Historia al azar: Mi vida 7° curso
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » Parte 5: Sangre en tus manos
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

Parte 5: Sangre en tus manos

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

Música de fondo  Saint Seiya: Remember Sadness: https://www.youtube.com/watch?v=MXTqGjiqnMc

      ¿Por qué no puedes hacer nada bien? — gritándole Úrsula a Ethel, quien se encontraba parada junto a su ella en su habitación— ¡¡ES POR TI QUE ESTAMOS EN ESTA SITUACIÓN!!— alzando cada vez más la voz

Sus ojos irradiaban ira y decepción. Todo lo que Ethel odiaba ver en el rostro de su madre cuando hablaba con ella. Era como estar en una pesadilla. Y no podía hacer nada, más que quedarse callada en una esquina, mirando como su madre no paraba de regañarla. Hacia todo lo posible para mirar hacia otro lado, menos hacia su rostro. Ya que no si lo hacía, se soltaría a llorar.

      ¡Eres una decepción para nuestra familia Ethel! ¡¿Por qué no puedes ser más parecida a Esmeralda?!

Lentamente unas negras y deformes manos huesudas se arrastraban sobre el suelo, hacia donde estaba ella.

      Madre te lo dije… lo hice para que Esmeralda recuperara sus poderes…nunca fue mi intención ensuciar el nombre de nuestra familia.

      ¡Crees que por eso tenemos esta conversación! — dijo Úrsula tomándola fuertemente de los hombros— ¡¡DEBÍ DEJAR QUE TE LLEVARA!!— mirándola a los ojos.

Aquellas manos subían cada vez más por su pierna, jalándola fuertemente hacia la negrura que estaba creciendo en su cuarto. Con cada palabra, una herida se habría. Oscureciendo más el corazón de Ethel.

      ¿Qué quieres decir? — mirándola con los ojos llorosos. No creyendo lo que estaba escuchando.

      Que te di haber abandonado cuando tuve la oportunidad…¿entiendes?— empujándola hacia la pared.

Ethel sentía que se hundía y trataba de aferrarse al cuerpo de su madre, pero no podía. Sus manos simplemente no lograban sujetarse. Y entre las tinieblas, varias manos se retorcían y se agarraban de ella, enterrándola cada vez más. Impidiendo que saliera.

      No…no lo dices enserio…¡ESTAS MINTIENDO!

      ¿Eso crees? ¿Nunca te preguntaste porque jamás voy a tus juntas escolares? ¿Por qué siempre te aparto de nuestras reuniones familiares? — mirándola con desprecio.

Poco a poco el alma de Ethel estaba siendo consumida por sus miedos… por sus inseguridades. Y sin que Ethel lo notara, Albert le hablaba al oído delicadamente, envenenándola a un más. En contra de su madre y de sus propias hermanas. Llenando ese vacío que tenía, con odio.

      Es….porque me odias… ¡ODIAS TODO LO QUE YO REPRESENTO!—dijo con los ojos llorosos que iban cambiado poco a poco a un azul marino intenso. Mientras más manos seguían envolviéndola. — ¡¡SIEMPRE DESEASTE QUE ESMERALDA Y SIBYL FUERAN TUS ÚNICAS HIJAS!!

Musica de Fondo Bleach: https://www.youtube.com/watch?v=XIjW8YXZsJs

Mientras tanto Astor se hallaba reuniendo todo su poder, para poder vencer el campo de fuerza que tenía Griselda. Pero en vez de debilitarse solo se hacía más fuerte.

      ¿Qué pasa? ¿Por qué no se destruye? — pensó mientras vio como ella ya no se encontraba sola. A su lado, estaba Sophie que sin dificultad alguna aparecía otro campo de fuerza alrededor de ellas.

Seguida por Ethel. Astor veía como todas ellas tenían aquella misma mirada azul, penetrante y malévola. Estaba completo, Albert las había controlado. Ethel alzo sus manos enfrente de su pecho. Apareciendo rayos azules y lanzándolas contra Astor, quien salió expulsado de ahí estrellándose contra un árbol.

Ethel no quiso parar hasta verlo doblegado. Por lo que apareció frente a él a los pocos minutos de haberlo derribado. Realizando un hechizo de contención de aire, golpeando una y otra vez. Hundiéndolo mas en el suelo. La Señorita cackle rápidamente fue hacia donde estaba ella y giro su dedo, para que apareciera un lazo alrededor de Ethel. Atándola. Tratando de dialogar con ella.

