Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Sábado 1 de Agosto de 2020, 00:25
[ Más información ]

Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba

Que Theo supiera de su situación la había ayudado demasiado, y no encontraba la razón. Quizás era esa gran característica que el castaño poseía o no, pero estaba más tranquila. Había vuelto a tener solamente una pesadilla, y fue el día donde se había olvidado por completo de tomarse la poción. Al principio, había ido donde la enfermera de la escuela y felizmente la señora Pomfrey le había dado una sin exigirle muchas explicaciones. Pero a la semana, había notado que su expresión había cambiado y que seguro a la siguiente vez le pediría la razón por la cual estaba tomando muchas pócimas para dormir.

- ¿Podrías hacerme un favor? - le preguntó Daphne a Theo que estaba sentado leyendo en la Sala Común.

El chico levantó la vista de su lectura y le pidió con la mirada que siguiera.

-Si hoy le pido otra poción a la señora Pomfrey, probablemente me pida una explicación.

-Quizás deberías dejar las pociones - comentó Theodore.

Daphne levantó una ceja.

-Tú me dijiste que tomara de esas.

-Sí, claro - dijo él finalmente cerrando el libro -. ¿Has probado dormir sin haber tomado?

-Sí - asintió la rubia -. Y fue el único día donde se repitió la pesadilla.

Eso no le había contado a su amigo.

-No lo sabía - negó él -. Supongo que aún no te acostumbras.

Daphne asintió. Le pareció raro que no se haya dado cuenta de ese hecho evidente, porque Theo era muy conocedor de esos temas, pero no lo culpaba, probablemente su mente estaba en otra. Quizás era uno de esos días malos.

- ¿Estás bien? - preguntó ella en voz baja posando su mano en la mejilla del chico.

Daphne miró a ambos lados y se dio cuenta que la Sala Común estaba desierta, salvo cuatro niños de primer año que jugaban ajedrez mágico en una esquina. La mayoría de gente seguro estaba en los jardines, ya que no hacía tanto frío y era el único lugar al que podían ir porque la visita en Hogsmeade se había suspendido por obvias razones otra vez.

Volvió a bajar la mirada para encontrarse con sus ojos de nuevo, ahora era Theo el que miraba atento a su libro que descansaba en su regazo.

-Es… - subió la mirada -, solo…

- ¡Buenos días! - la voz fuerte de Blaise los sobresaltó a los dos haciendo que Daphne sacara su mano del rostro de Theo como si fuera un reflejo -. Uy.

-Idiota - murmuró Pansy.

- ¡Ey! - se quejó el moreno.

Pansy la miró pidiéndole perdón por haber interrumpido el momento, y Daphne negó restándole importancia.

Aunque claro que era importante, probablemente estaba por tener un momento a solas, íntimo y romántico con Theo después de como 100 meses, y no le sorprendió que Blaise lo interrumpiera. Pero Pansy no era la culpable, y Draco estaba concentrado en sus manos como para notar lo que acababan de interrumpir.

- ¿Dónde estaban? - preguntó Theo.

-Ayudando a Pans a mover unas cosas - explicó el moreno encogiéndose de hombros -. Por su culpa perdí el desayuno.

-Te di de mi reserva de calderos de chocolate - se defendió la pelinegra.

-Lo mínimo que podías darme.

- ¿Y tú, Draco? - preguntó Daphne.

El rubio que había apoyado sus codos en su regazo y tenía los ojos fijos en las yemas de sus dedos, parecía no haberla escuchado.

-Draco.

Ya se estaba exasperando.

- ¡Malfoy!

- ¡Ah! ¿Qué?

- ¡Oigan!

Draco reaccionó al mismo tiempo que Astoria, su hermana menor, entró a toda prisa a esa casi vacía Sala Común.

-No saben lo que acaba de pasar.

-Merlín, Tori, pareces nuestras madres cuando tienen un chisme - rió Blaise.

- ¿Qué ha pasado, Tori? - preguntó Nott.

-Han intoxicado a Ron Weasley.

-Pff - Pansy y Blaise se aguantaron las risas.

- ¿Intoxicar? - ahora Draco si parecía interesado en la conversación.

-Sí, parece que el profesor Slughorn le dio un hidromiel para brindar por su cumpleaños, pero estaba envenenado, pero Potter le dio un bezoar y lo salvó. Algo así me contó Ginny, estaba demasiado preocupada.

