Historia al azar: Alú
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Sábado 1 de Agosto de 2020, 00:25
[ Más información ]

Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba

Blaise no entendía de donde había sacado tantas ganas de levantarse temprano a media semana. Pero ahí estaba, caminando hacía el Gran Comedor, sabiendo que no se encontraría con ninguno de sus amigos, porque seguro todos estaban bien dormidos en sus respectivos dormitorios, o en la Sala Común, como Theo y Daphne que junto a Pansy los habían encontrado dormidos sentados en el sillón de su Sala Común, con las cabezas juntas y con una vibra de felicidad.

"Estábamos hablando y nos dormimos" habían sido las palabras de Nott cuando el moreno le había preguntado cómo es que habían terminado en esa situación. "Claro" pensó Blaise "Hablando". Si bien, sus dos amigos tenían una relación extraña, él sabía que se amaban y que si no estaban era porque su amigo podía ser un romántico empedernido, pero no podía pronunciar las palabras "¿Quieres ser mi novia?", y aunque era obvio que tenían una relación, Daphne necesitaba esa etiqueta porque era una princesa. Esos dos eran demasiado complicados, y luego se quejaban de su relación con Tracey.

Llegó a la mesa de su casa, que solo estaba ocupada por unos diez estudiantes ¿en serio era tan temprano? Y se sentó un poco alejado del grupo de chicas de quinto año que ya estaban ahí. Empezó a comer, ignorando el hecho de que parecía un perdedor desayunando solo, hasta que volteó la cabeza y leyó unas palabras medianas en la portada de una revista un poco controversial en la sociedad mágica.

¿Enfermedad o asesinato? Lo que muchos creen que en realidad pasó en la Mansión de los Nott.

Blaise estuvo a punto de escupir el zumo de naranja que estaba tomando cuando finalmente reaccionó a lo que decía el titular. Necesitaba leer en ese preciso momento lo que decía ahí, su curiosidad volvió a ganarle, otra vez.

-Eh, disculpa - la chica de quinto curso se sorprendió al darse cuenta que le hablaba, pero después le sonrió coquetamente.

- ¿Sí? - otra mirada. Bueno, era el galán de Slytherin, eso era algo común.

- ¿Me podrías prestar tu revista un rato?

-Eh, claro - la chica se la tendió sin problemas. Blaise al tenerla, buscó lo más rápido la página de esa columna -. No sabía que…

Pero Blaise ya estaba completamente sumido en lo que decía en esa revista sobre los Nott.

Todos seguimos recordando la Batalla del Departamento de Misterios, donde un grupo de estudiantes de quinto año y un grupo de Mortífagos, se enfrentaron con la intención de obtener la profecía del "Elegido" o más conocido como Harry Potter. Los estudiantes no sufrieron muchos daños, a pesar de que Lord Voldemort interviniera al final, quedando como unos héroes y haciendo que el Ministerio de Magia se dé cuenta que el-que-no-debe-ser-nombrado había vuelto y la guerra había comenzado.

Esa misma noche, un grupo de Mortífagos fueron llevados arrestados a Azkaban, entre ellos Lucius Malfoy. Sin embargo, no todos fueron encontrados y muchos de ellos pudieron probar que no eran Mortífagos al ser revisados por los Aurores días después de la Batalla.

Entre esos Mortífagos, los estudiantes aseguraron que se encontraba el señor Emmanuel Nott, miembro de los sagrados 28 y empresario en el mundo mágico, que hace unos meses quedó viudo tras la misteriosa muerte de su esposa.

Celestine Nott era una bruja dedicada al hogar, como la mayoría de mujeres de familias antiguas e importantes, y a pesar de su avanzada edad logró tener un hijo a los 43 años, Theodore Nott, el heredero de esa familia. Según lo que el señor Nott anunció fue que: su esposa sufría una enfermedad terminal no muy vista en la comunidad mágica y estos últimos meses habían sido muy duros para ella, por eso había decidido dejar de ver a la gente y prefería quedarse en casa, con sus elfos domésticos enfermeros.

