Historia al azar: Las Cosas en las que Creo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Sábado 1 de Agosto de 2020, 00:25
[ Más información ]

Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba

Quedaban un par de días para octubre y a la vez el clima empezaba a ponerse como loco. A Daphne no le gustaba la época de cambio climático porque solía empezar a tener una enfermedad muggle llamada "resfriado". Era algo que desde pequeña le sucedía y no le gustaba estar enferma de algo que los muggles se habían encargado de contagiar a la raza mágica.

-Daph ¿no puedes ir a la enfermería para que te den alguna poción? - le preguntó Anna que no podía dormir debido a los frecuentes estornudos de la rubia.

-Creo que será lo mejor - respondió la rubia levantándose de su cama.

Anna le ofreció una sonrisa de agradecimiento y Daphne buscó sus pantuflas en el suelo. Al encontrarlas caminó hasta la puerta en silencio para no despertar a sus compañeras y salió de la habitación de chicas de sexto curso de Slytherin. Cuando llegó a la Sala Común se dio cuenta que Theodore estaba sentado en uno de los sillones con un libro entre sus manos.

Daphne pensó que durante esas semanas no habían pasado tanto tiempo a solas, por lo que acercarse a él ahora sería una gran oportunidad para estar a solas con Theo. Se peinó el rubio cabello con sus manos y también se alisó el camisón. De todas formas, ella se veía bien siempre, así fuera con pijama.

-Theo - dijo la chica sentándose en el sillón.

El chico levantó la vista de su libro para mirar a la chica.

-Daph - dijo en voz baja -. ¿Qué haces aquí?

-Iba a la enfermería a ver si la señora Pomfrey me podía dar una poción anti… - la chica se llevó su pañuelo a la boca para estornudar - resfriado.

Theo sonrío divertido.

-Siempre te enfermas por estas fechas.

-Ya podríamos llamarle tradición - dijo Daphne divertida haciendo que el chico riera en voz baja.

-Una tradición más - comentó Theo -. ¿Recuerdas esas tradiciones que tus padres te enseñaban de pequeño?

Como todos sus amigos, había sido educada en su niñez en su hogar por su madre y en algunas ocasiones por su padre. Y aparte de las clases académicas, tenía clases de modales, etiqueta, genealógicas y sobre las tradiciones de las familias antiguas y puras de magos.

-Sí - contestó Daphne -. Tradiciones de familias puras. Me lo contaban como si fuera un cuento para dormir.

-En mi caso, mi madre me las explicaba con amabilidad mientras que mi padre me exigía a que debía cumplirlas si quería seguir siendo un Nott.

Daphne se mordió el labio, nerviosa. El tema del padre de Theo siempre había sido complicado, su amigo no solía hablar de su padre ya que con él jamás tuvo una buena relación por lo que prefería evitarlo. Daphne conocía a Emmanuel y sabía que era una persona severa, fría y borde. A comparación de Celestine, que era una mujer dulce, gentil y amable. Theo había salido a su madre, ella como todos, lo sabían perfectamente.

-No he sabido nada de tu madre desde la última vez que la vi, creo que fue en navidades del año anterior.

La mirada de Theodore se nubló radicalmente. Daphne se dio cuenta que el chico se había dado cuenta de su propio gesto, por lo que intentó modificarlo naturalmente sin que ella se diera cuenta, pero la chica lo conocía demasiado como para no notarlo.

-Ella está bien - Daphne intuía que le estaba mintiendo -. ¿Y los tuyos?

-Bien, aunque nerviosos… o asustados - le contó la rubia -. Siento que ocultan algo.

- ¿Por qué lo dices?

-Han actuado de forma rara durante todo el verano, Tori dice que es porque tienen miedo, lo cual es creíble, pero no sé… tengo la suposición de que ocurre algo más.  

- ¿Y qué crees que es?

-Ni idea - contestó -. Quizá tenga que ver con… bueno, con todo lo que está ocurriendo.

La chica se acercó al castaño lo suficiente para lograr sentir su característico olor. No sabía qué era, pero le gustaba.

- ¿Qué estás leyendo?

-Es un libro muggle - respondió el chico. Ella sonrió, a Theo le gustaba la literatura muggle, pero no solía compartirlo mucho -. Es un romance.

-Siempre un romántico - se rió la chica -. ¿En este caso te identificas?

-No - respondió Theo -. Porque no estoy enamorado de la chica de una familia rival.

Daphne levantó una ceja.

-Supongo que no podemos considerarnos rivales - murmuró Daphne mirando los ojos celestes del chico.

