Historia al azar: Pienso en tí
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Slytherin´s en tiempos de guerra » Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
Slytherin´s en tiempos de guerra (ATP)
Por Luna_Greyback
Escrita el Viernes 5 de Abril de 2019, 19:53
Actualizada el Sábado 1 de Agosto de 2020, 00:25
[ Más información ]

Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"

Capítulos
  1. Capítulo 1 - Theodore "Él no era un monstruo"
  2. Capítulo 2 - Daphne "Lo que vale es que no lo somos"
  3. Capítulo 3 - Blaise "¿Entonces ya es definitivo?"
  4. Capítulo 4 - Draco "Eso jamás se lo perdonaría"
  5. Capítulo 5 - Pansy "Solo del de ellos dos"
  6. Capítulo 6 - Theodore "Intentó recordar un momento feliz"
  7. Capítulo 7 - Daphne "Lo necesito"
  8. Capítulo 8 - Blaise "¿En qué estaba metido Draco?"
  9. Capítulo 9 - Draco "¿Él era capaz de hacer eso?"
  10. Capítulo 10 - Pansy "Hay cosas que podemos aceptar"
  11. Capítulo 11 - Theodore "Ya tienes un espacio"
  12. Capítulo 12 - Daphne "Ella no quería irse"
  13. Capítulo 13 - Blaise "Tampoco era tan patán"
  14. Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!"
  15. Capítulo 15 - Pansy "En serio, mamá"
  16. Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes"
  17. Capítulo 17 - Daphne "Bingo"
  18. Capítulo 18 - Blaise "Definitivamente extrañaba esa época"
  19. Capítulo 19 - Draco "¿Por qué al fantasma..."
  20. Capítulo 20 - Pansy "Eso hace una familia"
  21. Capítulo 21 - Theodore "Simplemente no podía"
  22. Capítulo 22 - Daphne "Quedémonos así para siempre"
  23. Capítulo 23 - Blaise "Tracey, yo..."
  24. Capítulo 24 - Draco "Estaba viva"
  25. Capítulo 25 - Pansy "¿Lo recuerdas?"
  26. Capítulo 26 - Theodore "Siempre lo vas a ser"
  27. Capítulo 27 - Daphne "Todo saldrá bien"
  28. Capítulo 28 - Blaise "¿Dónde está Draco?"
  29. Capítulo 29 - Draco "¡No tengo miedo!"
  30. Capítulo 30 - Pansy "Con eso se quedaba"
  31. Capítulo 31 - Theodore "Ya era uno"
  32. Prueba

Pansy bajó las escaleras de su mansión para desayunar junto a su familia. En dos días sería Navidad y en pocas horas llegaría su hermano, algo que la animaba demasiado. Tenía la pequeña esperanza de que serían unas vacaciones más entretenidas que las anteriores, pero tal como también lo había predicho, no la habían dejado ir con Daphne por unos postres y bebidas ayer. Por suerte, su hermano vendría y tendría conversaciones más interesantes que las que podía llegar a tener con sus padres.

-Buenos días - saludó a su madre que tomaba de su café mientras su padre leía el periódico de esa mañana.

-Buenos días, princesa - la saludó su padre.

-Buenos días, ama Pansy - un elfo domestico le dedicó una reverencia -. ¿Desea usted algo más?

-Zumo de naranja - respondió la pelinegra.

-En seguido se lo traigo - y dedicándole una reverencia más, se fue a la cocina a cumplir el pedido de la chica.

- ¿A qué hora llega Magnus? - quiso saber.

-Dijo que su translador estaba programado para las diez y media de la mañana - respondió Channel Parkinson -. Así que, en aproximadamente una hora llegará - ella sonrió.

- ¿Viene solo?

- ¿Por qué dices eso?

-No sé - Pansy se encogió de hombros -. Quizás ya se puso en modo sentar cabeza.

