Historia al azar: Sola
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Sábado 1 de Agosto de 2020, 00:25
[ Más información ]

Capítulo 17 - Daphne "Bingo"

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba

Cada Navidad, Daphne se despertaba por el tintineo de unas campanas que sonaban desde algún lugar del pueblo mágico donde vivía, y ese año no fue la excepción. Buscó su bata que estaba colgada al costado de su cama y sus pantuflas, y bajó rápidamente las escaleras donde seguro sus padres y su hermana menor la esperaban para el desayuno navideño. Pero lo que se encontró fue a su madre con la cara llorosa y un pañuelo en la mano, envuelta en los brazos de su padre.

- ¿Qué es lo que ha pasado? - preguntó preocupada al ver las expresiones de sus padres.

En ese preciso momento, Astoria bajó las escaleras con la cálida felicidad que la caracterizada, pero al igual que su hermana, quedó sorprendida y helada al ver a sus padres.

- ¿Qué… qué - empezó a titubear.

-Nos hemos enterado de una noticia - su padre fue el primero que habló.

Un miedo aterrador consumió a Daphne en ese momento.

- ¿Qué? ¿Qué? ¿Quién? ¿O qué? - Daphne estaba exasperada por saber qué era lo que estaba pasando.

-Celestine ha fallecido - contestó su padre.

Astoria se llevó una mano a la boca y Daphne no entendía que era lo que le había dicho. ¿Estaban hablando de Celestine Nott? ¿La madre de Theo?

- ¿Qué le sucedió?

-Dicen que llevaba enferma varios meses y que ayer en la noche simplemente falleció - relató su madre, llevándose el pañuelo de nuevo a los ojos -. ¿Ustedes sabían que estaba enferma?

-No - respondió Astoria.

-Yo tampoco, Theo no me había comentado nada.

No podía creer lo que acababan de contarle. Y tampoco podía creer como Theo no se lo hubiera contado. Pensaba que confiaba en ella y sabía que siempre contaba con ella para cualquier cosa, eso se suponen que hacen las… los amigos. Pero tampoco podía molestarse porque no entendía y tampoco deseaba entender, como se debía de estar sintiendo su amigo en estos momentos.

-Y yo me alejé de ella por guardar apariencias -  dijo su madre negando con la cabeza -. Era mi amiga.

-Tranquila, cariño, estoy seguro que Celestine no te guardaba rencor. Era una persona muy buena.

-No puedo creerlo - murmuró Daphne.

-Yo tampoco, querida - acotó su padre -. Escúchenme, tenemos que ir al funeral en este momento. Por favor, alístense.

Daphne agarró el brazo de su padre y se aparecieron en la Mansión Nott. El funeral se realizaría en el jardín trasero de esa casa, pero Daphne y su familia habían encontrado a muchas personas en la entrada que estaba custodiada por elfos domésticos. Los Nott eran una familia importante con buenas relaciones, así que a pesar de todos los chismes que estaban circulando por la sociedad mágica, de todas maneras, el lugar estaba lleno de gente. Después de saludar a muchas personas que su madre le había indicado que saludara, se dirigieron al jardín trasero, que estaba rodeado de sillas y en el medio había una mesa que sostenía el cuerpo sin vida de la madre de su amigo. Lo que quería Daphne en ese momento era encontrar a Theodore y acompañarlo, aunque no estaba muy segura de si eso su madre se lo permitiría. Aunque bueno, quizás estaba tan dolida que no le importaría que estuviera al lado de su amigo.

-Channel, Owen, Daphne, Astoria - escucharon la voz de Tessa Zabini.

-Tessa - saludó su padre -. Blaise.

-Es lamentable vernos en estas circunstancias - dijo la señora Greengrass.

-Definitivamente - asintió la bella mujer llevándose un pañuelo a los ojos.

- ¿Quiénes han venido? - preguntó Daphne a su amigo, ignorando completamente la conversación de sus padres.

-Pansy y su familia están hablando con el señor Nott - respondió el moreno, señalando discretamente al otro lado del jardín -. Y no he visto a Draco ni a su madre.

Daphne se quedó mirando por un momento al padre de Theodore, y lo encontró igual que siempre: erguido, con la mirada fría y severa. No parecía que acababa de perder a su mujer, aunque tampoco era tan alucinada como para creer que lo encontraría llorando o algo por el estilo.