- ¿Está mu… muerto? - preguntó Daphne, no estaba muy segura si estaba bien decir esas palabras en frente de uno de sus amigos que seguía en duelo por la muerte de su madre.

- ¿Un hidromiel? - preguntó Draco en voz baja -. Mierda. Mierda.

Y sin dar ninguna explicación (como llevaba haciendo desde principio de año), el rubio se fue a paso apresurado de las Mazmorras de Slytherin.

- ¿A este que le pasa? ¿Le preocupa la comadreja o que…

- ¿Creen que tuvo algo que ver en eso? - preguntó Pansy un poco dudosa.

-No digas eso - dijo Astoria negando con la cabeza.

-Solo es un comentario - Pansy se encogió de hombros.

La actitud de Draco había sido demasiado sospechosa, y aunque no quisiera pensar mal de uno de sus mejores amigos, como se había ido de la Sala, dejaba mucho que imaginar.

-Draco no es un asesino - dijo Theodore.

-Claro que no - afirmó la rubia -. Es solo que… Ya es la segunda vez que intentan matar a alguien en Hogwarts.

-A este paso el colegio cerrará antes de que termine este curso.

- ¿Pueden hacer eso?

-Claro que sí - asintió el castaño -. A muchos padres les vendrá el miedo y el pánico, y empezarán a sacar a los alumnos del colegio, a más alumnos.  

- ¿Por qué Slughorn tendría una botella envenenada? Y peor aún ¿por qué querría eliminar a la comadreja?

-Solo hay dos opciones: o Slughorn no es tan amable como aparenta y es un Mortífago o alguien le dio la botella a Slughorn para eliminarlo a él.

-Slughorn no es un Mortífago - negó Theo -. Eso te lo aseguro.

-Bueno, el punto aquí es que ya van dos alumnos que han terminado al borde de la muerte en este colegio, donde nosotros también vivimos - dijo Daphne.

- ¿Qué? ¿Ahora vendrán por nosotros? - se burló Blaise.

Daphne levantó una ceja. O Blaise estaba despechado porque se acababa de pelear con Tracey o algo por el estilo, o no sabía que le estaba ocurriendo a su amigo. Aún recordaba ese día donde los tres, Pansy, Blaise y ella, habían hablado seriamente sobre lo que les estaba pasando y él había afirmado que ellos también corrían peligro, así fueran Stytherin's y de cierta forma apoyaban a Voldemort, aunque en realidad no era así.

-Sabes perfectamente que si pueden hacerlo - dijo Pansy muy borde.

Blaise la miró sorprendido ante la molestia en las palabras de la chica.

-Relájate.

-Estoy relajada - respondió la pelinegra -. No creo que deberías estar burlándote de eso, tanto tú como yo sabemos perfectamente que mañana podemos estar muertos.

-Ya, a ver, basta - pidió Theo.

Sus amigos por fin reaccionaron y se dieron cuenta que eso de hablar de muertes, no le hacía gracia al castaño, así que por fin ambos cerraron su boca.

-Ahora nuestros padres estarán con más ganas de mandarnos lejos - susurró su hermana.

-Astoria - Daphne la regañó en voz baja por haber abierto tu bocota.

- ¿Más ganas?

Había varias cosas que durante esos meses no le había contado a Theo, una de ellas era lo de las pesadillas, pero eso ya había lo sabía; sin embargo, el plan de sus padres de mandarla lejos era algo que su amigo hasta ahora no sabía.

-No importa - negó Daphne ignorando la pregunta de su amigo -. ¿Vamos a almorzar? Seguro los elfos ya están dejando las entradas.

-He estado evadiendo ese tema - respondió Daphne.

- ¿En serio? - la sorpresa de su amiga la sorprendió más a ella.

-Obvio, Pans, no quiero hablar de eso - comentó la rubia -. Ya arreglé eso con mis padres, nos quedaremos aquí, así me tengan que poner más límites de los que ya tengo.

-Pero, ya sabes, pueden cambiar de opinión - comentó la pelinegra -. Después de todo el escándalo que hubo por lo de la comadreja.

