Historia al azar: Charlie y sus movidas
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Harry Potter y que pasó después » Navidades en La Ponderosa
Harry Potter y que pasó después (ATP)
Por Kike Potter Abril
Escrita el Lunes 7 de Enero de 2019, 09:37
Actualizada el Sábado 11 de Enero de 2020, 17:59
[ Más información ]

Navidades en La Ponderosa

Capítulos
  1. Introducción
  2. Después de la guerra
  3. Vuelta a La Madriguera
  4. Partida
  5. La partida
  6. Búsqueda
  7. Reencuentro
  8. Se acaba el verano
  9. La Oficina de Aurores
  10. Despedida
  11. Hogsmeade
  12. Teddy Lupin
  13. Futuro incierto
  14. Examen muggle
  15. Visita inesperada
  16. Regreso
  17. ¡Sorpesa!
  18. Grimmaud Place
  19. Harry, padrino
  20. Las Arpías de Holyhead
  21. Otra vez King's Cross
  22. Petición
  23. La pedida
  24. Mamá Molley Weasley
  25. Fiesta sorpresa
  26. La boda de Harry y Ginny
  27. Luna mágica
  28. La mansión de los Potter
  29. El número 4 de Churchill Road
  30. Familia reunida
  31. Navidades en La Ponderosa
  32. Examen de Auror
  33. Primera misión
  34. La mansión de los Ryddle
  35. La bóveda secreta
  36. El interrogatorio
  37. Juicio
  38. Funeral
  39. Calma
  40. El tercer cumpleaños de Teddy
  41. El informe para el Ministerio
  42. El compromiso de Ron y Hermione
  43. Daemonum ignis
  44. Arpías contra Puddlemere
  45. Terror nocturno
  46. De vuelta a la acción
  47. Inferi
  48. Preparativos para la boda
  49. Acampada
  50. Desparición

Las primeras Navidades de Harry y Ginny como casados no podían haber empezado mejor. Toda la familia estaba reunida en La Ponderosa, en torno a la chimenea del salón grande, bebiendo un gran tazón de chocolate caliente. El gran salón había quedado muy bonito con todos los adornos que Harry y Ginny habían colocado. Un gran abeto coronaba la decoración, lleno de luces y estrellas de plata. Fleur había implorado a Harry que no permitiera escuchar a Celestina Warbeck en la radio, pero Harry no pudo hacer nada, pues la señora Weasley ya había colocado su emisora preferida.

Harry y Ron colocaron sendas butacas enfrente de la chimenea, terminando por fin los últimos capítulos de El camino de obstáculos hasta la meta del auror, pues a finales de enero tendrían un examen ante Fletcher para entrar definitivamente en el Departamento. Hermione también entraría en el Departamento de Regulación y Control de las Criaturas Mágicas en enero, así los tres amigos volverían a verse a diario. Aprovechando los días en La Ponderosa, Hermione llevaba todos los días cuatro o cinco libros al salón, y también aprovechaba para leer todos los libros que encontraba sobre criaturas en la gran biblioteca de la mansión.

Teddy y Victoire jugaban mucho juntos. Otto, el crup bebé de los Potter, que hasta ahora estaba cuidando Charlie, también apareció en escena, y olisqueaba siempre los pies de Teddy, y cuando los dos bebés se quedaban dormidos, él se quedaba al lado de ellos, velando su sueño, hasta que se quedaba dormido. Bill había prohibido categóricamente que Victoire montara la escoba de Teddy, así que ella se contentaba mirando como el pequeño flotaba a un palmo del suelo, y se reía a carcajadas cuando pisaba la cola de Crookshanks, y mientras Otto perseguía por todo el salón a Teddy, ladrando enérgicamente. También pasaban mucho rato dormitando los dos, muy juntitos, en los almohadones delante de la chimenea, a los pies de Ginny.

Angelina, que se llevaba muy bien con Harry y Ron, disfruto como mucho del jardín de los Potter. Como una más de la familia, salían por la tarde a volar, bien cubiertos por los altos árboles que rodeaban la finca. Gracias al robo de James Potter, tenían a su disposición una quaffle, en vez de las manzanas que usaban en el huerto de árboles frutales de La Madriguera. Después se reponían dentro con un buen pastel de calabaza.

La noche de Navidad, Molly sorprendió con una espectacular cena. Ayudado por Kreacher- al que Harry había llamado- Dodge, Hunt, Hunt, Fastret y Bloom, Harry colocó en la mesa la mejor vajilla de cerámica negra con hojas blancas pintadas a mano, y una cubertería de plata. Las copas eran de un cristal muy fino y resistente, y las servilletas de una seda muy fina. Harry, para gusto de Fleur, puso música navideña en otra emisora de radio, que acompañaba muy bien el ambiente creado en el comedor de la casa. Kingsley y Hagrid también habían ido a cenar con los Weasley.

