una vez terminaron de revisarlos, se subieron a los carruajes. Llegaron a Hogsmeade con el fuerte viento tronándoles la cara, y lo primero que hicieron fue ir a una tienda de plumas, tinta y pergaminos ya que Theo y Tori necesitaban comprar un par. Como hacía tanto viento, las calles estaban casi vacías ya que obviamente la gente prefería estar caliente en una tienda que afuera con el frío. Ellos decidieron ir a Las Tres Escobas para tomar algo y calentarse mientras charlaban sin un atormentador frío, era el plan perfecto para esa excursión a Hogsmeade.

-No tolero el invierno - dijo Daphne quitándose la bufanda del cuello.

-Al menos ya no estás enferma - dijo Theo sentándose en la mesa mientras se sacaba los guantes.

Se fueron sacando sus abrigos y bufandas antes de sentarse.

- ¿Desde cuándo hace tanto frío a mediados de octubre? - quiso saber Pansy que se frotaba las manos para calentarlas.

Se dio cuenta de una pelea que Potter estaba teniendo en la otra esquina del pub, pero al parecer ninguno de sus amigos se había dado cuenta así que volvió a prestar atención a sus amigos.

-No quiero imaginarme noviembre o diciembre - dijo la rubia.

La señora Rosmerta se acercó a su mesa para tomarles el pedido.

-Lo más caliente que tenga, señora - pidió Pansy, Daphne y Tori asintieron de acuerdo.

-Yo quiero una Cerveza de Mantequilla, por favor - dijo Theodore.

-Un whisky de fuego - dijo Blaise sin mirar a la camarera.

- ¿Cuántos años tienes? - preguntó la señora.

- Los suficientes para saber moderarme - fue la respuesta del moreno.

Lo miró frunciendo el ceño, pero se fue sin decir nada más.

- ¿Quieres que te recuerde las vacaciones de navidad anteriores? - preguntó Theodore divertido.

-Shhhh, Nott, habíamos quedado en algo - pidió Zabini negando con la cabeza.

- ¿Qué pasó? - quiso saber Daphne.

-Nada - dijeron los dos al mismo tiempo.

Aún recordaba que le había dicho a Draco y a Theo que su madre había viajado de urgencia por unos días a Estados Unidos, así que se habían encerrado en su habitación a emborracharse. Había mentido en eso de moderarse porque él no se controlaba cuando tenía a su disposición variedad de alcohol, ese día se había dado cuenta.

-Eso de moderarnos con el alcohol nos lo enseñaron desde pequeños - comentó Tori.

- ¿Hay algo de lo cual no hayamos tenido clases?

Al igual que sus amigos, Blaise había sido educado en casa donde había aprendido a comer, hablar, caminar, escribir, saludar y entre muchas cosas más, pero con mucha clase, respeto y educación.

-A mí me siguen mareando los tenedores - confesó el moreno.

-Es lo más fácil del mundo - le restó importancia la rubia.

-Eso es algo que nunca entenderé - confesó Blaise -. ¿Cuál es la necesidad de cinco tenedores, cinco cuchillos y dos cucharas?

-Tener modales - respondió Pansy.

La señora Rosmerta regresó con sus bebidas y se las fue entregando de uno en uno.

-Contrólate, muchacho - le pidió a Blaise entregándole su Whisky de fuego.

-No hay problema - respondió.

-Tome - le dijo Theo entregándole unos galeones. La señora los recibió, les agradeció y se marchó a otra mesa.

-Gracias - le dijo Tori a Theo.

- ¿Les han dejado muchos deberes?

-Terminé todo ayer - comentó Daphne antes de volver a tomar un sorbo de su bebida que soltaba humo por lo caliente que se encontraba.

-Si solo tienes tres materias…

-Es cuestión de saber negociar.

-Mi hermana es una mujer de negocios - rió Tori, su hermana asintió orgullosa.

-Herbología es lo peor - dijo Blaise -. Ni siquiera sé porque sigo cursándola.

-Blaise, tú no tienes ni idea de qué harás con tu vida - dijo Pansy.

-No lo niego - aceptó el moreno -. ¿Cómo es que ustedes lo descubrieron tan fácil?

-Yo tampoco aún lo sé - confesó Tori -. Pero no es algo que me atormente.

-Pues debería ya de preocuparte - dijo Pansy -. Este año darás los TIMOs.

-Sí, pero mi objetivo es tener buenos TIMOs en todas las materias que curso para luego pensarla.

-Ese era mi objetivo, y luego me llegaron los resultados de los exámenes…

Los demás se rieron con ganas.

-Ay Blaise - Daphne seguía riéndose.

-Pero en serio ¿cómo llegaron a descubrir que era lo que querían para su vida?

-No lo sé - respondió Daphne -. Desde pequeña le tengo amor a la moda.

-Me considero una persona empática - comentó Theodore -. Creo que siempre me ha gustado ponerme en el lugar del otro, y eso se relaciona con ser psicólogo.

Aunque sabía que podría pasar el resto de los días de su vida sin mover un dedo por toda la fortuna que poseía, así como todos sus amigos, él quería encontrar su vocación. Pero hasta ahora no tenía ni la menos idea.

Cambiaron de tema entre bromas. Estaba pasando de un buen rato junto a sus amigos en ese acogedor y caliente lugar. Aunque la conversación que había escuchado en la mañana lo seguía atormentando, de verdad necesitaba saber qué era lo que tramaba Draco con Crabbe y Goyle. Al parecer sus pensamientos cobraron realidad porque Goyle se dejó ver en la puerta del pub. Se quedó parado mientras buscaba a alguien con la mirada y cuando pareció encontrarla se fue sin hacer nada más.

-Oigan… - empezó Blaise sin apartar la vista del antiguo rastro de Goyle.

No siguió hablando porque no estaba seguro si estaba bien comentarles lo que había oído. No era algo tan transcendental, pero sabía que a sus amigas si les interesaba. Lo malo era que Theodore estaba ahí y probablemente le dijera que no le tomara importancia porque seguro estaba al tanto. No era ningún secreto que el castaño estaba más al tanto de lo que sucedía en la vida de Draco que los demás.

-Vengo en un rato - fue lo único que dijo.

Cogió su abrigo y mientras caminaba a la salida del lugar se lo fue poniendo para soportar el frío del exterior. Caminó un poco buscando a Goyle o a Crabbe con la mirada, pero no los encontró. Lo que si encontró fueron unas cuantas personas rodeando algo que había pasado en el camino de vuelta al colegio.

Potter, Granger, Weasley, Hagrid y una chica de Hufflepuff estaban mirando a la cazadora de Gryffindor que estaba en el suelo desmayada o… muerta. Blaise caminó hasta una pareja de Slytherin de quinto año y les preguntó:

- ¿Qué ha pasado?

-Creo que le ha caído una maldición - le contestó la chica.

¿Tenía sentido que Goyle fuera a las Tres Escobas a buscar a alguien y al no encontrarlo largarse, y que en cinco minutos esté desmayado o muerto por una maldición?

En serio, ¿en qué estaba metido Draco?



« Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.