- ¿Theo?

-En primera fila - respondió Blaise haciendo una mueca de tristeza -. Creo que ni siquiera se dio cuenta que lo fuimos a saludar.

- ¿Me cubres? Madre me dio indicaciones, no quiere que me aleje mucho - le confesó la rubia en voz baja.

Blaise asintió, mientras ella se alejaba a paso apresurado hacia la primera fila. Y efectivamente ahí se encontraba Theo, con un traje negro y la mirada perdida en el césped verde que decoraba su jardín.

Daphne se sentía nerviosa, ella no era de esas chicas que tenían las palabras para el momento indicado. Eso era algo de Pansy. No sabía que cosas decirle en ese momento tan difícil a Theo.

-Theo - dijo lo suficientemente cerca para que lograra escucharla. No sabía cuánto tiempo había retenido en ese punto su mirada, pero la había subido para verla, y la miró fijamente, tan fijamente que puso más nerviosa a la chica. Estas no eran actitudes comunes de Theo.

Daphne volteó a mirar a su madre un momento antes de ponerse de cuclillas, a pesar de que era algo muy incómodo por los tacones que había traído, pero aun así lo hizo y apretó sus manos.

-Perdón - dijo en voz baja -. No sé por lo que estás pasando, así que no trataré entenderlo porque no tendría sentido. Y entiendo que no me hayas querido decir por lo que estaba pasando tu madre, quizás recordarlo te hacía peor a ti. Pero entiende que ella jamás te va a dejar. Ella jamás te va a dejar. Jamás.

Daphne nunca se había sentido tan inservible hasta ese momento. Ella aceptaba y conocía sus habilidades y destrezas, y en ciertas ocasiones, como en esta, le gustaría poseer la habilidad de decir las palabras adecuadas en momentos difíciles.

Apretó sus manos con fuerza mientras lo miraba a los ojos, esperando a que le dijera algo.

-Daph - dijo él, finalmente.

-Dime.

-Prométeme algo, por favor.

Su voz estaba ronca y cansada, pero era ese tono tan franco y sincero que lo caracterizaba, pero con dolor. Theo estaba destruido.  

-Lo que sea - intentó decir neutralmente, pero sintió sus ojos llenarse de lágrimas.

-No llores - le pidió él. Daphne pensó que soltaría sus manos y le limpiaría las lágrimas, pero no fue así. Y ella no se decepcionó -. No puedo con otra carga más.

-Sí, sí, perdón - ella soltó sus manos y se limpió con ellas los ojos. Algo no muy educado por su parte, pero quería tranquilizar a Theo de cualquier forma, así sea minúscula -. ¿Qué necesitas, Theo?

-Jamás me dejes - le pidió con un hilo de voz. A pesar de que Theodore era un chico romántico y todo lo que quieras, en su cabeza jamás pensó que esas palabras brotarían de su boca -. Jamás, hermosa, jamás lo hagas. Eres lo único que me queda.

Él no lloraba, pero tenía la expresión más suplicante y esperanzadora que pudo imaginarse alguna vez. No tenía dudas en su respuesta, pero de todas formas se mordió el labio y volteó a ver a su familia, que seguía distraída en otro lado.

-Te lo prometo - respondió ella.

Theo parecía aliviado y soltó sus manos con delicadeza, volviendo a su posición inicial. Daphne se levantó y se cruzó de brazos, pensando en qué hacer. Le estaba dando vergüenza su actitud en esos momentos.

-Theodore - la voz de Narcissa Malfoy hizo que saliera de sus pensamientos.

Draco la miró, pero no le dijo nada.

- ¿Qué fue lo que pasó, querido? - preguntó Narcissa, después de abrazarlo por un instante.

Theodore se quedó mirándola a los ojos y luego dirigió su vista hacía ella.

-No despertó - respondió él no muy seguro. Daphne miró confundida la escena, Draco le hizo un gesto para que cambie de cara.

-Puedes quedarte…

-Señora Narcissa - la cortó Theodore. Evidentemente, la madre de Draco no había notado su presencia y simplemente asintió con la cabeza.

-Permiso - dijo Daphne dudosa, empezando a caminar dirigiéndose donde su familia.