En eso tenía razón, la noticia de que en Hogwarts había ocurrido otro grave accidente había sido portada de revistas, periódicos y programas de radio mágica por toda esa semana. Y seguían yéndose más personas. Durante todo el año, se habían ido muchos alumnos, y ahora eso empezaba a notarse. Además, cuando caminaba por los pasillos, se escuchaban conversaciones de varias personas contando que, por ejemplo, sus padres querían sacarlo, pero el alumno había resistido o que le habían advertido que pasaba algo más y se iba de una. Sus padres le habían mandado una carta preguntándole si todo estaba bien, a lo que ella había respondido que sí. No habían comentado nada en la carta sobre su antiguo plan, pero eso no quería decir que no lo habían vuelto a plantear.

-Mis padres están preocupados, pero…

- ¿Qué es eso? - la cortó Pansy.

Daphne se quedó en silencio y escuchó un llanto que provenía de los baños que tenían a su costado.

-Seguro es Myrtle - supuso Daphne al darse cuenta que se encontraban en el segundo piso.

-Pero parece…

-Señorita Parkinson, señorita Greengrass, por fin las encuentro - la voz de Snape las hizo voltear inmediatamente y ahogar un grito.

-Me ha asustado profesor - dijo la rubia en voz baja.

Atrás del profesor se encontraban sus otras tres compañeras de casa.

- ¿Qué es lo que está pasando?

-Por órdenes del director tengo que revisar su dormitorio y necesito su presencia para eso.

- ¿Por qué tiene que revisar nuestro dormitorio?

-Para ver que no tengan nada sospechoso.

- ¿Sospechoso?

-Ahórrese sus preguntas, Davis, y solo síganme.

Las cinco chicas empezaron a seguir a su jefe de casa hasta las Mazmorras. Suponía que esta revisión se debía a lo que acababa de ocurrirle al chico Weasley, y obviamente habían mandado a revisar las habitaciones de los Slytherin, como primeros sospechosos. Como siempre, la sociedad mágica llena de prejuicios.

-Oye - dijo Daphne en voz baja, para que solo su amiga lograra escucharla -. ¿Quién era la persona que estaba llorando en el baño?

-No lo sé, pero no era un llanto de una niña pequeña. Parecía un chico.

- ¿Un chico? ¿Por qué un chico lloraría en el baño de chicas del segundo piso?

-Para que nadie se entere.

Habían pasado como dos semanas desde que Daphne le había contado a Theo que creía que la enfermera le pediría explicaciones sobre la sobredosis de pociones para dormir que Daphne pedía desde febrero, sin embargo, hasta ahora no le había pedido ninguna razón, lo cual le alegraba.

-Encima que le da vuelta al cuarto, ni siquiera se dignó a dejarlo como lo encontró - se quejaba Anna, su compañera de cuarto.

Hace dos días Snape había hecho su inspección de cuartos, donde obviamente no había encontrado nada sospechoso, pero si había desordenado su dormitorio de manera exagerada.

Daphne, como sus otras compañeras, sonrieron divertidas mientras Anna se seguía quejando. Cuando terminó de hacer el resumen que le habían pedido en una clase, les dijo a sus amigas que en un rato volvía, ya que iba a la enfermería a pedir la poción. Se puso sus pantuflas y salió en camisón empezando a caminar hacia la salida de las Mazmorras.

-Daph - la voz de Theo hizo que levantara la vista -. Justo te tenía que dar esto.

En las manos de su amigo había una caja de madera de tamaño regular, estaba cerrada así que no sabía que era lo que había dentro.

- ¿Qué…

- ¿Recuerdas que me dijiste que ya no querías pedirle las pociones a la señora Pomfrey? Pues, le pedí a los elfos de… mi casa que compraran en San Mungo, es para dos meses. Aunque bueno, sabes que lo preferible es que no te conviertas en una adicta.

Daphne no pudo aguantar la risa.

-Gracias - sonrió Daphne cogiendo la caja.

-De nada, así te ahorras posibles futuras explicaciones.

Daphne asintió y antes de que el chico dijera algo más:

- ¿Nos podemos quedar acá? - preguntó -. Hace tiempo que no estamos solos.

Aunque no era muy tarde, para su suerte, la Sala Común se encontraba sola. El chico asintió sin problemas y los dos caminaron hasta uno de los sillones que les ofrecía la sala.

-Esa vez, justo cuando te conté lo de las pociones y la señora Pomfrey, te estaba preguntando ¿si estabas bien?