Theodore abrió un poco la boca sorprendido. Daphne era así. Tanto ella como él sabían que sentían algo por el otro desde hace muchos años, pero al menos Daphne solía lanzar esa clase de comentarios al aire de vez en cuanto poniendo nervioso a Theodore. Sus reacciones le gustaban a ella.

La chica buscó su mano izquierda y se la tomó. Entrelazó sus dedos en silencio con los de él y disfrutó del roce de sus manos por unos segundos. Luego, deslizo sus dedos por la palma de él y los fue subiendo de poco a poco por su antebrazo. Con la otra mano subió la manga de su playera que usaba como pijama y vio su caucásico brazo sin ninguna tinta negra que formara la Marca Tenebrosa.

-Lo siento - murmuró ella alejando su mano.

Él la miró sin decir nada por unos segundos.

-Creo que te lo mereces - respondió el castaño.

Daphne se quedó callada y bajó la mirada pensando en el alivio que su cuerpo había sentido en ese momento.

Permanecieron un par de segundos más en silencio, Daphne tenía la vista clavada en el pañuelo que su mano sostenía hasta que los dedos de su amigo tocaron su mejilla.

- Te hace sentir mejor, ¿no?

Daphne levantó la mirada y se quedó viendo al chico.

-Sí - respondió, sintió los dedos acariciar su piel otra vez -. Pero, soy realista.

-Lo sé - dijo Theo -. Eso es bueno.

-Lo sé - repitió ella, puso su mano encima de la mano de él que acariciaba su mejilla y la bajó -. ¿Theo?

-Dime.

- ¿Te parezco hermosa?

Era un juego. O algo así. Daphne se lo había preguntado muchas veces porque le gustaba que él le respondiera. Le respondiera su Theo romántico empedernido. Porque, aunque ella sabía perfectamente que era hermosa y guapa (porque tenía ojos y varios espejos a su alcance), cuando él se lo decía era diferente. Él sabía que lo hacía a propósito porque le gustaba sentirse especial para él. Que fuera la única para él.

-Tu belleza aleja la tristeza de mi alma - dijo el chico.

Daphne sonrió y se acomodó en las piernas del chico. Pasó sus desnudos brazos alrededor de su cuello y lo besó. Los besos de Theo la tranquilizaban, eran los únicos labios que había compartido y los únicos con los que deseaba compartir.

- ¿Nos quedamos así un momento? - preguntó ella apoyando su cabeza en su pecho. Él la rodeó con sus brazos con su mentón pegado a su cabellera rubia -. Lo necesito.

-Yo también.

Daphne guardó la carta rápidamente al darse cuenta que Pansy entraba por la puerta de las Mazmorras. Se acercó a ella y le dijo:

-Daph, por fin te encuentro.

-Tenía libre y vine a sentarme un rato - contestó la chica -. Te juro que estoy demasiado cansada -se acomodó en el sillón quedando más echada.  

-Daph solo tienes tres materias - le hiso acordar Pansy que se sentó delicadamente en el sillón -. Yo tengo cinco.

-Igual, es demasiado - se quejó Daphne -. Dejan demasiados deberes. No entiendo como Draco o Theo tienen como ocho o nueve materias.

Daphne se arrepintió de mencionar a  Draco en ese instante. Si bien, ahora su amiga y Draco ya se estaban hablando de forma normal, a pesar de su ruptura, acababa de incumplir la regla de mejores amigas la cual dictaba que estaba prohibido pronunciar el nombre de su ex a menos que sean circunstancias necesarias. Si bien, al menos Pansy ya no lloraba, pero ella entendía que aún le doliera. En el supuesto caso que ella estuviera con Theo y este le termine de la nada, aunque con razones aparentemente necesarias, se sentiría igual que su amiga.

-No pasa nada - entendió Pansy la idea que cruzaba la cabeza de su amiga en ese momento -. Ya pasó. Ahora somos amigos, al menos seguimos siéndolo.

Daphne asintió.

-Recuerda que te dijo que podrían volver en el futuro - comentó Daphne tratando de animarla.

-Bueno, sí - respondió Parkinson -. Pero… ¿Quién sabe? Me pregunto qué dirán su madre o mi madre, sabes que les gustaba nuestra unión y todo eso.

Daphne la miró en silencio tratando de no confesarle otra cosa que sabía. Igual, Pansy no estaba de humor para escuchar lo que Astoria le había dicho que había escuchado. De todas formas, no era nada asegurado y Pansy aún podía tener intenciones de suicidarse si se enteraba, así ya haya terminado con Draco.

-No pienses en eso - Daphne le restó importancia -. Eres mucho para Malfoy. Eres mucho para cualquiera.

Las dos rieron animadas.

