Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Cura de Pomfrey 2 » Capitulo 29
La Cura de Pomfrey 2 (R15)
Por noeschp
Escrita el Lunes 11 de Febrero de 2019, 21:06
Actualizada el Lunes 22 de Julio de 2019, 10:39
[ Más información ]

Capitulo 29

-               Sheron, háblame - le pidió Ulrik levantándole el mentón.

-               No, bésame…

-               No… háblame. ¿Qué pasó? - Ulrik lo sostuvo de los hombros para quitárselo de encima y lo sacudió con sorpresiva fuerza. Sheron se había olvidado que era un joven fuerte a pesar de su delgadez. - Responde.

-               Tenía tu carta…

-               Eso ya lo sé…

-               Quería saber sobre mi ojo…

-               ¿Y qué le dijiste? - preguntó con los ojos desencajados.

-               La verdad… le dije la verdad… - Ulrik se alejó de él llevándose las manos al cabello. - ¡Quería la verdad a cambio de ti! ¿Qué debía hacer?

-               ¿Qué más le dijiste? - le preguntó acercándose otra vez. Estaba enfurecido. - ¿Sheron?

-               Yo…

-               Dime todo lo que le dijiste… No es broma, Sheron…

-               Solo quería saber de mi ojo y…

-               ¿Pero qué, qué le dijiste? ¡Las palabras exactas!

-               No… - respondió Sheron con la cabeza embotada - No recuerdo bien… - mintió. Decir la verdad le daba vergüenza, sobre todo delante de Ulrik quien siempre había sido tan valiente. Él hubiera preferido que lo lastimaran a tener que hablar…

-               Por Merlín… - Ulrik retrocedió unos pasos, asustando a Sheron. Parecía indignado y avergonzado de él - Le dijiste todo…

-               Ulrik… - quiso tomarlo del brazo pero él se apartó rápidamente - Me mencionó a Podrick… - dijo sollozando. Ulrik giró la cabeza hacía él con brusquedad. La mención de su amigo aun le dolía - Me preguntó si conocía a Podrick… Me dijo que sabe que eres el pájaro que ha estado buscando y que si no le decía…

-               Déjame a mí mis asuntos - determinó Ulrik con los ojos echando chispas - Mi lucha, mi revolución, es mía, Sheron… ¿Crees que soy estúpido? ¿Que no tengo un plan? Le has dado lo que quería… La principal razón por la que le escribí a Albus para que te sacara de aquí el día que llegaste… Mientras estés aquí, Sergey se aprovechará de ti y eso hace a Albus vulnerable… Nunca debí entrometerme contigo… - soltó quebrado de dolor - Si no lo hubiera hecho hubieras regresado a casa y nada de esto estaría pasando…

-               Ya está... - quiso tranquilizarlo Sheron - Ya no te hará daño… Nos dejará tranquilos…

-               Nadie está tranquilo ahora… - lo interrumpió Ulrik, enojado -  No se que le has contado, pero estoy seguro que ahora tiene lo que le hacía falta… Ahora irá detrás de Albus y nos arrastrarán con ellos…

-               Lo siento…

-               ¿Qué le dijiste? Dime…

Sheron titubeó, lloriqueando.

-               Quería saber por su piel…

-               ¡NO! Dime que no… - Sheron derramó lágrimas, sabiendo que Ulrik no se lo perdonaría - No…

-               No quería que te hiciera daño…

-               ¿Qué hiciste…?

-               No tiene nada - replicó Sheron, enfurecido de repente. No quería perder a Ulrik por eso - Solo sabe que mi abuelo se cura solo. No puede hacerle daño. ¡Se lo dije! Le dije que intente asesinarlo y que no pude hacerlo y…

-               Tú tienes una parte de su Obscurial ahí - le aclaró Ulrik señalando su ojo negro. Sheron se quedó inmóvil, pensando que él tenía razón - Una parte que dividiste… ¿Y si él intenta lo mismo? ¿Cuántas partes hacen falta dividir para acabar con Albus? Tenía razón, tienes mucho músculo pero poco cerebro… - dijo negando. Sheron se sonrojo.

-               Lo siento… No me di cuenta…

-               Claro que no… - acordó él comenzando a caminar en círculos mientras pensaba en silencio.