Estaba confundida. Para empezar, ella era una persona muy mala con las palabras para esta clase de situaciones, pero aun así era consciente que no podía preguntarle a una persona que acababa de perder a un ser querido "¿Qué es lo que pasó?". Eso era algo demasiado imprudente y maleducado, y no podía creer que la señora Malfoy se lo haya preguntado así sin más, y que Theodore lo haya dicho tan neutral, como si no le haya dolido pronunciar "No despertó".

-Te dije que no te alejaras de nosotros - dijo Channel Greengrass cuando su hija volvió con ellos.

-Tenía que ver a Theodore - respondió la rubia.

-Este funeral es demasiado extraño - le comentó su madre en voz baja.

-Madre ¿qué cosas dices?

-Veo a Emmanuel muy tranquilo y alejado de su hijo, no se supone que debería de ser así.

-Madre, conoces a…

-Damas y caballeros, la ceremonia está a punto de comenzar.

Su madre empezó a caminar hacía unos asientos que su marido había separado. Escucharon la ceremonia con atención y respeto. Daphne miró como el ahora viudo, señor Nott, se comportaba durante la ceremonia. Evidentemente estaba tranquilo y con su actitud de todas las veces que lo había visto anteriormente. Sabía que el padre de Theo era de las personas menos expresivas que existían en este planeta, pero, aun así, si su hijo estaba totalmente destruido, al menos un apretón de brazos o una mirada de ánimo, es lo que haría cualquier padre. Pero no fue así.

Cuando se despidió de Theo, no hubo muchas palabras de por medio. Fue simplemente un pequeño abrazo, incluso Daphne creía que el abrazo con su hermana había durado más. Al llegar a su casa, lo único que quería hacer era cenar e irse a dormir, no le importaba que aún faltaran las últimas horas de Navidad y mucho menos los regalos, daría cualquier cosa para estar en ese momento con Theo, pero sabía que sus padres no la dejarían. Su madre pudo haberse mostrado arrepentida en la mañana sobre haberse alejado de ella, pero una cosa diferente era dejarla dormir en la casa del chico o que siguieron aceptando la relación extraña que tenía con Theo.

-Sigo creyendo que el funeral fue muy extraño - comentó su madre mientras cenaban.

-Madre, no creo que sea correcto hablar mal de un funeral - respondió Astoria.

-No estoy hablando mal, solo comento algo evidente - respondió su madre -. Emmanuel estaba como siempre.

-Es una persona muy neutral y lo sabes, querida - dijo Owen Greengrass -. Simplemente no ha demostrado su dolor.

-Su mujer acaba de fallecer - dijo su madre -. Creo que al menos, si ves a tu hijo destruido y dolido, puedes tener un poco más de tacto con él.

-El señor Nott nunca tiene tacto con su hijo - comentó Daphne con sinceridad.

-Por eso nunca me cayó bien - dijo su madre -. Pobre, Theo, él es tan buen chico y su padre no se da cuenta de ello.

Eso es precisamente lo que ella pensaba.

-Siento que tuvo algo que ver.

- ¡Madre! - exclamaron Daphne y Astoria al mismo tiempo.

- ¡Channel! - exclamó del mismo modo su padre.

-Solo es un presentimiento - respondió ella de mala gana -. No me fio de ese hombre, es todo.

-Pensé que te arrepentías de esas ideas que les tenías a los Nott, que fueron por las que te alejaron de la señora Celestine - dijo Astoria.

-Me arrepiento de haberme alejado de Celestine por guardar las apariencias, ya que su marido ha tomado decisiones equivocadas, o al menos eso parece. Ella no se merecía algo así, ella siempre fue tan buena y amigable con todos, supo criar bien a su hijo y espero que lo que le haya enseñado perdure en él.

-No metas a Theo en esto - susurró Daphne mirando su plato que estaba completamente lleno.

Theo no era un Mortífago. Pero eso no era lo importante… Theo no era como su padre.

-No susurres, Daphne - le pidió su madre -. ¿Qué era lo que decías?

-Nada - contestó ella, sabiendo que su madre no le creería -. Ya que estamos cenando todos juntos, me gustaría saber una cosa ¿Qué es lo que planean con nosotras?

Si ya de por sí no quería irse del país, alejarse de Theo y sus amigos, ahora con esto, ni loca aceptaría esa beca y mudanza a Estados Unidos.

-Primero que nada, Daphne, cambia de tono de voz - dijo su progenitora -. Y segundo ¿Podrías ser más específica?

