Historia al azar: Atardecer
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » Asturistas
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

Asturistas

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

https://www.youtube.com/watch?v=vHL3m4PxSlE&list=RDvHL3m4PxSlE&index=1


El hombre roto se encontraba sentado frente a un espejo. El silencio hacia que pudiera escuchar su propia respiración dentro de su cuarto. Esta era antigua, no habían cambiado el diseño de su casa en generaciones. Y le agradaba así. Paredes tapizados con enormes y preciosas alfombras en el suelo.

Se había criado en ese ambiente asolador y solitario durante tanto tiempo, que ya estaba acostumbrado a la oscuridad de aquellos enormes pasillos. A sus fantasmas. Camino lentamente  hasta quedar frente al espejo que estaba en su habitación.

Podía ver sus ojos a través de aquella mascara. Ver la sangre impregnada en ella. Tomo su cuchillo y ligeramente se quitó otra parte, quedando mas expuesto su rostro. Sabia que tenia que alistarse para enfrentar a los demás miembros. Hacerles saber que sus hombres habían muerto trágicamente en manos de unas niñas.

Con el medallón sobre su mano. El que le había quitado a Astor antes de matarlo, le creerían. Se aseguraría de eso

. . .

Después del incidente con el hombre roto. Los miembros del consejo se habían reunido en la oficina del consejo mágico de brujas, para decir el futuro de las tres niñas.

     ¡Claramente son un peligro! ¡Nadie estará a salvo hasta que las petrifiquemos! — dijo Conrad mirando a Úrsula para después posar su mirada al Gran Mago— la directora no solo oculto información relevante de su estudiante Ethel Hallow, sino debido a eso alguien murió en el proceso y… tengo claro quien fue ella quien la asesino

     ¡porque Albert la poseyó! — dijo Úrsula alzando la voz— No es culpa de mi hija o de las otras niñas…Gran mago no puede creer lo que dice Conrad.

     Lo lamento Úrsula…pero el tiene razón. Si eran inocentes ¿Por qué la profesora Gullet se las llevo? Tengo entendido que las brujas que siguen a  Agatha no ayuda a nadie que no sea de su aquelarre.

     ¿Que? — no creyendo lo que estaba escuchando— Señoría no puede condenarlas, no tiene pruebas de lo contrario

     Su señoría debemos dar órdenes de capturar a ella y las demás niñas, son peligrosas, podrían exponernos.

Los demás miembros del consejo se miraron unos a otros. Deliberando, no creyendo que unas adolescentes fueran realmente tan peligrosas. Conrad no podía permitir que tuviera una oportunidad de que pudieran ser salvadas.

     ¡Hay pruebas su señoría! …los recuerdos de Amelia Cackle, puedo probar que ellas representan un peligro para el mundo mágico— mirando hacia la puerta.

El hombre roto había planeado todo cuidadosamente para proporcionar no solo las pruebas que avalarían sus palabras. Sino que haría que la comunidad mágica se pusiera en contra de la familia Hallow. Controlándolo todo desde las sombras. Úrsula podía tener la palabra de la directora, pero él sabía que eso no seria suficiente para salvar la vida de su hija. Para ese momento su credibilidad estaría puesta a duda. Con la perdida pastoral de tres alumnas, un asesinato sucedido en los terrenos de su escuela y las continuas mentiras que había hecho para esconder las maldades de Ethel, seria suficiente para condenarla.

La señorita Cackle entro por la puerta principal con su ropa y sombrero negro hasta llegar al centro del consejo mágico. 

     Hola Amelia, lamento que nos veamos en estas condiciones— dijo el Gran Mago— siento mucho tu perdida.

     Gracias su Señoria

Conrad no perdiendo el tiempo, realizo un hechizo para que las memorias de la directora salieran a la luz. Un humo color blanco salió de su cabeza, formando un círculo. Donde sus recuerdos eran proyectados a todos los ahí presentes. Y con una sonrisa sobre su rostro fue mostrando como Ethel había asesinado a Agatha. Como Griselda había matado a un cazador de los Asturistas.

     ¡Imposible!— dijeron algunos del consejo petrificados a los que estaban viendo.

     ¡Ven! — alzando la voz Conrad señalando con una de sus manos los recuerdos de la directora— Ethel y las demás niñas no solo son una amenaza sino que nuestro mundo como lo conocemos peligra.

Impaciente, Úrsula se adelanto. No podía seguir viendo como Conrad difamaba el nombre de Ethel. Y sabia que si no hacia algo, la elite de hechiceros cazaría a su hija y a las demás. Y con un movimiento de su mano, cambio abruptamente el recuerdo. En el estaba Agatha invocando al espíritu del bosque para liberar a Ethel del control de Albert.

     Su señoría es notorio que Agatha utilizo un hechizo de invocación poderoso para liberarlas ¿Cómo castigar a unas niñas que claramente están siendo manipuladas por un espiritu?

     Ese es el punto su señoría

     ¿Qué quieres decir? — dijo Dana una de las miembros.

