Historia al azar: Un cumpleaños inolvidable
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 33 - Blaise "Estamos los seis"
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Lunes 28 de Septiembre de 2020, 17:48
[ Más información ]

Capítulo 33 - Blaise "Estamos los seis"

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba
  33. Capítulo 32 - Daphne "¿Crees que vuelva?"
  34. Capítulo 33 - Blaise "Estamos los seis"
  35. Capítulo 34 - Draco "Somos amigos, tú lo has dicho"
  36. Capítulo 35 - Pansy "Cuidado"
  37. Capítulo 36 - Theo "¿Era egoista?"
  38. Capítulo 36 - Daphne "Eso nunca cambiará"
  39. Capítulo 38 - Blaise "¿Así son las de Ravenclaw?"

Por fin era 1 de setiembre.

Blaise estaba sentado en el borde de su cama, tenía una pelota en la mano, que hace más de una hora la había estado haciendo rebotar contra la pared. Zafiro estaba sentada a su lado, mirando con tentación como la pelota rebotaba y volvía a su mano, con la intención de cualquier momento saltar hasta ella. Levantaba la vista para mirar el reloj de vez en cuando, pero parecía que el tiempo estaba en su contra porque no avanzaba.

-Blaise - la voz de su madre hizo que dejara a la pelota en paz -. Antes de que te vayas, tenemos que hablar.

Blaise asintió y dejó que su madre se sentara a su lado.

-Según ellos - empezó - estás a salvo en ese lugar y eso me alivia. Pero tampoco puedo negar que una parte de mí sigue desconfiando en esa gente.

-Ya nos agregaron a los Sagrado 28 - comentó Blaise -. Ahora valemos oro.

-Lo sé, y eso me alegra - dijo Tessa Zabini -. Pero no quiero que empieces a confiar en ellos, así tus amigos lo hagan.

Con esos amigos, se refería obviamente a Draco y a Theodore. Ambos sabían perfectamente que los Greengrass querían escapar lo más lejos posible y que los Parkinson siempre se habían mantenido alejados.

-No apoyo a que maten a gente inocente, así sean sucios. Ellos no me hacen nada, no dejaré que me hagan nada, así que la distancia es lo único que pido.

-Perfecto - asintió su madre de acuerdo con ese pensamiento. El pensamiento que ella le había enseñado toda su vida -. Blaise, solo déjame decirte una cosa. No creo que esa gente les preocupe que termines el colegio.

-Sé lo que piensas - dijo el moreno -. Y yo también lo pienso. Pero tranquila, no seré parte de ellos.

Blaise lo había pensado, desde que había leído ese artículo en el profeta donde decía que los magos y brujas sangre pura y sangre mestiza estaban obligados a ir a Hogwarts, precisamente eso. A Voldemort no le importaba que él y los demás terminaran el colegio. Había algo detrás. Podía ser lavarles el cerebro a todos… o hacer que todos estén de su bando.

-Como te dije el año pasado - dijo su progenitora -, no te voy a decir con quien juntarte, eso es asunto tuyo. Tú solo has lo que creas conveniente.

Aquí la pregunta era ¿Theodore y Draco volverían al colegio?

-Está bien.

-Se te hace tarde, tenemos que irnos.

Blaise se levantó, después de su madre, guardó a Zafiro en su jaula y arrastró su baúl hasta el lugar donde se aparecerían en King Cross. Una vez ahí, caminaron hasta una esquina. Había más alumnos de los que él creía que iba a haber, aunque claro, era una obligación estar ahí. Pero también sabía perfectamente que muchos ya habían escapado apenas Albus Dumbledore había muerto el último día de junio. Blaise miró a su alrededor, rostros asustados, tanto de alumnos como de padres. Vio a lo lejos a Tracey, que acompañaba a su hermano que empezaría ese curso en Hogwarts. En vez de emoción en su rostro, como todos los alumnos de primer año siempre tenía, el niño estaba asustado y en su mirada se expresaba el deseo de quedarse con sus padres. Vio a un grupo de mortifagos en una esquina, verificando quienes estaban. Estaba seguro que Hogwarts también estaría lleno de estos.

-Cuídate - dijo su madre antes de abrazarlo. Blaise la abrazó con fuerza, la iba a extrañar y solo esperaba que nada le pasara.

-Estaré bien - le aseguró antes de coger sus cosas y empezar a caminar hacía el tren.

