Historia al azar: Hermione y una vida nueva
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Ethel Hallow » Una razón para luchar
Ethel Hallow (ATP)
Por Hyon
Escrita el Miércoles 6 de Marzo de 2019, 01:11
Actualizada el Martes 7 de Julio de 2020, 23:29
[ Más información ]

Una razón para luchar

Capítulos
  1. Invocación
  2. Cuarto Oscuro
  3. Revelación
  4. Castigo
  5. El Aquelarre del Caldero
  6. Maldiciones
  7. Premonición
  8. Secretos
  9. Descubrimiento y esperanza
  10. Las piezas puestas
  11. El bosque Hueco
  12. Bosque Hueco Parte 2
  13. Ilusion
  14. Revelación
  15. Un sacrificio mas
  16. En la mira
  17. Una razón para luchar
  18. Buscando problemas
  19. El hombre de la mano quemada
  20. Conflicto
  21. Pelea parte 1
  22. Pelea parte 2
  23. Pelea parte 3: El principio del fin
  24. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  25. Pelea parte 4: La oscuridad en tu interior
  26. Parte 5: Sangre en tus manos
  27. Plan Oculto
  28. El engaño perfecto
  29. Los últimos deseos
  30. Cruda realidad
  31. En un lugar desconocido
  32. La cruda verdad
  33. Tiempos oscuros
  34. La calma antes de la tormenta Parte 1
  35. La calma antes de la tormenta Parte 2
  36. Asturistas
  37. Regresión
  38. Un viaje a otro tiempo
  39. Albert
  40. Los origenes
  41. Evelyn Bocangra
  42. Desentrañando la verdad
  43. Diane White y las gemelas Cackle Parte 1
  44. Diane White y las gemelas Cackle Parte 2
  45. El peligro se aproxima
  46. Sacrificio
  47. Hoguera
  48. Un mismo orden
  49. Hacia la oscuridad
  50. Descenso
  51. El comienzo
  52. Una mentira..
  53. El final de una historia Parte 1
  54. El final de una historia Parte 2

Música de Fondo:

https://www.youtube.com/watch?v=v1XmhqtyvsY&list=RDv1XmhqtyvsY&index=1

Albert había plantado una semilla dentro del corazón de Ethel: la desconfianza y el miedo. Pasaba todo el tiempo libre que tenía sentada bajo un árbol, frente a la Academia. Una lagrima se resbalo por su mejilla, y muy dentro de su corazón, deseaba jamás haberse enterado de la verdad. Anhelaba haber vivido en su ignorancia, ya que así, la tristeza no la estuviera consumiendo. Se hubiera ido feliz pensando que su madre realmente la quería, y que su hermana…no le había mentido todo este tiempo.

 Cerro los ojos, y sintió como el viento gélido rozaba su piel, acariciándola. Rodeo sus brazos alrededor de sus piernas y recargo su cabeza sobre ellas. Esmeralda se acercó lentamente, sabía que Ethel estaba enterada de la verdad y necesitaban hablar. No había necesidad de postergar esta platica entre las dos. La veía y no podía evitar que se le encogiera el corazón.

      Escuche que la señorita Hardbroom te llamo la atención —dijo esmeralda parándose frente de  ella,  intentando entablar una conversación— Ethel ¿podemos hablar?—insistiendo— es importante

      ¿Hablar? ... ¿De qué vamos a hablar? — dijo sin alzar la vista.

      Ethel dime ¿hace cuánto que lo sabes?...que ere..

      ¿… la mismísima maldición de Albert encarnada? — dijo en forma irónica e interrumpiéndola — " …entonces…es cierto…lo sabias todo este tiempo" —pensó— ¡mentirosa!— gritándole a la cara.

Ethel alzo su rostro y miro a Esmeralda enfadada. Sus ojos estaban rojos y sus mejillas mojadas a causa de las lágrimas.

      ¿Mentirosa? No te entiendo— dijo esmeralda sorprendida— ¿Por qué?

Ethel se levantó del suelo y se fue en dirección opuesta a la de Esmeralda. No quería hablar con ella. Que sentido tenia ahora

      No importa…

      Ethel ¡dime lo que te molesta!…habla conmigo quieres— dijo Esmeralda en voz alta para que la escuchara— no te vayas hasta que términos de hablar

      ¿Hablar? ¿Ahora quieres hablar?— se paro en seco y volteo a verla enojada—¡Y de que! …¿de que toda mi familia me estuvo mintiendo por años?.  De que lo sabias todo este tiempo… y no me lo dijiste

      Ethel te juro que me acabo de enterar…yo

      ¡No te creo!...¿tu? la primogénita, ¡la hija favorita de nuestra madre!—puso sus brazos pegados a su cuerpo, apretando los puños tan fuerte que sus uñas se marcaron en su palma— quieres que crea que no sabias nada…—llorando—pero…sabes que es lo peor de todo esto…  ¡que hubiera deseado no haberlo sabido! Asi al menos… no sabría el porque nuestra madre es tan fría

 

      Ethel no entiendes…estas malentendiendo todo— tratando de acercarse a ella, pero Ethel tan solo se alejaba— déjame explicarte.

      Es tarde para eso hermana, es tarde para muchas cosas...Déjame sola quieres—Ethel no quiso saber más explicaciones, y en vez de trasladarse a su cuarto, prefirió correr tan rápido como pudo. Tal vez así, el dolor seria menos.

 En  una esquina del muro del castillo, escondida entre las sombras estaba la señorita Hardbroom, observándolo todo. Viendo con gran tristeza que la profecía estaba por cumplirse, y si no se daba prisa, peores cosas estarían por suceder. Así que sin pensarlo dos veces, se trasladó a la oficina de la Señorita Cackle. Tenía que infórmale que Ethel ya estaba enterada de la verdad, y que en muy poco tiempo las demás miembros del Aquelarre no tardarían en enterarse.

