Historia al azar: El juego de la vida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

Nota de la escritora: Nunca pense que este capitulo se alargara tanto. Pero no quise dejar nada de lado. Bueno creo la que la 5 parte sera la ultima de este capitulo. Espero que les guste tanto como yo disfruto en escribirlo. ;) 


Griselda se hallaba respirando rápida y entrecortadamente. Estaba de rodillas sobre el suelo tratando de ponerse de pie, pero sus fuerzas la estaban abandonado. Lo miraba parado frente a ella, y no podía sentir más que odio por él. Y por si misma por ser tan débil.

Un humo negro lentamente salía de entre las grietas de la tierra, envolviéndola. Su piel se tornó pálida y fría. Y las cosas se empezaban a ver cada vez más borrosas. Tenía la sensación de estar perdiendo el control de su propio cuerpo «¿Qué me pasa?» pensó Griselda, mientras caía inconsciente al suelo.

Un silencio sepulcral fue envolviendo aquel lugar. Valid sintio como un escalofrió empezo a recorrer su espalda cuando vio a Griselda. No sabía porque, pero de un momento a otro un aura asesina envolvió el cuerpo de aquella niña. Lentamente se empezó a levantar. Valid no podía verla bien, porque su cabello cubría su rostro. Escuchando como se reía mientras se acercaba a ella.

Los pájaros escondidos entre las ramas de los árboles, salieron despavoridos al escucharla. Y cuando la miro a los ojos, se dio cuenta enseguida de que no era ella. Sino alguien más. Su mirada era penetrante, malévola. Y habían cambiado de color: a un azul marino.

      ¿Quién eres? —  dijo Valid poniéndose en posición de ataque.

Griselda no lo escucho. Vio en dirección donde se encontraba Sophie y Ethel, y empezó a cantar, con una voz melodiosa.

Canción Lullaby of woe: https://www.youtube.com/watch?v=w3JF5WM5t0g

Los lobos en brazos del bosque duermen,

Y murciélagos que en la brisa se mecen,

Más un alma está inquieta y teme despertar,

…aterrado por brujas, demonios y más.

 

Pájaros en la noche en silencio se mueven,

Cambia el ganado al morir amanecer,

Más un alma está inquieta y teme despertar,

Por el brujo fuerte y tenaz

Por monedas de oro vendrá,

Te destripará… te destrozará…y al final te comerá,

…te comerá.

 

Musica de fondo: https://www.youtube.com/watch?v=6beVQLXQwmU

      ¿No me reconoces? —dijo Griselda sonriendo— soy la persona a la que viniste a buscar— mientras desaparecía frente a sus ojos, y volvía aparecer atrás de él.

      ¡Malditaaa!— dijo Valid volteándose para golpearla, pero ella rápidamente y sin verla venir le lanzo un hechizo de contención de aire, lanzándolo lejos de aquel lugar. 

Griselda camino lentamente hacia donde estaban los demás. Pudriendo todo a su paso: las plantas y árboles se marchitaban y las aves caían muertas al suelo. Un frio cubrió todo aquel lugar. En cuanto apareció de entre las sombras. La maestra cackle supo enseguida de quien se trataba. Empezó a sudar. A ponerse tensa, poniéndose a la defensiva.

       ¿Griselda? — dijo Esmeralda en cuanto vio el cuerpo del cazador en el suelo.

Griselda lo tomo por el cuello de su camisa. Y lo acerco a sus labios… y a los pocos minutos todos los ahí presentes vieron como lentamente su esencia vital estaba siendo tomada por ella. Hasta dejarlo seco. Sus ojos brillaron con más intensidad, cuando vio que ahora era un simple cuerpo sin vida.

      Ella no es Griselda— dijo la maestra Hardbroom, agarrando fuertemente una de sus pociones y poniéndose enfrente de las niñas.

Todos los cazadores que un podían ponerse de pie, se alzaron contra ella. Ella alzo un campo de energía, repeliendo todos sus ataques. Con una mirada fría sonrió, en cuanto vio los cuerpos de las otras dos niñas. El de Ethel y sophie. Y volvió a cantar aquella canción de cuna mientras alargaba su mano, y las atraía hacia ella.

      ¡Ethel!— dijo Esmeralda tratando de detener el avance de su hermana. Pero fue inútil, un fuerte viento impido que lo hiciera. Solo cayó al suelo viendo como su pequeña hermana estaba a los pies de Griselda. Siendo consumida por la oscuridad.

De las manos de Griselda un humo espeso, negro fue adentrándose a su cuerpo de ambas. Mientras acariciaba su rostro delicadamente. Convulsionándose, hasta que de un momento a otro, dejaron de moverse.

      ¡Ethelll!— dijo esmeralda tratando de correr hacia ella. Pero incluso antes de que pudiera hacerlo, la maestra Hardbroom la detuvo del brazo.

      ¡Alto! No puedes ir— dijo sin apartar su mirada de Griselda— ella ha dejado de ser tu hermana. Ahora….es tan solo es un títere de ella.

      ¡Eso es imposible! — mirando hacia donde estaba Ethel, negando lo que la maestra le decía— El campo de fuerza la protege…no puede hacerle nada.

