Historia al azar: I will always be here for you
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Sábado 1 de Agosto de 2020, 00:25
[ Más información ]

Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba

-Blaise - llamó a su hijo en voz baja Tessa Zabini -. Escúchame bien lo que te voy a decir.

Blaise a pesar de que era más alto que ella, cada vez que su madre le hablaba en ese tono de voz se sentía intimidado y miraba los ojos azules de su madre directamente, haciéndole saber que tenía toda su atención.

-Si te das cuenta que es correcto, aléjate de ciertas personas - dijo su madre seriamente.

- ¿Hablas de Draco? ¿O Theo?

-Creo que sabes a quien me refiero - siguió su madre -. Yo no te voy a decir con quien estar o con quien no, eso ya es tu asunto. El mundo sabe nuestra postura y eso es lo único importante.

-Entiendo - respondió Blaise.

Su madre lo miró atentamente una última vez antes de acercarse a abrazarlo. Tessa era una mujer firme, seria y hermosa; pero cuando se trataba de Blaise podía ser un poco más flexible. Y eso lo sabían ambos muy bien.

-No me importa que tengas 16 años, tú haces magia si tienes que - susurró cerca de su oído -. Por algo somos magos.

Blaise asintió antes de abrazar a su madre con fuerza, al separarse de ella cogió la jaula de Zafiro con una mano y el haza de su baúl con la otra, le dedicó una última mirada con media sonrisa a su madre y se dirigió a la entrada del tren que ya estaba a un silbato de partir.

Empezó a caminar por el pasillo del tren buscando el compartimiento donde se suponía que ya estaban sus amigos. Cuando estaba por cruzar otro vagón una rubia entró interrumpiendo su camino, estuvo a punto de decirle algo cuando se dio cuenta que era Daphne.

-Daph - dijo el moreno, la chica volteó y al ver a su amigo se lanzó a abrazarlo.

-Merlín, Blaise - dijo ella sin soltarlo -. Hace siglos que no te veo.

-Yo tampoco - respondió -. He odiado este verano.

-Creo que todos pensamos lo mismo.

Su madre le había prohibido salir solo en todo el verano. Y cuando le dejaba salir, tenía que estar acompañado de uno de sus estúpidos elfos. Y según las cuentas de Blaise, había ido a visitar a sus amigos menos veces que dedos que una mano tenía.

Blaise dejó sus pensamientos molestos de lado y se dio cuenta de la cantidad de maletas que tenía su amiga. Él era consciente de que su amiga tenía un serio problema con la ropa.

-Guapa, a veces exageras - admitió Blaise mirando sus maletas.

-Cállate Blaise y ayúdame - exigió la rubia señalando uno de sus baúles -. ¿Cómo está Zafiro?

Daphne acercó uno de sus dedos a la jaula de la gata haciendo que esta se acercara dejando acariciar a la rubia.

-Creo que tan aburrida como yo lo he estado - aceptó el chico -. Entiendo, madre, que no quieres que salga por miedo a que un Mortífago me mate, pero no creo que le hagan algo a mi gata.

Daphne rió de acuerdo.

-Son muy exagerados - dijo, volvió a tomar el haza de dos de sus baúles -. Vamos, deben estar esperándonos.

Siguieron caminando, con el tren ya en marcha, por los pasillos encontrando el compartimiento.

-No aún no - escucharon la voz de Theodore desde dentro del compartimiento -. Y tampoco es seguro.

- ¿Pero qué te dijo tu…

- ¿De qué están hablando? - interrumpió Daphne entrando al compartimiento.

Blaise en ese momento quiso asesinar a una de sus mejores amigas. No es que se pusiera a hablar de quien ya era Mortífago o no con sus mejores amigos, pero tenía demasiada curiosidad. Sabía que alguno de ellos o al menos uno, se convertiría ya sea porque quería (en el caso de Draco) o porque lo obligarían (en el caso de Theo, aunque también podría ser de Draco) y la verdad que no los juzgaba, pero quería saberlo. Necesitaba saberlo.

-Hola Daph - saludó Draco mirando a su amiga.