Pero Ada seguía sin escuchar razones, ella muy en el fondo, seguía confiando en ellas. Protegiéndolas. Talvez, solo quería creer que unas niñas no podían ser la causa de tanta destrucción. No era un destino que ellas hubieran escogido. Así que sin dar un paso atrás, siguió siendo firme en la decisión que había tomado. 

      ¡Ada por favor, reconsidéralo! estas poniendo el futuro de esta escuela en riesgo

      Hécate —  dijo Ada mientras veía el retrato de su hermana— no voy a echar a perder el futuro de esas niñas, a un no han hecho nada malo— se volteo y camino hasta su escritorio—…a un podemos salvarlas, sabes lo que les espera  si avisamos al consejo…

      Ada, esta cuando se va dar cuenta que Ethel es malvada… ¿con todo lo que ha hecho esa niña?

      ¡Hécate! ...sabes que las encerrarían…las volverían piedra. Jamas volverían a ver a sus familias

      Admítalo Ada, sabe que el  consejo no tiene el poder para eso, si no fuera por el hechizo que dejo su ancestro para usted…No quiere ese cargo en su conciencia

La señorita Hardbroom se fue de la oficina, dejando sola a la directora.

"espero estar haciendo lo correcto"— pensando mientras miraba una foto de su ancestro, Isabela Cackle.

Ethel regreso hasta muy tarde a su cuarto. Ya casi cuando la señorita Hardbroom estaba a punto de comenzar sus rondas. Entro y se tumbó directamente a su cama, quedándose profundamente dormida.

En su sueño estaba caminando sobre una enorme pradera. En ella, había una mujer muy hermosa, de cabellera rubia y que estaba sonriéndole a lo lejos. Ethel la conocía, era la mismísima dama que había visto en la clase de pociones en su primer día. Cuando invocaron a los fantasmas.

      Ethel— dijo una voz femenina y cautivadora— Ethel

      ¿Quién eres tú? —  pregunto curiosa, acercándose lentamente hacia donde estaba ella

      ¿No me reconoces?... soy Amelia… tu ancestro. Soy la que te ha mostrado todos esos recuerdos, la que te guio hasta el cuarto oculto

      ¿Las pesadillas que tengo cada noche? Si realmente eres ella… entonces dime…¿Por qué tengo que pasar por todo esto? ¿Qué hice tan mal?

      Ethel, mi querida niña, no hiciste nada malo…pero eres la única que puede acabar con esta maldición que afectado a nuestra familia por años

El viento empezó a sentirse más fuerte, y de lo que era antes una pradera se transformó en una villa. Ethel la conocía perfectamente, era la villa que se encontraba antes de llegar a su casa. En ella, había una pequeña niña de cabello rubio, que le llegaba por debajo de los hombros y de ojos azules. Tenía su edad y se encontraba corriendo por las calles mientras era perseguida por su abuela, lo sabía porque había viajado al pasado, y era prácticamente su reflejo. Pero ella tenía el cabello suelto y se le veía feliz.

      ¿Abuela?...pero… ¿quién es la otra niña?- miro a su ancestro que se había colocado junto a ella— es…¿su hermana?

      Si…antes que tu hubo otras niñas que tuvieron la misma maldición— callo por un momento— como tu tía abuela …pero… por desgracia —Amelia hizo un movimiento de su mano y el contorno cambio. Ahora la misma niña se encontraba en un ataúd dentro de su casa— pero ninguna llego a cumplir los 13 años

Ethel vio diferentes rostros en aquel ataúd, y una sensación de pánico la embargo. En él, había una niña de cabello largo trenzado y luego paso a ser otra, con pecas sobre su rostro. Sabia quien eran ellas, las que le habían precedido.

      ¿¡Porque me muestras esto!?

      Porque hay gente a tu alrededor que quiere hacerte lo mismo, y tengo que prevenirte. No solo te pasara a ti, sino querrán hacer lo mismo con nuestra familia…con toda ella—dijo Amelia angustiada

      ¿¡Mis padres!?... ¿¡mis hermanas!?— mirándola con los ojos llorosos y volteando a ver el ataúd que había frente a ella. Pero ahora se imaginaba que en vez de uno, habían 4 mas. — No puede ser— dijo horrorizada

      Ethel si no terminas con esta maldición …Albert buscara otro modo de volver a la vida— el espíritu de Amelia lentamente se iba desvaneciendo— hay algo más que tienes que saber…

      ¿Que es lo que te sucede?

      No me queda mucho tiempo…todo este tiempo he estado cuidándote, pero ya no me quedan fuerzas…escucha…el dia que se abrió el portal, salieron dos espíritus…el mio  y el de Albert. El quiere separarte de tu familia, para que no puedas recurrir a nadie…para que te quedes sola

      No entiendo ¿Porque? ¿Que ganaría el con eso?

      Hacerte vulnerable, débil…así la protección que te puse dejaría de funcionar

El viento empezó hacerse mas fuerte y Amelia fue desapareciendo. Pequeñas luces salían de su alma y ascendían hacia el cielo.

      Amelia no te vayas…no puedo hacerlo sola— dijo Ethel quien corría tras ella

      Busca a las miembros del aquelarre oscuro…y muéstrales lo que yo te mostré en sueños… Ethel mi querida niña eres mas fuerte y buena de lo que crees…

El sueño se torno oscuro y  Ethel se levantó precipitadamente de la cama, respirando agitadamente. Se sentó sobre la orilla y pensó:

"Albert esta aquí"



« En la mira Comenta este capítulo | Ir arriba Buscando problemas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.