      ¡Ethel vasta! Esta persona no eres tú.

Ethel se giró y sophie la libero, desapareciendo el lazo. Ethel sin pensarlo mucho le lanzo unos rayos potentes sobre su pecho a la señorita Cackle. Quien no le fue difícil contener el hechizo, pero se encontraba muy débil a causa de la posesión que había hecho. Y estaba perdiendo terreno conforme pasaba el tiempo.

Rápidamente uno de los clones de la señorita Hardbroom, fue auxiliarla. Lanzando un contra hechizo, pero Griselda no se lo permitió. Apareció frente a ella, lanzándole una maldición, haciendo que unas ramas salieran del suelo y la inmovilizaran. Realizando ese hechizo con todo clon que intentara ayudarla.

      ¡Ameliiiaaa!— grito Hécate Hardbroom.

      Fallaste heredera de Isabella Cackle—dijo mientras incrementaba su poder y lo lanzaba nuevamente — ahora…¡¡muere!!

En el rostro de Ethel tan solo había una mirada fría y despectiva hacia lo que un día haba sido su directora.  Mientras tanto Agatha quien dándose cuenta de lo que pasaba. Se paró rápidamente y se transportó justo a tiempo antes de que su hermana recibiera el impacto de aquel rayo.

      Amelia ¡¡¡Cuidado!!!— quitándola de en medio tratando de detenerlo, pero fue inútil. El poder de Ethel era mayor que el de ella— ¡¡AHHH!!— atravesándola, dejándola mal herida.

      Nooo ¡¡Agathaaa!!

Graham aprovecho la situación, tomo su cuchillo e invoco la fuerza del espíritu con que hizo un pacto cuando se hizo cazador. Para que aumentara sus poderes.

      Espíritu con el que tengo contrato…¡HAZTE PRESENTE!

Marcas aparecieron sobre su rostro, letras de su antigua escritura. Era… el último recurso de un cazador. El hechizo sellador. Con él, no solo el espíritu de Albert quedaba cautivo nuevamente sobre las tierras de la Academia, sino que acababa con las herederas del Aquelarre Oscuro en el proceso. Pero a un costo muy alto, su vida.

Graham mando señales a los otros cazadores, para que estuvieran listos. Mientras que Astor las reunía en un solo lugar.

      Adelante hijo…ya es tiempo de terminar con esto— dijo Astor, hiendo en la dirección de las tres brujas— cuando te de la señal comienzas ¿Entiendes?—Graham asintió.

Astor salió con ambos cuchillos en las manos en dirección de Ethel. Clavándolas con toda su fuerza en el campo de fuerza.

      ¡¡MUEEERRE!!— dijo invocando rayos sobre sus manos, que se transfirieron a los cuchillos desapareciendo el campo por un breve lapso.

Griselda rápidamente hizo aparecer ramas, jalando a Astor hacia el suelo. Antes de que tuviera tiempo de lazarle otra maldición, otro de los cazadores les arrojo piedras del suelo. Pero sin efecto alguno, ya que Sophie alzo nuevamente el campo de fuerza antes de que pudiera golpearlas.  Alexander y Astor quien se había liberado de sus ataduras, se alzaron contra aquellas brujas nuevamente. Invocando las fuerzas del viento para empujar a Ethel hacia el centro de aquella tierra. Tratando con todas sus fuerzas que no se replegaran.

      ¡¡AHORA GRAHAMM!!!— grito Astor

Graham salió de entre los árboles y rápidamente, clavo su cuchillo en la tierra.

      Yo Graham, el cazador del norte, quien hizo contrato con un espíritu— y fuego enorme salió de entre la tierra rodeando a Sophie, Griselda y Ethel— sello este espíritu en estas tierras

Otros cuatro cazadores salieron del bosque y uno a uno fueron clavando sus cuchillos en cada punto cardinal. Uno en el sur, otro en el este y el ultimo en el oeste. Recitando el mismo hechizo de Graham.

      Yo Alexander, el cazador Oeste quien hizo contrato con un espíritu—reforzando el fuego alrededor de ellas— sello este espíritu en estas tierras

      El mismo hechizo no funcionara dos veces— dijo Griselda mirando a los cazadores, atacando con diversas maldiciones el escudo sellador, que las mantenía cautiva en aquel lugar.

      ¡Nooo! Ethel— dijo Esmeralda viendo estupefacta lo que estaba sucediendo.