Como ella se había lanzado hacía él, pensaba que su amiga dejaría la curiosidad a un lado y haría lo mismo con los dos, especialmente porque Theo estaba ahí, pero no se movió.

- ¿De qué estaban hablando? - insistió Greengrass mayor -. Theo.

Blaise creía que Daphne poseía una magia oscura secreta la cual hacía que cuando pronunciaba el nombre de Theo con ese tono, el castaño caiga rendido a sus pies (por milésima vez) y no pueda negarle nada.

-Nada, Daphne - contestó sorprendentemente Nott -. ¿No me extrañaste?

Theodore también poseía algo así.

Pero la diferencia de hoy era que ella había caído y él no.

La rubia no pudo resistirse y se lanzó a los brazos del castaño. Blaise decidió ignorar una de las mil escenas románticas que estos dos le hacían presenciar y él prefería ignorar, a la vez que se guardó un típico comentario de "Ya cásense, idiotas".

Se acercó a Draco para darle un apretón de manos y casualmente tocó la izquierda. También se ahorró las ganas de agarrarle el brazo, levantar su playera y sacarse la duda de una vez por todas.

- ¿Dónde está Pansy?

-Supongo que en el vagón de prefectos.

-No entiendo porque te eligen como prefecto si estás aquí - comentó Theodore volteando los ojos. Blaise sabía que su amigo anhelaba ser prefecto, incluso tenía mejores notas que el rubio, pero él no había resultado elegido como prefecto de su casa. En el caso de Blaise, le daba igual, no es que le fuera mal en la escuela, pero tampoco era el alumno más ejemplar entre todo su año, y de igual manera, le alegraba no ser prefecto porque era una carga menos. Una carga que Theodore quería y Draco botaba.

-Lo último que necesito es ver a la sangre sucia y a la comadreja - resopló Draco mirando por la ventana.

- ¿Y tú crees que yo sí? - preguntó Pansy entrando al compartimiento. Al ver a su amiga, fue a abrazarla primero, para después pasarse al lado del moreno para hacer lo mismo -. Además, la comadreja ha ido a quejarse de que no cumples tus obligaciones.

-Que se joda - masculló Draco.

Ron Weasley pasó caminando por el pasillo y al darse cuenta que en ese compartimiento estaba Draco paró, e hiso el ademán de querer entrar a decirle algo.

-No va a entrar - comentó Blaise en tono burlón -. Que se va a atrever ese traidor.

Y efectivamente así fue, su amigo rubio le sacó el dedo de en medio haciendo que el pelirrojo los mirara mal y se largara.

-Que les dije - los cinco chicos rieron.

Pansy estuvo a punto de lanzar un comentario cuando una niña de tercero entró jadeando.

- ¿Acaso no sabes tocar? - preguntó Daphne mirando mal a la niña.

-Lo siento… - murmuró la chica nerviosa al ver la cara de su amiga -. Es que… que…

- ¿Qué quieres? - preguntó Blaise.

Como la niña se encontraba tan nerviosa y asustada simplemente le dio un pergamino atado con una cinta violeta y se fue corriendo lo más que rápido posible.

-Esos enanos solo interrumpen la vida - gruñó Draco.

-Bájale a tu humor de perro, Malfoy - dijo Theo mirando al rubio. Malfoy solo resopló.

- ¿Qué es? - quiso saber Daphne.

Blaise se encogió de hombros mientras abría el pergamino.

-Una invitación.

- ¿De una de tus admiradoras? - preguntó Theo molestando.

-Sí claro - se burló Pansy.

Blaise los miró mal también bromeando mientras leía el pergamino:

Blaise: Me complacería mucho que vinieras al compartimiento C a comer algo conmigo. Atentamente, Prof. H. E. F. Slughorn

- ¿Quién es el profesor Slughorn? - preguntó Daphne.

-Ni idea.

-El nuevo profesor de Pociones - respondió Theo -. Es o era un amigo de mi padre.

- ¿Por qué me invita a comer? - preguntó Blaise confundido.

-Porque se deslumbró con tu belleza - se burló Pansy.