-A mí también me gustaría - estuvo de acuerdo su madre -. Pero dice que anda muy ocupado con la empresa como para concentrarse en conseguir una esposa

-Tiene ya veintitrés años - respondió Pansy -. Deberían insistirle.

Al venir de una familia antigua, tanto Pansy como su hermano, y todos sus amigos, habían sido criados con ciertas tradiciones de sangre pura. Entre ellas estaba la tradición de conseguir pareja antes de los veinticinco y casarse y tener hijos antes de los treinta, para que no haya complicaciones en el embarazo o algún peligro de tener al heredero. Lo de tener hijos antes de los treinta no era algo que cumplían todas las familias de sangre pura, como los Nott, que tuvieron a Theo casi con cuarenta años; pero lo del matrimonio era algo muy común. Por esa razón, a Pansy les parecía raro que sus padres no le hayan insistido tanto a Magnus para que consiga una buena unión, con todos los requisitos necesarios. A comparación de ella, a quien le habían acordado un matrimonio desde los doce años si mal no recordaba. Bueno, aunque ahora ese trato ya no valía.

-Bueno, Pans, ya que mencionas ese tema - dijo su padre cerrando el periódico y dejándolo a un lado -. Hay algo que tu madre y yo queremos comentarte, creemos que sería más cómodo hacerlo antes de que tu hermano llegue, ya que sabemos lo bromista que puede llegar a ser.

Pansy miró como su madre enarcaba ambas cejas sorprendida de que su marido dijera eso. Pero al parecer, terminó asintiendo y dejó su tasa a un lado.

-Lo hemos estado hablando durante los últimos meses - Pansy tenía una suposición -. Es sobre Draco.

Y efectivamente había acertado. Ella se controló en no voltear los ojos molesta, porque sabía que su madre no toleraba ese gesto. Desde que era pequeña le había enseñado a jamás quedarse callada, y cuando no estaba de acuerdo con ella, Pansy no dudaba en comentarle su punto de vista. Pero no podía hacer gestos o ademanes porque eso lo consideraba una total falta de respeto.

-Hija - Pansy volvió a prestarle atención -. Mira, sabemos todo lo que sientes, pero no creemos que sea apropiado para ti, o para todos, vincularnos con los Malfoy…

-No se preocupen - contestó Pansy de mal humor -. No me interesa, pueden hacer lo que quieran - bajo la mirada sorprendida de sus padres se levantó de la mesa, sabía que después le costaría haber tomado esa clase de comportamientos, pero no quería hablar de Draco -. ¡Stingy! ¡Súbeme mi desayuno a mi habitación!

Sin decir nada más, subió a su cuarto apresurada.

- ¡Pansy! - escuchó la voz de su madre tras ella.

Pansy entró a su cuarto seguida de su madre. Se sentó en la cama y la miró entrecerrando los ojos.

- ¡Es una total falta de respeto que te levantes de esa forma de la mesa! - le regañó la señora Parkinson.

-No quiero hablar sobre eso - pidió ella -. Ya tengo suficiente. Intuía que esto pasaría, por todo lo que está pasando, pero en serio no se preocupen.

- ¿Qué es lo que ha pasado? - preguntó su madre conociendo a su hija perfectamente.

- ¿Qué crees, madre? - Pansy resopló -. Me terminó. El primer día de clases. Y ¿sabes qué? No me interesa. - La verdad que no estaba muy segura de eso.

- ¿No te interesa?

-No, mamá. Somos amigos ahora, o eso intentamos, no hablamos tanto como antes y bueno, estoy preocupada por él. Pero a Daphne también, así que eso no significa que lo extrañe.

- ¿Por qué estás preocupada por él?

-Se ve enfermo - respondió Pansy, recordando el rostro del rubio -. Obviamente no sé qué pasa, porque no nos ha querido decir nada, pero supongo que tiene que ver con… ya sabes. La razón por la cual ya no quieren que me case con él.

-Tienes que entender que no es lo mejor estar vinculados con los Malfoy, o con los Nott.