Entró al tren y se dirigió al compartimiento que siempre compartía con sus amigos, con la esperanza de que alguno estuviera allí.

-Merlín - fue lo primero que escuchó antes de tener a Pansy prácticamente encima de él -. Pensé que ninguno vendría.

Blaise continuó el abrazo y al igual que ella también sintió un gran alivio de encontrarla.

-Me da gusto verte - dijo Blaise.

-A mí también, nadie llegaba y ya está a punto de salir el tren.

- ¿Crees que vengan? - se refería a Draco, Theo e incluso Daphne, que sus padres lo que más deseaban desde hace tiempo era mandarla lejos.

-Yo sí vine - dijo una voz conocida.

- ¡Daph!

Blaise decidió no esperar y se unió al abrazo con sus dos amigas.

- ¿No te fuiste?

-No, felizmente - respondió la rubia realmente feliz -. Astoria vendrá con nosotros, se ha quedado saludando a unos amigos. Y no, mis padres parecieron confiar en eso de la seguridad y bla, bla, bla… es bueno, aunque sorprendente.

-Ni lo digas - rió el moreno.

Y sonó el silbato que anunciaba la ya pronta partida.

- ¿Qué tal el verano?

-Claustrofóbico - describió Blaise -. Realmente claustrofóbico.

Su madre con la justa le había dejado pisar el jardín de su mansión.

-Eso y aburrido - contó Pansy -. En Hogwarts al menos podré salir al jardín.

-O eso esperamos - dijo Daphne -. Supongo que habrá nuevas reglas. Nuevo director.

-Snape como director - comentó la pelinegra -. Espero que eso traiga beneficios para los de su casa.

Blaise rió, pero fue interrumpido por dos personas que habían cruzado el pasillo.

Estaban aquí.

-Están aquí - dijo.

Sus amigas lo entendieron perfectamente y dieron media vuelta, como si esperaran que los dos estuvieran en la puerta, esperando a abrazarlas y decirles cuanto las extrañaban.

- ¿Por qué no vienen? - dijo Daphne al ver que en el pasillo ya no había nadie.

-Pensaba que no iban a venir - dijo Pansy cruzándose de brazos.

-Yo también.

Estaban aquí. Los había visto. Estaban sus dos mejores amigos en el mismo tren que él. Estaban a salvo. Estaban vivos.

-Dales tiempo - dijo Blaise tomando a Daphne del hombro -. Ya los veremos en la cena.

Otra cosa que Blaise había pensado desde que leyó esa noticia en El Profeta fue de que si los dos chicos vendrían. Draco había desaparecido con tan solo unas cartas suicidas como despedida a los demás, algo que en su momento lo había preocupado. No sabía por qué, pero confió en Theo cuando le dijo que no pasaría nada, que los mortífagos ya se habían filtrado a la escuela, o sea que Draco estaba a salvo. No supo nada más, pero decidió confiar en el castaño. No había visto a Theodore desde su último día en Hogwarts y tampoco tenía idea cómo iba su vida. Bueno, tampoco la de las dos chicas que tenía en frente. Pero ¿Ya era un mortífago? Lo más probable era que sí, y… ¿qué había hecho? Necesitaba decirle a Theo que a él eso no le importaba, pero si habían pasado por el compartimiento que bien ellos sabían que se quedaban ahí desde su primer año en Hogwarts y se habían pasado de largo ¿Qué significaba eso?

-Al menos todos estamos vivos - comentó Pansy encogiéndose de hombros.

-Linda manera de ver lo positivo - sopló el moreno, aunque su amiga tenía mucha razón.

-Lo digo en serio - siguió la pelinegra -. Han sido dos meses sin saber nada de ustedes, y bueno, ya sabes que cumplir un día más no está asegurado.

- ¿Qué creen que cambiará?

-Clases intensivas de odio a los muggles - contestó Astoria que ya había llegado.

-Puede ser…

Daphne estaba totalmente perdida en sus pensamientos, los cuales Blaise estaba seguro de que Theodore era el protagonista. Bueno, la persona que amaba - en sus propias palabras -  acababa de pasarse de largo donde sabía que ella estaba.

- ¿Creen que piensen que estamos aquí? - preguntó en voz baja.

-Había más probabilidades de que nosotros volviéramos a que ellos lo hicieran - respondió Pansy.