Pero a pesar de que el señor Nott le mostró a los Aurores certificados médicos, mucha gente no se convenció del todo sobre su enfermedad. Y empezó a formarse la idea de que había ocurrido algo más, que, si bien se había "demostrado" que Nott no era un mortífago, eso no quería decir que no lo era. La señora Celestine Nott, que en paz descanse, era conocida en la sociedad mágica por siempre colaborar en obras de caridad, y siempre se mostraba alegre y con buena vibra, dando a entender que preferiría la paz ante la guerra, a comparación de su marido, una persona borde, fría y seria, y que, aunque "no" era un Mortífago, había dejado bien en claro su postura.

Tenemos teorías de que en esa casa pasan muchas más cosas, que no es un buen ambiente. No queremos pensar lo peor, pero al ver la postura normal del señor en el funeral de su mujer, deja mucho de qué hablar y de qué pensar.

¿Realmente Celestine Nott estaba enferma o sucedió algo más? Algo oscuro y secreto, como un asesinato. Podía haber mil razones por las que Nott quería asesinar a su esposa: desacuerdos, peleas, exposición… eso queda en cuestión de cada uno.

Blaise no quería en ese momento ponerse a pensar si eso podía ser cierto ¿Emmanuel Nott había matado a su esposa? No quería creerlo, pero ese artículo dejaba mucho que pensar.

Levantó la mirada y buscó si alguien más tenía esa revista, pero se topó con Draco entrando al Gran Comedor. Sin pedirle permiso a la chica, se levantó apresurado con la revista en la mano.

-Hombre, que esto no tiene buena espina - fue el saludo de buenos días de Blaise. Draco levantó ambas cejas y le tendió la revista.

-Detesto esa revista - rechazándola.

Era verdad. Casi todo el mundo la odiaba, porque lo que hacía era mostrar oscuras suposiciones de las familias de la élite mágica inglesa, como los Malfoy o la suya misma.

-Es que está hablando sobre la muerte de la madre de Theo - dijo Blaise y después de esas palabras, Draco se la arranchó inmediatamente.

Después de esperar a que Draco terminara de leer, ambos se quedaron callados sin saber que decir.

- ¿Qué es esto? ¿Qué le sucede? Esto es pasarse - renegó el rubio.

Algo parecido siempre ocurría con su madre, la tachaban de ser la asesina de todos sus ex maridos. Al principio escuchar esas noticias y que los demás hablaran de él, le influía mucho, pero con el paso del tiempo se dio cuenta que no debía de ser así porque solo eran chismes que esas personas se dedicaban a crear por pura envidia.

Pero de cierta forma sintió que esto era diferente, porque estábamos hablando de Theo, que seguía trabajando en poder reír más seguido. Sonreía, conversaba más y a veces se le salían buenos chistes, como siempre hacía, pero no reía seguido. Sumándole al hecho de que la gente hablaba mal a sus espaldas porque creían que tanto su padre como él eran Mortífagos, a Theo le iba a chocar bastante.

- ¿Crees que Theo llegue a leerla? - preguntó Blaise.

-Odia esa revista, como todos nosotros, pero hay gente que sí la compra y seguro estarán comentando sobre eso, ya sabes cómo son.

-No puede leerla - aclaró Blaise -. Hay que ignorarlo, aunque lo que dice…

-No pensemos en eso.

Pero no le podía pedir eso a Blaise. No entendía a veces de donde salía tanta curiosidad, pero la tenía e iba a estar pensando en eso, así no quisiera.

-Theo puede ver a los Thestrals - comentó el moreno.

Draco se quedó inmóvil ante lo dicho. Quizás Pansy no se lo había contado, pero a él sí. Cada vez esto se volvía más curioso, pero también le daba miedo.

-Aquí dice que estaba enferma - Blaise notaba un leve tartamudeo en las palabras de Draco -. Y Theo también lo dice, es lo que pasó, Blaise. No hay que…

-Sí sé, pero… ahí viene.

Draco en un rápido movimiento guardó la revista en su mochila y la cerró justo antes de que sus tres amigos llegaran hasta ellos.

-Buenos días - saludó Daphne son una sonrisa -. ¿Ya desayunaron?

-Estábamos en eso - dijo Blaise sentándose alejado de la gente, para evitar cualquier posible desliz en su plan con Draco.

