Historia al azar: Que puedo Hacer???
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » La cruda verdad
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

La cruda verdad

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

Úrsula camino lentamente por el pasillo, hasta llegar al cuarto de Ethel. Cuando puso la mano sobre el picaporte, agacho la cabeza y respiro varias veces antes de pasar. Estaba tratando de reunir toda la fuerza que le quedaba, tratando de preparase a lo que habría dentro de aquella habitación. Empezó abrir la puerta, lenta y pausadamente. Y al entrar no vio nada. Solo un dormitorio vacío.

No importo cuantas veces se había hecho a la idea que Ethel no iba estar ahí. Igualmente, el dolor la invadió. Miro alrededor y vio sus cosas ordenadas, su cama tendida y algunos libros sobre la mesa. Y no pudo evitar que varias lagrimas se resbalaran por sus mejillas. Se sentó sobre la cama de su hija, poniéndose la mano sobre la boca para evitar que alguien pudiera escucharla llorar. Como había hecho varias veces antes. Sintiéndose fracasada, impotente. Ya que no importaba cuan lista fuera, no podía encontrar una solución para salvar la vida de su hija.

Pero aun así se obligaba a levantarse cada mañana, repitiéndose una y otra vez. Tratándose de convencer a si misma que las cosas estarían bien. Que tenía que ser fuerte, por su familia. Sino todo se derrumbaría. Así que se irguió, levantando ligeramente su mentón. Mostro una fachada de superioridad que solamente ella sabía que era falsa. Ya que muy dentro de ella, sabía que estaba muerta de preocupación y de miedo. Cerro la puerta tras ella y se apresuró a ir a la oficina de la señorita Cackle. 

.  .  .

Ethel mientras tanto, estaba parada al lado de la ventana, mirando a cada una de ellas. Armándose de valor, para decirles la verdad de su situación. ¿Pero cómo le dices a alguien que va a morir? Busco en su mente varias opciones, pero sabía que ninguna palabra por más linda que fuera. Suavizaría la verdad.

    Ethel por favor cuéntame lo que pasa— dijo Griselda mirándola a los ojos suplicante— ¿es verdad lo que me dijo Sophie? Que... por eso… mi madre… ¿la asesinaron? 

Ethel ni siquiera pudo mirarla cuando empezó a contarles todo lo que sabía. Sobre Albert, sobre la maldición. Y de la advertencia que Amelia le había dado en sueños. Les había dicho todo, menos lo que en verdad importaba. 

      ¿¡Y POR QUE NO DIJISTE NADA EN CUANTO NOS CONOCISTE!?—  dijo Griselda lazándose contra Ethel, tomándola de la camisa y estampándola contra la pared — PUDIMOS DETENERLO…detenerlo antes de que….— agachando la cabeza, recordando vagamente lo que había hecho con el  asesino de su madre.

      ¡PORQUE YO TAMBIEN ME ENTERE HACE UNOS DIAS! —  dijo Ethel tomándola de las manos obligándola a soltarla—   ¿Cómo crees que fue para mi recibir esta noticia de una nota y no de las palabras de mi  propia madre? ¿Cómo crees que me sentí cuando me enteré que me había mentido por tantos años? Y que la persona más cercana a mí me había traicionado

El silencio inundo la habitación. Ethel respiro hondo y trato de contar lo demás con más tranquilidad. Se los debía, después de todo lo que les había hecho pasar.

    Hay más…—  dijo Ethel— Amelia también… nos dio una solución para detenerlo

    ¿Cual?  — se apresuró a preguntar Sophie— ¿Cuál es Ethel?

Tardó en responder. No podía ni siquiera mirarlas. Se volteo y miro través de la ventana, se había hecho de noche.

    ¿Ethel?  — dijo Griselda 

Ethel dejó caer sus manos al lado de su cuerpo, rindiéndose a lo que no podía posponer por más tiempo. Trato de no llorar. Obligándose a si misma a decirles lo que había descubierto en aquel viejo sótano. 

      En realidad nos dio 2 opciones…la primera es que antes de cumplir los 13 años tendré que perder mis poderes, así Albert no podrá poseerme y la maldición pasara de nosotras…

      ¡Entonces hagámoslo !— interrumpiéndola Griselda.

      Deja que termine— dijo Sophie— debe haber mas ¿cierto? — mirando a Ethel.

