Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Harry Potter y ¿qué pasó después? » La partida
Harry Potter y ¿qué pasó después? (ATP)
Por Kike Potter Abril
Escrita el Lunes 7 de Enero de 2019, 09:37
Actualizada el Domingo 17 de Febrero de 2019, 15:50
[ Más información ]

La partida

Harry y Ginny estaban esperando la lechuza de Kingsley. Semanas atrás, Harry le había mandado con Errol el siguiente mensaje:

Querido Kingsley.

Hace meses, enviaste a mis tíos con Dedalus Diggle y Hestia Jones a algún lugar desconocido para mí como garantía de su seguridad. Pero, y a sabiendas que todos los miembros de la Orden del Fénix están al corriente de mi tortuosa relación con ellos, me gustaría volver a verlos, y, aunque no les interese para nada, decirles que estoy bien. Espero que puedas ayudarme.

Harry.

Harry confiaba en Errol y sabía que las noticias de Kingsley vendrían pronto. Pero un día de lluvia, en la que Ginny y Harry estaban leyendo El Profeta, en el salón de los Weasley apareció Pigwidgeon. La pequeña lechuza scoop que Sirius Black le había regalado a Ron se posó sobre el alféizar de la ventana, y Ginny tomo la lechuza con cariño y la metió dentro. Harry secó a la lechuza con una sacudida de la varita y cogió el mensaje que llevaba atada a su patita.

Querida familia.

Ya estamos en Australia. Hermione lleva dos días buscando a sus padres, pero no los encontramos. Viajamos a Sídney, pues cree que, en esa ciudad, por el gran atractivo muggle que tiene podría haber sido el destino de ellos. La búsqueda es sin descanso, pero no pararemos hasta encontrarlos. Volveremos pronto, pues Hermione está jurando todo el día que quiere terminar sus estudios.

Posdata: por favor, si antes del cumpleaños de Harry no hemos vuelto, venid a rescatarme, no quiero volver a Hogwarts y Hermione está casi obligándome.

Abrazos, 

Ron.

Ginny y Harry se sonrieron esperanzados, pues creían que Ron y Hermione volverían pronto con buenas noticias. En El Profeta no dejaban de aparecer buenas noticas: Lucius y Narcissa Malfoy debían prestar declaración ante la Oficina de Aurores. Rodolphus Lestrange y otra veintena de mortífagos habían sido encarcelados y Fenrir Greyback había muerto tras no recuperarse de sus heridas de guerra en el Hospital San Mungo. 

La señora Weasley dejó escapar un suspiro de alivio, pero miró de soslayo a Harry y a Ginny, como si esperaba que ellos le dijesen que no se iban a marchar en busca de los tíos de Harry. Pero como no sucedió, le entregó la nota a su marido y se fue directa a la cocina para preparar el almuerzo.

Pasaban los días y junio dio paso a un bonito mes de julio. Y con ella, por fin, la carta de Kingsley.

Harry.

Me parece bien que vayas en busca de tus tíos, pero como comprenderás no puedo darte esta información por correo por lechuza. Es demasiado arriesgado dar ese tipo de información confidencial, y confiaba en que Molly te hubiera dicho que había ido yo a buscarlos. Veo que no podemos engañarte, pero afrontaré que ya no eres un chico al que proteger, sino un futuro auror del nuevo ministerio que estamos creando entre todos. Reúnete el viernes conmigo en nuestro antiguo lugar, y te explicaré todo.

Cuídate hasta entonces, 

Kingsley.

Harry no podía estar más contento- o al menos, a medias- por fin de recibir a Errol en casa de los Weasley. Sabía que Kingsley había tenido mucho trabajo desde la batalla de Hogwarts y no había podido ponerse en contacto con él de otra forma, pues no iba ya a comer a casa de los Weasley.

Esa noche, Ginny y Harry terminaron de meter las cosas en la mochila. Harry metió el guardapelo de Regulus Black y la pequeña snitch dorada en su monedero de piel de moke. Se despidió de Ginny y se fue a la cama con una extraña emoción. Hacía un año que no veía a la familia Dursley, pero era una situación tan diferente, que le embargaba a la vez un sentimiento de intriga. Pero esta vez, iría con él Ginny Weasley. Y Harry confiaba, y no sabía por qué, que todo iba a salir bien.

A la mañana siguiente, Harry se despertó temprano. Miró a la cama de Ron, vacía, y pensó que todavía se le hacía extraño que él no estuviera allí. Pero él estaba a millones de kilómetros de Gran Bretaña y de La Madriguera. La noche antes de irse de La Madriguera, Harry le hizo una promesa a Ron, que jamás dejaría sola a la señora Weasley, aunque él no estuviera presente. 