Sheron se sintió incapaz de interrumpirlo. Había cometido un grave error, de eso no tenía dudas… Y se había encargado en un solo día de arruinar todo el esfuerzo de Ulrik y Albus de tratar de ocultarle la verdad a Sergey. ¿Qué pasaría si Sergey intentaba asesinar a Albus? Esa idea parecía muy poco probable. Un director queriendo matar a otro por intereses personales; pero, ¿Todos los conflictos no se hacían por intereses personales? ¿Qué interés podía tener Sergey en todo eso?

-               ¿Para qué quería Sergey asesinar a mi abuelo? - preguntó sin comprender - ¿Para qué querrá el Obscurial? Yo sigo creciendo y no me siento diferente… Ni siquiera sabe si funcionará… - dijo Sheron.

-               La gente enloquece por tener vida eterna - pensó Ulrik aun girando en círculos - A lo largo de la historia los elixirs fueron destruidos. La gente mataba por ellos… Albus sabía que tarde o temprano alguien le echaría el ojo, pero… Tú lo dejaste vulnerable cuando… tu ojo es la evidencia de que pueden hacerle daño…

Sheron se llevó la mano a la cicatriz.

-               Escucho a Ewan en mi cabeza… - Ulrik se giró hacia él, confundido. - A veces… no siempre… Y nunca es una conversación realmente, sino… Me guía, me aconseja… Sabe que habla conmigo…

-               ¿Ewan?

-               Ewan Albot…

Ulrik negó con la cabeza.

-               Ewan está muerto...

Sheron cayó en la cuenta de que aquel también era un secreto familiar. Que el Obscurial de Ewan aún vivía en Albus… No solo como una masa evaporada de magia. Eso no se lo había contado a Sergey…

-               El Obscurial de Albus tiene vida… - le explicó - Se mueve con Albus… ahora conmigo también…

Ulrik se acercó a él y clavó la mirada en su ojo negro. Acaricio despacio su cicatriz y Sheron aguardó en silencio.

-               ¿Es su alma?

-               No lo sé…

-               ¿Él no puede decírtelo?

-               No… Me susurra cuando él quiere…

-               ¿Te dijo por que la cicatriz?

-               Recuerdo que me dijo que "me lo merecía" o algo así… Supongo que se vengó de lo que le hice a Albus… A su manera - dijo encogiéndose de hombros. Ulrik pensaba a toda máquina.

-               Creo que es su alma… No puede haber otra explicación… Entonces… Ewan no se ha ido del todo. Vive en Albus, y ahora en ti… - Sheron asintió porque eso tenía lógica - Entonces… Si Sergey intenta arrancarlo de Albus… Quizás éste se niegue a salir…

-               ¿Entonces por qué está conmigo también?

Ulrik carraspeó, dudando.

-               Quizás quiso lastimarte y… se pego a ti… como el alma de Voldemort en Harry… o algo así…

Sheron asintió y trató de concentrarse. Trató de sentir a Ewan en su interior. Quizás pudiera preguntarle…

-               Debo enviar algo… - dijo Ulrik sacándolo de sus pensamientos.

-               ¿Otra carta? La interceptaran…

-               No es una carta… - explicó Ulrik, abriendo su mochila. Sacó un rollo de cinta roja. - Debo atar esto a una lechuza… Enseguida vengo… - dijo dirigiéndose a la puerta - No hagas ninguna estupidez y espérame…

-               Iré contigo…

-               No, está bien - dijo cerrando la puerta antes de que Sheron replicara.

Ulrik no estaba contento con él, y podía sentirlo. Sheron temía haberlo perdido…  

Mientras esperaba que él regresara, Sheron intentó encontrar a Ewan en su interior, pero era más fácil comunicarse con su hermana telepáticamente… No había ninguna señal o sensación que le indicará que Ewan quisiera ser contactado…

-               ¿Por qué estás en mí? ¿Fue un accidente? ¿Ewan?

Ulrik regresó al cabo de más de una hora sin el rollo de cinta roja. Le extendió una mano a Sheron para ayudarlo a ponerse de pie. No sonreía ni parecía contento.

-               Vamos al baile.

-               ¿Qué?

-               Si no vamos, sospecharan… Te invite al baile ¿Vendrás? - Sheron asintió - A mi no me has dicho nada - le aclaró - Yo no sé nada de tu conversación con Sergey, no sé nada de tu ojo. No se la historia de tu familia… ¿Está claro? Solo salimos juntos una noche…

-               ¿Solo una noche? - preguntó Sheron, sintiendo un fuerte vacío en el estómago.