      Sin embargo…— volteando a verlas— la maldición afectara a las generaciones que nos sigan… esto no terminara, solo estaremos pasando este problema a alguien más.

      ¿Y cuál es la otra opción? — pregunto Georgia.

      El hechizo… de desprendimiento de alma…con el estaríamos obligando a Albert a cruzar, dejar este plano terrenal definitivamente

      ¿Pero? — alzando la voz Griselda— hay un, pero… ¿verdad?

      Ethel asintió con la cabeza.

      Cuando terminemos de recitar el hechizo…moriremos… nuestras almas encadenaran a la de Albert, solo nosotras podemos hacer el hechizo

El silencio embargo la sala. Nadie esperaba esa respuesta. El significado de lo que había dicho era más grande de lo que esperaban y su peso, a un mayor. Nadie esperaba no volver a ver a sus familias nuevamente. Que su destino cambiara tan de repente. De la noche a la mañana habían pasado de ser unas simples estudiantes, a ser unas malvadas brujas. Que nadie apoyaría o creería, fuera del Aquelarre de Agatha.

      Abby debe estar preocupada por mi— sin poder creerlo a un, empezando a llorar

      Mi padre— dijo casi inaudible Griselda.

Sophie corrió hasta la puerta y justo antes de que tocara el picaporte. La voz de Ethel la detuvo.

      ¡Alto Sophie! — dijo Ethel— no puedes volver con tu hermana, lo sabes ¿verdad? Los cazadores te perseguirían y la pondrías en riesgo….

      Soy la única familia que le queda— dijo sin voltear a verla saliendo de la habitación—  Ella ha sacrificado tanto por mi

Ethel corrió tras ella, pero Griselda la detuvo, interponiéndose en su camino.

      ¿¡Griselda!? ¿Qué haces? Sabes lo que pasara si los cazadores la atrapan— tratando de perseguir a Sophie, pero Griselda la tomo por el brazo. — HAZTE A UN LADO— mirándola a los ojos.

      Crees que solo puedes decirnos que moriremos y que jamás volveremos a ver a nuestras familias… ¿solo asi?… ¿Cómo se que no nos estas mintiendo? ¿Qué el hechizo no solo se trata de ti?

      ¿Que? — dijo Ethel sorprendida— Viste lo que paso allá ¿Cómo puedes decir eso? — soltándose de Griselda bruscamente.

Casandra trato detenerlas, pero Georgia la detuvo. De las manos de Griselda empezaron a salir chispas. Ethel la vio e hizo lo mismo.

      No empieces algo que no vayas a terminar Griselda.

      Hacer que… ¿esto? —   lanzándole rayos a Ethel, lanzándola por la ventana.

Ethel recito un hechizo de protección justo a tiempo antes de caer al suelo. Sophie al escuchar el ruido se volteo y corrió rápidamente hacia donde Ethel había caído.

      ¡Ethel! …Ethel ¿estás bien? — hincándose a su lado, mirando que no estuviera seriamente lesionada. 

      Si estoy bien— reincorporándose y devolviéndole el ataque a Griselda.

      ¡PAREN! — grito Sophie tratando de detenerlas— ESTO NO VA SOLUCIONAR NADA

Griselda se desestabilizo, retrocediendo hacia atrás.

    ¡¿CREES QUE YO QUERÍA ESTO?!… QUE QUERÍA ESTAR EXILIADA…—  bajando la voz—  lejos de… mi familia. —  bajando las manos, apagando su poder— ¡Adelante! ¡Hazlo! — mirándola— nada de lo que hagas hará cambiar las cosas…Albert vendrá igualmente y antes que él, los cazadores.

Griselda no tuvo fuerza para atacarla. La tristeza se lo había absorbido. Dejándose caer sobre sus rodillas.

      ¡MALDICION! — grito Griselda golpeando con puño cerrado el suelo . — ¡MALDICION!

Esa noche, ninguna de las tres dijo alguna palabra más. Solo se quedaron en silencio. Pensando, reprimiéndose a si mismas. No pudiendo evitar extrañar a las personas que habían dejado atrás. Griselda a su padre, Sophie a su hermana y Ethel a su familia.  Resultándoles extraño, que ahora que se encontraban tan lejos, hubieran cosas, palabras que talvez ya jamás les dirían. 




« En un lugar desconocido Comenta este capítulo | Ir arriba Tiempos oscuros »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.