No sentía fuerzas para bajar solo a la cocina, así que se asomó a la habitación de Ginny para ver si estaba despierta.

  • ¡Harry! - rugió en silencio una voz amenazadora- ¿Qué haces?

Harry se volvió y vio el rostro enfadado de Ginny mirándole directamente a los ojos.

  • Buenos días, Ginny. Sólo veía si estabas despierta- dijo él, intentando aparentar que la penetrante mirada de Ginny Weasley no le causaba algún temor. 
  • ¿No sabes que espiar a una chica es de muy mala educación? - dijo seria, pero Harry intuyó que había un deje divertido en su voz. 
  • Yo… bueno, lo siento. Venía a buscarte. No quiero bajar solo a la cocina- dijo Harry con voz queda. 
  • Cobarde- se rió Ginny. - Está bien, bajemos los dos. Mamá ya tiene el desayuno preparado.

Harry bajo con Ginny hasta la desordenada cocina de La Madriguera, en donde tenía que anunciar que se iba, y que Ginny se iría con él. La señora Weasley le sirvió una ración de salchichas y beicon a Harry en el plato, y cuando hubo acabado, miró a Ginny y cogió fuerzas. 

  • Bueno, señores Weasley, he de comunicarles que me voy a ir de La Madriguera hoy- dijo Harry, fingiendo seguridad en sus palabras, temiendo una reacción exaltada de la madre de su mejor amigo. 
  • ¿Y eso por qué, cielo? - dijo despreocupada la señora Weasley, mientras vertía más té en la taza de Arthur. 
  • Verá, ya se lo comenté hace un mes. Voy a salir en búsqueda de mis tíos- respondió Harry calmado. 
  • Eso esperaba, Harry. Ya no puedo detenerte, no eres hijo mío, aunque siempre te he considerado uno más de esta familia y tenerte a nuestro cuidado ha sido un enorme…
Pero la seora Weasley no pudo acabar la frase que estaba diciendo. Harry se había levantado y la había abrazado, y a continuación susurró unas palabras que solo ella pudo oír. Al separarse, el resto de la familia pudo ver el rostro de la señora Weasley lleno de lágrimas, pero con una sonrisa que hacía tiempo no habían visto desde la partida de Hermione. 
  • Bueno, Ginny- y esta vez fue el señor Weasley quien habló- ¿Cuándo piensas decirnos que te vas con Harry? - y sonrió.

Una vez explicado donde iban a ir, y donde pensaban quedarse, Harry dijo una última cosa. 

  • Señora Weasley. Antes de irme, le prometí a Ron que no la dejaríamos sola- George ya se había vuelto a su piso del Callejón Diagon, Percy venia de vez en cuando, pero vivía en Londres, y Bill y Fleur se habían marchado hacía tiempo a El Refugio. -Así que como cumplimiento de mi promesa… ¡Kreacher!

Se escuchó un fuerte crac en la cocina de La Madriguera y apareció Kreacher, muy limpio y con mucho mejor aspecto desde su último encuentro. Hizo una reverencia. 

  • ¿Llamaba el joven amo? - preguntó el elfo jovialmente. 
  • Así es Kreacher- dijo Harry, devolviéndole una sonrisa a Kreacher ante las atónitas miradas de los señores Weasley. - Quiero que te quedes aquí en La Madriguera con los señores Weasley y les ayudes y obedezcas en todo lo que precisen. 
  • Así se hará, joven amo. ¿Puede Kreacher comenzar? 
  • Por supuesto. Envíame informes períodos de cómo están las cosas por aquí de la manera que ya comentamos. 
  • Sí, amo. Como pidáis- y volvió a hacerle una reverencia a Harry. - ¿Señora Weasley, puede Kreacher ayudarle con algo?
La señora Weasley, un poco aturullada por la sorpresa, se levantó de la silla y le dijo a Kreacher: 
  • Sí, Kreacher, puedes ayudarme con la comida.

Y tras hacerle una reverencia a la señora Weasley, Kreacher y ella se dirigieron a preparar la comida.

Harry y Ginny cruzaron la verja del jardín y ella se volvió hacia la casa. 

  • Tranquila, Ginny, volveremos.

Y tomándola de la mano, se desaparecieron. 



« Vuelta a La Madriguera Comenta este capítulo | Ir arriba Búsqueda »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.