Historia al azar: Sin tu amor
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » Cruda realidad
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

Cruda realidad

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

Musica de Fondo, naruto akatsuki: https://www.youtube.com/watch?v=MpTFOoqCF-I

Ira, Frialdad, Poder.  Estas tres palabras eran claramente lo que podía describir a una Hallow. Y lo que esmeralda jamás pensaba convertirse. Lo tuvo claro desde el primer momento en el que le dijeron que sería la futura cabeza de familia. Como la primogénita y la mayor de dos hermanas, quería ser diferente a ellos. Sin embargo, esa noche algo cambio en ella. Pudo sentirlo dentro de su corazón, esparciéndose.

Se había dado cuenta que había sido muy ingenua, débil. El hombre parado frente a ellas, se lo había demostrado. Lo que significaba tener poder. Decidiendo quien vivía o moría en aquel lugar. Podía percibir como a través de aquella mascara cuarteada, sus ojos se posaban en ella. Y después en Ethel. Claramente la mataría sin miramiento alguno.

      Que decepcionante — dijo el hombre roto volviéndolas atacar con una llamarada, sin piedad alguna. Una y otra vez, presionando a Esmeralda para que bajara su campo de fuerza. Esperando a que se rindiera

Alrededor de ellos, el fuego seguía extendiéndose. Consumiéndolo todo. Dejando su marca de cenizas y muerte por donde pasara. Desde el castillo podía verse claramente la llamarada devorando más árboles, cambiando de dirección súbitamente. Pasando obstáculos, como ríos a gran velocidad.

Esmeralda no dejo de mirarlo ni por un momento, mientras seguía manteniendo el campo de energía.  Lo observaba como a un animal ponzoñoso que debía exterminar. La oscuridad que había quejado a su familia por años, ahora estaba naciendo en ella.

      Eso es, me gustan esos ojos— le dijo el hombre de la máscara cuarteada.

Estaba cansada, sentía como si sus fuerzas lentamente la estuvieran abandonado. Esta vez la suerte no la ayudaría. Los milagros no ocurrirían. Tan solo la cruel realidad que había frente a ella. El hombre roto se acercó y con tan solo el toque de su mano, el escudo que las tenía protegidas había desaparecido.

      Escucha cumpliré el destino… — caminando lentamente hacia donde estaban ellas. Sabía que había ganado, ya no había necesidad de apresurarse— que mi ancestro Jeremías Astur me encomendó— parándose a unos centímetros frente a Esmeralda

Miro a Ethel y a las demás niñas, extrañado. El hechizo de confusión que Gullet había puesto en ellos, había pasado. Saco su cuchillo e hizo aparecer el clon de Ethel sobre sus brazos. Amelia y la señorita Hardbroom se encontraban demasiado débiles como para realizar algún tipo de magia.

Esmeralda utilizo sus últimas energías para abalanzarse y detenerlo. Pero ya era demasiado tarde, había apuñalado a Ethel en su pecho.

      ¡Nooo!— gritaron al unísono la señorita Cackle y Esmeralda

Solo para solo darse cuenta al poco tiempo, que se trataba de una simple copia hecha con una rama de árbol y una flor.  Estas cayeron al suelo mojado, desintegrándose.

      Al parecer tengo presas que cazar— dijo soltando una carcajada— esto se esta poniendo interesante — apretando mas el mango de su cuchillo— pero antes— dijo volteándolas a ver— terminare con ustedes.

Viendo tras la cuarteadura de la máscara, sus ojos, que reflejaban un vacío oscuro y sin fondo. Alguien carente de alma. Dándose cuenta de que varias brujas, junto con el Gran Mago se aproximaban a toda velocidad hacia donde estaban ellos.

      ¡Alto! — grito el gran Mago aterrizando rápidamente, siguiéndolos después Úrsula y Abby.

Abby vio los cuerpos de los cazadores alrededor de ellos, asesinados. Y no muy lejos de ahí, el de su hermana, al lado de la señorita Cackle. Con la mirada de frustración fija en ella.

      Falle— dijo Amelia desviando la mirada de la niña

      ¿De que está hablando? ¿Fallar? ¿Fallar en que señorita Cackle?— dijo Abby acercándose rápidamente hacia donde estaba su pequeña hermana—  ¡Sophie!— moviéndola, pero sin efecto alguno.