Cuando todos se sentaron a la mesa, probaron las maravillosas delicias preparadas por la señora Weasley. Incluso los elfos domésticos estaban invitados a comer (todos habían hecho mil reverencias a Molly Weasley) y estos disfrutaban con lágrimas en los ojos los manjares de la mesa. Harry y Ginny no pudieron desear una Navidad más bonita.

Llegó la hora de abrir los regalos, ya de nuevo en el comedor. La sala se llenó de repente de papeles de envolver y de caras de gratitud de los unos a los otros. El regalo más alabado fue la escoba que Harry le regaló a Ginny, una Saeta de Fuego 2 con el mango de color verde y dorado, pues con una pequeña cantidad adicional, había conseguido personalizarla. En dorado, también estaba inscrito el nombre de su dueña, Ginny Potter.

  • Es el último modelo, salió hace tres semanas. Espero que la disfrutes y vueles como nunca- dijo Harry, sonriéndole. Ginny le besó como respuesta.

El señor Weasley colocó uno de los cuadros que le habían regalado a Harry después de salir de Hogwarts. Los Weasley, Andrómeda, Teddy, Hermione y Harry saludaban desde el cuadro a todos los presentes. Las fotos de la boda y del bautizo también estaban colocadas en las estanterías del salón.

Al día siguiente, durante la comida de Navidad, Andrómeda Tonks se sumó a los festejos de la familia Weasley y la mejor noticia es que Percy y Audrey anunciaban que se casaban en mayo. Todos brindaron a la salud de los nuevos prometidos.

Por la tarde, Harry, Ginny, Hermione y Ron bajaron a Brighton para disfrutar de la ciudad, llega de muggles corriendo de un lado para otro, cargados con bolsas de todos los colores. Entraron a un pub deportivo- Harry y Hermione tuvieron que volver a explicarles a Ron y Ginny las reglas del fútbol- a tomarse unas cervezas y disfrutar de un ambiente navideño. Después, se reunieron con el resto de la familia para visitar el Brighton Pavilion, un edificio situado en el centro de la ciudad, cerca de la playa, que había sido el palacio de verano de los Reyes británicos.

Ya de nuevo en casa, y cenando lo que había sobrado de la comida, Harry se puso a juguetear con Teddy y Victoire. Cuando Harry chinchaba a Teddy, éste cambiaba su pelo de azul a color rojo. Ginny le ponía caras de enfado cada vez que Harry molestaba al niño, así que Teddy se dedicaba a darle besitos en la mejilla a su madrina.

Hermione y Fleur, a su vez, también intentaban enseñar a Victoire a caminar. Teddy siempre andaba delante de ella, chuleándose- Harry pensaba que lo hacía para impresionarla- hasta que una tarde, ella aprendió a caminar mejor que él, y más rápido. Así que el pequeño aprovechaba a tope los ratos que podía coger la escoba para ir flotando por el aire. Bill se dio cuenta de la situación, así que tomó cartas en el asunto. Redujo el tiempo andando con Victorie, y empezó a jugar más con Teddy, incluso, siempre supervisado por Bill y agarrada por él, permitió a la pequeña coger la escoba voladora. Una tarde, Harry apareció con una escoba de juguete color dorado para Victoire, y después de aquello, se arrepintió un poco. Tanto Teddy como la pequeña Victoire aprendieron a manejar la escoba sin necesidad de que nadie los sujetase, y aprendieron a ir más rápido. Harry tuvo que soportar una charla larga de Fleur.

Las Navidades se iban acabando conforme llegaba la fecha de Año Nuevo. Después de esa noche, todos volverían a sus respectivos hogares. Harry convenció a Hermione para que ellos se quedasen al menos hasta que Ron y Harry accedieran al Ministerio.

Las despedidas fueron un poco tristes, pues Teddy se había encariñado mucho con Victoire, y Harry y Ginny con él. La rutina era la norma que conducía la vida de toda la familia. Andrómeda, apiadándose de la pareja, prometió llevarles a Teddy los viernes para que pasara con ellos los fines de semana.

  • ¿Lo ves, Teddy? Te vas a quedar con nosotros mucho tiempo- dijo Ginny sonriendo. Además, el tío Ron y la tía Hermione van a estar aquí un tiempo, así que podrás jugar también con ellos.


« Familia reunida Comenta este capítulo | Ir arriba Examen de Auror »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.