-               Así es.

 

Sheron se puso su traje rojo, ceñido a la cintura, mientras se miraba al espejo. Odiaba su reflejo: El reflejo de un mentiroso, embustero, asesino, soplón… tenía tantas cosas para odiar de sí. ¿Cómo pudo Ulrik decirle que era hermoso? Ahora veía lo que en realidad era… y lo paradójico es que solo había tardado un día para darse cuenta…

Puso a su abuelo en evidencia, regalando sus secretos por nada… Eso le pasaba por no detenerse a pensar; por no ver quien lo rodeaba…

Ulrik se asomó detrás apareciendo en su reflejo. Estaba guapísimo: con una camisa blanca con puntos negros entallada a su cintura. Tenía los dos primeros botones desabrochados, haciéndolo lucir adorable… Su piel blanca se dejaba ver debajo, para Sheron, deseable… Pero solo se limitó a intercambiarle la mirada en silencio, como un perro apaleado.

-               ¿Estás listo? - le preguntó poco impresionado por la opulenta belleza de Sheron. Éste estaba seguro de que ya no le parecía tan atractivo…

Ni bien traspasaron las puertas de roble de la Sala Roja, la gran mayoría giró a verlos. Muchos no lucían sorprendidos, pues ya los veían juntos muy seguido; y otros simplemente los miraban como si pudieran matarlos con los ojos, como Anthony Oland o Bengtsson Ekwnd...

Ulrik evitó tomarlo de las manos y él respetó su distancia.

-               Sonríe un poco, Sheron… - le pidió Ulrik mirándolo por primera vez. - ¿No disfrutas de mi compañía?

-               Yo, siempre… - dijo sin mirarlo.

Ulrik fijo su mirada en Sergey que reía unos metros más allá en el fondo de la Sala conversando con sus profesores favoritos.

-               Me iré, Sheron… - susurró y Sheron se volvió hacia él de pronto asustado. Ulrik lo tranquilizó con un leve apretón en el brazo y mirándolo fijo a los ojos. - Esta noche… - Ulrik lo abrazó, como si estuvieran bailando. Sheron se sonrojo un poco, pero le devolvió el abrazo y comenzaron bailar - No hagas nada estúpido - le pidió en un susurro en el oído. Sheron contuvo las ganas de insultarlo, que desaparecieron completamente cuando Ulrik lo beso.

Fue un beso largo, enredado y lleno de amor… Sheron lo sintió como un largo adiós…

-               ¿A dónde… - le preguntó cuando volvieron a abrazarse.

-               Estaré bien...

Sheron no pudo volver a preguntarle porque las puertas de la Sala Roja se abrieron de par en par. El sonido de la música descendió y por la puerta pasaron dos escoltas del castillo, y detrás, ondeando su larga túnica favorita color azul brillante, iba Albus Potter.

Las personas de la Sala Roja le cedían el paso, sorprendidas, confundidas y emocionadas. Algunos aplaudían, otros simplemente lo fulminaban con sus miradas… Ulrik le sostuvo la mano a Sheron y le dedicó una sonrisa tranquilizadora. Sheron comprendió que se iría con él.

Albus se detuvo delante de Sergey, quien estaba sorprendido de verlo. El director de Durmstrang bajo saltando los cuatro escalones que los separaban y quedaron frente a frente, a una cierta distancia aproximada de un metro. Sergey era igual de alto que Albus, y mucho más corpulento, ya que Albus siempre había sido delgado y larguirucho.

-               ¿Señor Potter, viene a festejar las navidades? - le preguntó, confundido.

-               Buenas noches - su voz le produjo una extraña sensación de desasosiego a Sheron. La última vez que la había odio fue hace unos seis meses atrás, enfurecido en las cuatro paredes de su despacho… - Lamento interrumpir su fiesta - dijo mirando alrededor - Han hecho un espléndido trabajo - Sergey inclinó su cabeza a modo de agradecimiento, aunque sus ojos fueron un segundo rápidamente hacia Sheron - Pronto debo estar en la nuestra - dijo volviéndose a Sergey con una sonrisa.