Abby vio como el cuerpo de Sophie lentamente se fue convirtiendo en cenizas. Desvaneciéndose entre sus manos. Hasta quedar tan solo polvo. Al igual que el cuerpo de Griselda.

      ¡que! — dijo sin poder creerlo.

      ¿¡¡Quién eres tu!!?— dijo Úrsula— ¿Qué hiciste con las niñas? ¡Responde!

      Vas a tener que responder por mucho— dijo el Gran Mago mirando alrededor.

      ¿Yo? — dijo el hombre de la máscara cuarteada, mientras respiraba hondo aquella esencia de desesperación e ira que se encontraba en el aire. Poniendo sus manos al lado de su cuerpo, alzándolas levemente— Esto…apenas es el comienzo Gran Mago— cerrando sus ojos

      ¿¡Dónde está Sophie!? — dijo Abby— ¿Dónde está mi hermana?

      Han…desaparecido, se… las han llevado— respondió la maestra Cackle— Gullet nos engañó con magia antigua. Nos utilizó como cebo, solo para poder escapar con las niñas

Úrsula se detuvo a mirar aquel hombre. Podía sentir algo familiar en él.

      A ti te he visto en algún lado…¿Quién eres?

      Pronto lo descubrirás Úrsula Hallow…pero solo confórmate con saber, que seré la persona que matara a tu hija y a las demás niñas. Así como todo aquel ose ponerse en mi camino.

      Que te hace creer que te iras de aquí— interrumpió el Gran Mago.

      No has visto a tu alrededor…este fuego se extiende a lo largo y ancho de todo este bosque— soltando una risa— en pocos minutos la villa que hay cerca de aquí se reducirán en cenizas. Puedes elegir, usas tu poder y me detienes, o controlas el fuego con tu poder y las demás brujas.

Úrsula no le tomo mucho tiempo para descubrir que era él.  Vio su cuchillo, los hombres que había alrededor. Y las heridas que le había infligido. Eran profundas y limpias….como la de…su hermana.

      Eres el asesino de Corybrok—dando unos pasos hacia adelante— eres…el hombre que estuvo en mi casa esa noche…la

      Noche en que no solo provoque el incendio, si no que mate a tu hermana— terminado la frase— y por poco a tus hijas. Así es, lucho para que no acabara con la heredera de Albert Nightmare, aun cuando absorbí toda su magia.

Úrsula se quedó helada. Fría, aun recordaba cuando encontró a Clarisa debajo de los escombros de su antigua casa. Sabía que había muerto por la herida que le habían infligido en su estómago. Se había desangrado antes que el fuego envolviera toda la casa…y a ella. La habían matado con un tipo de arma especial, hecho específicamente para matar a todos los seres mágicos. Un cuchillo absórbete, capaz de aspirar toda la magia de una bruja. Dejándola vulnerable.

Úrsula se abalanzo contra aquel hombre, por primera vez en mucho tiempo se dejó dominar por sus sentimientos. La ira, frustración acumulada desde hace años, había explotado.

El hombre roto alzo su cuchillo, y con un ligero movimiento de su mango. Empezó a absorber los poderes no solo de Úrsula, sino también del Gran Mago y todos los ahí presentes. A los pocos minutos después, una perla color sangre. Se encendió, inmovilizándolos.

      ¿Qué clase de magia es esta? — dijo el Gran Mago tratando de moverse.

      Es mi propio don— contesto el hombre de la mascara cuarteada

      El don del linaje Astur, el linaje maldito— dijo Abby inútilmente tratando de alzar una barrera

      Esta arma no solo me permite amplificar mis poderes, sino que mientras los absorbe, puedo conjurar cualquier hechizo que se me venga gana sin decir el conjuro.

Aquel hombre camino hacia donde estaba Úrsula. Detenida en el tiempo. Poniéndole el cuchillo en su garganta.

      Escúchame Úrsula no te matare aun…— dijo mientras se acercaba y le hablaba al oído— antes veras morir a tu familia, empezando con la heredera del Aquelarre Oscuro. — para desaparecer por un portal.

 

 

 

 

 



« Los últimos deseos Comenta este capítulo | Ir arriba En un lugar desconocido »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.