     ¿Porque habría un espíritu de poseerlas? Especialmente uno tan poderoso…que relación guardaría con estas niñas— mirando a cada uno de los miembros— si realmente fuera verdad lo que dice nuestra hermana Úrsula ¿no estarían escondiendo algo mas? — dirigiéndose a Amelia— Dígame....¿Que estaba haciendo exactamente esa noche que no se dio cuenta que 5 cazadores Asturistas entraron a los terrenos de la escuela atacar a 3 niñas bajo su cuidado?

     Era la noche de padres — reprendiéndose a si misma— estaba hablando con ellos sobre el desempeño de sus hijos, cuando sentí un temblor sobre el castillo

     ¡!Ahh!— dijo Conrad mientras la rodeaba— entonces nunca se dio cuenta de su presencia…usted, la encargada de salvaguardar la seguridad  y el bienestar de las alumnas…Entonces ¿Cómo asegura que Ethel fue poseída por un espíritu? 

     Presentaba todos los signos de estar poseída

Conrad se paro frente de ella, mirándola a los ojos, sonriente.

     Entonces ¿De dónde salió un espíritu tan poderoso Amelia Cackle?— alzando mas la voz, quería que todos los ahí presentes escucharan lo que tenia que decir— si no mal recuerdo su familia a velado por esa Academia por generaciones. No le creería si no supiera— sonriendo

Amelia no aparto la mirada de aquel hombre. Sabia donde quería llegar. Y sabia que si mentía, acusarían a Ethel de asesinato, mal uso de la magia. Pero si decía la verdad, la petrificarían, y no solo a ella, sino a Sophie y Griselda también por ser las herederas del Aquelarre Oscuro. Era un secreto que  la familia Hallow y Cackle conocían. Ni siquiera el Gran Mago conocía de aquella maldición.  Estaba entre la espada y la pared.

No tuvo otra opción que decir la verdad.

     Salió del castillo, era un espíritu que estaba atrapado entre los muros de mi Academia

     ¡Quee! ¡No puede ser!­ — murmuraron los miembros del consejo sorprendidos por la revelación— ¿Lo escondió todo este tiempo?

     Ustedes lo escucharon, ¡la directora no solo mintió, sino que puso en peligro a sus alumnas! Pido que no solo sea destituida como directora sino que se capture a Ethel Hallow y las demás niñas, no sabemos si aun están expuestas ante aquella presencia maligna y nos expongan al mundo humano. Sabemos que incluso los Asturistas las quieren

Úrsula tenia que pensar rápido si quería salir librada de esto y ganar algo de tiempo. Si esto seguía como hasta ahora. Las descubrirían y serian castigadas con la pena máxima por romper una de las leyes más sagradas. La de exposición del mundo mágico.

     Su señoría, si es verdad lo que dijo la señorita Cackle que mejor que ella para eliminar aquel espíritu— sentía como su corazón se hubiera salido de su pecho, su respiración se hizo mas rápida. Pero trato con todas sus fuerzas de controlarse, tenia que fingir si quería que su plan funcionara a la perfección— y propongo que como castigo sea ella quien petrifique a las niñas para que nuestro mundo no quede mas expuesto

     ¿Úrsula entiendes el peso de tus palabras? —pregunto el gran mago — No volverías a ver a tu hija— dudando de su decisión. Siempre había creído que ella era una persona fría, pero no a tal grado para sacrificar a una de ellas— ¿Por qué ese cambio?

     Todos en esa sala saben mi preferencia por mis otras dos hijas. No es ningún secreto. Si tengo que elegir— dijo con todo el descaro del mundo, tratando de mantener su fachada— elijo a Esmeralda y a Sybil. Con ellas perdurara nuestro linaje. Es simple supervivencia su señoría.

Todos en aquella sala se creyeron el cuento que había dicho Úrsula. Todos menos Conrad. Sabia que ella era una mujer inteligente. Algo en su interior le decía que tramaba algo.

     Bien está decidido— levantándose el gran mago— doy mi orden para capturar a Ethel Hallow y tu Amelia Cackle serás quien la petrifique, como castigo. También serás destituida de tus funciones como directora.

Amelia se dio la vuelta y antes de irse se detuvo por un momento en frente de la madre de Ethel. Mirándola por un momento. Úrsula sabia lo que significaba "Espero que estés segura de lo que acabas de hacer". Para después marcharse. Úrsula trataba de mantenerse fuerte. Y hasta el último momento en que desapareció mantuvo su fachada.  Cuando llego a su casa, sus fuerzas la abandonaron. Se sentó con dificultad enfrente de su escritorio. Con su espíritu casi vencido. Tratando fuertemente de no llorar.

Tomo una foto de Ethel que estaba encima de su escritorio. Y sus lagrimas la traicionaron.

     Lo siento Ethel, lo siento mucho— acariciando la foto— te prometo que are todo en mis manos para salvarte. Espero que puedas perdonarme.

 

 

 

 

 



« La calma antes de la tormenta Parte 2 Comenta este capítulo | Ir arriba Regresión »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.