-Daph, ya nos veremos…

Pero no pudo terminar su frase porque el tren acababa de pararse de golpe.

- ¿Qué está pasando?

Blaise se levantó y sacó la cabeza del compartimiento, miró a ambos lados y se encontró con varios alumnos haciendo lo mismo que él. Empezó a caminar por el estrecho pasillo, mientras sentía como alguien abría alguna puerta.

- ¿Qué pasa? - escuchó la voz de distintas personas preguntarse.

Blaise siguió avanzando hasta que entró a un vagón que tenía un gran compartimiento lleno de alumnos de distintas casas, pero en medio de este, había dos hombres, vestidos de negro que buscaban a alguien con la mirada.

-Mi padre se enterará de esto - dijo MacLaggen, a quien reconocía por el Club de Eminencias de Slughorn el año pasado.

La puerta del otro extremo se abrió y Draco Malfoy entró a ese lugar. Estaba exactamente igual a la última vez que lo dejó, con las mismas ojeras, el mismo rostro cansado y lleno de dolor.

-Él no está aquí - dijo Neville Longbotton de pie -, perdedores.

Draco quiso decir algo, pero ambos hombres le dedicaron una mirada de burla que muy pocos notaron.

Estaban buscando a Harry Potter, a la comadreja y a la sangre sucia, y Blaise obviamente reprimió las ganas de reírse. Ni el ser más idiota del mundo sería capaz de pensar que alguno de esos tres se atrevería a regresar al colegio.

-Malfoy - Blaise empezó a caminar cuando se dio cuenta que el rubio se había dado media vuelta decidido a irse.

Empezó a seguirlo a paso apresurado.

-Malfoy - el rubio llegó a otro vagón que servía de compartimiento conjunto y le cerró la puerta con llave. ¿Quién se creía?

Blaise negó con la cabeza y decidió regresar. No lo iban a ignorar.

- No lo veo lleno de Mortífagos como lo creí - comenzó Daphne entrando al Gran Comedor.

-Siguen los mismos profesores… - Blaise divisó a la profesora McGonagall en la mesa de profesores. Slughorn, Sprout, Flitwick, Vector, Sinistra, Trelawney, Babbling e incluso Hagrid estaban ahí. Hasta al squib de Filch lo había visto. A los únicos que jamás había visto, pero sabía perfectamente que eran mortifagos eran los hermanos Carrow, que al parecer serían profesores de algo.

Se escuchaban los murmullos de todo el sitio, hablando de como el comedor no estaba iluminado con sus conocidas velas que parecían estrellas, como faltaban algunos de sus amigos, como todo se notaba tan oscuro y triste. Blaise miró a sus costados, sus nueve compañeros de año habían venido. Crabbe y Goyle estaban sentados alejados de ellos, mientras miraban a todos lados; Eloise, Anna y Tracey conversaban en voz baja con las cabezas juntas; y Draco y Theo aún no llegaban, pero estaban acá. Blaise se dio cuenta que la mesa de Slytherin estaba casi llena, a comparación de las otras mesas, donde se notaba que faltaban muchas personas.

Theodore y Draco llegaron, e ignorando todas las miradas que les dedicaron, se sentaron en el extremo final de la mesa, como si fueran más invisibles en ese lugar.

- ¿Qué se supone que hacen? - preguntó Daphne mirando indignada a los dos chicos.

-Dales tiempo - Blaise realmente quería evitar un escándalo como sabía que ocurriría. Habían sido años sin un ataque de Daphne y no se creía capaz de sobrevivir a uno de nuevo.

Digamos que a la rubia (y bueno, la mayoría de chicas) detestan o, mejor dicho, odian que el chico con el que están las ignoren, y eso era precisamente lo que Theodore Nott estaba haciendo. En cualquier momento, la rubia estallaría y no era un buen momento para un drama.

-Bien - dijo Alecto Carrow desde su sitio en la mesa de enfrente -, empezaremos con la Ceremonia de Selección.

Dumbledore nunca había sido su persona favorita, la verdad que ni habían tenido una conversación en su vida, pero su "¡Bienvenidos a un nuevo año en Hogwarts!" lo había hecho sentir bien todos los años anteriores.