- ¿Blaise habrá dado las pruebas? - preguntó Daphne al ver pasar a un miembro del equipo de Quidditch de Slytherin.

-Creo que al final no lo hiso - comentó Pansy divertida -. Estoy segura que ni sabe jugar.

-Yo también - rió Daphne.

Era lo que creían, jamás habían visto jugar a su amigo moreno por lo que no entendían de donde salió esa idea de ser parte del equipo. Su amigo estaba loco.

-Chicas - dijo Blaise acercándose hacía ellas.

-Hablando del rey de roma - se burló Pansy.

-Espero que no hayan estado hablando mal de su mejor amigo - dijo él divertido.

-Todo el día - le siguió el juego Daphne.

-Gracias, mis queridas amigas - dijo Blaise volteando los ojos -. ¿Han leído el profeta?

- ¿Acaso tú lees el profeta?

- ¿Acaso sabes leer? - fue la pregunta de Pansy que hiso que la rubia explotara en carcajadas.

El moreno las miró mal a las dos.

-Sí, Parkinson, sé leer. Y también leo el profeta- comentó Blaise rebuscando algo en su mochila -. Y más ahora que el mundo mágico se le dio por dárselas de interesante.

Sacó el famoso periódico de Inglaterra y buscó una página en específico. Daphne y Pansy se miraron confundidas preguntándose que había salido en la edición de hoy de ese periódico. Blaise le dio la vuelta al papel y se dejó ver en letras grandes: "INVESTIGAN LA MANSIÓ DE LOS MALFOY".

- ¿Le revisaron la casa a los Malfoy? - preguntó Daphne leyendo rápido el artículo. Pansy se acercó a ella para poder leerlo.

- ¿Han encontrado algo?

-Dice que no, pero bueno, quizás no lo quieren publicar o la señora Malfoy dio una gran cantidad de dinero para su silencio. Hay muchas posibilidades…

- ¡Aquí están! - comentó Theo acercándose donde estaban los tres, a su costado estaba Draco -. Los estábamos buscando.

- ¿Qué ha pasado?

-Nada, solo han cancelado este periodo de clases porque los profesores fueron llamados a una reunión urgente.

- ¿Por qué será?

- Medidas de seguridad - opinó Theo -, mejor dicho, más de las que ya existen. O quizás vendrán los Aurores a revisar el colegio.

-Filch ya nos quitó todo lo que creen misterioso - dijo Daphne volteando los ojos -. Me quitaron unos tacones porque según él eran muy puntiagudos y podían confundirse por no sé qué cosa.

Ya le había escrito a su padre para que le devolvieran sus zapatos que le habían costado un dineral, esperaba pronto poder recuperarlos sino demandaría a ese asqueroso squib.

-Los Mortífagos no van a venir aquí - dijo Draco.

- ¿Cómo lo sabes?

-Primero quieren adueñarse del ministerio - contestó el rubio -, a todos ya nos quedó claro. ¿Es el profeta?

Pansy asintió y se lo entregó al ver el ademán del chico. El rubio leyó el titular de esa página y a medida que iba leyendo más y más el artículo en sus ojos se notaba amargura.

- ¿No pueden dejar a mi madre en paz? Ya habían ido a revisar mi casa - se quejó el chico. 

Daphne vio como Draco rompió el profeta y tiró los pedazos de este al suelo.

- ¿Ya habían ido a revisar tu casa? - quiso saber el moreno.

-Sí - Draco estaba molesto -. Ya metieron a mi padre a la cárcel ¿qué más quieren?

Theo recogió el profeta y leyó el artículo despedazado con rapidez.

-Dicen que irán a la casa de todos los ya confirmados y los posibles… - Theo miró a Draco -. Maldición - maldijo en voz baja.

-No sé si ya… - Draco se llevó las manos a la cabeza.

Obviamente en esa conversación solo estaban Draco y Theo.

-Van a ir a mi casa - dijo Theo en voz baja -. Draco ¿Ya habían…

-No lo sé - Draco empezó a dar vueltas en su lugar -. Maldita sea.

Draco empezó a caminar hacía la salida a las mazmorras, y el castaño lo siguió. Los otros tres no tenían ni idea de adonde irían, ni de qué estaban hablando. Pero sus amigos estaban molestos, preocupados y asustados.

-Así será todo este año - suspiró Pansy.

-Tienes razón - estuvo de acuerdo Blaise.

Daphne no dijo nada, pero la escena del rubio y el castaño se le quedó en la cabeza. Algo estaba pasando. Ella lo sabía.

_______________________________

¡Hola! Gracias por leer, te lo digo en serio :) 

Actualizaré el jueves ya que tengo muchos capítulos escritos, besos. 



« Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.