Historia al azar: Sin luz en sus ojos
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Cura de Pomfrey 2 » Capitulo 8 - Sheron
La Cura de Pomfrey 2 (R15)
Por noeschp
Escrita el Lunes 11 de Febrero de 2019, 21:06
Actualizada el Lunes 22 de Julio de 2019, 10:39
[ Más información ]

Capitulo 8 - Sheron

El director cerró la puerta y Sheron se volvió, aún con la capucha sobre la cabeza, hacia sus compañeros de dormitorio. Todos giraron a verlo. No era frecuente que un alumno ingresara ya empezado el semestre, era normal que tuvieran esa curiosidad. Pero Sheron no estaba de ánimos para entablar conversaciones, y echó una rápida mirada en busca de una cama vacía.

Era una gran sala cuadrada, con grandes ventanas que dejaban ver las montañas detrás. Más de unas sesenta camas estaban apiladas contra las paredes y al parecer, todas ocupadas...

Un muchacho a la mitad del camino fue el primero a invitarlo a ir. Dijo algo extraño y señaló la cama vacía a su lado. Sheron se detuvo en seco. Ese idioma en "algo extraño" era danés… Sheron no sabía nada de danés… Había estado tanto tiempo obsesionado con ir allí, y nunca se había puesto a pensar en ello… ¿Cómo no lo había pensado?

  • Gracias - le dijo al muchacho, pero este estaba más interesado en verlo debajo de su capucha que en entender lo que él le había dicho. Sheron se metió dentro, y cerró los doseles de la cama, ignorandolos.

Comenzó a oír murmullos, en un habla muy rápida e inentendible, y frustrado se cambió rápidamente y se enredó en su cama. Tardó bastante en quedarse dormido, no solo por el ruido de sus nuevos compañeros (Quien utilizaban el dormitorio casi como una Sala Común de Hogwarts), sino porque no podía dejar de pensar en su familia… y en su abuelo…

Ni siquiera se había podido despedir de Lena… ¿Quería realmente hacerlo? Su  hermana estaba aterrada por lo que su abuelo pudiera hacerle… ¿Le habría dicho algo a Albus por haberlo enviado allí, o ni siquiera se preocuparía? ¡Claro que lo haría! Era Lena… la niña más sensible que conocía. ¿Sus padres habrían dado el ok? Byron de seguro le habría dado la autoridad absoluta a Albus, como siempre lo hacía… ¿Y Aira? Aira lo apreciaba más… Ella seguramente trataría de regresarlo a Hogwarts…

Hogwarts…

Sheron se quedó dormido pensando en que sucedería al día siguiente en el castillo, cuando sus compañeros notaran su repentina ausencia…


A la mañana siguiente, Sheron se detuvo delante de la pizarra con los horarios. Tenía los suyos en su mano mientras trataba de descifrar ambos pergaminos. Todo estaba en danés… Seguramente las clases también se darían en danés. ¿Cómo aprendería un idioma de un día para el otro? Era absurdo… Su abuelo si se la había hecho esta vez… Pasó un dedo por las letras, tratando de leer aunque sea una palabra. "besværgelser" decía su primer horario. Ni siquiera pudo deletrearlo bien.

Cuando un muchacho pasó a su lado con unos compañeros más, lo tomó del brazo. El chico se volvió hacía él y se sobresaltó al ver su ojo negro y su cicatriz, pues el director Sergey tenia razón y no podría ocultarlo por siempre.

  • ¿Podrías ayudarme? No entiendo lo que dice…

  • Jeg er ked af det - dijo el chico, negando con la cabeza - Jeg taler ikke engelsk.- continuó, y ante la desconcertada mirada de Sheron, se soltó y siguió caminando hacia la salida.

Todos comenzaban a irse, y nadie parecía dispuesto a querer darle una mano.

Maldijo sin reparo a la espalda del muchacho, pues si nadie hablaba inglés, ya ni modo… Hasta que sintió que alguien le arrebataba el pergamino con los horarios de su mano. Se volvió, listo para dar una golpiza; pero se detuvo al ver a un muchacho de su edad que lo leia y leia los horarios en la pared.