- ¿Tan temprano estás aquí? - preguntó el castaño mientras se servía su desayuno -. Siempre eres de los últimos en despertar.

-Yo tampoco sé que hago acá - rió el moreno.

¿Por qué Theo podía ver los Thestrals? Cuando Pansy le contó eso, él se quedó pensando en que pudo haber pasado para que él los viera. Él era completamente consciente que antes no podía verlos, así que esto era algo reciente. Obviamente podía ser que su madre se haya muerto ante sus ojos, pero no porque la hayan asesinado, quizás Theo estaba con ella en su lecho de muerte.

Sí, prefería pensar eso último, antes de en la teoría que acababa de leer.

 El padre de su amigo era raro, frío y severo. Siendo honesto, no lo había visto muchas veces ya que era una persona muy reservada, y cuando sus madres planeaban almuerzos en conjunto, siempre se iba temprano o no decía muchas palabras, a veces solo saludaba y su presencia era su único acto en esas comidas. También sabía que Theo lo odiaba, y que Emmanuel lo odiaba a él. Y también sabía que era un Mortífago, porque el mismo Theo se lo había confirmado.

Pero siempre creyó que quizás el padre de Theo era diferente con su mujer, porque en serio, la personalidad de Celestine Nott era tan preciosa, que hasta un tipo tan seco como Emmanuel podía enamorarse y ser capaz de sacar su lado humano ante ella.

No la había asesinado. O eso realmente esperaba, porque si fuera así ¿Theo había presenciado eso? Merlín, eso sí era demasiado fuerte como para si quiera pensarlo.

- ¡Zabini! - chilló Daphne haciéndolo reaccionar.

-No grites - Blaise se sobó el oído obviamente bromeando -. ¿Qué pasó?

-Tracey dice que quiere verte en la quinta hora.

Blaise levantó una ceja.

- ¿Ahora eres su lechuza?

Daphne le tiró un panecillo en la cabeza.

-Ya, perdón - Blaise decidió comerse el panecillo -. ¿Qué quiere?

-No lo sé - respondió Pansy -. Estaba nerviosa.

-Uy, una declaración - bromeó Draco, obviamente sabiendo que eso no iba a ocurrir.

Porque entre ellos dos no había amor, solo había… ¿pasión?

- ¿Pensaste en lo que te dije? - preguntó Theo con sencillez.

JA, JA, JA… no. Si pensaba en eso, probablemente sufriría una crisis.

- ¿Pensaste tú en lo que te dije? Bueno después de lo del… -Theo lo miró mal.

- ¿De qué están hablando? - quiso saber la rubia.

-De cosas que no te incumben - Blaise le sonrió falsamente.

- ¿Qué pasa, guapa? - preguntó Blaise al entrar al dormitorio de la chica. Sus amigas le habían dicho que ese era su lugar de encuentro.

-Tenemos que hablar - dijo ella seriamente.

Blaise enarcó ambas cejas. ¿Por qué tanta seriedad? ¿No era un encuentro para pasar el rato?

-Siéntate - la chica dio unas palmaditas a su cama.

Blaise le hizo caso y se sentó en frente de ella.

-Y bien…

-Mira, quizás esto sea un poco directo, pero no sé cómo llegar ahí siendo sutil, así que lo soltaré - dijo ella rápidamente -: Tenemos que terminar.

Blaise tuvo ganas de soltar una carcajada ¿Cuántas veces habían tenido esta conversación? Pero sin entender por qué, sentía que esto era muy serio. Algo que no estaba nada acostumbrado.

- ¿A qué te refieres? Nosotros no estamos.

-Terminar lo que tenemos, lo que sea.

-Ya, está bien - contestó Blaise -. ¿Por qué ahora?

-No, esto no es ahora, esto es para siempre ¿entiendes?

Quería dejar de lado ese presentimiento de seriedad en la conversación, y prefirió irse a la broma.

-Ya -  contestó él -. ¿Cuántas veces me has dicho eso desde que empezamos? ¿Cinco veces?

-Está bien, pero ahora sí es en serio.

- ¿Y por qué? Tracey, no trates de ser la moralmente correcta en esto, porque te conozco.