Mientras los niños pasaban, Blaise recordó su Ceremonia de Selección hace seis años. Había sido el último en ser llamado, y en vez de sentirse nervioso por ser el último, se sintió realmente feliz. Todo el mundo le prestó atención y Blaise le dedicó una gran sonrisa a todos cuando el sombrero lo mandó a Slytherin. Había sido un día feliz. Todos habían sido felices.

Ahora esos niños tenían cara de asustados, con unas notorias ganas de querer estar en sus casas. Blaise tenía 17 años y entendía lo que estaba pasando, pero ¿esos niños lo entendían? Esos niños lo único que querían en ese momento era estar a salvo en sus casas con sus padres.

-Bienvenidos - dijo Severus Snape con el mismo tono frío cuando el último niño fue seleccionado -. Este año las cosas cambiarán, ustedes ya debieron haberse dado cuenta.

Blaise miró atentamente al nuevo director de la escuela.

-Tenemos dos cambios en las materias - empezó -: Defensa Contra las Artes Oscuras ya no existe, ahora se llamará Artes Oscuras, les enseñarán a… defenderse. Quizás piensen que eso es lo que necesitan durante estos tiempos.

Al menos lo aceptaba pensó Blaise.

-La impartirá el profesor Amycus Carrow.

Blaise tuvo ganas de reírse. Guau. ¿En serio habían puesto de profesor a un mortífago en una materia llamada "Artes Oscuras"? Blaise realmente temió por los mestizos que se encontraban presentes en ese lugar.

-Estudios Muggles será una materia obligatoria para absolutamente todos los alumnos de primero hasta séptimo año y será impartida por la profesora Alecto Carrow.

Astoria tenía razón. Esa materia que Blaise y todo Slytherin (menos Astoria y Theo) había repudiado durante toda su vida, ahora se convertiría en una clase intensiva de odio a los muggles, porque nadie creería que les enseñarían todos los supuestos increíbles avances de esa especie. Y también sería enseñada por un mortífago.

El que había hecho esa currícula escolar estaba borracho.

-El profesor Amycus y la profesora Alecto también son los nuevos directores adjuntos y los únicos que pueden dar y restar puntos, así como castigar a quien incumpla el reglamento. 

Definitivamente ese año había sido organizado por un borracho.

-Quiero que todo el mundo se lea el reglamento, una falta y serán enviados a su casa. No toleraré mal comportamientos.

Parecía que estaban volviendo a los tiempos de Umbridge. Blaise siempre había tenido privilegios, y esa mujer nunca se había metido con él salvo cuando lo encontró con Tracey en un armario de escobas.

Llevas dos meses sin pensar en ella -  pensó - Ya sé que la acabas de volver a ver y está viva, pero no la dejes estar ahí.

-Y por último, antes de que la cena comience - dijo el nuevo director de la escuela -, si alguno de ustedes tiene alguna noticia de la ubicación del señor Harry Potter, será mejor que la diga, si es que no desea terminar en Azkaban.

No dijo absolutamente nada más, solo se dio media vuelta y la comida apareció sobre la mesa.

En ese momento Blaise se preguntó si solo habían decidido abrir Hogwarts porque pensaban que Harry Potter vendría a la escuela. Y si era así, Draco había tenido razón, nadie tenía cerebro en ese bando. ¿En serio alguno creyó que Harry Potter se atrevería a venir? Si él fuera el Elegido se habría fugado a Las Bahamas.

Bueno, definitivamente iba a ser un año diferente. Sí, quizás tendría más libertad, pero sería tétrico, oscuro y aburrido. Estaba seguro de que no habrían visitas a Hogsmeade o partidos de Quidditch, solo tendrían clases y pasaría tiempo con sus amigos. Lo único positivo en toda esta situación era que sus amigos estaban ahí, todos a salvo y al menos teniéndose los unos a los otros. Eso era lo que necesitaba.

-Piensa en esto - dijo Pansy tomando el brazo de Daphne quien a cada rato fijaba su vista en la esquina de la mesa -. Estamos los seis. Eso es lo importante.  

 ________________________________________________________________

Holaaaa! Llevo meses intentando actualizar pero no me dejaba, literalmente me salía "página inexistente", pero finalmente puedo hacerlo. Tengo muchos capítulos escritos así que actualizaré dos veces por semanas. Espero sus comentarios, díganme si les gusta o qué opinan. Muchas gracias por leer!



« Capítulo 32 - Daphne "¿Crees que vuelva?" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 34 - Draco "Somos amigos, tú lo has dicho" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.