Griselda tan solo sonrió y miro a Astor.

      Soy mucho más fuerte que hace 317 años, y esta vez no estoy solo— dijo mientras tomaba la mano de Sophie y Ethel y formaban un triángulo. — esto no me detendrá Cazador— desviando su mirada hacia el cielo—…yo, Griselda Bocanegra la bruja de las maldiciones hago un pacto con mis ancestros para que deshagan este hechizo.

Las tres lentamente se empezaron a elevar sobre el cielo, girando sobre ese mismo lugar. Sin saber que entre las sombras de aquel lugar. Sin que nadie sospechara, alguien los estaba mirando. Fascinado, satisfecho, sabiendo que todo lo que había planeado estaba saliendo a la perfección.

      Yo, Sophie White la bruja de la protección— dijo Sophie con una voz apagada mirando hacia el cielo— hago un pacto con mis ancestros para que deshagan este hechizo.

Y un aura violeta lentamente las fue envolviendo, mientras adquirían mas velocidad.

      Yo Ethel Hallow… la..— dijo mientras escuchaba a lo lejos a alguien llamándola, deteniéndose por un breve momento.

      ¡¡Ethel!!— no paraba de gritar Esmeralda— ¡¡Ethel!! Detente

Pero al ver esto Griselda la presiono a un más, volviendo a su estado poseído.

      …La bruja del ataque, hago un pacto con mis ancestros para que deshagan este hechizo.

Asciendo que el aura se hiciera mas grande esparciéndose violentamente por todo el lugar. Haciendo que todos los ahí presentes salieran expulsados de ahí.

      ¡¡AHHH!!— gritaron

Mientras que Astor previniendo que esto pasaría, rápidamente tomo el lugar de su hijo. Al igual que otros cazadores, que estaban alrededor mirándolo todo. Invocaron a sus espíritus y trataron de realizar nuevamente el hechizo.

Musica de Fondo Naruto Sadness and sorrow:

https://www.youtube.com/watch?v=j_y3i3EHR7E

La señorita Cackle quien estaba al lado de su hermana, se sintió impotente al no poder hacer nada, para ayudar a Agatha y fallarle a su protegida.

      Esto a un no termina Amelia— dijo Agatha recobrando la conciencia.

      ¿Agatha? — dijo la directora alegrándose de que su hermana estuviera viva— ¡Gracias a Merlín por esto!

Parándose con dificultad.

      Por años fui asediada por Albert, siempre hablándome al oído… manipulándome, para que hiciera todo lo que él quería— con su rostro pálido y con su mirada desencajada saco el pergamino de Isabella Cackle

      ¿Qué vas intentar hacer?— dijo asustada Amelia

      Sabes… que solo hay hechizos… que  solo las primogénitas de cada familia… de brujas …pueden hacer Amelia…—adivinando sus pensamientos— es por eso que… son ellas quienes heredan todo— dijo mientras la miraba— ahora entiendo todo…— volteo a ver a Albert— El sabía que yo era la primogénita…desde el principio… el tenía miedo que yo pudiera hacer algo contra él…

      Tenemos que aprovechar ahora que se están reorganizando— dijo la directora, viendo con dolor como la vida de su hermana lentamente se desvanecía

      Encárgate de los cazadores… yo lo… hare con las… niñas— cayendo de rodillas al suelo, débil.

      ¡Agatha! ¿segura que puedes hacerlo?

      Amelia— dijo Agatha tomando su mano— lo lamento…— con lágrimas en los ojos— por tantos…años perdidos entre nosotras— ya casi con su voz apagada— te quie…ro— tele transportándose hacia donde estaba Ethel.

La señorita cackle con lágrimas en sus ojos siguió a su hermana, y junto con ella la señorita Hardbroom. Ellas dos reunieron las ultimas fuerzas y todo su poder que le quedaban, para usar un hechizo de inmovilización contra los cazadores, antes de que volvieran a realizar aquel conjuro. Mientras que Agatha rompía la unión que había entre ellas tres, deshaciéndose de aquella aura maligna.

Con sus últimas energías y la poca vida que le quedaba. Hizo un corte en la palma de su mano esparciéndola en los cuerpos de Griselda, Ethel y Sophie. Realizando un hechizo de liberación.