-Sobre la beca y el año sabático ¿Qué es lo que planean con nosotras? - Daphne intentó relajar su voz.

-Pensábamos que les agradaban esos planes, ya que siempre nos los comentaban - respondió su padre.

-La verdad es que, si me agrada, pero quiero terminar Hogwarts - anunció ella -. Después podría intentar eso.

-Daphne, lo que sucede es que creemos que es mejor, en estos tiempos, hacer las cosas fuera. 

-No creo que padre deje aquí sus negocios - respondió ella -. Ya que es un monopolio.

-Aparte de que creíamos que eran un buen plan para ustedes - comentó su padre -. Otra razón es su seguridad.

Ya lo habían aceptado. Querían alejarlas de las personas, del país, de su hogar. Daphne no se iría. No y no.

- ¿Crees que Astoria estará más segura con quince años en Merlín sabe dónde? ¿No crees que es más seguro tenerla en el mismo país, en un lugar sumamente protegido? ¿Mucho más protegido que esta casa?

-Bueno, hija, en estas circunstancias, cualquier lugar es más seguro que aquí.

-Me quiero quedar aquí, muchas gracias - respondió ella. Miró a Tori, pidiéndole apoyo con la mirada.

-Daphne, entiende que…

- ¡No! - dijo ella -. Voy a graduarme en Hogwarts el año que viene, aquí me necesitan. No voy a dejar a Blaise y a Pansy solos con la preocupación, no dejaré a Draco que parece enfermo desde hace un mes y mucho menos voy a dejar a Theo que acaba de perder a la única verdadera familia que le quedaba.

-Hija, entiendo perfectamente que crees que necesitas estar para tus amigos en estos momentos, pero también deberías pensar en nosotros y en ti - dijo su padre -. No sabemos cuándo terminará la guerra, esto puedo durar años…

-Esperaré a que termine - lo cortó Daphne -. Padre, por favor.

-Owen - su mujer le lanzó una mirada de advertencia, al saber esa jugada de intimidación que su hija mayor le hacía a su padre -. Creo, Daphne, que somos tus padres, lo que nos hace saber que es mejor para ustedes.

-No me van a obligar a ir a ningún lado - aclaró Daphne -. De todas formas, en unos meses cumpliré diecisiete y podré tomar las decisiones por mi cuenta.

-Somos tus padres, Daphne.

-Miren, no solo no quiero alejarme de mis amigos, tampoco de ustedes y de Tori… son mi familia.

-Si es lo mejor para todos, podemos hacer ese sacrificio.

-Pero no - Daphne negó con la cabeza -. ¿Tori acaso quieres irte?

La conversación parecía que solo la conformaban los tres, porque Astoria no había abierto la boca desde hace tiempo. Sus padres la miraron interrogante mientras que su hermana mayor suplicante.

-Solo pienso que es muy injusto de su parte que solo por las circunstancias actuales, nos apoyen en lo que siempre quisimos.

Bingo.

Su madre suspiró.

-Hay muchas cosas que debemos de hablar - comentó su madre antes de limpiarse la boca con una servilleta de tela -. Me siento muy arrepentida de alejarme de Celestine, pero tampoco es la razón que me o nos hará ignorar lo demás. Ya no estoy de acuerdo en muchas cosas, pero no creo que sea algo que quieran escuchar ahora.

La mirada de reojo de su madre al decir la última oración, sabía que estaba dirigida para ella. En las familias de Sangre Pura, era muy importante la unión y la sangre. A sus padres siempre les había importado que sus dos hijas consigan buenos maridos, con buenos apellidos, ya que ninguna heredaría el apellido de los Greengrass. Así que, por esa razón, en algún momento a su madre le había encantado que ella estuviera en algo con un Nott, porque a pesar de todo, era una familia antigua, de sangre pura e importante. Pero ahora su madre ya no le encantaba esa idea. Le había prometido algo a Theo y lo cumpliría. En unos años tendría una boda, dejaría el anillo de los Greengrass para usar el de los Nott. Era una promesa e iba a cumplirla, porque, al fin y al cabo, ella también deseaba eso.

______________________________________________

Holaaaaaaa! Daphne cerró ese asunto que tanto le inquietaba pero al parecer se abrió otro. Nos vemos el jueves, espero que les siga gustando y espero sus comentarios. Besos. 



« Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.