-               ¿Vienes a llevarte al joven Cox? Creí que había sido claro con Aria Potter. El chico quería quedarse…

-               No, no vengo por Sheron - advirtió, sonriente. Sergey arqueó las cejas, desconfiando. Su intercambio de miradas podían cortar en dos cualquier cosa que se interpusiera, ninguno parpadeaba. Albus sacó dos pergaminos de debajo de su túnica y se los extendió a Sergey. Éste desplegó uno y comenzó a leer en silencio.

- ¿Ulrik Oland? - preguntó Sergey con la voz crispada. Levantó la cabeza y con el entrecejo fruncido repitió su nombre. Ulrik le dio un último apretón a Sheron en la mano y caminó hacia ambos profesores. - ¿Quieres explicarme? - le pidió a Albus.

- Estrid y Ulrik Oland están legalmente emancipados desde principios de este año - dijo con la misma sonrisa plácida. Anthony y Ursain se movieron entre la gente. Sheron metió la mano en su bolsillo y aferró su varita con fuerza, atento a cualquier movimiento - Su hermano Estrid se ha mudado a Inglaterra, y ha solicitado que Ulrik viva con él… Por lo que…

- Te lo llevas… - terminó Sergey con una media sonrisa que podría cortarlo si quisiera. Albus inclinó la cabeza levemente a modo de asentimiento.

- Para que pueda terminar con éxito la otra mitad del año estudiantil. Ahí tienes los papeles legales firmados, y la transferencia escolar.

Anthony Oland se acercó de pronto y le quitó los papeles de la mano a Sergey sin pedirle permiso. A éste no pareció importarle tanto.

-               ¿Qué mierda es esta? - le preguntó a Albus, casi… casi olvidando con quién estaba hablando. Al darse cuenta de que era Albus quien lo miraba, aflojo un poco los hombros que había cuadrado y el ceño fruncido - Estrid no puede pedir el cambio escolar… Es menor de edad…

-               Eso significa emancipados, idiota - le recordó Ulrik de mala gana. Albus lo fulminó con la mirada y Ulrik guardó silencio.

-               Bien, Albus - continuó Sergey terminando de leer el segundo pergamino. Se lo extendió de regreso - Largo… - le dijo indicándole con una cabezada la puerta - Se te hace tarde para tu banquete…

-               Ya lo creo - dijo quitándole a Anthony los demás papeles y guardándolos otra vez en el interior del saco. Se volvió hacia Ulrik - Despídete. - miró no muy convencido de reojo a Anthony a sus espaldas, quien parecía querer abalanzarse sobre su hermano menor. Ursain estaba unos metros atrás, atónito - Si quieres… - añadió.

Ulrik sin embargo no lo hizo, y se acercó a Sheron. Por unos segundo se mantuvieron en silencio mirándose frente a frente. Finalmente Ulrik se acercó para abrazarlo y despedirse y Sheron lo beso. No le importaba que su abuelo los viera… Quizás esa sería la última vez que vería a Ulrik… Se escuchó un coro espantoso de "ohhhs y uhhhs" general. Claramente se burlaban de su abuelo. Sheron frunció el entrecejo cuando sintió que Ulrik dejaba caer en el bolsillo de su pantalón algo firme y pesado pero no se animó a preguntarle. Claramente no debía hacerlo, ya que Ulrik, al separarse, lo último que hizo fue dedicarle una dulce sonrisa.

-               Te veré pronto…

-               Eso espero… - susurró Sheron sin saber cómo continuaría sin él. Ulrik camino hacia su abuelo, quien estaba boquiabierto mirando el suelo. Sergey por su parte, solo sonreía, como si estuviera presenciando un buen show.

Ulrik se unió finalmente a Albus y este comenzó a caminar hacia la salida con el mismo paso con el que había entrado.

-               Albus… - lo llamó Sergey. Éste se dio la media vuelta, expectante - ¿No te despides de tu nieto?

Por fin los ojos de él chocaron con los de Sheron. Temblaron levemente, bajo la sorpresa del reencuentro, y luego volvieron a fulminar a Sergey.

-               No hace falta. Lo veré antes de que termine el invierno… - dijo y salió con Ulrik detrás. 



Sheron, Sheron... ♥ Se quedó solo ahora... Besos chicas, buen jueves!


« Capitulo 28 Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 30 - Ulrik »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.