-Hoy estás bien graciosita. Malfoy, dale un poco de afecto, creo que es eso - le retó a su amiga.

- ¡Blaise! - empezó a quejarse Pansy.

El moreno le guiñó un ojo y sin dar explicaciones caminó hasta el compartimiento C en busca del tal Slughorn. No tenía ni idea de quién era ese tal hombre, pero si lo invitaba a comer a él y no a Theo, que como había dicho era amigo de sus padres, debía ser por algo.

Al llegar se dio cuenta que no era el único invitado, había dos chicos de séptimo y la comadreja menor. La chica estaba guapa y todo, y si no fuera una traidora a la sangre probablemente Blaise la hubiera invitado a salir, pero como así no eran las cosas, decidió alejarse lo más posible de la chica Weasley. Al verlo entrar, Slughorn se levantó, dejando con la palabra en el aire a los chicos mayores que hablaban para darle la bienvenida.

- ¡Blaise! - dijo el hombre que poseía una gran barriga, una calva reluciente y un bigote plateado -. ¡Es un gusto conocerte! - el hombre le dio la mano amablemente.

-Igualmente, señor - respondió Blaise con cortesía, la cortesía que Tessa Zabini le había enseñado desde los cuatro años a dar a las personas que lo merecían.

-Ven, siéntate - le ofreció el anciano -. Te voy a presentar a mis otros invitados. Por cierto ¿sabes algo de Emmanuel Nott?

-Siendo honesto, señor, no he sabido mucho de ninguno de mis amigos todo este verano - el profesor simplemente asintió y no le preguntó nada más.

El profesor le presentó a un tal MacLaggen y un Belby, que ni sabía que existían y a la comadreja menor que ni se molestó en mirarlo. Slughorn estuvo a punto de preguntarle algo, cuando la puerta del compartimiento se volvió a abrir dejando ver a Harry Potter y a Longbotton.

Blaise se sentó en un lugar alejado de los Gryffindor y esperó a que Slughorn terminara de saludar a los recién llegados. Cuando fue a presentarlos ante él, Zabini solo los miró despectivamente. Tenía ganas de largarse de ahí, pero era una persona curiosa, por lo que saber qué hacía ahí, le ganaba más.

- ¡Que contento estoy! Esta es una gran oportunidad para conocerlos un poco mejor a todos…

Slughorn les ofreció comida que se veía deliciosa así que Blaise la acepto con gusto. Empezaron a comer mientras Slughorn comenzaba a hablar sobre que había enseñado al tío del tan Belby. El chico estuvo a punto de asfixiarse cuando quiso responder. Después de su respuesta ignorante, según Blaise, le preguntó al tal MacLaggen sobre su tío. Parecía que el profesor barrigón les había enseñado a puros tíos.

-Blaise ¿Qué me dices de tu madre? - preguntó el profesor -. Supongo que la muerte de sus maridos le afectara de alguna forma…

No sabía si era correcto revelar esa fase de su madre, pero tenía que dar una respuesta.

-Por ahora está bien - respondió Blaise -, desconozco si está saliendo con alguien en este momento, siendo honesto soy el último en enterarme - Al parecer a Slughorn le pareció divertido ya que se rió un poco -, pero creo que cómo toda mujer que ama, si le afecta que sus esposos mueran en circunstancias extrañas y desconocidas. Los Aurores dicen que son crímenes pasionales, seguramente por ex esposas celosas que no aceptan que sus esposos las dejaron por Tessa Zabini.

Su madre se había casado unas siete veces y todos sus esposos, incluido su padre, habían muerto en circunstancias extrañas. Tessa Zabini era una bruja célebre por la belleza sobrenatural que poseía y heredar la fortuna de todos sus maridos. Mucha gente creía que su madre era la que mataba a estos hombres ya que lo único que quería era heredar sus montañas de oro, pero Blaise sabía que no era así. Blaise había visto llorar a su madre por los hombres de los que se había enamorado, hasta la había visto sufrir de depresión y estar medicándose por el dolor que le habían dejado sus muertes. Blaise era la única persona que realmente conocía a Tessa Zabini.