-Estaba en otra, pensando, ya sabes - contestó el chico.

- ¿Era de esos días malos?

-Ajá - asintió el castaño -. Y no sé por qué, pero la noticia de Weasley me hizo sentir peor. No sé, Hogwarts ya no es seguro.

-Ya no es más seguro - enfatizó la chica.

-Y tengo miedo de que… - Theo tragó en seco - que lo cierren, aunque no sea seguro para los demás o para ti, para mí sí. Es el único lugar seguro para mí.

Claro que lo era. Desde principio de año, Theo le llevaba diciendo que prefería estar en Hogwarts antes de estar en su casa, y ahora, después de todo lo que había pasado, estaba segura de que odiaba más su casa, porque todo lo que él podía considerar hogar en ese lugar, se había ido.

-Si es que cierran Hogwarts - Daphne fue acercando poco a poco su mano a la de él -. Podrías irte con Draco. La señora Narcissa seguro te recibirá.

Llegó hasta la palma de su mano y entrelazó sus dedos.

-Y sé que me vas a decir que un heredero no se puede ir de su casa, pero tú puedes hacer lo que tú quieras. Son las ventajas de ser un adulto ¿no?

Daphne intentaba animarlo haciendo esa broma, porque ambos sabían que eso no era posible. Un heredero jamás se podía ir de su casa, era su deber. En cambio, ella, su hermana o Pansy, tenían que irse de la suya, ya que su deber era conseguir una buena unión.

-Si fuera tan simple como lo dices - comentó el castaño.

Jaló un poco su mano para lograr que Daphne se recueste sobre su pecho para que el pudiera abrazarla. Ella se quería quedar así para siempre.

-Quedémonos así para siempre - murmuró el chico. A Daphne no le sorprendió que lo dijera, ese era su Theo.

Daphne se juntó más, pasando sus brazos alrededor de su cintura, estrechándolo más. Se quedaron minutos en silencio, hasta que el chico decidió abrir su boca:

-Daph.

-Mmm.

-Respecto a lo que dijo Tori…

Y así es como se malogra el mejor momento que había tenido después de mucho tiempo. 

Daphne se separó de él.

-Te dije que lo olvidaras - dijo ella.

-Lo sé, pero no he podido parar de pensar en eso.

-Pareces Blaise - se quejó la rubia haciendo que él volteara los ojos -. Mira, no debes preocuparte, está controlado. Nos quedan tres meses aquí, en vacaciones quizás no nos veremos mucho pero ya hallaremos la forma de vernos, y volveremos a cursar nuestro último año. Me quedaré por Navidades aquí a acompañarte y nos graduaremos. Luego… luego ya veremos también que hacemos, pero no te preocupes. Estoy aquí. Siempre estaré aquí.

Sabía que Theo no quedaría complacido y en otro momento le pediría que le contara esa historia, pero al menos había entendido que en ese momento no quería hablar sobre ello.

- ¿Sabes? - a Theo se le formó una sonrisa de medio lado en el rostro -. Creo que es lo más romántico que me has dicho en la vida.

Daphne se quedó realmente indignada. Bien, aceptaba que no era buena con las palabras como lo era Theo, pero tampoco tanto.

-Eso es una gran mentira.

-Ambos sabemos que yo soy el romántico.

-Claro que sí, pero a veces, ya sabes, tengo mis momentos - La sonrisa de Theo se notó más y Daphne tenía ganas de reír -. Hablando de que tú eres el romántico, hace tiempo no me lo demuestras.

- ¿Ah no? - Ambos se estaban divirtiendo con su juego. De un movimiento rápido, el chico logró que Daphne esté sobre sus piernas.

-No - siguió el juego ella, rodeando su cuello con sus brazos -. Ya no me mandas notas románticas.

-Ese era Theodore de tercer año - rió el chico. Era de las pocas veces que lo había escuchado reír desde la muerte de su madre.

-Pues lo extraño - el chico estampó sus labios en la mejilla de la rubia. 

-Discúlpeme señorita, no he estado muy inspirado últimamente - bromeó el chico, Daphne sonrió con más ganas -. ¿Qué puedo hacer para compensarlo?

-Nada - contestó ella -. Solo quédate.

-Eso ya es una promesa - siguió el chico -. ¿No hay otra cosa?

-No.  



« Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..." »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.