-Pues sí lo soy, me he puesto a pensar últimamente en lo que sea que tenemos y me he dado cuenta que es una pérdida de tiempo.

- ¿Pérdida de tiempo? - Blaise ahora sí lanzó una carcajada -. Eso no decías cuando nos besábamos mientras tenías novio.

-Por eso mismo, me siento mal por eso, y quedé como lo que tú mismo me dijiste: una perra.

-Eso fue un accidente y lo sabes.

-Ya, pero es la verdad, es lo que los chicos piensan de mí.

-Merlín, Tracey, es solo vivir tu vida, tener experiencias, conocer a personas, no hay nada de malo.

-Claro, para un chico es fácil decirlo, porque cuando te pones a hablar de a cuantas chicas te hiciste, todos te miran como un rey, pero cuando una chica lo hace, es una perra, una puta.

-Yo no inventé el machismo.

-Pero esa es la realidad, Blaise, entiéndelo. Solo quiero dejar eso, ya fue suficiente.

- ¿Qué te importa lo que la gente diga de ti?

-Sí es importante, y ¿por qué a ti tanto te importa? Te pones como si fuera tu única opción, sé que te ligas con cinco chicas más.

Pero tú eres la única que me importa. Blaise pensó por un momento en decirlo, pero no.

Al parecer, últimamente a las personas cercanas para él se le había dado por decirle sus verdades a la cara, primero había sido Theo y ahora ella. Aún recordaba su conversación con su mejor amigo hace meses en la biblioteca, y como había evadido eso de su mente porque no quería pensarlo tanto y llegar a aceptarlo.

Tracey era… su ligue. Daba buenos besos y era divertida, le gustaba pasar tiempo con ella. Y sí le importaba, eran amigos, o algo por el estilo, así que sí le importaba. Pero no había sentimientos más fuertes sobre eso. ¿O sí?

- ¿Eso que tiene que ver?

-Que esta conversación debería darte igual.

Sí, debería, pero si le estaba importando. Demasiado, pero eso no lo iba a aceptar.

-Tracey, yo…

- ¿Tú que Blaise? - pero ella no lo veía con cara de "acéptalo", solo tenía la mirada cansada, queriendo terminar esta conversación.

Quizás necesitaba esta conversación para darse cuenta que sí sentía algo por ella. Qué esos besos, abrazos, momentos a solas, conversaciones y risas no era solo un momento como amigos con derechos, sino que era algo más. Algo que Blaise "soy un espíritu libre" Zabini, jamás hubiera aceptado porque le estaría faltando a su propio principio: ser libre.

Pero ¿en serio quería ser libre para siempre? No tenía idea de a qué quería dedicarse en el futuro, pero tenía dinero y viajaría. Viviría una vida de locos, se compraría una isla privada, iría de fiesta en fiesta, encontraría la manera de hacer dinero sin mover un dedo, conocería a personas de todo el mundo, se acostaría con mil mujeres y regresaría a Londres para visitar a sus sobrinos, a los hijos de sus amigos, porque sería Blaise "el tío guay". Ese siempre había sido su plan desde que tenía como doce años: sería libre y viviría su vida. Pero eso había pensado Blaise Zabini de doce años, que le gustaba meterse en las fiestas de su madre y que se había besado con chicas hasta de catorce años y era un rey entre los chicos de Slytherin. Pero el Blaise de ahora, de diecisiete años, ¿quería eso? Quizás quería seguir viajando y no quería estar sentado en una oficina, pero ¿no quería una familia? Quizás nunca había tenido el modelo de una, siempre habían sido su madre, él y su padrastro, pero ¿no quería formar una y sentir como era tener una familia completa? ¿No quería casarse en Grecia y años después tener hijos? No lo sabía.

Pero no quería que Tracey lo dejara.

-Yo… nada - respondió él, sacando esos pensamientos de su mente -. Está bien ¿quieres dejarlo? Dejémoslo, sé feliz. Nos vemos.

Y sin decir nada más se fue de la habitación, con el corazón encogido y sintiéndose realmente un idiota. ¿Así se sentía que te lastimaran el corazón?



« Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 24 - Draco "Estaba viva" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.