  • Tienes hechizos - le dijo devolviéndole el pergamino. Sheron lo tomó, asombrado de que no se asustara por su ojo izquierdo - Es… - pensó unos segundos - Encantamientos, creo - dijo con un gesto que decía "más o menos". Tenía un acento cerrado, danés, pero su dominio del inglés era bastante bueno.

Era escandinavo hasta la médula. Su rostro era blanco nieve; su cabello oscuro y lacio, igual que sus ojos; y tenía una mandíbula cuadrada y definida propia de allí. Su nariz y sus orejas también le daban aspecto de la región, puntiagudos y afilados. Aun así, era atractivo, y elegante. Llevaba, su traje rojo con botones dorados bien planchado y ceñido al cuerpo.

  • Gracias - le agradeció Sheron - Tu inglés es asombroso…

  • Gracias a ti, entonces - le respondió dispuesto a marcharse. - Besværgelser, es encantamientos - dijo mientras se acercaba a la puerta - Te recomiendo que consigas un diccionario en la Sala Roja.

  • ¡Espera! - le pidió corriendo hacia él. El muchacho no se quejó y dejo que lo siguiera. - Es mi primer día aquí…

  • Lo sé. Todos los sabemos - varios chicos lo saludaron al pasar con leves inclinaciones de cabeza, muy formales. - Ulrik Oland.

  • ¿Qué? - preguntó Sheron desconcertado y el chico rio.

  • Mi nombre, es Ulrik Oland - le dijo tendiendole una mano.

  • ¡Ah! Perdona… Sheron Cox.

  • ¿Cómo viniste a parar a mitad de semestre aquí, Sheron?

  • Es una larga historia…

  • Bueno, quizás algún día me la cuentes - le dijo animadamente, señalandole una puerta - Aquí es "Besværgelser" - le dijo. Sheron se sorprendió.

  • ¿Tu no vienes? - le preguntó aterrado por la perspectiva de entrar sin un traductor.

  • No, aquí en Durmstrang las asignaturas se separan por apellidos… Tu eres "C", yo soy "O". Me toca hechizos a las seis - explicó encogiéndose de hombros.

  • ¿Cómo se supone que haré para entender?

  • Pagale a un traductor. Muchos lo hacen - sugirió dándose la vuelta. Lo saludó con una mano - Nos vemos luego, Sheron Cox.

Sheron, enfurruñado, entró en el aula y se sentó en la parte trasera cerca de la puerta. El aula, más sobria y menos opulenta que las de Hogwarts, no tardó en ocuparse. Pero el asiento a su lado se mantuvo inmaculadamente vacío. Nadie quería acercarse al niño de la cara cortada y el ojo negro… Frustrado, no entendió nada de lo que decían, ni los alumnos, ni el profesor. Al llegar a los diez minutos, dejó caer su mentón sobre su mochila, aún sin abrir (pues Albus no le había comprado los libros necesarios para estudiar) y se tapó las orejas con las manos mientras cerraba con fuerza los ojos.

Todo aquel odio que sentía hacia Albus regresó potenciado por aquella terrible situación en la que lo había dejado. "O vienes a Hogwarts o no tendrás nada" ese era su mensaje, y surtía efecto…

Escuchaba los murmullos inentendibles y a cada minuto se ponía más nervioso. Afortunadamente nadie volteaba hacia él para ver como se le caian las lagrimas, hubiera sido vergonzoso… Cuando se escuchó la campana, fue el primero en salir corriendo. Dio varias vueltas evitando cruzarse con gente que pudiera ver lo alterado que estaba, y decidió esconderse en un aula vacía a esperar que los nervios se le pasarán. Se apoyó contra la pared y se sentó sobre el suelo.

"¿Qué haré?", pensó frustrado.

"Estudia" .

Sheron dio un respingo abriendo mucho los ojos. No fue del todo una voz nítida lo que escuchó. Parecía venir de sí mismo, de alguna parte de sí mismo.

  • ¿Ewan?

"Deja de llorar, y estudia" .