-Yo también tengo esa teoría - aseguró Slughorn -. ¿Y cuáles son sus próximos proyectos?

Blaise le comentó sobre sus negocios y campañas de modelaje, ya que a eso se dedicaba su madre, algo que a Slughorn pareció interesarle y alabar. Lamentablemente, el centro de atención pasó hacía Longbotton que lo único que provocó fue pena ajena en Blaise al escuchar su historia. Luego llegó el turno del "Elegido".

-… Tú sobreviviste, y la gente comentaba que poseías poderes extraordinarios…

Blaise no puso resistirse y carraspeó para esconder su risa burlona.

-Sí, Zabini - se escuchó la voz de la comadreja -, tú también posees poderes extraordinarios para dártelas de interesante.

Siendo honestos, Zabini estuvo a punto de lanzar un comentario purista y reírse en la cara de la chica con pecas, pero el profesor lo interrumpió:

 - ¡Cielos! ¡Ten cuidado, Blaise! Cuando pasaba por el vagón de esta jovencita la vi realizar un maravilloso maleficio de mocomurciélago. Yo en tu lugar no la provocaría.

Blaise se limitó a esbozar un gesto desdeñoso.

Llegó la hora del tema que había sonado desde el final de clases del anterior curso. Blaise prefirió pensar en caricaturas que escuchar esa historia por millonésima vez. Por suerte, volvieron a él después de media hora a la vez que el anciano les contaba sobre todos los magos famosos que había enseñado en algún momento de su vida y que pertenecían a su "Club de las Eminencias", donde ahora al parecer él formaba parte.

Cuando se notó el cielo oscuro por la ventana del compartimiento, el anciano dejó que se marchasen sin antes invitar a todos, a excepción de Belby y Longbotton que parecía ya no interesarle al profesor. Al salir del compartimiento empujó a Potter y le dedicó una mirada asesina antes de volver con sus amigos.

Al llegar escuchó como Pansy y Daphne hablaban de un nuevo labial mientras que Draco miraba a la ventana y Theodore leía un libro. Al verlo todos levantaron la mirada esperando a que les contara que quería el tal Slughorn.

- ¿Qué le pasa a esta puerta? - se quejó el moreno al no poder cerrarla. Un intento después lo logró.

- ¿Qué quería Slughorn? - preguntó Draco acomodándose en el hombro de Pansy. Por los gestos de Daphne y Theo se dio cuenta que recién Draco se estaba comportando como un novio con su novia en el viaje.

Pansy no pudo evitar su sonrisa y se acomodó para que Draco se sintiera bien en su hombro.

-Ganarse el favor de personas bien relacionadas - concluyó el moreno después de las horas que estuvo en ese vagón -. Aunque no encontró muchas, siendo honestos.

- ¿A quién más invitó? - preguntó Daphne.

-A un tal MacLaggen…

-Entiendo, su tío es un pez gordo del ministerio…

-Otro Belby…

- ¡Pero él es un idiota! - intervino Pansy con desdén.

-A Longbotton, Potter y a la chica Weasley… - terminó de enumerar el chico.

Su amigo rubio se quedó impactado así que se incorporó.

- ¿Invitó a Longbotton?

-Pues estaba ahí…

- ¿Por qué le interesaría Longbotton? Puedo entender a Potter porque es el maldito "Elegido" - se burló -. ¿Y también Weasley?

-Muchos chicos están locos por ella - comentó Pansy observando a los tres chicos de reojo para ver su reacción -. Hasta tú la encuentras guapa ¿no, Blaise? Y todos sabemos lo exigente que eres. Incluso hasta Theo.

-Yo no he dicho nada - aclaró Theo, pero aun así se ganó una mirada fulminante de la rubia.

-Jamás estaría con una traidora a la sangre, así fuera una belleza - también aclaró Zabini.

Pansy sonrió con satisfacción, y aún más cuando el rubio volvió a apoyarse en ella.