-Por eso, usted madre, la madre de Daphne y Blaise se han alejado de las demás, lo entiendo - dijo la pelinegra -. Era algo que se veía venir, así como que ya no estén de acuerdo en mi relación con Draco, pero ahora eso ya no tiene importancia porque ya no estamos juntos. Y tampoco creo que volvamos a estarlo.

Sí, le había prometido que podían intentarlo de nuevo en el futuro, pero ella ya no estaba segura de eso. En ese tiempo se había dado cuenta de muchas cosas sobre ellos dos, y no creía que eso volviera a funcionar.

- ¿Por qué te gustaba Draco? - preguntó Ginger Parkinson sentándose al lado de su hija.

Pansy levantó una ceja.

-Madre, sé que me quieres ayudar con mi primera ruptura amorosa, pero no creo que precisamente eso me ayude en estos momentos.

-Primero respóndeme lo que te acabo de preguntar ¿Por qué te gustaba Draco?

-Es fuerte, valiente, ingenioso, inteligente, empoderado - enumeró ella sin ganas -. Es aficionado, tiene buenas visiones… -Pansy suspiró -. En serio mamá, no quiero hacer esto.

- ¿Sentimentalmente hablando?

-Conmigo era lindo, al menos al principio, y siempre me hiso sentir bien. Cuando estaba con él me sentía… completa.

- ¿Solo cuando estabas con él? ¿No es suficiente contigo sola?

Pansy suspiró sin saber que decir. Aun recordaba cuando Draco le había respondido "No me necesitas" cuando ella le había dicho efectivamente que si lo necesitaba. Quizás era un poco sumisa de su parte, pero era la verdad, con Draco se sentía bien. Se sentía mucho mejor que estando sola.

- ¿Tú no te sientes mejor con mi padre?

-Soy independiente cuando me toca - respondió su madre -. Cuando tu padre tiene que viajar por meses y solo nos comunicamos por cartas, tengo que estar sola durante mucho tiempo.

-Pero siempre sabes que volverá - dijo Pansy -. No quiero que comparemos tu relación con mi padre, con la mía y Draco, por favor.

No había punto de comparación, ellos eran dos adolescentes y sus padres llevaban más de veinte años de casados.

-Como desees, pero Pansy, yo no te crie para que dependieras de un hombre.

-Disculpa que te lo diga, pero mi padre es aquí el que trabaja - Pansy se estaba metiendo en la boca del lobo, pero no estaba de acuerdo en lo que le decía.

-No hablo económicamente - se corrigió -. Hablo personalmente. Pansy, no necesitas de un hombre para ser feliz, no necesitas a Draco para sentirte bien contigo misma.

-Sí tengo autoestima - aclaró Pansy.

-No me refiero a eso solamente, me refiero a que creer que puedes ser feliz sin un hombre al lado.

-Estoy bien, mamá - repitió Pansy -. Te lo digo en serio. La pasé mal una semana y después lo he ido superando poco a poco, pero al menos algo.

-Y eso me parece increíble - asintió ella -. Tal vez sea un buen muchacho, o era un buen muchacho, y como dices, era un buen chico contigo y eso es lo que vale. Tú lo quisiste mucho y él no te correspondió - Pansy se estaba exasperando, no quería escuchar eso ahora ¿acaso no era fácil de comprender? -, y eso es lo que demuestra que eres demasiado para una persona.

Pansy levantó la mirada y vio a su madre a los ojos. Quizás eso si necesitaba oír.

-Está bien - Pansy se mordió el labio y siguió -. Entonces ¿han cancelado en definitiva el acuerdo?

-Sí - respondió Ginger -. Tu padre y yo lo hemos hablado mucho, y creemos que es lo mejor para ti y nuestra familia. Los Malfoy no nos lo pusieron difícil.

-Entonces ¿ahora me buscarán otro marido?

-Tomaremos un descanso sobre ese asunto - accedió su madre -. Esperaremos a que salgas con alguien más.