  • ¿Puedes oírme? - preguntó Sheron tratando de escucharlo. Era como oírlo detrás de un largo túnel. Pero Ewan no volvió a hablarle, solo dejo un eterno silencio en su interior otra vez.

Sheron se puso de pie y se acercó a una ventana para ver su reflejo. Su ojo seguía oscuro, negro como la penumbra, y nada parecía haber cambiado; el otro, verde esmeralda comos siempre.  Sin embargo estaba convencido de lo que había odio…

¿Estudiar? Trato de entender a lo que se refería, y entonces recordó el consejo de Ulrik. Tomó su mochila y salió corriendo para luego darse cuenta de que no tenía idea dónde estaba la Sala Roja. Camino despacio, tratando de encontrarle la lógica al castillo. Allí no había cuadros o fantasmas a quiénes pedirles indicaciones. Sin embargo, la cascada que escurría debajo de la puerta de entrada le decía que allí estaba el frente, y detrás el terreno llano que llevaba a las montañas. Y tenía cuatro pisos, no podía ser muy difícil encontrar la Sala Roja.

Al cabo de una media hora la encontró, y subió las escaleras sin importarle que dos o tres maestros repararán en que era el único jovencito fuera de clases. Comenzó a recorrer las estanterías en busca de algo en inglés, lo que fuera… Encontró una sección donde había libros en ambos idiomas: libros de historia y gramática, infografías, cuentos para chicos… Tomó todos y se los llevó a una mesa y comenzó a leer y a tomar anotaciones.

  • Hola - Ulrik se sentó a su lado y Sheron, al ver a los demás grupos de niños ocupar asientos alrededor se dio cuenta de que era hora del almuerzo. - ¿Qué haces?

  • Estudio danés...

Ulrik lo miró varios segundos, inexpresivo. Sheron sospechaba que él era así; hasta el momento no lo había visto sonreír.

  • No te ayudo nadie en clase, por lo que veo…

  • No hablan inglés - se quejó Sheron entonces, volviendo la mirada hacia el cuento de Beedle el Bardo en danés. Ulrik compuso una media sonrisa.

  • Hay muchos que hablan inglés - dijo y Sheron lo fulminó con la mirada. Ulrik sin embargo, no se inmuto - Creen que eres uno de esos… ¿Como se dice? "diviner" - dijo en su acento y chasqueó los dedos - Adivinador… Pero yo no lo creo. No sabías que vendrías aquí - sugirió con otra leve sonrisa.

  • ¿Adivinador? No… no lo soy…

Ulrik asintió, complacido.

  • Es por tu ojo - dijo señalando brevemente - "Jet sort", Negro azabache. Si no eres uno, supongo que no siempre lo tuviste - Sheron negó, desviando nuevamente la mirada - ¿Qué fue lo que pasó?

  • Nada… - respondió sin ánimos - Un accidente…

  • Tu cicatriz…

  • Dije que fue un accidente - le cortó y Ulrik comprendió asintiendo con la cabeza.

  • No volveré a preguntar - dijo poniéndose de pie. Señaló a un par de chicos agrupados en una mesa cercana - Estaré allí, si quieres venir.

  • Gracias…

  • "Tak" - respondió él.

  • ¿Qué?

  • Gracias - explicó - "Tak" - repitió, y Sheron comprendió.

  • Tak - dijo él, burdamente. Ulrik le dedicó una última y calculada sonrisa y se marchó con su grupo. Sheron los vio mirarlo con atención, seguramente ansiosos de preguntarle a Ulrik cual era la verdadera naturaleza de Sheron. Sin embargo, Ulrik parecía desconocer su verdadera raíz. Hubiera mencionado a los Potter, como todo el mundo hacía, o a Lena… Sin embargo, parecía que no estaba tan equivocado al pensar que Sheron Cox no pertenecía en absoluto a aquella familia…




Espero les guste el capítulo chicas. Ya tengo un final para esta historia! Por fin! Ha llegado a mi cabeza! Besos hermosas.


« Capitulo 7 - Albus Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 9 - Lena »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.