-Por lo visto, tiene mal gusto. Es una lástima, mi padre siempre me decía que en sus tiempos era un gran maestro y él era de sus alumnos predilectos. Seguramente no sabe que viajo en el tren…

-También es amigo del padre de Theo y a él tampoco lo ha invitado - señaló al castaño -. Creo que puedes inferir que no quiere involucrarse con apellidos que suenen a Mortífagos.

-Blaise - terció Daphne impactada de que el moreno sacara el tema, así como así. Pansy parecía igual que la otra.

-Incluso me preguntó por tu padre - le dijo Blaise a Theo.

- ¿Y qué le respondiste?

-La verdad - contestó el moreno -. Que no sé nada sobre él, ni de ustedes durante este verano.

-Podemos…

-Daphne, esto no es un tabú - fue sincero Theodore -. Ignorarlo no quiere decir que no esté pasando.

- ¿Qué es lo que está pasando? - inquirió la rubia.

-Que Slughorn no quiere mantener relación con mi familia ni la de Draco porque nuestros padres son Mortífagos. No le interesa esa clase de relaciones.

- ¿Y a mí que me interesa lo que le interesa? - Draco forzó una risotada -. Solo es un profesor estúpido, además, ni si quiera sé si seguiré el otro año aquí…

- ¿A qué te refieres con eso? - se alarmó Pansy dejando de acariciarle el cabello.

- ¿Quién sabe? Quizá me esté dedicando a cosas más importantes e interesantes

- ¿Entonces ya es definitivo? - quiso saber Blaise.

Pansy tenía la vista clavada en Draco esperando una respuesta, y Daphne estaba igual que su mejor amiga. Theodore en comparación solo se mordió el labio. Con ese gesto Zabini intuyó que el castaño sabía más cosas que los otros tres juntos.

- ¿A ti que te importa, Zabini? - preguntó Draco -. Mi madre quiere que termine mis estudios, pero francamente, como están las cosas, no creo que eso tenga importancia. No es que al Señor Tenebroso le importe cuanto saqué en mis TIMOs o EXTASIS, más bien lo que puedo ofrecerle.

-Y siendo honestos - la curiosidad de Blaise era algo inevitable -. ¿Crees que le puedas ofrecer algo? Tienes 16 años, Malfoy.

-Lo acabo de explicar, a él no le importa cuántos años tenga, solo le importa si puedo lograr lo que él me pida.

Ahora Pansy lo miraba impresionada y enamorada, mientras que la expresión de Daphne no se movía. Tan solo se movió para ver los gestos que el castaño hacía, pero estos están estáticos mirando la ventana.

-Ya se ve Hogwarts - comentó Theo -. Hay que ir poniéndose las túnicas.

La gente decía que para creer había que ver, pero según Blaise, Draco ya les había confesado que era un Mortífago o que estaba a un paso de estarlo. Y si tanto hablaba Draco de las misiones que Voldemort necesitaba que cumpliese para hacerlo valer, quizás quería decir que él tenía una, pero ahora la pregunta era ¿Cuál era esa misión?

El tren paró en la estación de Hogsmeade, y los tres chicos ayudaron a bajar los baúles de las chicas y los de ellos mismos.

-Genial, vamos - dijo Theo arrastrando su baúl y uno de Daphne. Zabini salió tras ellos y esperó a que la pelinegra saliera junto al rubio para ir juntos a tomar un carruaje.

- ¿Vamos, bebé? - preguntó Pansy mirando a Draco con una mano extendida esperando a que le tomara la mano.

-Vayan avanzando, necesito comprobar algo.

Pansy asintió y siguió a Blaise hacía los carruajes.

____________________________________________________

¡Hola! Muchas gracias si estás leyendo esto, en serio espero que quieran seguir la historia. Siempre he sido fan de estos chicos porque nunca nos contaron como era vivir en estos tiempos en su perspectiva y no sé, se me hace interesante y está saliendo esta historia. Actualizaré los martes, y quizás más adelante publique dos capítulos por semana, pero eso dependerá si escribo unos cuantos capítulos más para no retrazarme. Espero sus comentarios para ver si les gusta. Gracias y besos. 



« Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.