Historia al azar: Dias en la playa
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » Los últimos deseos
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

Los últimos deseos

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

Musica de fondo Naruto : https://www.youtube.com/watch?v=fty6Z45bPxU  

Esa misma noche todas las brujas del aquelarre se reunieron bajo el gran árbol. Alrededor del caldero. Vestidas formalmente con su capa y sombrero negro, junto a sus escobas. Para despedir a quien era una de ellas y escuchar sus últimas palabras. Georgia siendo ahora la líder, arrojo unas gotas de la sangre de Gullet dentro del caldero. Y de él broto un humo espeso, gris, que se extendió a lo largo y ancho de aquel árbol.

Unas imágenes lentamente empezaron a emerger. Primero borrosas, haciéndose más nítidas conforme el tiempo pasaba. En ella había dos mujeres viéndose a los ojos. Una con su mirada triste, pero firme y la otra suplicante. Pero temerosa.

      Geraldine— dijo Agatha triste— tienes que prometerme algo.

Agatha se acercó más a ella, tomándola hombro.

      Quiero que te escondas y lleves a esas niñas a nuestro Aquelarre, ya no están seguras en este lugar— dijo Agatha mirándola a los ojos— no importa lo que pase o lo que oigas, estarás entre las sombras. Y encontraras el momento perfecto para llevartelas

      ¡No voy a abandonarte Agatha!

      Escucha Gullet…si esas niñas mueren, las esperanzas de derrotar a Albert— volteando a ver en dirección dónde provenía la pelea — se habrá perdido…

      ¡Agatha! — no terminando de creer lo que estaba diciendo— Esa ya es responsabilidad de Amelia, no tuya…tu madre la escogió por encima de ti…¡por años! Ahora ella es la responsable, no tu.

      ¡Geraldine! — alzando la voz para que entrara en razón.

      ¡Noo! Ahora no me vengas con  la bruja buena que quiere salvar al mundo— dando un paso para atrás— ¡Vámonos!…tenemos tiempo para escapar.

Gullet le dio la espalda, caminando unos pasos hacia adelante.

      ¡Gullet!… Archer las buscara y las matara…como a nuestras hermanas, ¡ellas son como nosotras!…sabes… que nadie peleara por ellas, cuando se enteren quienes son realmente y lo que han hecho… ya de por si las creen malvadas.

Gullet agarro con fuerza el medallón que estaba colgado alrededor de su cuello. Pegándolo mas contra su pecho.

      Griselda es su hija…es hija de Agnes.

      ¡Que! — volteándose enseguida— ¿Como? Pensé que…— sin poder creerlo.

      ¿Había muerto hace años?... no, lo mantuve en secreto todo este tiempo para mantenerla a salvo. Cambie su identidad, la de ella y la su padre. Y tienes razón, no soy buena…hice muchas cosas malas a lo largo de mi vida que no puedo cambiar, pero me he dado cuenta que— acercándose más a ella—   no quiero que  terminen de esta manera las cosas. No quiero que Archer gane…no quiero que Albert gane.

      Han hecho mucho daño como para dejarlos ir— volteándose— tienen que pagar por lo que hicieron.

      ¿Entonces?...¿Cuento contigo?

      Si, protegeré a esas niñas y las llevare lejos de aquí. Lo juro

Los recuerdos dentro de la caldera proyectaban lo que había sucedido. El ataque de las niñas por los cazadores. La aparición de Albert y… la muerte de Agatha. Y la promesa que le había hecho Gullet a ella.

 Reunidas bajo ese enorme árbol, alrededor de esa fogata. Viendo la realidad de los hechos, de cómo habían sido víctimas de un hombre con un sentido torcido de la paz y la tranquilidad. Y como había planeado todo para que fueran expulsadas por las mismas reglas, que fueron hechas para proteger a todas las brujas. Aquellos recuerdos se fueron haciendo cada vez más borrosos, hasta finalmente desaparecer. 

Casandra se quedó sin aliento. Se le formo un nudo en la garganta, no pudiendo emitir algún ruido. Se abrió paso entre las demás brujas, alejándose lo más que pudo de aquel lugar. No quería que nadie mas la viera. En eso era igual que su madre. Orgullosa. Se recargo sobre una enorme roca, tratando de aliviar un poco su dolor. Llevando la mano a su boca para evitar llorar. Pero resultando inútil. El recuerdo de su madre tendida sobre el suelo. Sin vida. Inundo de lágrimas sus ojos, mojando sus mejillas.

Sentía como si una parte de su corazón, se hubiera ido con su madre. Se sentía  vacía y sin dirección.

      Esta noche hermanas— escuchaba mientras se deslizaba por la roca—  es trágica para nosotras, ya que no solo despedimos a nuestra guía y líder….si…no, alguien que lucho verdaderamente por nosotras…hasta el final

Georgia disperso tierra al aire.

      Descansa hermana Agatha…hasta que nos volvamos a ver de nuevo

      ¡POR AGATHA!— grito una de las brujas alzando su escoba.

      ¡POR AGATHA!— grito alguien mas.

¡AGATHA! ¡AGATHA! Y una a una fueron alzando sus escobas al aire, en señal de respeto. A su líder caída. Mientras que Gullet estaba siendo tratada dentro, por sus heridas. Viendo fijamente al techo, apretó sus manos tan fuerte, que estas empezaron a sangrar. Jurándose a sí misma, que su muerte no había sido en vano. Al mismo tiempo que volteaba a ver a Griselda descansando sobre la cama.

 

 

 

 



« El engaño perfecto Comenta este capítulo | Ir arriba Cruda realidad »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.