      Al parecer se ha estado debilitando— dijo viéndola a los ojos— a tal punto que no puede poseerla todavía, pero si controlarla.

La maestra Hardbroom la tomo por el hombro. Tratando de que entendiera.

      Tienes que aceptar que ya ha empezado …esmeralda. La oscuridad la embarga, intentara corromperla, hacerla que vaya contra las personas que más ama…tratara de romper su vínculo que la une a ustedes …Ahora solo podemos esperar a que Ethel y las demás peleen contra él.

Mientras tanto, en otra parte de las tierras del castillo. Se encontraba Agatha peleando cuerpo a cuerpo contra Astor. Aquel viejo cazador, quien no daba tregua alguna. La diferencia entre ellos era abismal. Astor tenia habilidad y fuerza que había adquirido a lo largo de todos estos años. Pero Agatha había dominado las artes oscuras de la magia y al menos le podía dar pelea suficiente para que su hermana Amelia, pudiera rescatar a las niñas de los cazadores. Fue entonces cuando empezó a sentir una enorme opresión sobre el pecho. A sentir el sentir el ambiente pesado.

Alzo su cabeza levemente y respiro aquel olor. Era un aroma que conocía muy bien. Le recordaba de cuando un era una niña y se escondida bajo las cobijas de su cama, para no tener que escuchar aquella canción, que la llamaba de entre la oscuridad.  Ella jamás entendió porque había sido la única que había podido escucharlo.

      Él está aquí— dijo volteándose rápidamente hacia donde provenía la voz.

Un fuerte viento zarandeo los árboles. Y unas enormes nubes grises y feas fueron cubriendo el cielo. Astor sintió la presencia de Albert y justo antes de que partiera una voz lo paro.

      Astor espera— dijo Agatha tratando de detenerlo.

Él se detuvo en seco y volteo su cabeza levemente. No se atrevía a verla. No podía. Tan solo apretó sus puños, impotente. Agatha no dijo palabra alguna. No hacia falta. Ambos sabían que este día iba llegar inevitablemente.

      Lo siento Agatha ...por todo— viendo hacia enfrente—

      Sabes que no tienes que hacerlo…

Astor no le contesto, solo suspiro. Y siguió con su camino.

      No te dejare hacerlo— dijo Agatha decidida — te detendré Astor, no lastimaras a esa niña— alzando la voz.

Agatha concentro su energía y levito rápidamente hacia donde él estaba. Para golpearlo por la espalda. Pero Astor la conocía lo suficiente, como prevenir todos sus movimientos. Se volteo, tomándola fuertemente de la camisa y la estampo contra el suelo. Solo para descubrir que se trataba de una ilusión.

      No eres el único que sabe cómo peleas— dijo el clon de Agatha desapareciendo en el aire.

      ¡Tontaa!— dijo enojado—   ¿que acaso quieres que Albert acabe con todo?

Agatha rápidamente apareció frente a Albert. Con toda la energía que pudo reunir en tan poco tiempo. Junto sus dedos índices y pulgares, formando un triángulo. Y entrelazando los demás dedos.

      Agatha— dijo Griselda al mirarla—  tanto tiempo sin verte.

      Hola Albert…hoy te cobrare …todas las que me has hecho— dijo mientras lo atacaba, aumentando la gravedad alrededor de él, tratando de romper con el campo de energía que tenia — y te hare arrepentir no haberme eliminado ese día, aumentando mas la presión.

El campo se hundía cada vez más en el suelo, haciéndole más difícil que pudiera controlar a Ethel y Sophie, mientras trataba de sostener el escudo.

      ¡Qué tratas de hacer! — dijo Amelia— vas a matar a las niñas— tratando de detenerla, pero la presión alrededor del lugar se lo impedía.

      ¡¡Noo Espere!!— dijo la maestra Hardbroom—  mire

La señorita Cackle veía como el control de Albert hacia las niñas se detenía por completo. Amelia se había dado cuenta que Agatha no trataba de lastimarlas, al contrario. Ella sabía que Albert haría todo lo que estuviera en sus manos para impedir que ellas fueran lastimadas.

      ¡¡Mas presión!!— hundiendo más el campo de fuerza— ¡¡Mas presiooon!!

Pero conforme recitaba mas el hechizo, ella al igual que él, se hundía a un más.

      ¿Crees que con esto me detendrás Agatha? Pensé que nos conocíamos bien— dijo Griselda mientras levantaba el campo de fuerza, pero cuando lo hacia, Agatha aumentaba mas la gravedad.

      No le temo a la muerte Albert…y si muero…me asegurare de llevarte conmigo. Aun no eres lo suficientemente fuerte como aguantar esta presión.

Astor no tardo en aparecer. Y de sus manos  se formaron enormes bolas de electricidad, que impactaron contra la fuerza gravitatoria que Agatha había creado.

      ¿Astor que haces?...¡¡noo!!— tratando de Aguantar

      Agatha me asegurare… de matar a estas niñas…

Saliendo expulsada de ahí.



« Pelea parte 3: El principio del fin Comenta este capítulo | Ir arriba Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.