      Soy Agatha Cackle, hija y primogénita de Alma Cackle, hago un pacto con el espíritu del bosque para que libere la mente de estas tres brujas…permíteme entrar a sus corazones….hablar…con su espíritu

Una luz verde  salió de entre los arboles. Y una gran figura en forma de mujer posesiono el cuerpo de aquellas 4 brujas. El espíritu de Agatha nado entre la conciencia de Sophie, hasta llegar a su corazón. Viendo como lentamente su alma estaba siendo consumida por aquella oscuridad. Largas y deformes manos impedían que saliera a la luz, mientras veía como una mujer parada frente a ella no dejaba de culparla por la muerte de sus padres.

Agatha rápidamente alargo su mano y tomo la de ella, jalándola fuertemente. Abrazándola " ya todo paso pequeña" decía Agatha mientras todo a su alrededor se desvanecía. Mientras tanto, afuera el cuerpo de sophie lentamente descendía hasta quedar en el suelo, inconsciente, tranquila.

      ¡¿Agatha?!— grito Astor— No lo hagasss— tratando de soltarse, pero  era inútil.

      No puedo— dijo Agatha, manteniendo el hechizo— Astor, esta es la segunda cosa bien…que estoy haciendo en mi vida— reforzando mas el hechizo.

Astor entendía lo que significaba aquellas palabras. En su mente rememoraba cuando en un pasado no muy lejano, un joven cazador había conocido a una hermosa bruja. Y se habían enamorado.

Mientras tanto Agatha, entraba al corazón de Griselda. Y ante ella, veía a una pequeña niña al lado del cuerpo de su madre muerta. Quien lloraba desconsoladamente tratando de alcanzarla, pero aquellas manos negras, se lo impedían.

      Griselda— dijo Agatha mientras la tomaba de la mano— esto ya sucedió. Este hombre jamás te volverá hacer daño…ya no estas sola ¿recuerdas? Tienes alguien a tu lado …. Alguien quien te quiere y te apoya…

Griselda miro a la otra persona que estaba a su lado, tomándola con fuerza de  su mano, era su padre. Que con una sonrisa cálida la ayudo a salir, solamente para abrasarla tan fuerte que la hizo sentir segura y protegida. Y asi el cuerpo de Griselda bajo delicadamente al suelo.

Pero con Ethel sería diferente, sus miedos e inseguridades estaban más arraigados. Mas que intentaba jalarla no podía. Agatha estaba perdiendo la batalla. Su alma se estaba desvaneciendo y si no hacia algo pronto. El alma de aquella niña se quedaría en la oscuridad para siempre.

      ¡¡Vamoos niña, pelea!!— dijo Agatha jalándola una vez más— no dejes que Albert gane

Pero ella no salía. Su dolor era muy profundo.

      ¿Qué no la escuchas? — intentándolo nuevamente

      ¿Escuchar? ¿A quién? — dijo Ethel mirándola.

      A Esmeralda... está llamándote…

      ¿Esme?— escuchando una voz a lo lejos

      ¡Ethel!¡Ethell! ¡¡No te atrevas a rendirte!!— dijo Esmeralda gritándole a su pequeña hermana— ¡ETHEELLL!— gritándole con todas sus fuerzas

      Aunque ganes esta batalla Agatha…aun me queda la luna de sangre— dijo una voz gutural saliendo de entre aquella oscuridad— esto no ha acabado…esta niña me pertenecerá….

Agatha utilizo todas sus fuerzas, saco a Ethel de ahí. Desapareciendo en una luz blanca. Ethel fue la última en bajar al suelo, quedando al lado de las otras dos brujas.  Inconscientes.

      Lo logre Casandra— dijo Agatha viendo en dirección a su Aquelarre.

Su respiración se fue haciendo cada vez mas lenta. Y su piel se fue tornando cada vez mas fría. Hasta que finalmente quedo sin respirar. Cayendo muerta al suelo. Amelia libero a Astor, quien rápidamente corrió al lado de Agatha. Abrazándola. Mientras que Amelia no podía dejar de llorar.

      Lo siento Agatha— dijo mientras la seguía abrazando— lo siento tanto…te amo.

Y de la nada, sin que nadie lo notara. Un hombre, cubriendo su rostro con una máscara cuarteada. Puso una pistola sobre la cabeza de Astor.

      Confórmate con saber que ahora descansa, en un lugar donde tu jamás podrás ir Astor…después de toda la sangre que hay sobre tus manos— no dándole oportunidad de atacar. — muere

Disparo, matándolo enseguida. 



« Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior Comenta este capítulo | Ir arriba Plan Oculto »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.