Historia al azar: 15 años es suficiente
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » Un viaje a otro tiempo
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

Un viaje a otro tiempo

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

Ethel estaba acostada en el suelo. Sus manos no paraban de sudar, miraba alrededor y le daba escalofríos encontrarse en la casa de Albert. Estaba completamente destruida, al parecer alguien le había prendido fuego quedando solo los cimientos. Ethel miro a Casandra que estaba recitando un hechizo alrededor de ella.

     ¿Cuándo podre volver?

     Cuando el ciclo de Albert termine, te regresare— tocándola delicadamente en su hombro — es por eso que hice el hechizo de vinculación, a si sabre en qué momento traerte de vuelta.

     Casandra — costándole decirle lo que en verdad sentía — yo…

     ¿Qué sucede Ethel? — dándose cuenta de lo que pasaba— Tienes miedo ¿verdad?

Ethel asintió.  

     Que pasa si Albert toma posesión de mi cuerpo…si lo controla aun mas…desde el incidente en la escuela— sin apartar la mirada de ella— me he sentido diferente. Siento como si no fuera yo misma.

Casandra no quería mentirle, sabia de los riesgos que implicaba una regresión. Y mas en ellas. Georgia le había advertido que una parte de Albert se había quedado en las niñas. Esperando una oportunidad de poder apoderarse de sus cuerpos.  Pero a pesar de lo mucho que quería decirle la verdad. Sabía que ese no era el momento de hacerlo, correría más peligro si se lo decía. En vez de eso, solo le dio una advertencia.

      Ethel no olvides quién eres tú. Una parte de tu ser, olvidara quien fuiste. Aférrate a  lo que es importante para ti ¿entiendes?— tomándola de la mano.

 

Musica de fondo Inuyasha, Futari no kimochi: https://www.youtube.com/watch?v=UKRItpmH1FY

Ethel se tranquilizó. La señorita Gullet, Miriam y Casandra observaron en que punto se encontraba la luna. Esta tenía que estar en su punto mas alto para poder recitar el hechizo.  Y cuando la luz la envolvió el cuerpo de las chicas, pasaron sus manos por todo su cuerpo. Diciendo al unisono.

     Madre luna, que el cuerpo de esta bruja permanezca, pero que su espíritu se eleve. Haz que su alma viaje a otro tiempo. Al tiempo antes de que Albert se convirtiera en lo que es hoy.

 El cuerpo de Ethel empezó a brillar con mucha intensidad. Empezando a desprender  el alma de su cuerpo. Este era de un color amarillo, que irradiaba una calidez que incluso tranquilizo a casandra. Pero que esta era eclipsada por el orgullo y la ambición que siempre la acompañaban.

Casandra miro como su alma se elevaba al cielo, junto con el de las demás niñas. En dirección a la luna. Un portal que las enviaría a un viaje, del que no volverían hacer las mismas.  Casandra rápidamente junto el dedo medio y el índice, y de su pecho saco un lazo que se adhirió al alma de Ethel. De igual manera, Miriam y la señorita Gullet hicieron lo mismo. Dándole no solo energía vital a su cuerpo mientras el alma estuviera fuera, sino también para guiarlas de regreso.

. . .

Conforme flotaban e iban hacia adelante. El tiempo iba retrocediendo, la noche ya no se sentía tan atemorizante, sino se fue tornando clara, pacífica y bella. Veían desde el cielo como las casas se empezaban a reconstruir lentamente. Los arboles recobraban nuevamente vida y miraban asombradas como las personas aparecían de la nada, como si de fantasmas se trataran. Poco a poco el tiempo se fue ralentizando, y miraron que, en el centro de aquel pequeño pueblo, había gente bailando, celebrando alegremente alrededor de un enorme caldero. Los niños corrían alrededor. Y los hombres no paraban de beber.

Y sentado sobre un enorme tronco se encontraba un joven, de cabellos negros y ojos azules. Cantando. Se sentía tanta alegría, que le era difícil creer a Ethel que se trataba del mismo ente maligno que había asesinado y torturado a Agatha. Preguntándose ¿Cómo una persona puede cambiar tanto, en tan poco tiempo?

Ethel sintió como su alma era jalada por el cuerpo de Albert. Y cuando abrió los ojos de nuevo, despertó en el cuerpo de otra persona. Era extraño, podía sentir el frio de la noche tocar sus mejillas y sus dedos, eran como si verdaderamente rosaran las cuerdas de aquella guitarra, mientras miraba de reojo aquella bella joven de cabellos rubios. Ethel no tardo en reconocer quien era ella. Era Amelia, su antepasado, pero más joven. Se veía realmente feliz. Podía sentir el inmenso amor que sentía por ella. Pero de repente fue jalado por otra mujer, despertándolo de su feliz estancia.

     ¡Ven hermano! —dijo una chica de la edad de su hermana Esmeralda, ella al igual que él, era de cabello oscuro y muy hermosa—  ¡Vamos a bailar! Tal vez así te animes a sacarla ¡ehh! — dijo mientras reía y miraba a Amelia.

Dejando rápidamente su guitarra en el tronco. Uniéndose al festejo, que no hizo otra cosa que bailar y cantar durante toda la noche. Mientras no dejaba de ver a aquella bella joven.

 



« Regresión Comenta este capítulo | Ir arriba Albert »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.