-No voy a salir con nadie por ahora - comentó la pelinegra.

Aun una parte de ella no superaba a Draco, y no creía que en estos momentos pudiera salir con nadie. Además, nadie más le llamaba la atención de los que estaban en Slytherin. No estaba interesada en Theo porque estaba con Daphne y en Blaise, ni loca. Crabbe y Goyle… tampoco ni loca. Y los de séptimo, no le llamaban la atención, hablaba con ellos y se llevaban bien, pero eran demasiado escandalosos. Estaba decidida a salir del colegio y encontrarse a un antiguo Slytherin con el que no se llevara más de diez años… no había muchas opciones.

Al menos sus padres no la obligarían a casarse con alguien con el cual no sintiera nada. Esperarían a que saliera con alguien nuevo, y después arreglarían el acuerdo nupcial. Esa idea le gustaba.

-Madre - dijo Pansy haciendo que su madre pusiera de nuevo sus ojos en su única hija -. Probablemente sí lo sepas, así que por eso te voy a preguntar ¿También estás planeando algo secreto para mandarme lo más lejos de Inglaterra?

-No - respondió ella bastante sorprendida. Pansy no creía en su sorpresa porque seguía creyendo que Channel Greengrass le había hablado sobre lo que planeaba hacer con sus hijas -. ¿Por qué dices eso?

-No lo sé - contestó ella encogiéndose de hombros -. Quizás pienses que es lo indicado.

-No voy a dejar que mi otra hija se aleje a kilómetros de mí - Eso no parecía pensar la madre de su amiga.

-Me alegra, porque yo tampoco deseo…

- ¡Donde están mis mujeres!

- ¡Magnus! - las dos saltaron al ver su hijo y hermano.

Por fin lo veía. Habían pasado como más de dos años desde que su hermano se había largado de Inglaterra y por fin volvía a verlo.

-Merlín, han pasado como dos años - dijo su madre al borde de las lágrimas volviendo a abrazar a su primogénito.

-Qué exagerada - el chico le restó importancia -. Además, fuiste tú la que me obligó irme a Croacia.

-Era lo mejor para ti - respondió la mujer -. Arregla tus cosas, Mag, a las doce nos vamos donde tus abuelos.

-Perfecto, muchas gracias - su hermano la miró a ella -. Ahora tenemos que tener una charla de hermanos, hermanita.

-No, gracias - Pansy volteó los ojos -. Tú no eres un ejemplo a seguir como para tener estas charlas.

-Me han dicho que te han terminado.

- ¡No te rías! - pidió ella al verlo reírse con ganas -. No es nada gracioso.

-Deberías alegrarte, jamás me cayó bien tu novio. Bueno, ex novio.

Pansy le tiró un almohadón de plumas de unicornio en la cabeza.

-No nos vemos hace dos años y vienes a burlarte de mí ¿Qué te has creído?

-Tu hermano mayor - respondió él con arrogancia. Pansy volteó los ojos -. Siempre creí que Draco era un capricho de adolescente - Pansy volvió a rodar los ojos -. En unos meses serás mayor de edad y podré presentarte a unos buenos amigos.

¿Draco era un "capricho de adolescente"? Sí. ¿Se sentía especial y triunfadora por el hecho de estar con el príncipe de las serpientes, el chico más popular de Slytherin y el más guapo de su casa? Sí.

Sí era un capricho de adolescente.

-No, gracias - respondió ella rápidamente -. Tus amigos son unos inmaduros.

- ¡Pero qué tal humor te la traes! - fue el turno de su hermano de voltear los ojos -. ¡Dale, hermanita! Serán unas buenas vacaciones.

------------------------------------------------------

Eso de "buenas vacaciones" no lo creo, ups. Ya veremos en el siguiente capítulo. 

Espero sus comentarios, besos. 



« Capítulo 14 - Draco "¡Soy uno de ellos!" Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 16 - Theodore "Jamás me dejes" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.